Lo importante es lo que no se ve

El mundo de los Sueños

El Enigma de los Sueños

El Mundo de Morfeo siempre ha sido un misterio para la ciencia, ¿Por qué soñamos?, ¿Qué sentido tienen los Sueños?, en el siguiente video, hablamos de las últimas teorías existente.

 

 

Fuente: https://www.mundodesconocido.es/el-enigma-de-los-suenos/

Anuncios

Sucedió o no sucedió una rendición.

052fe8e04db88c41c134015935ca0c7f8d0ca433

Suele suceder que un día cualquiera soñamos una historia interesante… tal vez un recuerdo de una vida pasada, una experiencia con nuestro cuerpo astral o simplemente proyectamos en el astral un evento… entonces ! Despertamos !! y quedó inconclusa la historia…  suele suceder con demasiada frecuencia.

Pasan 10, 15 años…. soñamos.. y se presenta la continuación !! porqué ? porque en el nivel astral no existe el tiempo.. o el concepto tiempo es demasiado vasto que no es posible conceptuarlo, ahí no hubo interrupción… en cambio en el nivel 3D o físico transcurrieron 10 o más años… es lo que la película “Inception” o “El orígen” con el actor Leonardo Dicaprio tratan de transmitir, experiencias en los niveles físico 3D, astral 4D, mental 5D.

Si, se ha confirmado que los arcontes han “perdido” esta guerra y se están retirando y todo ello ya sucedió en el astral hace aproximadamente 4 años… hubo una rendición, algunas fuentes lo percibieron desde esa fecha, otras posteriormente pero la mayoría coincide que ya sucedió, se entenderá entonces que hay un lapso de tiempo 3D que tiene que transcurrir para que esos eventos se manifiesten… no hay retorno.

https://oroborusanaphaxeton.wordpress.com/2014/03/17/la-marcha-de-las-fuerzas-obscuras-hoy/

https://oroborusanaphaxeton.wordpress.com/2014/12/15/el-acuerdo-de-rendicion-y-la-caja-de-madera/

https://oroborusanaphaxeton.wordpress.com/2015/09/07/la-caja-de-madera-2da-parte-9-meses-despues/

Con esto también se explica el porqué las mismas canalizaciones se vienen escuchando año tras año…  durante muchos años…  a través de diferentes personas,  que percibieron exactamente la misma información, algunos canales arrojan la toalla como se suele decir, otros continúan, es similar a los sueños que son interrumpidos y continúan años posteriores, si se ve desde otro punto de vista es como si accediéramos  al futuro cuando se nos proporciona cierto tipo de información, pero no se nos indica que un evento ya manifestado en 4D es un punto de inflexión que tarde o temprano se manifestará a 3D…  y en consecuencia si el nivel vibratorio del plano físico se incrementa invariablemente entonces  el “tiempo” tiende a “acortarse”, a desaparecer o como se dice hoy en día: “los días son ahora de 16 horas”.

Sin retorno….   es…   sin retorno.

Claro que ya sucedió… y a pesar de todo lo que estamos percibiendo, cambios y más cambios, políticas, paradigmas cayendo, sistemas cayendo, colapsos mundiales de toda índole, hay aún quien se atreve a comentar que no sucede nada… eso es bueno.. es excelente.. por lo general son personas que antes no se expresaban y ya empiezan a hacerlo.. por algo se empieza.  🙂

https://www.facebook.com/oroborus.escarabajo/

Oroborus A.

Fuente: https://oroborusanaphaxeton.wordpress.com/2016/04/08/sucedio-o-no-sucedio-una-rendicion/


Sueños lúcidos: ¿Podemos controlar nuestros sueños?

Sueños lúcidos: ¿Podemos controlar nuestros sueños?

Imagina por un momento que “caes” en un sueño profundo sólo para encontrarte en la mayor sala de realidad virtual del mundo. Puedes hacer lo que quieras, puedes volar, viajar o acceder a donde quieras y lo mejor de todo, eres completamente consciente de ello. Estamos hablando de los sueños lúcidos.

“Un mundo nuevo”

El sueño lúcido es la práctica de la alteración de los sueños. En un sueño lúcido, la persona sabe que está soñando y puede cambiar el curso de un sueño cuando quiera. Aunque el sueño lúcido sólo ha sido parte de nuestro vocabulario cotidiano en las últimas décadas, la realidad es que muchas culturas desde el comienzo de la humanidad ya lo practicaban. Los nativos americanos utilizaban los sueños lucidos como un portal al mundo de los espíritus, mientras que los budistas tibetanos los han estado practicando durante siglos.

Frederik van Eeden, un psiquiatra holandés, acuñó el término “sueño lúcido” en 1913 durante su estudio de los sueños. Comenzó documentando sus sueños en un diario, y con el tiempo descubrió nuevos tipos diferentes de sueños. Según sus investigaciones, las funciones psíquicas se activan cuando la persona llega a un estado de conciencia perfecto y es capaz de dirigir su atención para crear diferentes actos.

Incluso la comunidad científica tiene su propia teoría para explicar los sueños lucidos. Normalmente cuando dormimos, la parte de la corteza prefrontal dorsolateral de nuestro cerebro está desactivada. Esta es la parte del cerebro donde se produce la memoria. Las personas que experimentan el sueño lúcido en realidad activan esta parte del cerebro, en un sentido, girando sobre su conciencia.

Pero el sueño lúcido también tiene efectos secundarios beneficiosos. Muchas personas utilizan el sueño lúcido para ayudarles a resolver problemas mediante la reproducción de la cuestión en el sueño, intentando obtener diversos resultados. Incluso algunos expertos, aseguran que es útil para la curación emocional y para eliminar constantes pesadillas.

Los soñadores lúcidos pueden “comunicarse” con el mundo exterior

En 1975, el psicólogo británico Keith Hearne logró un descubrimiento que revolucionó el mundo de los sueños: grabar los movimientos oculares de un sujeto llamado Alan Worsley mientras dormía y participó en un sueño lúcido en un laboratorio. Fundamentalmente, los dos hombres habían acordado un patrón establecido por señales de movimiento mediante los ojos. Moviendo sus ojos en el sueño lúcido, Worsley era capaz de comunicarse con Hearne en el mundo exterior, mientras que él estaba soñando.

Sueñoos lúcidos controlar

El sorprendente experimento demostró, por primera vez en la historia, que existía la conciencia en los sueños. Pero, ¿y al revés? ¿Podemos enviar mensajes a un soñador mientras duerme? La respuesta es sí. Cuando dormimos, generalmente nuestros cerebros ignoran lo que está pasando en el mundo exterior. Sin embargo, todos tenemos la sorprendente capacidad de “ver” lo que está ocurriendo en el exterior de nuestros sueños. Hay casos de soñadores lucidos que se han llegado a despertar de repente porque alguien de su familia necesitaba ayuda, o en otros casos, los soñadores se han despertado repentinamente porque estaba ocurriendo algún tipo de catástrofe en algún lugar de nuestro planeta.

Los peligros en los sueños lucidos

Aunque no hay evidencias de que los sueños puedan tener efectos negativos en el soñador, hay expertos que aseguran que podría haber algunos efectos secundarios asociados con este tipo de sueños, y laadicción es uno de esos efectos negativos. Algunas personas quieren probarlo sólo por diversión, sin embargo, hay que tener cuidado con esta capacidad ya que permite escapar de la vida cotidiana.

El sueño lúcido puede debilitar las fronteras entre la vigilia y el sueño, el consciente y subconsciente de la mente, la realidad y la fantasía. Esto podría cuásar problemas de carácter disociativo. Probablemente la forma más común de disociación implica tener problemas para distinguir sus recuerdos reales con los recuerdos oníricos. Todo aquel que experimente el sueño lucido tendrá que tener la suficiente capacidad para identificarlos. Esto realmente puede ser un problema para aquellos que puedan tener una absorción de los recuerdos.

Sueños lúcidos controlar nuestros sueños

Otro peligro a tener en cuenta es que algunas personas creen que experimentar muchos sueños lúcidospuede ser muy agotador. Este fenómeno pude ser tan agotador como si hicieras ejercicio durante veinte o treinta minutos.

Y no nos podemos olvidar de las entidades fantasmales en sueños lucidos. Como ya comentamos en¿Los fantasmas pueden aparecerse en nuestros sueños?, cualquier espíritu tiene la capacidad de materializarse en nuestros sueños como un fantasma. En los sueños lucidos este tipo de comunicación con el más allá es mucho más intensa y estas entidades podrían utilizar este fenómeno para transmitirnos un mensaje o una advertencia. Aunque en otros casos el soñador ha llegado a ser “perseguida” o atacada por una entidad demoníaca. Es por este motivo que cualquier persona que experimente los sueños lucidos debe de ser consciente de que podría encontrarse con ciertas entidades indeseables.

¿Cómo tener un sueño lúcido?

Si después de haber leído todo lo anterior, continúas queriendo experimentar los sueños lucidos solo debes seguir las siguientes recomendaciones:

1. Tener un diario de sueños al lado de la cama

Escribe tus sueños justo cuando te despiertas. Esto te permite ver el patrón de tus sueños y familiarizarte con el mundo de los sueños. Esto te ayudará a recordar tus sueños.

2.Prepárate para saber cuándo estás soñando

Algunas personas logran este objetivo mediante la realización de prácticas habituales, como mirar sus relojes o viendo un calendario con frecuencia durante el día, esperando que esa rutina se traslade al mundo de los sueño. Cuando tengas este comportamiento en un sueño, entonces serás capaz de reconocer cuando estés soñando.

Sueños lúcidos podemos controlar nuestros sueños

3.Conoce tus signos oníricos

Lee tu diario de sueños con frecuencia para ver si hay algún detalle que se repite. Busca estos detalles cuando estés soñando y utilízalos para saber si estás soñando.

4.Trata de volver a soñar cuando te despiertes

Registra el sueño en tu diario de sueños antes de volver a soñar. Algunas personas programan una alarma para alterar el curso de un sueño e intenta volver a él.

A tener en cuenta

Como hemos podido comprobar, conseguir un sueño lucido no es nada fácil, incluso algunos de los mayores soñadores lúcidos sólo logran este tipo de fenómeno pocas veces en un mes. También hay que recordar que los sueños lúcidos no son para todos, pero los que lo consigan, disfrutarán de una experiencia única ya que pueden aportarte información muy importante parta tu vida. Pero también recuerda los efectos negativos anteriormente mencionados, ya que el sueño lucido podría convertirse en la peor de tus pesadillas.

Fuente: http://www.mundoesotericoparanormal.com/suenos-lucidos-podemos-controlar-nuestros-suenos/


SUEÑOS LÚCIDOS (y… III)

lu

Para colofón de las dos partes anteriores, hoy le traigo esta. Que no por postrera, carece de interés.

Le he hablado un poco de sueños lúcidos. De lo medianamente sensato con respecto de ellos. Dejando de lado la apofenia generalizada con respecto al tema.

Ahora le contaré que, por ejemplo, las pesadillas recurrentes que se producen especialmente en el transtorno de estrés postraumático, podrían modificarse a voluntad si las personas afectadas fueran conscientes de que están soñando, cambiando así el a menudo trágico desenlace por uno menos doloroso. Tanto es así que existe una teoría que esgrime que el sujeto supera las pesadillas propias de la niñez mediante esta forma. Yo mismo, hace más de 20 años que no he tenido un mal sueño.

Así mismo, las pesadillas recurrentes son otro síntoma usual en la narcolepsia[1]. Y es el hecho de adquirir consciencia de que se sueña el que ha demostrado ser de valor terapéutico en controlarlas. Algunos estudios[2] se han interesado por la frecuencia en que las personas con narcolepsia experimentan sueños lúcidos. Muchas de ellas reportan del impacto positivo que tiene sobre la angustia que sufren en sus pesadillas.

l4 Urusula Voss, ya conocida por usted, quiere probar su efectividad contra la esquizofrenia, donde al parecer, el lóbulo frontal está menos activo y piensa que entrenando la onírica lucidez podría ayudar a distinguir entre las alucinaciones y realidad. Para ello, se basa en que la actividad de las áreas corticales durante un sueño lúcido se solapa con la actividad de otras regiones deterioradas del cerebro que no son conscientes de su enfermedad[3].

Por otra parte, dado que los sueños lúcidos tienen que ver con el pensamiento abstracto hay quienes barajan la posibilidad de enseñar esta técnica a infantes de niveles académicos bajos, porque quizá les eche un capote para llegar a un nivel de abstracción superior. Cosa que, como de costumbre, creo más difícil que enseñarles sólo a pensar sobre sus actos y consecuencias (autorreflexión/metacognición).

Y para concluir, exponer el caso aparecido en la revista “Medical Hypotheses” en el que un paciente que acusaba un dolor crónico desde hacía 22 años sufrió una remisión completa del mismo después de un sueño lúcido. Los autores proponen la hipótesis de la reorganización del sistema nervioso central (la plasticidad neural) como un posible mecanismo para explicar el beneficio terapéutico ya no de los sueños lúcidos sino de los tratamientos multidisciplinares, ya que podría establecer un elenco para la reparación de los nervios dañados que producen dolor resistente al tratamiento.

A lo que yo he de añadir, por si no se ha dado cuenta, que si tal hipótesis resulta acertada estaríamos hablando de la impronta y consecuencias de los sueños lúcidos en nuestro cerebro.

[1] La narcolepsia es un trastorno del sueño que causa somnolencia excesiva y ataques de sueño irreprimibles, incontrolados y frecuentes durante el día y pesadillas que producen pánico durante la noche.

[2] Increased Lucid Dreaming Frequency in Narcolepsy.

[3] Neural correlates of insight in dreaming and psychosis.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/suenos-lucidos-y-iii.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


SUEÑOS LÚCIDOS (II)

sueno

Hoy vengo a usted, con la segunda parte de un tema que a mi parecer resulta de interés. Este no es otro que el de los sueños lúcidos.

He podido ver como en los foros y los blogs de la Red, existen instrucciones y consejos sobre los modos y maneras de alcanzar el sueño lúcido. Como de costumbre, un alto porcentaje de tales afirmaciones no deja de ser palabrería desechable de aquellos que intentan llenar sus vacíos existenciales de las peores formas posibles. Disparate, tras disparate, los menos errados, llegan a afirmar que tras un trabajo de hasta seis meses, no existe garantía de conseguir nada. Parece ser cosa que no está al alcance de todo el mundo.

Según argumenta Stephen La Berge, autor de “Explorando el mundo de los sueños lúcidos”, la frecuencia de estos sueños aumenta si los individuos son adiestrado para detectar los contenidos “absurdos” de los sueños que, por lo común, nos parecen normales mientras soñamos. Esto nos ayudaría a tomar consciencia de que estamos soñando.

Por su parte, los neurocientíficos del  Instituto Max Planck opinan que las habilidades metacognitivas, de autorreflexión, se pueden potenciar mediante este tipo de sueños. Pretendiendo entrenar en los sueños lúcidos a voluntarios con el fin de conocer si esto mejora la capacidad de autorreflexión.

En mi opinión creo que sería más fácil hacerlo al revés: Entrenar la capacidad de autorreflexión y ver si con ello se favorecen los sueños lúcidos.

Way to imaginationUrsula Voss, por otro lado, ante la dificultad de aleccionar a las personas para sus investigaciones,  esbozó el inducir este tipo de sueños. En mayo del año 2014 tuvo cierto éxito. Para ello estimularon el cerebro de los sujetos con ondas gamma durante la fase MOR del sueño.

Sus resultados aparecen publicados en las revista “Nature Neuroscience”.

Mediante la aplicación de electrodos en los cráneos de los pacientes lograron, mediante estimulación transcraneal de corriente alterna[1], que los 27 voluntarios tomaran consciencia de estar soñando. Voss advierte que los dispositivos que se venden para tales fines en la actualidad no sólo no funcionan sino que además, su aplicación debe ser vigilada  por un especialista médico.

Parece ser que existe una relación entre la inteligencia, la autorreflexión, y la salubridad psíquica del individuo con respecto de los sueños lúcidos. Ya que La utilidad práctica que tiene provocar este tipo de sueños artificialmente serviría para ayudar a tratar trastornos tales como la ansiedad, la depresión o el trastorno de estrés postraumático, según cuenta en Nature Neuroscience Jessica Payne, del Departamento de Psicología, Memoria, Estrés y Sueño de la Universidad de Notre Dame de Indiana.

Afecciones que, por otro lado no son sufridas por las personas que de una manera natural son autoreflexivas menos propensas a subsumirse en depresiones o sufrir ataques de ansiedad.

[1] TACS por sus siglas en inglés.

PRIMERA PARTE

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/suenos-lucidos-ii.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


SUEÑOS LÚCIDOS (I)…

Por Javier Pérez Nieto:

Desde pequeño me viene pasando…

Para algunos, controlar los propios sueños y vivir en ellos aventuras increíbles en la vida real es una idea tan atractiva como irrealizable. Por ello es que hay quienes buscan manuales y maestros que les desvelen los procedimientos mediante los cuales puedan ejecutar tan significativa gesta.

Desde ya les digo que esto no es un manual para aquello. Aunque a lo peor, para más de uno y más de dos, sí que lo sea.

Este tipo de sueños son los denominados como “lúcidos”, caracterizándose del resto porque:

a) El onironauta es consciente de estar soñando.
b) Juega un papel activo en los mismos, de tal suerte que construyen el sueño a voluntad.

Dejando de lado la retahíla de sandeces mistico-mágicas que por acá y acullá suelen espetarse, el noúmeno detrás de la apariencia fenoménica es más mundano, pero no por ello menos interesante.

Y como de costumbre, malas noticias. Pero sólo para algunos.

Parece ser que en los individuos que hemos tenido alguna vez esta experiencia, la causa de ella es que dentro de la fase MOR nos adentramos en un estadio intermedio entre el sueño y la vigilia donde el lóbulo frontal no está totalmente dormido.

Dado que la consciencia no se desconecta del todo mientras dormimos (por ejemplo, podemos despertar cuando oímos algo tan significativo como nuestro nombre sordamente susurrado o un estentóreo estruendo), en los sueños lúcidos la actividad cognitiva – sita en la parte frontal del cerebro – aumenta considerablemente.

Úrsula Voss, catedrática de psicología de la Universidad de Bonn, ha demostrado que tal actividad es mensurable dada la aparición de ondas cerebrales en la banda gamma (muy baja en el sueño profundo). Indicando que una mayor velocidad de tal actividad, refleja un mayor procesamiento cognitivo. Exactamente igual que nos ocurre cuando pensamos. Aunque bien es cierto que durante el sueño lúcido la actividad gamma es menor que durante el estado de vigilia.
Hecho que no deja de ser curioso. Esto lo digo porque carecemos de actividad gamma al nacer. Ella es adquirida y potenciada mediante la capacidad cognitiva del individuo. De ahí qué, por lo general, en los especímenes adultos raramente se den este tipo de sueños. En palabras de Úrsula Voss: “Cuanto más inteligentes somos, más actividad gamma tenemos”
De lo que se puede colegir, que a una mayor actividad gamma, una mayor probabilidad de tener estas experiencias.
Según se entiende el sueño lúcido, es más frecuente que se dé en personas de edades comprendidas entre 10 y 19 años de edad, sobre todo en los más inteligentes.
A este respecto, se especula que este fenómeno se da porque las redes neuronales de los soñadores están en desarrollo, pudiendo ser accidentalmente activadas durante el sueño las que están relacionadas con la consciencia.

Desde mi punto de vista opino que en tal especulación se omite el mismo argumento que se esgrime, es decir, la plasticidad del cerebro.

Ha día de hoy sabemos que el cerebro no es aquella decimonónica “inamovible construcción”, sino que más bien es mutable. Prueba de ello es que si bien el número de adultos en quienes se da es menor que el de los adolescentes, no por ello deja de darse. Cosa que nos indica que la edad, en cuanto a desarrollo cerebral se refiere, no tiene porqué ser un factor determinante para que tal hecho se produzca. De hecho, a mí me sigue sucediendo.

Por otro lado, han sido los especialistas en neurociencias del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano de Berlín y del Instituto Max Planck de Psiquiatría de Munich, los que han cotejado las estructuras cerebrales de las personas que tienen sueños lúcidos de forma habitual y los que no , afirmando que la corteza prefrontal – el área del cerebro que permite la autorreflexión (metacognición) – es de mayor dimensión en los soñadores lúcidos que en sus contrarios. Haciendo pensar el sueño lúcido está estrechamente relacionado con la capacidad humana de autorreflexión y que, por ende, los soñadores lúcidos son más autorreflexivos cuando están despiertos, que la media.

A estas alturas ya habrá quienes estén dándose un baño de su propia mediocridad pensando que no hay mejor que ellos para emprender tan alucinante viaje. Ya que el dominio de la técnica les proporcionará mayor libertad.

Lo que no saben es que la autorreflexión es la capacidad del hombre de pensar “en” y sopesar “las” consecuencias de sus propios actos.

Dado que tales acciones pueden ser de diversa naturaleza (por ejemplo la omisión) la autorreflexión es una actividad que conlleva a analizar todas las variables involucradas y sus resultados . En franca oposición al nada autorreflexivo hecho de deglutir un mensaje listo para tragar.

A tal punto, los sueños lúcidos, o repetir el mantra real, no le proporcionarán un grado mayor de libertad, sino que por la propia libertad – siendo realmente libre – conocerá los sueños lúcidos.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/suenos-lucidos-i.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


“SUEÑOS LÚCIDOS” COMO CONTROLAR LOS SUEÑOS

¿Nunca les ha pasado que mientras soñaban se daban cuenta de que estaban soñando? La mayoría de las personas han tenido alguna vez este tipo de experiencia espontáneamente, especialmente durante la niñez. Los sueños lúcidos son aquellos en los que el soñador cobra conciencia de estar soñando y a partir de esto interactúa (hasta el punto de tener el poder de manejar las cosas a su antojo) sabiendo que todo lo que percibe es parte de un sueño. Esto no solamente sucede, sino que es posible entrenarnos para lograrlo.

Aunque suena a utopía el control de los sueños se acepta como un hecho comprobado científicamente. Es desde 1975, cuando una serie de experimentos demostraron que era posible. Alan Worsey en Gran Bretaña y Stephen LaBerge en California, son dos investigadores que, de manera independiente, aportaron evidencia experimental sobre la existencia del sueño lúcido y aprendieron a provocar deliberadamente este fenómeno. Ambos fueron capaces de comunicarse “con el exterior” mientras dormían mediante señales previamente acordadas (tales como mover los ojos de una manera particular o respirar con mayor rapidez). Los sujetos no sólo llevaron a cabo dichas acciones sino que lo hicieron precisamente en los momentos en que el equipo electrónico señalaba que estaban soñando. De este modo demostraron que era posible actuar conscientemente mientras dormimos.

El Aprendizaje del Sueño Lúcido

I. Primer paso: Recordar los sueños

Hablando en términos generales, quienes quieren recordar sus sueños pueden hacerlo y aquellos que, por el contrario, no desean hacerlo, no suelen recordarlos. A ciertas personas les basta simplemente con tener la intención de recordar y con ser plenamente conscientes de esta intención antes de acostarse. Un modo eficaz de fortalecer esta decisión consiste en tener un diario de sueños sobre la mesa velador e ir anotando en él, apenas nos despertemos, todos los pormenores que podamos recordar de nuestro sueño. Cuantos más sueños apuntemos, más fácil nos será recordarlos. Por otra parte, la lectura de este diario puede procurarnos el beneficio adicional de ayudarnos a comprender la verdadera naturaleza de nuestros sueños y contribuir, de este modo, a reconocerlos con más facilidad en el mismo momento en que están aconteciendo.

Un método infalible para aumentar la capacidad de recordar los sueños consiste en habituarnos a preguntarnos «¿Qué es lo que he soñado?» cada vez que nos despertemos. Éste debería ser nuestro primer pensamiento cada vez que nos despertáramos, sin renunciar ante la primera tentativa sino permaneciendo totalmente inmóviles y concentrados, perseverando pacientemente en el intento hasta lograr recordar el sueño.

Como ocurre con cualquier otro proceso, el aprendizaje de la capacidad para recordar los sueños constituye un proceso, en ocasiones, lento. Debido a ello, es muy importante no desalentarnos en el caso de que las primeras tentativas no se vean coronadas por el éxito. A la larga, quien persiste en la práctica termina obteniendo resultados evidentes.

Es importante mejorar el recuerdo de los sueños porque es imposible tener un sueño lúcido sin recordarlo.

lucido001

II. Inducción al Sueño Lúcido

Hay muchísimas técnicas distintas para llegar a tener sueños lúcidos. La más frecuente (y única que trato aquí) consiste en comenzar teniendo un sueño común, darse cuenta por algún motivo que se está soñando, y a partir de ese momento entrar en estado de lucidez. Este tipo de experiencia se llama DILD (Dream Induced Lucid Dreams) justamente porque comienza en un sueño. Esta es la que la mayoría de la gente, sin entrenamiento alguno, logra al menos una vez en la vida espontáneamente.

Para inducirlos el primer paso es practicar el ejercicio de recordar los sueños al despertar (tal y como explicábamos en el anterior punto). Si nos levantamos apurados por entrar en nuestras obligaciones diarias, poco éxito podemos tener en lograr sueños lúcidos. Por eso conviene despertarse poco a poco, tratar de no abrir los ojos en seguida, recordar los sueños lo mejor que podamos, con todos los detalles posibles, y anotarlos.

En la noche, antes de dormir, conviene decirse – e incluso anotar – qué es lo que uno desea hacer cuando adquiera lucidez, e ir a dormir con la intención de lograrlo. Repítete con convicción “me daré cuenta de estar soñando”. El simple hecho de desearlo es suficiente como para proporcionarnos un punto de partida.

El siguiente paso es estar siempre atentos a las señales de los sueños mediante chequeos de realidad.

III. Test de Realidad

En los sueños pasan cosas muy raras, cosas que por sentido común deberían delatarnos que estamos soñando. Pero a pesar de ello la mayoría de las veces somos incapaces de darnos cuenta. Tomamos todo como viene, creyendo que los acontecimientos más inverosímiles son verdaderos y al despertar nos preguntamos: “¿Como no me di cuenta de que era un sueño? ¡Era tan obvio!”

Tiny man entering a mze

Si ante determinadas situaciones nos acostumbramos a preguntamos si estamos soñando durante el día -en la vigilia-, con el tiempo nuestro cerebro se programa también para hacerlo durante la noche -mientras efectivamente estamos soñando-. Varias veces al día conviene hacerse esta pregunta, entrenando al cerebro para hacerlo en todo momento.

El simple hecho de acostumbrarse a autoformularse esta pregunta es un paso elemental si se desea tener sueños lúcidos. La respuesta, cuando es negativa, suele ser automática: La realidad es contundente y cuando estamos en ella sabemos darnos cuenta con facilidad de que no es un sueño. Pero por el contrario, cuando estamos en el sueño no es tan automático. El hecho de dudar sobre la respuesta, nos da una pauta de que debe ser un sueño, porque en la realidad casi siempre nos damos cuenta en seguida de que no lo es. Podemos hacer entonces, para no tener ninguna duda, alguna de las siguientes pruebas:

* Intentar atravesarnos la palma de la mano con un dedo de la otra mano.
* Intentar volar.
* Mirar con detalle las cosas, especialmente los bordes. Si son borrosos se trata de un sueño.
* Mirar el reloj, o intentar leer algo. Si las letras y números cambian es un sueño.
* Encender una luz o activar un aparato y ver si reaccionan de forma extraña.
* Atravesar con nuestra mano una pared o cuerpo sólido.
* Movilizar objetos con la mente, o hacer aparecer algo.

Estas pruebas no sólo nos ayudan a determinar que estamos en estado de sueño y no de vigilia, sino que también sirven para “convencernos” de que estamos soñando y aumentar nuestra lucidez.

Es posible que le tome al menos una o dos semanas antes de tener su primer sueño lúcido, así que no se desespere. Recuerde también que su primer sueño lúcido probablemente sea muy corto y un tanto confuso. Eventualmente sus sueños lúcidos aumentarán en duración y frecuencia, al igual que se incrementará el control que usted tiene sobre los mismos.

IV. Qué se puede hacer

Una advertencia: Se deberá tener un propósito claro para los sueños lúcidos cuando se vaya a dormir. En otras palabras, cada noche se debe considerar qué se quiere hacer cuando se tenga un sueño lúcido, y seleccionar una cosa. En el mundo onírico las posibilidades son infinitas, pero aquí tienen varías ideas de lo que podrían intentar.

* Volar
* Atravesar muros o espejos
* Movilizar objetos con la mente
* Cambiar el entorno/paisaje
* Hacer aparecer/desaparecer gente y objetos
* Resolver problemas matemáticos simples
* Leer y recordar una vez despierto lo que se leyó
* Recordar durante el sueño algo que se propuso antes de dormirse
* Metamorfosear
* Tener sexo (difícil, pues la excitación provoca el despertar)

A veces, a pesar de ser conscientes de estar soñando seremos incapaces de manejarlo a nuestro antojo. En esos casos hay varias cosas que podemos hacer para aumentar nuestro control, como dar órdenes en voz alta (”¡Que esta persona desaparezca ya!” “¡Quiero volar!”) y sobretodo tener fe. Si estamos convencidos de que podemos hacer algo, podremos: “Este es mi sueño y yo tengo el control”.

IVÁN A.SAAVEDRA

Fuente: http://www.conspiracionesocultas.es/?p=5336

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario