Lo importante es lo que no se ve

Superacion personal

¿Que es realmente eso que llamamos Familia?

Consideramos familia a esas personas que llevan nuestra misma sangre, es ese parentesco el que nos enlaza a ellos y nos hace vincularnos de por vida. Vinculo de sangre con grado, y con una capacidad para modelar nuestra conciencia, inculcando en nuestra mente “valores” útiles para desenvolvernos en el mundo real, en nuestra querida sociedad.

Ese parentesco nos agrupa y nos supera tras a muerte, es ese arraigo lo que nos perpetua y nos liga a esta tierra. Nos llevamos con nosotros ese deber no escrito de criar y salvaguardar a nuestra descendencia, no criamos y educamos a personas independientes y seguras de si mismas, sino todo lo contrario. El sistema y el miedo y la cultura de la escasez, se encarga de que inculquemos generación tras generación, esa estúpida necesidad de proteger a nuestros hijos como a infantes durante toda su vida.

Desde que nace entramos en un constante estado de preocupación y alarma que no desaparece ni siquiera con la muerte. Preocupados y temerosos, de que no enfermen, que coman, que se relacionen y se integren, que no tengan conflictos, que no se desvíen, que amistades tienen, que parejas tienen, que trabajos tienen, gana suficiente, pueden valerse por sí mismos…

En la naturaleza, todas las especies cuidan y crían a sus cachorros y sus polluelos, pero cuando están listos, sueltan y les dejan volar, unos vivirán más y otros vivirán menos, pero el trabajo del progenitor ya está hecho, y son las decisiones de ese cachorro ya crecido, las que le llevaran a seguir el ciclo o caer en las fauces de cualquier depredador. Sería injusto responsabilizar a sus padres de caer devorado o de morir sin cumplir con el programa, sin embargo con los humanos pasa todo lo contrario, a pesar de tener más inteligencia, no hemos sido capaces de comprender ese ciclo vital, y el sentimiento posesivo nos lleva a controlar cada una de las etapas que van quemando nuestra descendencia.

A pesar de ser una especie inteligente, somos tremendamente inseguros y temerosos y no permitimos que nadie tome decisiones que los acabe responsabilizando de sus actos, esto quizás, es consecuencia directa del papel que ha jugado la religión, donde un dios padre, severo y observador, nos castigaba a cada error (pecado) con lo cual quien no hierra no aprende, y como consecuencia vivimos y morimos en una constante necesidad de un tutor, que nos guíe y nos salve. El juego de controlarlo todo y a la vez tener alguien superior que nos controle y nos guíe, un juego estúpido en el que aún no hemos sido capaces de superar el primer nivel.

Como especie y como sociedad, vista desde fuera, parecemos un bebe llorón con el pañal perpetuamente sucio. Un bebe constantemente irritado, que no sabe y no quiere saber nada. Una sociedad inmadura e irresponsable, cría y educa, personas inmaduras e irresponsables. Sus creencias y sus ideologías lo serán igual, orientadas a que alguien superior nos diga cómo comportarnos, como ser, como vivir. Este sistema nos da la pauta, para vivir mamando de su pecho de por vida, sin riesgo y sin conciencia. Ese pecho nos mantiene cómodos, y en un perpetuo sopor, no nos alimenta, pero tampoco sentimos la necesidad de despegarnos de ahí.

Con un dios (padre) su hijo (hermano mayor) y ese hipotético espíritu, que ni entendemos ni concebimos, tenemos bastante. No tenemos libre albedrio, pero ¿para que lo queremos? se nos dice que lo tenemos y eso es real, es verdad, lo tenemos y siempre está ahí esperando a que lo agarremos, pero  ¿para qué? No lo necesitamos, el modo en el que nos educan y educamos, lo demuestra. No tomaremos decisiones más allá, de elegir un color, una pareja, un medio de transporte y el ataúd, poco más. Tus estudios están condicionados, primero, a las necesidades que quiera cubrir el sistema y segundo, las que quiera cubrir tus tutores y su orgullo de estirpe. El trabajo tampoco lo elijes, ya que es la empresa la que te contrata, y para todo lo demás, siempre hay clausulas y letra pequeña. Así que esa inmadurez nos deja de tal modo, que a la hora de criar a unos hijos, lo hagamos como niños con un juguete nuevo, son míos, y solo míos…

Solo cuando te sales de la pauta y tú conciencia te hace ver la realidad, se acaba esa necesidad de tutor y pierdes interés por cualquier teta que el sistema te dé a mamar. Esto te hace replantearte incluso ese ciclo sagrado que da la sangre y te das cuenta que un pariente nos es necesariamente familia y que hay familia por ahí fuera que ni siquiera conocemos aun.

Nuestra escasez de referencias, es la que nos hace agarrarnos a un clavo ardiendo, se llame familia o se llame orgullo. Es esa amnesia la que nos hace perder toda referencia en memoria de los seres con los cuales si tenemos un vínculo real y duradero.

Tu vista, tu mente y tu educación engañan a tu conciencia, pero ese sentimiento que te liga a alguien que el sistema o la sangre te dicen, que no te une a ellos ningún parentesco, pero sin embargo hay algo que chilla dentro de ti y te dice que ese Ser tiene más que ver contigo que toda tu familia junta, y como con él, hay muchos más que a los largo del camino vas encontrando y que sin saber cómo se cruzan en tu vida y dejan un rastro que si eres consciente es difícil de obviar.

Es tu familia real, son esos seres a los que te une un vínculo que traspasa todas las fronteras físicas y espirituales, y de los cuales os separan océanos en el peor de los casos, pero que dejaron una profunda huella en ti en un pasado remoto, que hace que aflore todo cuando estamos con ellos. Es difícil de explicar, pero seguro que a muchos de vosotros os ha pasado que tenéis algo tan fuerte con alguien que supera esa trillada etiqueta llamada “amistad”, o la más manoseada aun, y típica tópica relación de pareja. Nadie os da pruebas, pero sentís y percibís que hay algo más, ni vuestros sentidos, ni vuestra memoria, os permiten encajar y relacionar adecuadamente ese vínculo. Cualquier gurú te metería en el patetismo de las almas gemelas, pero no se trata de algo romántico y no es una simple amistad, ni siquiera podrían ser considerados familia, porque ese vínculo trasciende toda etiqueta y todo programa.

Nos han movido como a peones en un grandísimo tablero, nos han colocado de tal forma que es difícil reconocernos ni siquiera a nosotros mismos, peleamos en el bando en el que aterrizamos sin tener siquiera unas mínimas nociones. Nos dan una identidad, una nacionalidad, nos dan cuerda y a correr, como pequeños soldaditos de plomo, en una maqueta en el que la muerte y la sangre derramada son reales.

¿Quién puede llamar familia a otra persona, sin ese lazo genético? En realidad aquí, nadie conoce a nadie, nadie sabe nada de nadie, y nos ofuscamos por salvar una identidad y una vida que ni siquiera es nuestra. La realidad es que estamos aquí de alquiler, y vida tras vida nos renuevan este precario arrendamiento.

A falta de más referencias, mi familia es aquella que me acepta, me apoya, me comprende y me ama, aquella que abre los brazos de par en par cuando les regalo todo mi Ser, cuando mi energía y mi esfuerzo les motiva y les ayuda a dar su siguiente paso, y cuando sus sacrificios no son en vano, y me ayudan a levantarme cuando me caigo. Sin más guía que su ánimo y su aliento, para seguir levantando la vista y tener el valor de avanzar en este sin sentido.

Algún día todo este caos será reordenado y recuperaremos esas referencias, que nos hagan saber con quién tratamos y que vinculo nos unen a ellos, encontraremos a nuestra verdadera familia y recuperaremos ese amor que no necesita pasaporte, ni conoce las distancias. Reconectar esos hilos, supondrá reconectar más aun nuestro Ser, supondrá recuperar nuestro estado natural y sobretodo supondrá, reescribir la definición que tenemos de Familia.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/10/que-es-realmente-eso-que-llamamos.html


Reflexiones desde la locura.

La definición académica de “loco” es la de alguien que tiene trastornadas sus capacidades mentales, alguien que se sale de los esquemas, insensato e imprudente. Lo comúnmente aceptado o lo políticamente correcto, está hoy día saliéndose de lo sensato y prudente, nos condicionan a aceptar cualquier modelo absurdo de conducta basando todo su argumento en la palabra tolerancia. Ser intolerante supone una etiqueta que es muy complicado soportar, el propio sistema rechaza a todo intolerante y la gran mayoría, que es donde se apoya la razón, dice que un intolerante es poco menos que un terrorista.

Pero cuando ser tolerante implica salirse de los patrones de lo humano y lo moral, salirse de la conciencia y dejar a la deriva tu sentido común, es que hay algo que falla. El sistema va haciéndonos aceptar de forma sibilina todas esas ingenierías sociales que suponen prácticamente un cisma en nuestro sistema social. He vivido el rechazo al diferente, al que no era de tu raza, al que no era de la condición sexual aceptada, al que vestía distinto o al que pensaba distinto…

Ahora y gracias a la tolerancia no solo hemos aceptado, todo eso que pedía a gritos ser integrado, sino que el sistema lo llevo al extremo y ahora hemos abierto la puerta a que cualquier cosa sea aceptada sin provocar un cisma en nuestras escalas de valores. Poco a poco se asienta lo inmoral, lo insensato y lo imprudente, pero curiosamente quienes viven en el sistema no son los locos, sino aquellos que aún conservan algo de cordura y ven en estas derivas, un riesgo potencial difícil de esquivar.

Parece que no hay una línea divisoria, todo quedo difuminado, degradado visualmente y moralmente, hasta que no queden formas de retomar el norte, y reorientar nuestra mente y nuestra moral. SI apelamos a los textos sagrados dios se deshizo de Sodoma y Gomorra, por causas aún más leves de las que estamos viviendo ahora, en las que ya da igual que los sodomitas sean un modelo de éxito, sino que se nos está metiendo con vaselina, pedófilos, zoófilos y necrófilos, está bien visto y se vota al corrupto y al ladrón, matar sale gratuito, y se sacrifica a aquellos que no tienen todos sus sentidos o tienen alguna “tara física”, simplemente se les aparta por obsolescentes e improductivos.

Una sociedad que se abraza a estos valores, ¿es una sociedad cuerda? Podemos seguir tildando de loco a todo aquel que no quiera seguir este bizarro e inmoral guion. ¿Globalizar los pueblos es meterlos en un saco y esperar a que se pudran, se corrompan y se destruyan entre ellos? Lo curioso de todo esto es que de entre los que el sistema y lo políticamente correcto, etiquetan como locos tampoco hay visos de cordura, ya que unos esperan la tercera guerra mundial como agua de mayo, otros los más conspiranoicos están con sus cábalas para ver si aciertan o no en sus predicciones, las cuales imprimen un panorama aún más corrupto y desolador, y los más espirituales perdieron la brújula, se abrazaron al relativismo cósmico, que dicta que no existe el bien ni el mal, y aceptan todo esto como un juego o como una sombra no reconocida. Al final entre unos y otros la casa sin barrer, desnortados y en un sindiós.

La mente de todos está infectada, tanto los que viven y nadan en el sistema, como los que escrutan y denuncian a ese mismo sistema, acabaron aceptando rendidos que naufragamos sin remedio y solo les queda el comodín del borrón y cuenta nueva. Es tal el absurdo que incluso en lo alternativo se acaban aceptando argumentos que fundados o infundados que aun nos mantienen en stand by, cuando cualquier excusa es válida con tal de no afrontar nuestra responsabilidad. ¿Qué necesitamos saber para arrancar de una vez? Es ahora mi mayor duda.

Vivimos en un holograma, la tierra es plana, convexa, cubica, hueca… un demiurgo lo controla todo, los arcontes nos chupan la energía, los extraterrestres nos salvan, nos controlan, nos secuestran o nos observan como  científicos antropólogos. Esperamos la segunda venida de Jesús cuando no tenemos claro si hubo una primera, esperamos una ola de energía cósmica, esperamos a Nibiru, esperamos a los peyadianos, andromedanos, arcturianos y ahora a los aviares azules, esperamos a los intraterrenos, a la desclasificación, al reseteo económico… esperamos, esperamos y esperamos.

Todos esperan algo, y ninguno se responsabiliza de nada, nos abrazamos al apocalipsis en un baile lento y romántico en el que la melodía de las trompetas suenan a ritmo de reggaetón. Apoyamos la cabeza en su regazo y nos dejamos ir sin luchar, nos abandonamos a esa melodía cuan canto de sirena. Calmamos nuestra sed amamantándonos del pecho frío y estéril que nos insufla ese sopor eterno, que da la esperanza.

Con este desalentador panorama aún hay quien cree que despertó de esta pesadilla, y se limita a ver el espectáculo, ya que agarro su etiqueta, su categoría elevada, se subió a su pedestal y se cree al margen, salvado. Su pretendido conocimiento de lo divino y lo humano, lo excluyen y también esperan que todos lleguen a su nivel tarde o temprano, como si esto fuera Súper Mario Bros. Los que se agarran a las tendencias gnósticas acuñando su propia biblia en lo que los textos del Nag Hammadi dicen, no toman en cuenta que a pesar de que esos gnósticos ascetas de cueva y hoguera, se acercaran peligrosamente a una gran certeza, al final todos y cada uno de ellos fueron reciclados, como todos los demás, lo fuimos más de una vez. Por lo tanto tomar esos textos como una verdad, es volver al eterno y perpetuo error, apoyarse en el pasado solo induce al error, ya que todos ellos somos nosotros.

La alternativa real es crear algo nuevo, pensar de forma distinta, algo que no se haya hecho, algo que no se apoye en argumentos, teorías o errores del pasado, no perder el norte fijando nuestra atención en la corrupción sistemática, no tratar de prever lo que nos inducen a crear, ya que nos induce a seguir el patrón, dejar de ser tan previsibles, y ser realmente activos y responsables, que es para mí la única forma de luchar.

Si trato de hacer un mapa global de todo lo que se, de todo lo que creo y todo lo que sospecho, si lo solapo con todo lo que el sistema sabe, provoca e induce, me doy cuenta de que siempre estuvo ahí esperando a que yo llegara a la siguiente etapa, siempre tenía un argumento preparado, una excusa y por supuesto, tuvo a alguien esperando a rebatir concienzudamente cualquier descubrimiento para arrebatármelo y devolvérmelo inservible. A cada avance un nuevo velo, a cada descubrimiento otra capa más, sigo pelando la cebolla, pero poco a poco me voy dando cuenta que debo soltarla y olvidarme de ella, ya que mientras deslío la madeja, olvido que hay cosas por hacer, pequeñas cosas sí, pero importantes para mí, pequeños actos que mis pequeños recursos y mis escasas fuerzas me permiten, pero esas pequeñas e insignificantes cosas, son las que hacen que me reoriente, y pueda ver más allá de lo que me permite el sistema, la sociedad, las teorías, las razones y los argumentos.

Tenemos que afrontar que somos muy previsibles, tenemos que afrontar que nos equivocamos y que siempre nos llevaron la delantera, que no sirve de excusa eso de “otros aún están peor que yo” “otros ni siquiera despertaron” “otros no saben lo que yo sé” porque es evidente que no despertamos y no sabemos aún nada, aún no tenemos ninguna repuesta clave, solo seguimos creyendo y viviendo de la ilusión de creernos distintos, diferentes o superiores. Afrontémoslo aún queda mucho viaje, y nos queda la lección más difícil, dejar de ser tan previsibles, empezar a pensar de forma que ni el propio sistema sepa ponernos una capa de contención, pero para esto hay aun mucho que soltar, para que nuestra mente no siga siendo trastornada por “ellos”, dejar de engañarnos y ser conscientes de que aún no somos conscientes de nada.

Todo esto es claramente desalentador, desesperanzador, pero de eso se trata, de abandonar la necesidad de esperar a que algo pase, de madurar, de actuar en conciencia y de Ser conscientes, pero nadie dijo que fuera fácil o sencillo, nadie dijo que con un curso se aprendería, nadie encontró la técnica idónea, porque para lograrlo hay que vivir y participar, errar y volverlo a intentar, y tener presente que hasta en el barro mas inmundo puede nacer una flor.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/08/reflexiones-desde-la-locura.html


Reflexiones desde la locura.

La definición académica de “loco” es la de alguien que tiene trastornadas sus capacidades mentales, alguien que se sale de los esquemas, insensato e imprudente. Lo comúnmente aceptado o lo políticamente correcto, está hoy día saliéndose de lo sensato y prudente, nos condicionan a aceptar cualquier modelo absurdo de conducta basando todo su argumento en la palabra tolerancia. Ser intolerante supone una etiqueta que es muy complicado soportar, el propio sistema rechaza a todo intolerante y la gran mayoría, que es donde se apoya la razón, dice que un intolerante es poco menos que un terrorista.

Pero cuando ser tolerante implica salirse de los patrones de lo humano y lo moral, salirse de la conciencia y dejar a la deriva tu sentido común, es que hay algo que falla. El sistema va haciéndonos aceptar de forma sibilina todas esas ingenierías sociales que suponen prácticamente un cisma en nuestro sistema social. He vivido el rechazo al diferente, al que no era de tu raza, al que no era de la condición sexual aceptada, al que vestía distinto o al que pensaba distinto…

Ahora y gracias a la tolerancia no solo hemos aceptado, todo eso que pedía a gritos ser integrado, sino que el sistema lo llevo al extremo y ahora hemos abierto la puerta a que cualquier cosa sea aceptada sin provocar un cisma en nuestras escalas de valores. Poco a poco se asienta lo inmoral, lo insensato y lo imprudente, pero curiosamente quienes viven en el sistema no son los locos, sino aquellos que aún conservan algo de cordura y ven en estas derivas, un riesgo potencial difícil de esquivar.

Parece que no hay una línea divisoria, todo quedo difuminado, degradado visualmente y moralmente, hasta que no queden formas de retomar el norte, y reorientar nuestra mente y nuestra moral. SI apelamos a los textos sagrados dios se deshizo de Sodoma y Gomorra, por causas aún más leves de las que estamos viviendo ahora, en las que ya da igual que los sodomitas sean un modelo de éxito, sino que se nos está metiendo con vaselina, pedófilos, zoófilos y necrófilos, está bien visto y se vota al corrupto y al ladrón, matar sale gratuito, y se sacrifica a aquellos que no tienen todos sus sentidos o tienen alguna “tara física”, simplemente se les aparta por obsolescentes e improductivos.

Una sociedad que se abraza a estos valores, ¿es una sociedad cuerda? Podemos seguir tildando de loco a todo aquel que no quiera seguir este bizarro e inmoral guion. ¿Globalizar los pueblos es meterlos en un saco y esperar a que se pudran, se corrompan y se destruyan entre ellos? Lo curioso de todo esto es que de entre los que el sistema y lo políticamente correcto, etiquetan como locos tampoco hay visos de cordura, ya que unos esperan la tercera guerra mundial como agua de mayo, otros los más conspiranoicos están con sus cábalas para ver si aciertan o no en sus predicciones, las cuales imprimen un panorama aún más corrupto y desolador, y los más espirituales perdieron la brújula, se abrazaron al relativismo cósmico, que dicta que no existe el bien ni el mal, y aceptan todo esto como un juego o como una sombra no reconocida. Al final entre unos y otros la casa sin barrer, desnortados y en un sindiós.

La mente de todos está infectada, tanto los que viven y nadan en el sistema, como los que escrutan y denuncian a ese mismo sistema, acabaron aceptando rendidos que naufragamos sin remedio y solo les queda el comodín del borrón y cuenta nueva. Es tal el absurdo que incluso en lo alternativo se acaban aceptando argumentos que fundados o infundados que aun nos mantienen en stand by, cuando cualquier excusa es válida con tal de no afrontar nuestra responsabilidad. ¿Qué necesitamos saber para arrancar de una vez? Es ahora mi mayor duda.

Vivimos en un holograma, la tierra es plana, convexa, cubica, hueca… un demiurgo lo controla todo, los arcontes nos chupan la energía, los extraterrestres nos salvan, nos controlan, nos secuestran o nos observan como  científicos antropólogos. Esperamos la segunda venida de Jesús cuando no tenemos claro si hubo una primera, esperamos una ola de energía cósmica, esperamos a Nibiru, esperamos a los peyadianos, andromedanos, arcturianos y ahora a los aviares azules, esperamos a los intraterrenos, a la desclasificación, al reseteo económico… esperamos, esperamos y esperamos.

Todos esperan algo, y ninguno se responsabiliza de nada, nos abrazamos al apocalipsis en un baile lento y romántico en el que la melodía de las trompetas suenan a ritmo de reggaetón. Apoyamos la cabeza en su regazo y nos dejamos ir sin luchar, nos abandonamos a esa melodía cuan canto de sirena. Calmamos nuestra sed amamantándonos del pecho frío y estéril que nos insufla ese sopor eterno, que da la esperanza.

Con este desalentador panorama aún hay quien cree que despertó de esta pesadilla, y se limita a ver el espectáculo, ya que agarro su etiqueta, su categoría elevada, se subió a su pedestal y se cree al margen, salvado. Su pretendido conocimiento de lo divino y lo humano, lo excluyen y también esperan que todos lleguen a su nivel tarde o temprano, como si esto fuera Súper Mario Bros. Los que se agarran a las tendencias gnósticas acuñando su propia biblia en lo que los textos del Nag Hammadi dicen, no toman en cuenta que a pesar de que esos gnósticos ascetas de cueva y hoguera, se acercaran peligrosamente a una gran certeza, al final todos y cada uno de ellos fueron reciclados, como todos los demás, lo fuimos más de una vez. Por lo tanto tomar esos textos como una verdad, es volver al eterno y perpetuo error, apoyarse en el pasado solo induce al error, ya que todos ellos somos nosotros.

La alternativa real es crear algo nuevo, pensar de forma distinta, algo que no se haya hecho, algo que no se apoye en argumentos, teorías o errores del pasado, no perder el norte fijando nuestra atención en la corrupción sistemática, no tratar de prever lo que nos inducen a crear, ya que nos induce a seguir el patrón, dejar de ser tan previsibles, y ser realmente activos y responsables, que es para mí la única forma de luchar.

Si trato de hacer un mapa global de todo lo que se, de todo lo que creo y todo lo que sospecho, si lo solapo con todo lo que el sistema sabe, provoca e induce, me doy cuenta de que siempre estuvo ahí esperando a que yo llegara a la siguiente etapa, siempre tenía un argumento preparado, una excusa y por supuesto, tuvo a alguien esperando a rebatir concienzudamente cualquier descubrimiento para arrebatármelo y devolvérmelo inservible. A cada avance un nuevo velo, a cada descubrimiento otra capa más, sigo pelando la cebolla, pero poco a poco me voy dando cuenta que debo soltarla y olvidarme de ella, ya que mientras deslío la madeja, olvido que hay cosas por hacer, pequeñas cosas sí, pero importantes para mí, pequeños actos que mis pequeños recursos y mis escasas fuerzas me permiten, pero esas pequeñas e insignificantes cosas, son las que hacen que me reoriente, y pueda ver más allá de lo que me permite el sistema, la sociedad, las teorías, las razones y los argumentos.

Tenemos que afrontar que somos muy previsibles, tenemos que afrontar que nos equivocamos y que siempre nos llevaron la delantera, que no sirve de excusa eso de “otros aún están peor que yo” “otros ni siquiera despertaron” “otros no saben lo que yo sé” porque es evidente que no despertamos y no sabemos aún nada, aún no tenemos ninguna repuesta clave, solo seguimos creyendo y viviendo de la ilusión de creernos distintos, diferentes o superiores. Afrontémoslo aún queda mucho viaje, y nos queda la lección más difícil, dejar de ser tan previsibles, empezar a pensar de forma que ni el propio sistema sepa ponernos una capa de contención, pero para esto hay aun mucho que soltar, para que nuestra mente no siga siendo trastornada por “ellos”, dejar de engañarnos y ser conscientes de que aún no somos conscientes de nada.

Todo esto es claramente desalentador, desesperanzador, pero de eso se trata, de abandonar la necesidad de esperar a que algo pase, de madurar, de actuar en conciencia y de Ser conscientes, pero nadie dijo que fuera fácil o sencillo, nadie dijo que con un curso se aprendería, nadie encontró la técnica idónea, porque para lograrlo hay que vivir y participar, errar y volverlo a intentar, y tener presente que hasta en el barro mas inmundo puede nacer una flor.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/08/reflexiones-desde-la-locura.html


¿Tienes Conocimiento? Empieza a formarte.

Hoy la información lo es todo, vivimos conectados a dispositivos que nos mantienen al tanto de todo lo que ocurre en el mundo. Estamos conectados a personas que viven alejados de ti, y sin embargo conocemos todo de sus vidas, de su cultura y sus costumbres, a través de lo que ellos mismos nos confiesan, la realidad del mundo ya no nos es indiferente y conocemos a través de la información todo de todos. Esto que en principio debería ser un progreso y provocar nuestra unión, en realidad provoca todo lo contrario.

Estamos tan informados que creemos que lo sabemos todo. Hoy no luchamos por la tierra, luchamos por la razón. Nuestras batallas son muy pequeñas, y aun así le dedicamos toda nuestra energía. Sacamos la artillería pesada a la mínima que alguien nos contradice o simplemente nos da su punto de vista, cargamos con violenta verborrea a la mínima, dejando siempre patente que pase lo que pase, nosotros tenemos toda la razón.

Luchar por la razón es perder sin lugar a dudas la guerra, ya que mostramos en esas insignificantes y ridículas batallitas, todas nuestras cartas, mostrando a la luz, que como estrategas no valemos absolutamente nada. Es poco inteligente, no saber escoger nuestras propias batallas, aquellas que merecen realmente la pena lucharlas y gastar esas energías de un modo constructivo, lo que demuestra, que las personas de la sociedad de hoy están muy informadas, pero muy poco formadas.

La educación de una sociedad basada en ser principalmente seguidor, fan o admirador, de un modelo con pocos valores sociales, provoca que ese perfil clonado acabe siendo replicado como un virus en la masa. La información se reduce a titulares, especulaciones, teorías y estudios, hemos adoptado la mentira y los contrastes extremos como un verdadero paradigma de la verdad.

Debemos comprender algo, alguien Informado, es alguien no formado, el prefijo In- es negativo, por lo tanto es igual a NO. Como lo es en Inmoral, para definir a alguien que carece de moral, Inculto, para definir a alguien carente de cultura o Inseguro para esa situación o estado de falta de seguridad.

Se nos hizo creer que la información lo es todo, pero al carecer de formación el conocimiento crea fanáticos, que se mueven a espasmos yendo de un extremo a otro, que cambian de ideología constantemente, que se adosan al primer iluminado de turno, que etiqueta y juzga a sus semejantes sin molestarse en conocerlos, alguien carente de criterio y sentido de la responsabilidad, alguien en definitiva, ignorante, temeroso y lleno de prejuicios. Una persona así, es irresponsable, carece de voluntad propia, se limita a poner el piloto automático en su mente y cree ciega y radicalmente a cualquiera que le argumente medianamente bien cualquier cosa.

Estoy acostumbrado a encontrarme personas muy bien informadas, pero que rápidamente se radicalizan en cuanto tocas y descuadras, aquello en lo que simplemente creen, no son personas que estén acostumbradas a tomar y soltar, solo tragan y tragan información, lo que genera un conflicto de intereses en sí mismos. Un exceso de información en una mente no formada, crea integristas.

Alguien formado escucha, tiene la sana costumbre de dudar y replantear sus propias dudas, no se ata a nada y fácilmente va mutando el conocimiento que tiene, para adaptarlo a nuevas formas de conocimiento, esto genera capacidad de pensamiento abstracto, con lo cual es capaz de unir conceptos que en apariencia poco o nada tienen que ver. Esto es lo que comúnmente se conoce como una mente abierta, la cual está lo suficientemente impermeabilizada, como para saber qué y que no debe empapar sus neuronas.

Tratar el conocimiento sin apego y tener pensamiento analítico y abstracto es altamente necesario para poder decir que estas formado por ese conocimiento, y aplicarlo de forma sabia, de lo contrario, solo retienes datos que con el tiempo solo te fanatizan. La sabiduría no es más que la correcta integración y aplicación del conocimiento. El conocimiento usado como un elemento de consumo más dentro del sistema, es contraproducente a la vista de los resultados, ya que el hombre oscuro, ignorante y medieval, sigue vivo a pesar de estar totalmente informado.

Ahora la Información campa a sus anchas, es fácil acceder a cualquier dato, pero si todos esos datos no te forman y no te obligan a realizar un cambio en tu mente, es que solo eres un creyente o un crédulo, con lo cual tarde o temprano, solo serás un arma arrojadiza más dentro del fanatismo, diseñado, fabricado y disparado por esos a quienes crees combatir.

Recuerda que no todo el conocimiento que vive en este sistema existe para liberarte, no por estar bien argumentado tiene que ser cierto y no olvides que cuando algo se populariza es porque interesa y beneficia al propio sistema. Deja de permitir que tus manos sean las ejecutoras de sus planes, de qué sirve la lucha si sus armas ya nos han matado.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/07/tienes-conocimiento-empieza-formarte.html


Es momento de posicionarse: Vivir en conciencia o vivir en psicopatía.

Ha llegado el momento de prepararnos para ir asimilando que somos más de lo que creemos (o nos hicieron creer) que a pesar de llevar vidas redundantes, mínimas y anónimas, no lo son tanto para quienes nos controlan. Nuestras decisiones tienen una consecuencia y hay que empezar actuar con la responsabilidad que debiéramos. Creemos que no influimos que no importamos, somos un número, parte de la masa, pero eso es falso, eso es lo que quieren que creas, ya que la opción contraria es su final. Lo cierto es que en el fondo no sabes quién eres, pero como todos te ignoran, se cruzan contigo y no te reconocen, pensamos que quizás, no somos tan especiales. Hay que abandonar por fin el menosprecio, y empezar a buscar tu verdadera esencia en ti, aquello por lo que hoy vives condenado en esta vida de sufrimiento y hastío, es momento de dejar la desidia y la esperanza, y empezar a hacerse preguntas.

Pasas la página de un libro, cierras una web, miras un video o escuchas una canción, hay  cientos de personas ahí, que reciben los flashes, se ponen medallas o recogen trofeos. Personas que sin que sepas como, un buen día forman parte de tu vida casi de forma obligada, sin mérito alguno. Ascienden hasta lo más alto y sus vidas cambian, ese modelo tipo cenicienta que venden los medios en realidad es ilusorio ya que nadie logra esa fama por méritos propios. Nos venden una historia donde un don-nadie de pronto, se llena de lujos, glamur y fama, mucha fama. Sin embargo tu luchas por llegar a fin de mes, acosado por facturas y en un empleo precario, vamos lo que a todos, por eso es fácil aferrarte a ese sueño o a ese iluso plan B que es la lotería, lo que no sabes, es que si tu vida es miserable, es por el peligro que encierra para ellos tenerte suelto.

De hecho parece que ni existes, pero es lo que debes creer, que no eres importante, que no tienes ningún poder, que solo eres carne y hueso, atado a un documento de identidad, una nómina y unas cuantas deudas. Es esencial que creas eso y que mueras creyéndolo, porque cuanto más lo creas más fácil será reciclarte.

Desde pequeños nos mostraron películas en las que un o una don-nadie un buen día dan un giro su vida y se convierte en un héroe o en una princesa. Es triste, porque son en realidad versiones sobadas, manidas y descafeinadas de lo que en realidad somos, la diferencia es que no somos llaneros solitarios, sino que aquí o somos todos o no somos nadie. Y es ahí donde se apoya su poder, mientras estemos enfrentados unos a otros, ignorantes de todo, fijándonos en  esas ridículas diferencias, las cuales nos programaron para hacernos creer que son justo las que nos hace distintos mejores/peores.

La realidad es que el Ser no las ve y necesita estar junto con Seres como él, necesita esa unión y esa conexión. Es momento en que sepáis que de aquí no se ira nadie en solitario, o nos vamos todos o no se va nadie, ese es el compromiso que asumimos cuando vinimos a rescatar a nuestros compañeros en un principio, aun hoy ese pacto de caballeros está vigente y es el único pacto irrompible que tiene tu Ser, y es lo que hace que más y más vengan para tratar de romper la baraja.

Es esencial saber lo que somos, saber que tenemos conciencia, y es igual de esencial saber que hay personas como nosotros en apariencia, que carecen de conciencia y que solo están aquí para lastrar nuestra búsqueda, evitar que localicemos nuestra esencia y para ello, despliegan todo un catálogo de falsas emociones en el que irremediablemente caemos, porque fueron diseñados para emular, y eso es lo que son, una simple simulación.

Despierta tu conciencia, si es que la tienes.

Lo que nos lleva a tocar el despertar. La conciencia despierta a una realidad en el que la mentira tiene mastodónticas dimensiones y todo esta cimentado en miedos, culpas y falsas apariencias. Un baile de máscaras en el que nunca sabes con quien bailas y si te va a pisar el pie. Unos proyectan la imagen de ser lo que no son y los que de verdad tienen una conciencia esperando ser despertada, quedan atrapados por el influjo de cualquier títere iluminado.

Así que, no todos los que somos en realidad lo somos ¿Que quiero decir? Dentro de este despertar de la conciencia, realmente conciencia hay poca, y conscientes menos. Se ha dado demasiada relevancia a la información, a las diferentes técnicas y métodos, los cursos, los talleres, las meditaciones, la alimentación… Al final lo veo demasiado accesorio, muy vacuo. Parece que fuera más importante competir, saber más, manejar más, ser más sensitivo, tener el tercer ojo abierto, los chakras activos, manejar la energía… No sé, quizá me equivoque, pero me pareció siempre todo muy artificial, aun hoy donde muchos reniegan de la nueva era, sigo viendo lo mismo.

Los mismos difundiendo la misma contaminación por los mismos canales, la misma desinformación circulando por las redes, nuevos gurús controlando mentes con argumentos cada vez más ridículos. Pero ya sabemos cómo funciona esto, se cambia todo para que nada cambie, pero todos a pesar de ello, tropiezan de nuevo. Es frustrante, porque no parece que haya avance, si hay esperanza, pero la esperanza es el enemigo del espíritu que está presto a la lucha. Son tiempos de acción, es importante actuar, y hacerlo de forma consciente, sabiendo que cada acto consciente te saca del engranaje del sistema y te hace partícipe del orden natural.

Nuestra instintiva programación que se centra en seguir al rebaño y valorar solo lo que la mayoría piensa, impide discernir correctamente, apaga toda lucidez de tu mente y simplemente permites dejarte llevar. Esto que parece tan tonto y básico, es lo que hace que seas un engranaje más de esta máquina, da igual que información manejes, los despierto que estés (en teoría) o lo iluminado que te creas, mientras no seas honesto contigo mismo y sigas esforzándote por ser o pertenecer a algo que no forma parte de ti, no existirás para el universo, ya que elegiste el camino de la desconexión.

¿Tras todo este artificio donde queda la conciencia?

Hay una pieza con la que pocas veces se cuenta, nos creemos todos iguales, venidos de la misma fuente, todos con conciencia, pero esto es solo un auto engaño. Unos tenemos conciencia y según el grado en el que se encuentre esa conciencia, se manifestara más o menos consciente, pero en esta película hay muchos actores secundarios, que ciertamente deberían llevarse un Oscar a la mejor interpretación.

Son como tú, aparentan muy bien ser como tú eres, como somos todos, simulan tener sentimientos, son realmente excelentes haciendo esto, e incluso simulan preocuparse por los animales, la naturaleza, e incluso los hay que parecen estar despiertos y comparten información. Pero ya está, hasta ahí, si hay algo que he ido observando es que hay claramente personas que manifiestan su conciencia, casi sin darse cuenta, sienten y empatizan. Luego hay otro gran número de “personas” que solo son carne y hueso, carecen de conciencia, solo se manejan con la razón y tratan constantemente de hacerla suya a toda costa, se comportan en las redes como auténticos psicópatas, juzgan, señalan, descalifican y se apropian de pensamientos y reflexiones ajenas, para hacer más realista su propia simulación.

No solo existen gente hueca en el futbol, la política o las tendencias de moda, si de algo me he ido dando cuenta es que en ese movimiento llamado “el despertar de la conciencia” lo que menos hay es conciencia, hay una infección/infiltración de cuerpos huecos, simulando ser conscientes, meditando, hablando de chakras, yendo a reiki y todas esas banales cosas que hacen la mayoría. Si te limitas a observar acabas detectando fácilmente a esta gente hueca, ya que todo en ellos es simulado, son actores solo eso, de ellos no nace nada, su modus operandi es el mismo que tiene el propio sistema: Programa/Patrón/Ritual. Todo forma parte de un método, una costumbre convertida en una forma casi sagrada de llevar a puerto cualquier cosa que hagan, en ellos no hay improvisación y cualquier comportamiento que hagas que no hayan sabido predecir, los descolocara y los hará sacarlos de sus casillas.

Como no son creadores, no son creativos, y no saben adaptarse a ningún cambio o improvisación, de hecho carecen de sentido del humor, que es un signo inequívoco de que hay una conciencia dentro de ti.

Es momento de posicionarse, es momento también de unirse, ir detectando a esos que solo son parte de una mala copia de nosotros, que simulan y crean discordia entre nosotros. Es momento de empezar a unir intereses, ahora somos nosotros contra ellos. Cuando digo ellos, no trato de crear una guerra, pero sí que poco a poco se les vaya detectando, y que acaben quedando aislados.

Sé que puede sonar surrealista, sé que muchos lo verán ridículo ¿Es imposible que existan personas sin alma? No solo existen, sino que son muchos más de los que piensas, están en tu familia, en tu trabajo, son algunos de tus amigos, están en Facebook, están en la TV, están sobre el escenario y tras bambalinas, están en todas partes. ¿Es paranoia? Puedes preguntarte… un chalao sin pruebas, otro conspitonto más, bueno allá tú.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/07/es-momento-de-posicionarse-vivir-en.html


Programa, Patrón, Ritual.

La nuestra es la historia de un robo. Una usurpación de nuestra historia, una infección en nuestra esencia y una ocultación de nuestra memoria. El largo letargo en el que nos encontramos nos impide atar cabos y hacer las preguntas correctas. Al quitarnos la memoria, al quitarnos nuestra historia, al adormecer nuestra esencia, han conquistado e invadido algo que nos pertenecía, y hemos sido dejados a la deriva de unas circunstancias que nos son ajenas.

Dejar claro que lo que somos ahora es fruto del engaño, la ignorancia es solo consecuencia de una total e interesada amnesia. El acomodo a ese estado de letargo es solo algo que compete a cada uno. La balanza en la que se equilibra nuestra realidad, están conviviendo dos fuerzas, por un lado nuestra capacidad creadora, nuestra condición de dar incondicionalmente y nuestro potencial en conocimiento aplicado, en el otro, viven todas aquellas fuerzas oscuras que tratan de cosechar para sí mismos todo nuestro conocimiento, nuestra energía y nuestra capacidad creativa.

Ellos al estar privados de todo eso, necesitan auto programarse y diseñar una estructura muy bien construida para que no haya margen a la improvisación, de ese modo, nuestro caudal fue canalizado en un circuito cerrado, generando de este modo para sí, un complejo sistema que permite que unos pocos vivan a costa de miles de millones de seres que no son tomados más que como un recurso. Tal y como usamos la electricidad, el agua o el petróleo que desangramos de la Tierra, ellos nos dan un toque amnésico e inician con nosotros una constante programación, para que finalmente destilemos de la forma más pura y refinada, todos los matices que se precisan para mantener este sistema/estructura piramidal.

No hay evolución, no hay ascensión, no hay proceso, ni camino a ningún lado, solo un sistema que controla, domina y exprime, y unos seres que someten su propia voluntad y su propia soberanía a las creencias programadas por terceros.

La forma de someternos es tan básica y sencilla, que cuando la ves, cuesta creer como nadie se da cuenta de ello. Aquellos que nos someten y nos tratan como un recurso, no tienen ningún tipo de capacidad, no poseen ningún potencial, no son creadores de nada, simplemente infectaron, invadieron, usurparon y confundieron, se comportan igual que un virus, toman lo que hay y lo hacen suyo, y posteriormente te obligan a pagar por algo que te pertenece, arrastrando una deuda eterna inexistente (karma), muy astuto, pero poco inteligente.

Son parásitos y su existencia se reduce a que no sepas que existen, la ignorancia y la amnesia es su única arma, y la forma de desarrollarlas está sometida a un guion de lo más simple, una vez los descubres solo es cuestión de tiempo quedar libre, cuestión de desprogramar, purgar y liberar tu mente y tu Ser.

Ellos iniciaron la invasión con un objetivo, están sujetos a ciclos naturales con los que están obligados a lidiar, están desconectados por lo tantos privados de toda gracia. Su agenda está escrita y sujeta a esos ciclos desde el primer día, para ellos todo tiene principio y final, y el éxito de su campaña dependerá obligatoriamente de que los eventos se vayan sucediendo paso por paso según lo programado. Ellos no tienen capacidad improvisadora, no tienen capacidad adaptativa, ni reaccionan bien a los cambios, por lo tanto están muy sujetos a no salirse del patrón diseñado. Cuando se crea un programa y se quiere ejecutar de forma correcta, diseñan un patrón por el cual aplicar ese programa, si ese programa y ese patrón debe alargarse en el tiempo y conlleva la sucesión de varias generaciones, el patrón se convierte en ritual, ya que todo lo ritualizado no es más que un patrón de ejecución, por el cual nada queda al azar. Todo debe llevar una pauta y un ritmo, todo el patrón ha de llevarse a cabo de una forma exacta, esa forma hace que la orden o programa acabe ejecutándose de la forma planeada y así una y otra vez creando un ciclo artificial.

Todo lo que comprenda una forma de ritual, está sujeto a un programa, por lo tanto es una forma de diseño y no responde a un orden natural creado por el Ser. Nosotros somos creadores, esto es otro programa nueva era destinado a seguir robándote la voluntad, pero es cierto, somos creadores, pero no lo somos de forma individual como nos pretenden enseñar, para realizarlo de forma egoísta y caótica, sino que funcionamos de forma colectiva, esto lo supieron perfectamente nuestros parásitos, por eso nos programaron, nos adoctrinaron en la forma de como ejecutar los patrones y esos patrones los ritualizaron para que nos sobrevivieran.

Han logrado que el conocimiento encerrado en ciertos símbolos solo despierte recelo y desconfianza.

Tomaron los símbolos, nuestros símbolos, se los apropiaron y los transmutaron, e incluso los invirtieron, para que siguieran vivos en el remanente de nuestra memoria inconsciente, haciendo sencillo nuestro apego a ellos por la cantidad de conocimiento que encierran, pero al adueñarse de ellos comenzaron a servir para razones oscuras. Hoy día, estos símbolos solo generan desconfianza y recelo, solo debes saber que no les pertenecen y en algún momento deberemos reclamar lo que es nuestro.

Programa, patrón, ritual ese es su modus operandi, de ahí no salen, de ahí no pueden salir, por eso es relativamente sencillo llegar a prever sus movimientos, su cábala no es más que ese patrón ritualizado durante miles de años, por el cual no son capaces de improvisar, y todo lo ejecutan cumpliendo ese mismo patrón, sujeto a números, símbolos y ciclos astrales. No hay más que rascar, cualquier evento está diseñado en ese patrón causa/efecto artificial, no regido por ningún orden, sino por un programa agendado. Todo lo que sucede, esta previsto desde hace mucho, mucho tiempo, pero no solo eso, nuestra realidad, está sujeta a un orden forzado, un orden no natural en el que nada es improvisado, por lo tanto nosotros tenemos el poder y la capacidad de provocar cambios en el guion, su maquinaria es tan lenta y tarda tanto en adaptarse al cambio, que tenemos el poder (si quisiéramos y tuviéramos esa intención) de concatenar un cambio tras otro y provocar el colapso en su sistema, pero para eso deberíamos actuar colectivamente, desde la voluntad y la intención, y no individualmente, con ello se genera conflicto y caos.

La normalidad de la realidad tal y como la percibimos esta presa de su programación, todas sus creencias están tan arraigadas en nuestra psique, que es muy difícil liberar la mente de ese férreo control. Las personas con las que convives, generan inconscientemente un constante código que permite que todo su sistema se sostenga, de este modo si te liberas y atacas al sistema, no es el sistema el que repele tu ataque, sino aquellos que conviven  se relacionan contigo, esos que deberían ser tus aliados. Esas personas pueden estar en letargo, despiertas (o creer que los están) y seguir generando código de programación, siguiendo el patrón y continuar ritualizando su vida, y a su vez programar, educar en el patrón y el ritual a su descendencia, porque así lo hicieron con él y no conoce otra forma. No estás preparado para cuestionar y formatear absolutamente todo, a pesar de lo muy informado que puedas estar, esto induce a que se cometan los mismos errores, induce a repetir y repetir. El miedo al cambio, a no salir de la zona de confort, es solo un auto engaño, siempre se puede ir a mejor, pero te niegas la posibilidad.

Puede parecer a priori complejo, pero cuando se despliegan todos los condicionantes que impiden trabajar a tu mente de forma óptima, se puede ver de forma sencilla quien de verdad está operando en pro de la conciencia y quien es simplemente un títere o peor aún, un tonto útil.

Desde esta humilde forma de comunicación exponer mi postura, por aquellos que defienden al Ser y que operan en conciencia, que de verdad saben quiénes son los damnificados de esta historia y porque hay que decantarse por este lado, el lado de la conciencia, el del Ser, lo demás es solo artificio o búsqueda de otro tipo de recompensas, almas vendidas, inconsciencia o directamente el mal. Lo negativo en este caso es que no veo mucho posicionados a este lado por desgracia (quizá porque no hay recompensa material), solo veo autómatas recitando la doctrina de la última Operación Psíquica de turno para continuar con el programa/patrón que este agendado en este momento.

Para salir de esta programación, que controla tu mente y tu Ser, solo hay que empezar a salirse de esos mismos programas (dios, raza, nación, identidad, ideología…) una vez comiences a vivir tu existencia desde la responsabilidad de tus actos, en conciencia y dirigiendo tu intención hacia el bien común. Empezando con Ser honesto contigo mismo y con el resto, no maquillar la verdad, Ser humilde y no querer pisar a nadie para escalar socialmente. A priori es difícil y seguro que pienses que pierdes más que ganas, pero no pierdes nada porque aquí ya está todo perdido si continuamos así, si cambias y te disciplinas ganamos todos. El cambio llega con la acción que provoque el cambio, no hay más.

Sin acción solo hay omisión y con la omisión, llega la complicidad. No se  trata de hacernos los héroes, ni convertirnos en un líder, se trata que tu parcela de realidad se transforme en el hogar de la conciencia.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/06/programa-patron-ritual.html


Que signos deben aparecer para empezar a creer en el cambio.

Supongo que estas más que harto de promesas, de que en las corrientes de información alternativa se den plazos, fechas, eventos. Que te digan que los mafiosos pierden poder, que hay un plan para liberar al ser humano, que si Nesara/Gesara, que hay incluso confederaciones de todo tipo pendientes de que ese cambio se de, pero pasa el tiempo, y nada. Todo sigue igual, pones la tele y los mismos siguen robando tu dinero, tú sigues siendo igual de pobre, miras al cielo y sigues viendo las mismas estelas de todos los días, la misma hipocresía en la calle, en la política, y tu banco, “y cada vez el de más gente” sigue agobiándote para que pagues los recibos pendientes.

Que debería pasar para que de verdad pudiera creerme toda la morralla que hay en la red, sobre ese cacareado plan para liberarnos, cosa que a mí particularmente me da repelús, ya que la experiencia dice que podemos salir de una y entrar en otra peor.

Hay unas cuantas cosas que deben ocurrir para empezar a intuir un proceso de cambio. A día de hoy lo podemos ver únicamente en las personas, las cuales empiezan a replantearse seriamente todo eso que hasta hace poco creyeron de forma dogmática. Ciertos axiomas van rompiéndose, pero nuestra realidad cotidiana y sus expectativas de futuro parecen estáticas. Mismos perros, distintos collares, haciendo las mismas cosas que otros perros hicieron siglos atrás con nosotros.

En que nos debemos fijar para creer que algo ocurre o hay cambio, estos son los puntos clave.

· Los cielos deben estar limpios: Este es sin duda el principal factor, te pueden contar mil y un cuentos, pero si sales a la calle y el cielo sigue cubierto de estelas, es que todo sigue igual.

· Liberación de los medios de comunicación: Son el medio más eficaz para evaluar cualquier cambio. Si la información sigue siendo la acostumbrada y el patrón de corte es el mismo, poca esperanza nos queda. Hasta que los grandes medios masivos no se liberen, la masa no empezara a replantearse la farsa en la que viven, por lo tanto seguirán votando, yendo a la iglesia y creerán que su médico y su farmacia son su mayor aliado.

· Caída de los imperios empresariales: Mientras las grandes compañías tengan el poder que tienen, poco margen de maniobra nos queda para maniobrar, con las escasas herramientas que el propio sistema no da para operar contra ellas. Hasta que estas compañías no caigan, seguiremos comiendo, bebiendo, respirando y medicándonos con veneno.

· Liberación de la deuda: Es otro de los eslabones de nuestras cadenas, la omnipresente y perpetua deuda. Una deuda ilegal e ilegítima, la cual nos está siendo impuesta por distintos medios y de distintas formas. Hasta que esto no desaparezca, no habrá cambio que valga.

· Liberación tecnológica: La tecnología de consumo, a la que se nos permiten acceder, la cual en teoría nos debería facilitar la vida y debería ser eso, un avance, y no un medio para espiarnos, atontarnos y someternos como actualmente.

· Liberación energética: Otro punto incuestionable y sin duda el talón de Aquiles del sistema, cuando la energía sea libre y gratuita, todo lo demás llegara rodado.

· Acceso total a la información: Para todo hay una versión oficial, pero esa no es la versión que queremos. Queremos la verdad sin medias tintas, los hechos reales, la historia real y una desclasificación total.

· Adiós ingeniería social: Esos medios ideológicos por el cual controlan las mentes de las masas, las cuales programan para que crean casi cualquier cosa, con consignas como… “los hombres son violentos”, “todos los musulmanes son terroristas”, “nosotras parimos nosotras decidimos”, “todos nacemos bisexuales”, y un largo etcétera de absurdas ideas que han logrado que vivamos en un todos contra todos y ellos se vayan de rositas.

Estos son los puntos básicos los cuales deben ser innegociables, para empezar a creer que de verdad hay una intención real de provocar nuestra liberación. Lo demás es solo literatura, entretenimiento, estrategias para seguir impulsando la idea de esperar a un líder, un mesías o cualquier otra figura que venga y te arregle la vida.

La esperanza es la que impide el cambio y mientras nos dan estas pildoritas calmantes, nos quedamos con los brazos cruzados volcando nuestra frustración únicamente en redes sociales.

La única forma de que haya una reacción es a través de la acción, es un principio de la física que si no se aplica, no se produce el efecto deseado.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/05/que-signos-deben-aparecer-para-empezar.html