Lo importante es lo que no se ve

Cerebro

EL DESAFÍO DE LOGRAR ESTADOS ELEVADOS DE CONCIENCIA SIN DROGAS PSICODÉLICAS: ¿CREES PODER HACERLO?

PSICONÁUTICA

POR: ALEJANDRO MARTINEZ GALLARDO – 10/04/2016

UNA INVITACIÓN AL VIAJE SIN LA NECESIDAD DE RECURRIR A AGENTES EXTERNOS PARA PROBAR EL NÉCTAR DE LAS MÁS ALTAS FRECUENCIAS DE LA CONCIENCIA

Hace un par de años el doctor Thomas Roberts planteaba que alterar la propia conciencia es un derecho humano inalienable, incluyendo así el uso de psicodélicos como un proyecto de legislación humanista. De la misma forma que utilizamos aplicaciones, tecnología, medios y todo tipo de aparatos y alteramos los ambientes en los que nos movemos y que podemos hacerlo libremente, es parte esencial de nuestra libertad subir en nuestra "biocomputadora" aplicaciones mentales, programas, ideas, códigos, sustancias, etc. Después de todo, esto pasa de cualquier forma, por ejemplo, un programa de TV, naturalmente, en mayor o menor medida, programa nuestra mente. La comida, el aire que respiramos, los libros que leemos, de alguna manera también alteran nuestra mente. Así que, ¿por qué no tomar cartas en el asunto y actuar proactiva y discriminatoriamente, controlando y decidiendo lo que consumimos en todos los aspectos, sutiles y burdos?

Si bien estoy de acuerdo a grandes rasgos con la propuesta de Roberts, especialmente en cuanto a su argumento de tomar conciencia de que las drogas psicoactivas son "psicotecnologías" pero que también la información en sí misma es una droga, me parece que mucho hemos glorificado los estados alterados de las drogas (me incluyo en esta tendencia) y que si bien tienen un importante potencial de autoconfigurar la mente y liberarnos de ciertas estructuras programativas de la cultura colectiva –el sistema operativo consensual– tienen mayores riesgos y existen herramientas más seguras, quizás menos deslumbrantes y que requieren más de nuestro esfuerzo, pero que por eso mismo también brindan mayores recompensas. 

Como apunta Terence McKenna en su libro Food of the Gods, el hombre tiene una especie de instinto de exploración natural ligado a su deseo de conocer, de conocerse a sí mismo y de conocer el mundo –de la misma manera que parecería aberrante prohibir la exploración de nuevos continentes y nuevos planetas, prohibir la exploración de nuevas dimensiones y reinos mentales va en contra de nuestra naturaleza. El barco, la nave, el cohete a la luna de la psique, a veces es un hongo. Nuestra relación con las plantas psicoactivas es entrañable y duradera y no tiene por qué concluir, puesto que como toda relación biológica entre la inteligencia humana y los diferentes seres vivos tiene una cualidad de simbiosis que se desdobla como unidad evolutiva (la conciencia de ser una sola conciencia que encarna y se mueve hacia adelante: un destino futuro que se parece al origen, a la fuente). Dicho eso, y sin negar la puerta verde de la inteligencia vegetal, la cual según William Blake estaba conectada a la inteligencia divina, a manera de cultivar también el propio jardín de la mente de forma autosustentable y poner a prueba nuestra naturaleza psiconáutica, quiero abrir aquí un abanico, a manera de invitación (la seducción de una Alicia de la Mente, hacia el Otro Lado) en el que se muestren las diferentes técnicas que pueden llevar sin asistencia externa, sin el consumo de agentes que socialmente hemos llamado drogas –aun cuando sean mejor entendidos como aliados, plantas de poder, enteógenos, etc.– y que contienen un estigma y una serie de predicamentos asociados.

Después de haber experimentado con sustancias psicodélicas y probar las mieles que hicieron que los sabios de los Vedas consideraran a una planta –el soma– como una divinidad y aquello mismo que diviniza (porque conduce  a través de una ebriedad a conocer los estados de conciencia, los cuales son equivalentes al estado de divinidad) es casi seguro que uno buscará repetir o regresar ardientemente a ese estado que aquí hemos llamado de elevación de la conciencia. Muchas veces con las drogas estos estados son evanescentes y no podemos recordar bien lo que vivimos o vimos, aunque tengamos la sensación de que por momentos nuestra percepción fue más clara y honda y nuestra sensación fue una de conexión, integración y armonía con las leyes y patrones de la naturaleza. Sin embargo, cuando llegamos a estos estados utilizando otras técnicas nos es más fácil constatar los cambios, las mejoras, los resultados: tenemos más tranquilidad para autoobservarnos y ponernos a prueba en situaciones ordinarias, las cuales debemos resolver con mayor soltura. Es más fácil regresar a esa tierra mágica cuando hemos llegado sin magia. Esto también nos otorga un benchmark, una tierra firma para seguir creciendo y cultivando con mayor constancia y seguridad; a fin de cuentas no se trata de una carrera o de la búsqueda de una única visión redentora, de un relámpago, de un genial hack que nos otorgue la iluminación –esto, aprendemos poco a poco, es cuestión de toda la vida, un viaje enorme (toda la vida un único viaje, un contínuum mente-tiempo-espacio). De otra forma uno puede convertirse en un experto psiconauta de DMT o ayahuasca y seguir atravesando umbrales en dimensiones sutiles, e ir accediendo a planos más altos, pero, siendo sinceros, ¿cuánta continuidad, cuánta confiabilidad tenemos de que estamos trabajando siempre sobre la misma base, y plantando semillas que darán frutos que podemos utilizar, o que el viaje nos otorgará las mismas condiciones de trabajo siempre? Y, ¿cómo comprobar, en esa maravillosa cascada visionaria, que estamos ante lo que Terence McKenna llamaba "alucinaciones verdaderas"?

Me gusta la siguiente imagen para comparar las técnicas internas de observación y expansión de la conciencia a diferencia de las tecnologías del éxtasis que requieren el consumo de un agente que realiza una operación en nosotros. Los dos nos llevan a la cima de una hermosa montaña, un majestuoso pico diamantino en un cielo puro y resplandeciente desde el cual podemos ver el mundo con una visión privilegiada, lo que se llamaba el ojo arquímideo, por un momento, más allá de las nubes de la mente, en ese salto de la conciencia hay una suerte de omnividencia y omnisciencia, las propiedades sublimes de la mente purificada. Esta visión puede pasar su luz sobre nuestra vida, sobre nuestros recuerdos, nuestros traumas y complejos, posar una clara y comprensiva mirada que cura, al tener esta perspectiva de inmensidad ante la cual nuestros problemas se reducen a su dimensión real (generalmente insignificante ante la enormidad cósmica que nos recibe), son opacados por la belleza del gran proceso universal en marcha perpetua: somos gota en el mar (y no hay mucho de que preocuparnos: nos abraza la mar, la madre infinita). La diferencia estriba en que los psicodélicos generalmente –más allá de que tengamos que pasar una tribulación condensada, toda una muerte simbólica, un descenso al inframundo de nuestra mente subconsciente– nos llevan a esta cima con una especie de elevador o helicóptero o un artefacto veloz y que por momentos parece mágico, el cual nos deposita en esta cumbre. Arriba quizás sea lo mismo, la misma posibilidad de conocer esta realidad que brilla con mayor intensidad, como si fuera más real. Pero con una técnica como la meditación, por ejemplo, uno tiene que aprende a escalar y a subir cada parte de esta montaña, con sus diferentes obstáculos; a perseverar, a seguramente no subir de golpe, a caerse, a detenerse cuando es mejor, a ir poco a poco, a cultivar la virtud y obtener el mérito sin el cual la cumbre no permite ser conquistada, etc. El resultado al final es que uno aprende a subir por sus propios medios y descubre que la montaña está dentro, siempre ahí, un pico flamante. Subir la montaña entonces se convierte en un ensayo de liberación.

El lector puede consultar la segunda parte en la que se enlistan diez técnicas o temas que creo pueden detonar un estado de conciencia similar a aquellos producidos por los psicodélicos –es decir, que manifiestan el alma o la mente y de alguna manera liberan un torrente de percepciones que, si somos lo suficientemente atentos, podrán ampliar nuestro autoconocimiento y proveernos de herramientas para transformar nuestra conciencia e incluso reflejar esta transformación en nuestros actos, en la vida cotidiana, bajar del viaje con las joyas de la cima de la montaña. Podemos tomar esta serie de artículos como un desafío para psiconautas que se precian de llamarse así, que tienen el sincero amor del surf interno, esa marca del sabio, el santo, el vidente y el mago del caos, el deseo puro (tal vez el único puro de los deseos) de conocerse a sí mismo, como fue escrito en Delfos y que repetimos aquí al ver nacer una ola de pensamiento en la mente que nos llama a deslizarnos.

LEE 10 FORMAS DE ELEVAR LA CONCIENCIA SIN TENER QUE UTILIZAR DROGAS PSICODÉLICAS

Twitter del autor: @alepholo

Fuente: http://pijamasurf.com/2016/04/el-desafio-de-lograr-estados-elevados-de-conciencia-sin-drogas-psicodelicas-crees-poder-hacerlo/#.Vw57_Nyotso.wordpress


Alcanza Todas tus Metas 2 – Mantén Silencio

Screenshot_11

La magia y la capacidad de alcanzar todas tus metas, son intrínsecas en el ser humano, somos poderosos seres que controlan su propio destino, en esta pequeña saga, os explicamos cómo alcanzar el éxito.

En esta ocasión, vamos a hablar de uno de los mayores errores que comenten aquellas personas que deciden aplicar este poder secreto, ese error es el de compartir tus objetivos con la gente, eso hace que la magia se diluya y que los demás influyan sobre tus metas, destruyendo o alterando tus meta.

Esperamos que estos consejos os gusten.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/alcanza-todas-tus-metas-2-manten-silencio.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


¿Tiene Usted Pensamiento Arborescente?

Screenshot_9

Quizás usted nunca se haya parado a pensar en cómo “piensa”, le confirmamos que existen varias formas de pensar, la más impresionante de todas es el llamado Pensamiento Arborescente, este modelo de pensamiento es una rareza, vivimos en un hostil planeta que  nos obliga constantemente a pensar de manera lineal, de forma poco original, la competitividad social y los modelos educativos no solo no fomentan el pensamiento arborescente si no que casi lo segregan.

Las personas que piensan con mentes arborescentes, suelen ser genios, grandes figuras que han cambiado este mundo para mejor, son artistas, originales, abstractos y dinámicos frente a los problemas.

En el siguiente vídeo, le mostramos las maravillas del pensamiento Arborescente y le invitamos a un pequeño experimento con el cual usted averiguará si tiene mente arborescente o lineal.

Esperamos que os guste.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/tiene-usted-pensamiento-arborescente.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


De la posibilidad a la probabilidad.

La creación es una mar infinito de posibilidades, todo lo que pasa por nuestra mente es factible de llevarse a cabo, solo la insistencia y la fe en nuestra capacidad creadora, transforma esa posibilidad, en probabilidad. Todo lo posible es potencialmente probable, tan solo depende de nuestra intención en provocar ese cambio, para acabar materializándolo en algo tangible.

Esto en inicio es bastante abstracto, esa abstracción, y nuestra capacidad de naufragar en ella, es lo más limitante, pero solo con poner un poco de interés e intención, podemos empezar a enfocar nuestros posibles de tal forma que a base de encontrar el punto de apoyo, poder hacer palanca y alzar nuestra idea en una probable meta.

Una vez que existe la probabilidad, es sencillo propiciar la causalidad que produzca la concatenación de eventos que den como resultado la materialización de nuestro objetivo.

El sistema mas sencillo es el que usaban los antiguos profetas, a base de repetir sus consignas lograban inducir un posible, para crear un probable, el ejercicio practico con el que nosotros podemos llenar de probabilidades afines nuestra vida, es fabricar un pequeño clima de inducción positiva en el que de forma pasiva, podamos autoinducirnos por efecto de repetición a la creación de posibilidad.

Podemos colocar textos breves y explícitos en nuestro entorno de trabajo o allí donde mas horas estemos, para que de forma pasiva, esas consignas bombardeen nuestro subconsciente y lo ponga a trabajar en segundo plano de forma que esa posibilidad que fue gestada y escrita en papel, pueda ser formulada y creada para que quede incluida en el código fuente de nuestra realidad. Una vez llenemos de posibles nuestro entorno, estaremos creando probables por defecto y de forma instantánea. Es importante apoyar todo esto en la fe, esa fe en la que nos apoyamos es esencial e importantísima, ya que es la que obra el milagro, una fe real, ya que si no te lo crees, no creas, es así de sencillo, esta actitud hace que comience a funcionar nuestra maquina creadora.

Esos códigos que fabriquemos acabaran insertados en la matriz de nuestra realidad y se irán materializando, según nuestra fe creativa, vaya formando aquello que mandaste crear. Según sea el tamaño de aquello que desees materializar, ya sea una situación concreta, una emoción o algo físico y tangible, para esto ultimo, debes dedicar mas esfuerzo en generar la energía psíquica necesaria para llamar aquello que deseas a la Tierra.

Una vez te percates de cómo puedes autoinducirte el éxito, no necesitaras llenar las paredes de tu cuarto de consignas y sabrás como trabajar tu propia capacidad creadora. Es probable que todo esto te suene fantasioso, pero piensa que la realidad que vives y sufres es la consecuencia de una inducción en la mente social, a través de diversos medios audiovisuales. Que palabras como guerra, crisis, recesión, terrorismo o corrupción, hayan logrado que todo eso acabe tomando forma, y percibas esa situación o clima físico, para que te acabe golpeando al salir a la calle. Sustituye esa inducción negativa, por palabras que creas tú que no solo puedan ayudarte a ti en tu día a día, sino que también propicie que la nueva posibilidad que creas, sea una probabilidad de éxito colectivo.

Llena tu vida de palabra que jamás serán reproducidas por los medios, como amor, felicidad, compasión, abundancia, equilibrio… elige tu mismo, haz un texto si lo deseas, breve y conciso, lo suficientemente explicito para que ni si quiera tu dudes de su eficacia. Indúcete el cambio, crea el cambio, haz probable lo posible, materializa un nuevo mundo, que empezara en tu esfera personal y se extenderá poco a poco a la esfera planetaria. No es el único modo, pero si es el modo en el que dejaras de usar tu capacidad para otros con intenciones más perversas y comenzaras a trabajar para ti y por defecto para los demás, ya que el éxito humano depende de personas anónimas que desinteresadamente comiencen a crear el mundo que desean encontrar cuando salen de sus casas.

Si quieres considerarte realmente un disidente, debes empezar a formar parte de ese ejercito silencioso e incontrolable del que formas parte, un ejercito pasivo y pacifico que crea la realidad que su enemigo no es capaz de controlar, una realidad no agendada por ellos, un mundo inmanipulable para esas élites que adoran dioses parásitos, que solo son capaces de crear ilusiones como el dinero, pero incapaces de crear materia holográfica como nosotros.

Tú eres el creador, el verdadero gestor holográfico de la realidad, toma tu papel activo y crea en conciencia un mundo con conciencia. Deja de permitir que las posibilidades de otros, las conviertas en probables a través de los mecanismos hipnóticos de inducción que poseen. Sus pelis, sus series, sus informativos y sus programas, que adoctrinan tu inconsciente para trabajar gratis en crear su paraíso del terror.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/04/de-la-posibilidad-la-probabilidad.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


La Matrix es una Mente

Screenshot_4

El mundo real que nos rodea, es solo una mera ilusión, la realidad que sentimos, tocamos, vemos y olemos es una percepción de nuestra mente, formamos parte de la creación de una mente superior y nosotros también creamos con nuestra mente.

Asimismo, nosotros, podemos programar nuestro destino con ideas como códigos o “Scripts” que son leídos y creados por la Matrix para nuestra satisfacción o nuestra destrucción, la elección es nuestra.

En el siguiente videoprograma, hablamos de todo esto y lo explicamos gráficamente.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/la-matrix-es-una-mente.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


Viajes Fuera del Cuerpo

Screenshot_1x

Un grupo de destacados neurocientíficos norteamericanos se han revelado contra la postura oficial de que la conciencia está unida al cuerpo, numerosas pruebas, estudios y trabajos indican claramente que nuestro YO con mayúsculas, se encuentra en algún lugar que le permite viajar, perdurar y descubrir fantásticos mundos mucho más allá de lo que el cuerpo pueda llegar a descubrir.

Experiencias cercanas a la muerte, viajes astrales y proyectos de la CIA como el llamado “Remote View” (visión remota) son una muestra del empirismo que tiene de fondo este asunto.

Al final del vídeo, os contaremos un alucinante relato de un tipo que viajo por el sistema solar y descubrió cosas sorprendentes que años después fueron comprobadas por la ciencia oficial.

Esperamos que os guste.

REFERENCIAS:

Universidad de Southampton y las experiencias cercanas a la Muerte

Artículo y documentos desclasificados del proyecto Visión Remota de la CIA

Experimentos que demuestran la conciencia fuera del cuerpo

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/viajes-fuera-del-cuerpo.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


SOMOS LOS ÚNICOS RESPONSABLES DE LO QUE SOMOS

neuronas

[…]Erróneos pensamientos estimulan erróneas conductas celulares, con ruptura de la armonía y el equilibrio, siendo el resultado final la enfermedad.[…]

En nuestro actual nivel, la mente debe despertar y no manifestar tan solo entre el 0.1% y el 10% que manifiesta. La mente rige todas las funciones de la vida, lo hace desde su nivel subconsciente. Estamos conectados a la realidad exterior por la mente consciente. La mente consciente es la fuente de los pensamientos. Nadie puede pensar por nosotros, así como pensemos así seremos.

Somos los únicos responsables de lo que somos. Seremos los únicos responsables de lo que lleguemos a ser.

Desde fines del siglo pasado una serie de pensadores han escrito en occidente sobre el poder mental y la forma de pensar bien y el arte del pensamiento positivo.

Sin darnos cuenta de ello, hemos malgastado los pensamientos al emitir en nuestra vida más de un 80% de pensamientos negativos. Tomada nota de este nuevo conocimiento, podemos revertir la situación usando como disciplina, conscientemente, el arte del buen pensar.

La milenaria ciencia de la salud destaca la importancia de los pensamientos en el estado de salud y en el estado de enfermedad. Erróneos pensamientos estimulan erróneas conductas celulares, con ruptura de la armonía y el equilibrio, siendo el resultado final la enfermedad. Correctos pensamientos estimulan a las células a trabajar en armonía, a recuperar el equilibrio y lograr un buen estado de salud.

Hay algunas excepciones a esta regla, son las enfermedades kármicas, enfermedades que vienen genéticamente estructuradas en nosotros para manifestarse en determinados períodos de la vida o cuando ciertas circunstancias sean dadas.

No es fácil enfrentar una enfermedad kármica, la actitud mental positiva frente al problema la hará más llevadera y, si no desaparece, al menos la minimizará y nos dará la fuerza para sobrellevarla mejor.

La moderna ciencia permite comprender el mecanismo de acción de la mente sobre la materia corporal. Se han hecho pruebas de laboratorio con personas paranormales y se ha logrado graficar la fuerza mental que actúa en el lugar donde el sanador se encuentra y a distancia. El mecanismo es la visualización, es decir concentrase con los ojos cerrados en el punto hacia el que se quiere canalizar la energía y ver como fluye esa energía desde uno hacia donde se desea que actúe.

El sistema nervioso en general y el cerebro humano en particular es el mecanismo básico de la manifestación de la inteligencia. La neurona o célula nerviosa es la base cerebral, hay más de 16.000 millones de ellas en nuestro cerebro, teniendo cada neurona desde 1.000 a 500.000 dendritas o ramificaciones que le permiten interconectarse con otras neuronas. La neurona a diferencia de otras células del organismo no se regenera, con los años, cientos de miles de ellas van muriendo.

El cerebro pesa algo más de un kilo, desde los 20 años pierde un gramo anual, en parte por la pérdida de neuronas que no se regeneran. Las dendritas si pueden aumentar en cada neurona, y es en ese nivel donde debemos actuar mentalmente estimulando a que crezcan dendritas en nuestras neuronas cerebrales, lo cual crea más y nuevos canales de manifestación de la inteligencia creativa, ello a pesar de la edad.

La ley de Weber-Fechner dice que la intensidad de las sensaciones varía de acuerdo con el logaritmo de la variación de los estímulos. Un estímulo nervioso puede ser el mismo y sus cualidades sensoriales variar significativamente de acuerdo a la intensidad del pensamiento que lo genera.

En algún lugar existe un punto en que la materia pasa a ser mente y la mente pasa a ser materia, la mecánica cuántica ayuda a entender este salto dimensional que ocurre en nosotros a cada instante.

Con el poder de la mente podemos influir sobre la materia de nuestro organismo, influir sobre la base de sustentación del mismo que son las células. Cada célula está dotada de inteligencia y vibra con cada pensamiento nuestro, cada pensamiento correctamente canalizado armoniza el organismo estimulando los circuitos cerebrales existentes o creando nuevos circuitos, estimulando las substancias neurotransmisoras existentes o creando nuevas substancias neurotransmisoras que llevan la armónica energía que hemos canalizado desde el nivel mental, transformándose en el nivel material como algo físico.

pensamientospoderosos111

Fuente: http://www.conspiracionesocultas.es/?p=5825

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario