Lo importante es lo que no se ve

Reflexiones

Familia Toxica: Todos Mienten.

Vivimos en estados de toxicidad emocional, esto crea un aletargamiento de la consciencia de uno mismo y te provoca que te alejes del ideal, o la forma natural de existencia, equilibrada y armónica. Si niegas la toxicidad te niegas a ti mismo ya que no es un problema de ego, sino un problema de negación de la realidad, nadie en absoluto es completamente feliz, y lidia mejor o peor con el contagio toxico emocional que generan quien supuestamente más te quieren. Tras largo tiempo investigando y persiguiendo por qué tus seres queridos pueden ser tu condena, tu penitencia y tus verdugos, me he dado cuenta que la familia feliz no existe, y que en realidad quien afirma vivir en plena armonía con sus consanguíneos es básicamente porque miente o porque miente y está sometido a esta jerarquía.

En el largo tiempo en el que llevo tratando de explicarme, porque alguien que te quiere te hace llorar, me encontrado con todo tipo de familias, he tratado de formar patrones, ver quien formaba el epicentro y quien eran los satélites, quien se retroalimentaba de otros y quien era realmente la víctima. En escasas ocasiones vi un patriarcado, por lo general la Madre es quien mueve los hilos, aun incluso en esas familias en las que el Padre parece ser el núcleo central. Jamás he conocido una familia feliz, jamás vi ese prototipo ideal de familia en el que todos sus integrantes se respetan, se aceptan y se ayudan, por lo que a mí y mi experiencia respectan, no existe.

Todas las relaciones que iniciamos a lo largo de nuestra vida tienen un propósito que no es evidente ni mucho menos, ya que venimos a ciegas a este mundo y amoldamos nuestra educación y nuestra personalidad de forma instintiva, y sobre todo de forma ambiental, según el ambiente en el que te críes así serás, pero incluso esto no es un patrón fijo, porque todas las relaciones posteriores trataran de amoldarte y someterte, es así y negarlo es inútil. Los amigos te amoldan y te adaptas a un grupo, ya que sentimos la necesidad imperiosa de ser aceptados, posteriormente las parejas te cincelan a su modo de ver, por lo general, nos enamoramos y tratamos de doblegar la personalidad del otro para adaptarla a la nuestra, es esa perpetua forma de darse cabezazos contra la pared llamada matrimonio. En este caso tengo que admitir que si se puede encontrar la pareja adecuada (llamarla perfecta sería demasiado rizar el rizo), alguien que simplemente te acepta tal cual eres y no trata de cambiarte o amoldarte a ningún ideal, conveniencia, comodidad, o cualquier otro patrón que el otro desee programar en nosotros, para hacer compatible la relación, con lo cual entran otras conveniencias que nada tienen que ver con el amor, que es lo que en un principio persigue la unión de dos personas.

De ahí que cumplir ciertos programas, presionen de tal modo que inicien la búsqueda ilusoria de la “media naranja” “ el príncipe azul” o la más inservible de todas “el alma gemela”, lo que convierte todas las relaciones en un juego de prueba/error en el que no se persigue conocer, aceptar y finalmente amar a alguien, se persigue un modelo que no existe y que jamás se encontrara, lo que esta ceguera propicia es que se rechace a todo aquel que no encaja en el patrón, un error de graves e irreparables consecuencias, porque es una negación a vivir lo que al final se produce.

Tras esto, y si al final se encuentra pareja, la fundación de la familia suele partir de varios factores, que si están alejados del amor como método, serán por defecto toxicas. No es muy difícil encontrar parejas que creen que teniendo hijos taparan ese gran agujero que es el desamor, teniendo en cuenta que no existe el desamor, sino que nunca hubo amor, y en realidad, solo fuimos una hoja empujada por el viento de lo que se espera de nosotros. Nos dejamos llevar empujados por las expectativas de otros, hasta que despertamos en algún momento en una relación vacía y en pleno rigor mortis. Si en este caso cometiste el error de tener hijos estas creando un trauma en tu progenie ya que una familia en la que no hay amor, aceptación y comprensión, es la antifamilia, y tus hijos absorberán ese vacío, suele ocurrir a menudo que estos niños aprende que el amor se compra, aceptando regalos que ambos cónyuges otorgan como moneda de cambio, creando una relación basada en el chantaje. Los niños no son tontos, y en el mejor de los casos, trataran de evitar repetir tu error, pero por lo general en las familias vacías, solo existen egoísmos, chantajes emocionales, victimismo y falsas apariencias, así que si no hubo una muestra de verdadero amor, vivirán siempre en una constante confusión de sentimientos. Esto por supuesto, es una generalidad, ya que abarcar todos los modelos requerirían un tomo enciclopédico, pero sirva como muestra.

Finalmente me he encontrado con cientos y cientos de familias, me ha interesado siempre ver y escuchar, formarme una idea de los roles que cada uno de los integrantes juegan, y por supuesto de cara al exterior, todas y cada una de ellas eran familias idílicas, felices, comprensivas y amorosas, que cumplían el prototipo de familia casi utópica, pero que simplemente escondían sus cicatrices. Nadie quiere reconocer que viven en un cáncer familiar e incluso aquellos que dicen haber llevado una infancia feliz, con una buena relación con sus hermanos y primos, es que simplemente enmascara la verdad, y prefieren omitir los malos ratos, es lo que comúnmente se conoce como memoria selectiva. Es una forma simple de auto engaño, ya que es mejor no ver para no sufrir, y en esto está fundamentado casi el 100% de las familias.

Existe un programa que está inserto desde hace generaciones en tu árbol genealógico que dicta que lo primero es la sangre, y todo el daño que te hace la sangre, hay que tragarlo. Todas las generaciones anteriores a la mía, entendieron que la unidad y el buen clima de la familia se sustentaba en la capacidad para tragar sin rechistar, toda esa toxicidad emocional, que años más tarde acaba aflorando en forma de enfermedades y patologías de diversa índole. Callar y aguantar es sinónimo de enfermedad, y no soy yo quien lo dice, está demostrado. Pero seguir insistiendo en que todo está bien y el sol brilla, a la larga puede acabar aflorando del modo menos esperado.

Ahora tienes hijos, y si no has puesto pies en polvorosa y tu autoengaño a provocado que tu familia feliz solo sea una creencia errónea y sin argumentos, tus hijos estarán condenados a repetir los mismos patrones de chantaje, victimismo y egoísmo. Es lo que estoy estudiando ahora, los niños que son criados en ambientes tóxicos, comienzan a reproducir el modelo que tú has acabado reproduciendo de tu Padre/Madre, si no tomamos conciencia de nuestra propia toxicidad y tratamos de sanarla, acabaremos manchando a nuestros propios hijos con esa falsa forma de entender las relaciones amor entre los miembros del núcleo.

Podrás tener depresión, podrás tener ataques de pánico, ansiedad, trastornos compulsivos, pero ninguna de esas causas serán reconocidas como una acumulación de tóxicos emocionales en tu organismo causados por tu propia familia.

Todos son felices, todos mienten.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/03/familia-toxica-todos-mienten.html

Anuncios

40 CITAS SORPRENDENTES ACERCA DEL SUFRIMIENTO

– Por Jeff Foster

(Una recopilación de Nic Higham, traducida por Tarsila Murguía)

1.  La Tendencia de Nuestra Cultura de Evitar el Sufrimiento

“Hay cierta tendencia en nuestra cultura de evitar el sufrimiento, de distraernos de él, de etiquetarlo como algo ‘malo’ o ‘negativo’, de meditarlo o medicarlo para que desaparezca, de evitar nuestra experiencia de él (¡y por supuesto que en esto también hay gran inteligencia!). Gran parte de nuestra medicina occidental se orienta hacia la supresión de los síntomas, hacia calmarlos o detenerlos, hacia intentar apaciguar el caos y emprender una búsqueda hacia lo que la sociedad define como lo ‘normal’. “

2.    Una Clara Definición Acerca del Sufrimiento

“He aquí una clara definición del sufrimiento:

El sufrimiento es imaginar que estamos separados de nuestra Fuente.”

3.      El Sufrimiento, en Resumidas Cuentas

“En resumidas cuentas, tu sufrimiento es esto: ‘¡Quiero controlar este momento, pero no puedo!!!!’ ”

4.      Los Conceptos Divididos son la Causa de Tanto Sufrimiento

“Positivo y negativo, Dios y diablo, santo y profano, cielo e infierno, bien y mal, vida y todo-lo-que-está-contra-la-vida; todos los conceptos que dividen, tan viejos como la humanidad misma, son la causa de tanto sufrimiento y violencia.”

5.      Sufrimiento Sobre Sufrimiento

“Querer que las cosas desaparezcan, apila sufrimiento sobre sufrimiento.”

6.      Quizás el Sufrimiento no sea Ningún Enemigo

“Quizás el sufrimiento no sea ningún enemigo, y en su corazón haya una lección de primera mano, en tiempo real, que debamos aprender, si es que deseamos ser realmente humanos, y realmente divinos. Quizás el fracaso contenga el cambio necesario. Tal vez el sufrimiento sea un derecho de paso, no una prueba o un castigo, no una señal hacia el pasado o hacia el futuro, sino un apuntador directo hacia el misterio de la existencia, aquí y ahora. Quizás es que la vida nunca pueda estar yendo ‘mal’ para nada.”

7.      Miedo a Perder el Control

“Gran parte de nuestro sufrimiento se reduce al miedo de perder el control, a la resistencia ante el caos, a la desesperación de querer un nuevo orden en medio de la tormenta.”

8.      Todo Sufrimiento Contiene una Profunda Invitación

“Todo sufrimiento contiene una invitación muy profunda – conocer y ser lo que eres: el Espacio para el dolor, el Espacio para la decepción, el temor, la confusión, en lugar de una víctima. Es la invitación para ser Capacidad para cada momento, y no una víctima. Esto no es pasividad o ‘darse por vencido’, sino un surgir creativo y alineación con toda la inteligencia del universo.”

9.      La Invitación

“La invitación es entender el sufrimiento con profundidad, y ver la raíz de esa ilusión cósmica: que hay algo que pueda ser ‘mío’, que hay algo que pueda ser ‘perdido’, que la vida podría ‘equivocarse’, que la experiencia presente no haya sido ya absolutamente permitida, que todo lo que aparece no es VIDA y por lo tanto, sagrado.”

10.  Descubre la Libertad en Todo Aquello de lo que Estés Queriendo Huir

“Incluso el más extremo de los sufrimientos es una perfecta expresión de la totalidad, y también una invitación para volver a ella. La vida es una incesante invitación para descubrir la libertad en todo aquello de lo que estás queriendo huir. De esta manera no podrías llamar sufrimiento al ‘sufrimiento’, para nada. Porque, en su libertad, ¿quién estaría sufriendo?”

11.  No Busques Fuera de Ti Mismo

“Cuando nos vemos sumergidos en el caos y en el desorden de no reconocer más qué diablos somos o por qué somos, comenzamos a buscar desesperadamente algo a qué aferrarnos. Nos sentimos sin hogar y comenzamos a buscarlo. Pero la tormenta contiene una poderosa invitación a la Presencia, a tu verdadero Hogar. El caos nos invita a recordar la verdadera fuente, el inquebrantable poder y orden: nosotros mismos.

‘¡No busques la felicidad fuera de ti…!’ te susurra la tormenta. Sufrirás hasta que comprendas esto, y después sufrirás cada vez que lo olvides, entonces, es así como el sufrimiento se convierte en una campana de meditación en medio de la tormenta, una ingeniosa invitación por parte de la vida.”

12.  El ‘Sufrimiento’ no es una Maldición

“Aquello a lo que llamamos ‘sufrimiento’ no es ninguna maldición, ni un castigo, una aberración, o una señal de tu fracaso. El ‘sufrimiento’ es sólo una palabra que apunta hacia la constante invitación que nos hace la vida: a descubrir que lo que está pasando en este momento está mucho más allá de ‘tu’ control. Es una invitación para descubrir una profunda aceptación hacia la experiencia presente; para descubrir que cada pensamiento, sensación, sentimiento, sonido, etc. que aparece en el momento presente YA ha sido aceptado. Las compuertas están completamente abiertas: este momento ya es tal y como es. Hágase tu voluntad… Ya está hecha.“

13.  Despertar del Sueño de ‘Mañana’

“Todo lo que pasa en tu vida – incluyendo el sufrimiento y la incesante búsqueda – es una especial invitación para que despiertes de tu sueño de ‘mañana’, y para que abraces profundamente lo que hay aquí, en este momento. No hay ningún error, cuando incluso el error es apreciado.”

14.  La Vida nos Desnuda y nos Deja en Nuestra Pura Esencia

“A través de lo que llamamos ‘sufrimiento’, la vida nos desnuda dejando tan sólo la pura esencia. Se trata de un camino mal entendido de absoluta simplificación. A veces duele, a veces queremos salir corriendo, pero el proceso es esencialmente amoroso, porque sólo pretende despertarnos de los sueños e historias de segunda mano para que apreciemos la vida en sí misma.

15.  La Divina Desilusión

“A través del ‘sufrimiento’, todo lo que conocemos, todo lo que hemos creído, todo lo que nos dijeron acerca de nosotros y el mundo, es puesto en duda. Surge una divina desilusión. Aleluya. Porque la duda, el dolor, la tristeza, la confusión, no son otra cosa que un portal hacia aquello que es Indudable: tu desnuda presencia, aquí y ahora. Y entonces, surge la primer pregunta: ‘¿Quién soy?’”

16.  Jamás Podrás ser Definido, Dividido, o Destruido.

“El sufrimiento – cuando no huyes más de él, cuando dejas de ser indiferente, o cuando dejas de negarlo – siempre te pondrá frente a frente con el hecho de que aquello que eres, jamás podrá ser definido, dividido, o destruido.”

17. ¿Cómo Serías Tú sin el Sufrimiento?

“¿Cómo sería la ausencia de sufrimiento? Todo sería tal y como aparece. El sufrimiento sería el intento de escapar de aquello que está apareciendo. ¿Quién serías, en tu dolor, sin sufrimiento? Sólo habría dolor, plenamente sentido. El sufrimiento es la historia de ‘mi dolor’, en el tiempo, y la historia de alguien tratando de escapar de ese dolor, en el tiempo. El sufrimiento surge cuando te apropias del dolor – eso es la identidad. Toda identidad es sólo un pensamiento.”

18.  Dolores de Parto

“El sufrimiento son los dolores de parto de la libertad.”

19.  La Libertad es tu Verdadera Naturaleza

“La libertad es tu verdadera naturaleza, tu natural estado interno, tu verdadera identidad, y sufres cuando olvidas esto.”

20.  Resistencia al Momento Presente

“El sufrimiento es, ni más ni menos, que la resistencia al momento presente, el esfuerzo que se hace por rechazar lo que inevitablemente es, el fallido intento de controlar o escapar del Ahora, nuestro doloroso anhelo de ser Dios.

En pocas palabras, el sufrimiento es el ‘ego’. El ‘ego’ no es una cosa, ni un objeto, tampoco una entidad, sino una resistencia que surge del gran malentendido de nuestra verdadera naturaleza y una falsa identificación con la limitación.”

21.  La Raíz de Nuestro Sufrimiento

“…en la raíz de nuestro sufrimiento está el intento de escapar de lo que hay aquí.”

22.  Tú no Estás ‘EN’ un Cuerpo

“En la raíz de la mayor parte del sufrimiento relacionado con el dolor corporal y la enfermedad está la idea de que nuestros cuerpos están, de alguna manera, en ‘contra’ de nosotros. ‘Mi cuerpo me ha traicionado’ – sin embargo, esto resulta absurdo cuando te das cuenta que tú no estás ‘en’ un cuerpo. La mecanismo de sensaciones siempre cambiantes a la que llamamos ‘cuerpo’ simplemente aparece en lo que tú eres y jamás podría actuar en ‘tu’ contra.”

23.  Una Creativa Invitación a Despertar

“Tu lucha no es un enemigo, una falla o un castigo cósmico – se trata de una guía profundamente inteligente, una creativa invitación a despertar, una incomprendida señal cósmica que apunta hacia la profunda verdad no-dual de quién eres realmente, más allá del mito de ti mismo – un ser ya libre, radicalmente vivo, y mucho más allá de toda lucha.”

24.  Inocentes Nubes de Energía

“La diferencia entre

el sufrimiento y la liberación

es la misma diferencia que hay entre

ser definido y contenido por los pensamientos

y ver a los pensamientos como ‘sólo pensamientos’ –

inocentes nubes de energía flotando en la inmensidad de tu cielo azul.”

25.  Las Circunstancias no Pueden Hacernos Sufrir

“Las circunstancias no pueden hacernos sufrir. El sufrimiento no es algo que nos suceda. El sufrimiento es el olvido de lo que realmente somos – la Vida misma. Sufrimos cuando nos identificamos con algo, con algo que es inherentemente limitado y transitorio – un pensamiento, un sentimiento, una sensación, una imagen, una historia.”

26. Campana de Meditación

“El sufrimiento es una señal de alerta que nos indica que nos estamos identificando como ‘una cosa’, como una entidad limitada, olvidando nuestra verdadera naturaleza como no-cosa, lo cual implica que somos todo. El sufrimiento es una campana de meditación, no un enemigo.”

27.  El Dolor que Implica Olvidar Nuestra Verdadera Naturaleza

“El dolor que implica olvidar nuestra verdadera naturaleza,

Esa terrible nostalgia a la que llamamos ‘sufrimiento’

A menudo nos sirve como una perfecta campana de meditación.”

28.  Violencia y Sufrimiento

“Olvidar que somos la consciencia misma es el único ‘pecado’, el único ‘mal’, y nos conduce a toda la violencia y sufrimiento del mundo.”

29.  Nada ni Nadie Puede Hacerme Sufrir

“Nada ni nadie puede hacerme sufrir. El sufrimiento es siempre, siempre, mi propia resistencia hacia La-Forma-En-Cómo-Las-Cosas-Son-En-Este-Momento, es mi propia falta de alineación con la perfecta coreografía del universo, una inocentemente imaginada separación de mi verdadera naturaleza, de la Consciencia misma.”

30.  Despertar

“Despertar es simplemente comprender que nada ni nadie tiene la capacidad para hacerme sufrir.”

31.  Sé lo Que Eres

“No necesitas ser el pacífico, el iluminado, el fuerte, el evolucionado, el inmune al sufrimiento. Todos estos conceptos son falsas limitaciones a tu ilimitada naturaleza. Simplemente sé lo que eres, no ‘esto’ o ‘aquello’, sino El Uno, el espacio para todo.”

32.  La Trampa de ‘Todo es Perfecto’

“Solía verme atrapado en la trampa del concepto ‘todo es perfecto’. Sufría tremendamente y me decía a mí mismo ‘mi sufrimiento es perfecto’ (lo cual ERA cierto en un sentido absoluto…) ¡y no hacía nada al respecto… y me sorprendía a mí mismo luchando contra todo aquel que sugería que sí podría HACER algo! Me había cegado a la perfección total que INCLUÍA nuestra habilidad de echar una nueva mirada hacia lo que experimentamos (¡perfectamente!) como sufrimiento.”

33.  No Hay Ninguna Prisión

“La búsqueda para liberarnos de la prisión del sufrimiento crea la ilusión de un prisionero atrapado allí ‘dentro’. Cuando no hay ningún intento de escapar (o aunque haya uno), no hay ninguna prisión, y tampoco ningún prisionero ahí ‘dentro’ – sólo hay lo que está surgiendo en el momento – ya sea dolor, miedo o tristeza. Y es algo que no le está sucediendo ‘a’ nadie, simplemente surge en la inmensidad de sí mismo.”

34.  Resistirse a la Forma como las Cosas están Surgiendo

“El sufrimiento es siempre, siempre, nuestra resistencia hacia la forma como las cosas están surgiendo en el momento, la negación de la vida, el fallido intento de negarnos a presenciar la experiencia, el rechazo inconsciente de las energías de la vida que se mueven dentro de nosotros. El sufrimiento es una contracción, el olvido de que somos el infinito espacio que acoge cada pensamiento, sensación, sentimiento conforme surge y se desvanece, como una ola en el inmenso océano.”

35. El Cielo y el Infierno

“El cielo no es un lugar, sino lo más íntimo de nosotros – nuestra presencia, la presencia de Dios, la presencia misma, tierna y cálida; eterna y libre. El infierno es el olvido de este Cielo, la agotadora huida del Ahora, la aparentemente interminable búsqueda en el tiempo de aquello que jamás podría ser encontrado en el tiempo. El infierno es el infinito dolor de la auto-negación, el insoportable anhelo por llegar a Casa.”

36. El Más Grande de los Gurús

“Para muchos, el sufrimiento ha sido el más grande de sus gurús.”

37.  Eres Mucho Más Grande que el Sufrimiento

“No tienes que sentirte ‘bien’ todo el tiempo. No tienes que estar libre de toda resistencia todo el tiempo. Eres mucho más grande que eso, de hecho, eres absolutamente ilimitado.”

38.  El Fin del Sufrimiento

“El fin del sufrimiento está infinitamente más cerca de lo que te imaginas.”

39.  Volver a la Vida

“Se trata de volver a la vida. Se trata de despertar a la gracia. Se trata de una amistad incondicional y una infinita bondad contigo mismo. Se trata de que esas olas poco amadas, desatendidas y rechazadas se sientan finalmente a salvo, para que puedan salir desde la profundidad, desde la oscuridad, desde cada esquina y cada grieta de la experiencia hacia la luz, resplandeciendo en absoluto asombro.”

40. No Juzgues tu Tristeza

“No juzgues tu tristeza, tu depresión, tus sentimientos de fracaso tan precipitadamente, y tampoco juzgues el proceso de los demás porque en realidad nunca puedes saber lo que es mejor para cada quien, y en realidad no sabes más que la vida misma. Aquello que rechazas (en los demás o en ti mismo) podría ser la mejor de las medicinas, un maestro poco comprendido, invitándote a despertar mucho más profundamente de lo que pudiste haber imaginado. ¡Podría ser el guardia del umbral, el portero de un reino olvidado!”

Fuente: http://presenciaconsciente.tumblr.com/post/108354862627/40-citas-sorprendentes-acerca-del-sufrimiento


Balance, Purga y Liberación.

Llevamos un largo camino de búsqueda, cada uno a su modo, buscando sus propias fuentes e influencias, otros menos ortodoxos buscan también a su modo, salvando sus propios obstáculos dentro de sí mismos. Mi “método” no es el indicado para nadie, porque solo yo me entiendo a mí mismo y soy el que lidia con mis emociones, pensamientos y contradicciones. Así debería ser la búsqueda de cada uno, porque al final solo tú sabes interpretarte y nadie podrá jamás, decirte o saber lo que sientes, mejor que tú mismo. Es por eso, que es momento de hacer balance, identificar en nosotros mismos lo que fue llegando este tiempo atrás a nosotros, que nos aportó y que nos restó, que muros tiramos abajo y que nuevas creaciones construimos, que nos hizo tropezar y que nos ayudó a levantarnos.

Si hacemos un pequeño recuento mental, nos daremos cuenta que iniciamos este tortuoso camino con unas creencias, unos lastres diría yo, que nos impedían ver más allá, de lo que queríamos y podíamos comprender, aprendimos a abrir la mente a nuevas posibilidades y con ello, nuevas probabilidades se ofrecían casi por defecto. Como poco a poco, nos hemos ido dando cuenta que una vez que tirábamos abajo esa pared que nos impedía avanzar, otra estaba allí esperando, que a cada avance, esa prueba era aún más difícil, y nos hacía enfrentarnos no solo a nosotros mismos, sino a todos lo que aún no habían empezado a palpar ese obstáculo.

La religión, la muerte, la esperanza y la fe, el miedo, las ideologías, la familia. Una larga e interminable crisis existencial, en el que constantemente nos ponemos a prueba y unas veces salimos victoriosos y otras replegamos velas, y esperamos un momento más propicio. De vez en cuando paramos, miramos alrededor y vemos como el resto siguen ignorantes su ritmo, como el sonido de sus cadenas, forma la canción de los condenados, pero no somos distintos de ellos, la única diferencia es que sabemos que tenemos cadenas, que somos esclavos, que fuimos condenados y sufrimos la perversa amnesia de no saber por qué.

Eres libre de buscar la verdad o de perderte por las ramas.

Esas dudas son la chispa que hizo prender la mecha, que inicio este peregrinaje. La nuestra es una epopeya digna de leyenda, unos pocos formamos esta especie de avanzadilla en el que lograremos la libertad por nosotros mismos, y esta libertad ansiada, solo llega con nuestra memoria, de hecho, solo por ansiar la libertad, ya tenemos un gran avance. Una vez recuperemos el alma de nuestra total existencia, lo tendremos todo. Cuáles fueron las mentiras implantadas, cuales las creencias falsas, cuales los modos erróneos, y en esto estamos muchos…

Cada uno elige que debe derrumbar ahora, La religión impide reconocernos, mirar hacia adentro y tomar conciencia de lo que somos, mientras miramos fuera y seguimos a otros, sean o no hijos de un dios, nosotros seremos simples bastardos sin derechos ni gloria, perpetuos hijos de Caín viviendo en el pecado y la culpa de algo de lo que no tenemos memoria suficiente como para siquiera admitir o resarcir, no hay solución aparente, es por ello que aceptamos al redentor, inocentes e inconscientes, sin saber que acabamos de colocarnos lo grilletes y por defecto colocárselos a nuestros hijos y nietos.

La muerte es otro de esos engaños que es difícil de eliminar de nuestras creencias, porque podemos creer en la resurrección, en la reencarnación o en un final sin trascendencia, pero al final cuando entramos en la caja, nada parece que nos de la prueba previa definitiva, que nos diga y aseguren que esas creencias tienen algún sentido. Hay cosas que la ciencia y la empírica jamás te responderán, si no hay nada en tu interior que se remueva y te hable nunca podrás entender que es eso de la conciencia. La necesidad de ver y tocar, es la que ha empujado a muchos a caer en ocultismos, nueva era y teosofías, que solo le ha mostrado el lado erróneo de esa realidad, que se escapa y esquiva nuestros sentidos. Otros en cambio se contentan con mirar más allá de lo que pueden comprender y aceptan conceptos como “holograma” o “Matrix” sin comprender que se están alejando aún más, de lo que es en esencia, su realidad. Una alegoría que se convierte en creencia casi religiosa, aceptada solo porque es una explicación aceptable y plausible, tomada desde la total amnesia de lo que somos.

Seguimos tirando muros, aceptamos que no morimos, pero seguimos creyendo en un orden natural, negando la raíz del mal, y tomamos filosofías orientales solo porque creemos que escapan a las garras judeo-cristianas, nos abrazamos tan fuerte a ellas, que no se nos ocurre, pensar que provienen de la misma mente retorcida. Morir y volver, para repetir y morir otra vez. Nos dan un concepto llamado Karma, que explicaría porque es necesario el perpetuo retorno, dándonos excusas infantiles para la amnesia y lo artificioso de este sistema, algo que no precisa más que un poco de análisis para concluir que somos completamente ajenos al orden natural y vivimos en una burbuja de irrealidad, pero esto lejos de plantearnos un refuerzo en nuestro análisis, preferimos paliar el desasosiego nuevamente con la dichosa “Matrix” lo que logra impedirnos que avancemos en la dirección correcta.

También nos dimos cuenta que no podemos fiarnos de absolutamente nada de lo que diga cualquier ente o ser corpóreo, de la tierra o fuera de ella, porque aquí cada uno tiene una intención y un plan distinto, y ninguno de ellos trata de evitar que nuestras dudas existenciales se resuelvan, solo nos dan bonitas palabras, gruesos libros llenos de paja literaria y un buen puñado de creencias, las cuales nos impedirán avanzar en esa búsqueda que iniciamos. Como podemos imaginar, al final, unos millones inician el camino, y estas trabas hacen que el ritmo se atenué, y de millones pasen a ser unos cientos los que logran sobrepasar estas barreras, o perder poco tiempo en ellas.

En este punto te das cuenta que solo te puedes fiar de ti mismo, y de aquellos que están aquí pringando contigo y comparten esta búsqueda, es compartiendo entre nosotros como logramos concluir y comparar experiencias, para finalmente elegir aquello que nos queda aún por liberar. Una vez tienes algunas dudas existenciales encaminadas y tu comprensión del papel que estás jugando en este mudo toma un cariz muy distinto al que tenías en un principio, es cuando las ideologías, los arraigos y lazos de sangre se desmontan.

La nación ya no es algo que te mueva, ese trapo que ondea al viento no significa nada para ti, es como que sientes que ya cometiste ese error antes y no te permites repetirlo más veces, y solo sientes amor, por la Tierra en términos generales, no por un trozo delineado en un mapa, del cual ni siquiera tienes referencias reales. Es tal el desconocimiento que tenemos del suelo que pisamos y el planeta que habitamos, que cualquier teoría medianamente bien argumentada se acepta y se cree, es por eso que cuanto más logramos aproximarnos a la verdad, más éxito tienen cosas como la “Tierra Plana” “Tierra cubica” “Tierra cóncava”…

Por increíble que parezca hay gente que cree en cosas como esta.

Admitámoslo, no sabemos dónde estamos y solo creemos lo que nos dicen, hasta en algo tan básico como esto. En ningún momento pensamos que antiguamente se creía que la Tierra era plana y que un día un señor con un rudimentario telescopio dijo que la Tierra era redonda y lo quemaron vivo, tampoco nos da por pensar, que esa poderosa Iglesia inquisitoria es la misma que hoy vuelve al ataque con todas esas “teorías” de un planeta con formas geométricas antinaturales. Si nos fijamos en la naturaleza nos damos cuenta que esta, da frutos mayoritariamente esféricos, por lo tanto y sabiendo que todo está sujeto a un mismo patrón, seria estúpido pensar en cosas cubicas, planas o cóncavas, para hacer propagar la vida.

Si te das cuenta el patrón siempre es el mismo, este sistema te hace creer lo que sea con tal, de que sigas perdido y jamás alcances lo que en un principio te propusiste, saber la verdad. Como el sistema está sujeto a un modo ritual de hacer las cosas, a poco que sepas pensar, sabes cuándo y cómo te la quieren colar. Las ideologías es uno de esos patrones en los que la ingeniería social tiene su especial caldo de cultivo con nosotros, pero toda ideología y todo movimiento de ingeniería social está sujeto a un patrón, que esta obligatoriamente sujeto a unos regímenes. La mejor manera de detectarlos es a la hora de identificar sus etiquetas, los “ismos” y los “istas” con los cuales toman una idea y la invierten para transformarla en una forma de control o en un mecanismo de conflicto entre masas. Formas de dividir y vencer, métodos para fragmentar la unidad y lograr pastorear de una forma más sencilla a grandes cúmulos de población. Enfrentan al hombre con la mujer y viceversa, rompen el núcleo familiar, forman sentimiento de clase, diferencian y etiquetan a las personas por colores, formas y tamaños, y los enfrentan entre ellos.

Al final cualquier excusa es buena para tener un enemigo, familias toxicas, divididas y enfrentadas, vecinos y amigos con unas relaciones en las que la apariencia/envidia/camaradería juegan en un extraño equilibrio, relaciones laborales en las que es raro no ver una competencia desleal y un uso deportivo de la traición, y por supuesto, unas relaciones de pareja que están cada vez más motivadas por el cumplimiento de unos cañones, la autosatisfacción y el desarrollo del estatus social, que por los sentimientos.

Por muy engañado que estuvieras, de todo se sale, solo debes empezar a pensar.

Con todos estos ingredientes, no es raro salir a la calle y comprobar que las generaciones que vienen están muy lejos de retomar nuestra búsqueda para continuar donde lo dejemos. No soy amigo de tener esperanzas, de hecho no se lo aconsejo a nadie, la esperanza es un cáncer para la conciencia, la calla y la deja inerte en esa eterna espera, que nos ha llevado hasta estas aguas revueltas.

Una vez visto y enfrentado todo esto, una vez derribado estos muros, toca purgar todas esas mentiras, toda esa trama corrupta, todos esos escollos. La limpieza de todo ese escombraje se hace necesario para aclararnos mentalmente y aclararnos espiritualmente. Evaluar y saber que errores no podemos volver a cometer, quien está con nosotros y quien se vendió por un poco de dinero o popularidad, quien está tratando de adoctrinarte, quien persigue intenciones sectarias y usa herramientas de control mental, quien simplemente marear la perdiz y quien está igual de perdido que lo estuviste tú.

Es necesario en todo proceso de cambio y transformación parar, hacer balance y purga de vez en cuando, mirar atrás solo para no perder nuestras referencias, nuestro objetivo primario, y poder mirar hacia el frente con total confianza en ti mismo.

La liberación va llegando según te vas deshaciendo de todas esas capas de creencias que no dejaban entrar la luz en tu discernimiento, todo aquello opacaba tu comprensión y evitaba que llegases nunca a una conclusión correcta, o perdieses tu precioso tiempo en estúpidas teorías de un sabelotodo con argumentos llenos de programación mental, el deseo de ser libre no se puede evitar, pero si lo pueden retrasar, por eso hay tanto “iluminado” últimamente, que nos venden tierras planas, manipulación babilónica del lenguaje o que vivimos dentro de un ordenador, perder tiempo con estos, es una opción que te puede salir muy cara. Una vez identifiques a todos estos cuentistas vende humo, estarás liberado y con la mente despejada, ahora seguro logras encajar mejor la información interior y exterior.

Ahora cada vez más eres más tú, los pensamientos que nacen de ti, definitivamente son tuyos, sin influencias, ni reacciones originadas por los lastres que los programas provocaban que estuvieses totalmente condicionado, ahora y tras toda esta limpieza puedes Ser más tú mismo, y formar una individualidad más pura y más auténtica, natural, critica contigo, y con todos.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/03/balance-purga-y-liberacion.html


La Fragmentación del Ser.

Una de las creencias más arraigadas que tenemos programada, es que el Ser es la sucesión/unión de varios cuerpos en una sola unidad. Se nos enseñó que el cuerpo humano contenía una mente, un alma y un espíritu. Que cada uno de estos cuerpos sutiles cumplía un propósito, y que la convivencia de todos ellos insertados en un cuerpo físico, provocaba la consciencia del Yo. El cuerpo físico está compuesto de varios sistemas que cubren distintas tareas, distintas funciones, pero todos trabajan en un mismo propósito, regidos por una misma regla, el funcionamiento correcto y estable del cuerpo (lo que comúnmente llamamos salud) no son cosas distintas, todos estos sistemas (Linfático, nervioso, circulatorio, digestivo…) pertenecen a un mismo cuerpo, son una unidad, a pesar de cubrir distintas funciones y ser aparentemente cosas distintas. Con nuestros “cuerpos” sutiles ocurre lo mismo, no son cuerpos como se nos ha hecho creer “independientes” sino que son sistemas que realizan tareas distintas y a la vez complementarias, en pro de una causa común, el Ser.

Tanto los sistemas físicos que integran el interior de nuestro organismo, como los sistemas que componen nuestra parte más etérica o energética, forman parte del mismo cuerpo, del mismo Ser, bajo una conciencia que lo comanda y ordena todo. Es la conciencia la que forma todos estos sistemas para poder interactuar y vivir en nuestro entorno, estos sistemas serán en mayor o menor proporción según exija el entorno, no es una cuestión de planos en distintas dimensiones a distintas densidades, sino que esa fracción de conciencia que forma parte del fractal que compone la individualidad del Ser, deba quedar integrada, y unida a los distintos fractales individuales, que componen la conciencia que forma ese conjunto también conocido como “conciencia colectiva”.

Si subimos niveles el fractal tiene un mayor tamaño y lo componen más y más Seres individuales formando un gran colectivo, trabajando en un propósito común, como lo hace el interior de todos los cuerpos ya sean humanos o no. Este es el sistema natural que rige universalmente. Para controlar este proceso y crear un sistema al margen del régimen natural, se creó la Fragmentación del Ser. Haciendo creer o engañando al Ser y su conciencia, que su esencia, está compuesta de distintos cuerpos, negándole la integridad, ocultándosela bajo un manto de religiones e ideologías, que forman parte de un sinfín de programas redundantes en sentimientos y emociones contrarias a lo que dicta y rige en la composición y mantenimiento de su propia vida, y su existencia. Negando la conciencia e integrando el mantra “cuerpo, mente, espíritu” diseccionaron y separaron, los sistemas para hacernos creer que eran cosas distintas. Al fragmentarlo destruyeron el Ser, dejando solo un humano confundido, perdido, sin identidad ni origen, sin conciencia, solo con una programación egoica e individual separada del fractal de su colectivo y por ende de todo los sistemas que rigen el orden natural.

Fragmentando la conciencia se divide y se vence sobre el Ser y su parcela de poder universal. Se anula su voluntad, se logran instalar programas como la muerte, el miedo, el sufrimiento y el dolor, y es ahí, cuando la separación/desconexión crea la enfermedad y se limitan las funciones físicas, dejando a todos los sistemas en una constante lucha por la supervivencia, eliminando toda capacidad de expansión. Todos los sistemas ya sean fisiológicos o energéticos, se complementan, se comunican y trabajan juntos en pro de la conciencia y la vida, si se separan todos trabajaran de forma instintiva e inconsciente, sin comunicación, contaminándose los unos a los otros, pero sin ser conscientes de donde se genera realmente el mal que lo enferma y lo mata.

Esto genera tal grado de confusión que inevitablemente otros puedan pescar en rio revuelto y formar sistemas que entrampen aún más nuestra conciencia. Hoy día nuestra programación a fragmentado tanto nuestro Ser, que somos prisioneros de nosotros mismos, nuestra voluntad esta tan apagada y apartada de nuestro propio propósito, que ni siquiera sabemos lo que queremos, no sabemos enfocar nuestra voluntad en una meta, que no solo nos libere a nosotros mismos, sino que integre todos nuestros fragmentos y conecte con nuestro propia colectividad conciencial, para operar en un propósito común.

Todo este tiempo que hemos estado embargados, despojados de nuestra propia integridad, ha creado falsas individualidades, todas distintas y apartadas de la unidad, egos poderosos llenos de menosprecio hacia el otro, que nos hacen vernos distintos, diferentes y únicos. Falsas creencias de lo que somos, falsas creencias de lo que son los demás, ideologías sobre razas, linajes y castas, nos ciegan y nos impiden integrar cada uno de nuestras divisiones. Los programas instalados en nosotros, que nos dicen quienes somos supuestamente, a que comunidad o nación pertenecemos y que dios adoramos, nos impide poder ser un Ser completo dentro del orden natural, regido por la conciencia integrada en ese orden.

Seguimos creyendo, escuchando esos cantos de sirena, diseccionando nuestra conciencia en distintas capas y cuerpos sutiles, realizando la autopsia a nuestra propia esencia, que vive inconsciente y esperanzada, esa misma esperanza que es la que nos hace retomar todo lo programado, con el fin de un futuro distinto y mejor, despreciando el presente y la acción consciente en el hoy, por falsos propósitos mesiánicos, que alargan nuestra propia agonía y evita nuestra toma de conciencia.

No es difícil cambiar el mundo, no es difícil despertar de esta pesadilla, solo hay que querer. Realizar la acción que nos haga retomar nuestra voluntad, y a partir de ahí, el orden natural será restablecido únicamente por orden explicita nuestra. Seguir esperando a que algo suceda, solo retrasa lo que de un modo u otro será inevitable, y quien lo sabe, trata de evitar que ese presente se acerque.

Al final todo se reduce a lo mismo, conócete a ti mismo y conocerás al resto, ya que aunque aún no se perciba,  todos  somos parte de un sistema viviendo en un Ser, todos somos estrictamente el mismo fractal, engranando en un fractal mayor, nuestro Planeta. Debemos olvidarnos de lo que creemos, de lo que nos programaron, del orden jerárquico universal, sus dioses y sus leyes, el propio tiempo los barrera de este sistema, que es nuestro sistema, el orden natural es el único que debe instalarse de nuevo en nosotros y en nuestro entorno, como Seres colaborativos trabajando en un mismo propósito común.

Adiós a la depredación, adiós a los linajes, las castas y las razas, adiós a la religión, adiós a la programación del miedo, la escasez, el sufrimiento inútil, la enfermedad y la muerte. Una conciencia eterna viva y consciente, eso es lo que somos todos y lo que es todo.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/02/la-fragmentacion-del-ser.html


La perversión de la Gnosis.

Es curioso como a lo largo de la historia todo aquello que nos servía a nosotros ha sido apartado, prohibido o ha recibido un trato herético. Todo aquello que podía hacer que un hombre o una mujer común pudieran provocar que liberara su Ser fue apartado y consumido por las llamas de lo prohibido. El conocimiento de su entorno, de sí mismo y de sus congéneres, fue una y otra vez, recibiendo ese trato herético. Todo aquel que se acercaba peligrosamente a la verdad, fue ejecutado o quemado en la hoguera. Hoy día lo políticamente correcto impide que ejecuten a todos estos que curiosean demasiado y buscan la verdad, para ello tienen otras herramientas más sutiles y menos sangrientas para tapar con éxito esa verdad menos palpable, aunque se siguen usando métodos drásticos para todos aquellos personajes incómodos.

La piedra filosofal de nuestra injusticia histórica es sin duda la Gnosis, esa maltratada palabra que no es más que según los griegos antiguos, el conocimiento más elevado y puro, o lo que todos entendemos como verdad. Por eso esta palabra y aquellos que en la antigüedad buscaban la verdad, los gnósticos, fueron tachados de herejes, porque se negaron a creer, no cedieron ante ninguna religión o ideología que se les quisiera imponer. No creyeron en salvadores, ni mesías, se negaron a buscar fuera, lo que tenían dentro, entendieron la Gnosis como el autoconocimiento más interno y esencial, ligado al Ser y la conciencia que somos.

Esto aún hoy día es un peligro para un sistema como el que sufrimos, y a pesar de que a muchos herejes como nosotros, buscadores de la verdad y el conocimiento interno, que nos dé un poco igual que nos tachen, se nos etiquete o se nos trate como a parias, locos o inadaptados, no deja de provocar que unos pocos se sumen a otros pocos y se eleve el número de aquellos que piensan por sí mismos.

Es por eso que de la antigüedad a hoy, pocos cambios se han propiciado, los elementos discordantes siguen siendo molestos, los herejes siguen sufriendo escarnio y aun se sigue en la más absoluta oscuridad medieval. Los gnosticos, fueron absorbidos por el sistema y crearon un “ismo” para ellos, la Gnosis cayo devorada por el esoterismo y el ocultismo más oscuro, se pervirtió como todo lo que tocan aquellos que desde las sombras más cavernosas controlan el mundo.

Movilizaron grupos sectarios que propagaron distintas Gnosis, llenas de falsedad que contradecían la esencia de esa búsqueda interior otorgando todo el poder y esencia del Ser, a entidades. Teosóficos débiles de voluntad, mentes pervertidas ansiosas por calmar su complejo de inferioridad, controlando a otros a través de herramientas cedidas por esos oscuros entes de apariencia figurativa y amigable, pero de esencia pútrida. Estos mediocres que hace algo más de siglo se codeaban con el poder emplean hoy sus legiones de iniciados ignorantes que andan infiltrados y perdidos en las redes, divididos entre distintas formas de negarse a llamar al Mal por su nombre. Lameruzos anales de la sabiduría hiperbórea, la teosofía rancia, el pensamiento mágico, o la basura seudocientífica mal difundida.

Ninguno de ellos deberían merecer nuestro respeto, todo aquel que impida conocerte a ti mismo, a dar con tu esencia y dar con la verdadera Gnosis de lo que eres, sacando fuera de ti, tu propia voluntad, alimentándose de tu devoción, usándote como a un vulgar seguidor, vasallo y servil, ante títeres sin voluntad, sin conciencia y con un grado psicopatía poco usual.

Todas estas fuentes de conocimiento son flor de un día, falsas Gnosis que nacen para desviarte de tu verdadera meta. Tarde o temprano encontraras tu camino, tarde o temprano darás con tu propia Gnosis, tarde o temprano serás un hereje, ese es tu destino y no lo podrás evitar. Es anti natural que no sea así, ser un converso en un sistema que trata de aniquilarte como única ley, va contra tu propia naturaleza. Lo cuerdo hoy es ser un anatema, un hereje, ya que lo contrario es la desconexión y la perdida de la conciencia.

Dejar de creer es el principio de conexión al todo, tras esto llega la desprogramación, para más tarde iniciar el proceso de purga y purificación, al final solo quedas tú. Ahora es cuando empieza el verdadero conocimiento y la responsabilidad que conlleva Ser consciente y tener conciencia.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/02/la-perversion-de-la-gnosis.html


¿Somos todos héroes?

Deseo realizar una pequeña y a ser posible breve, reflexión a costa de algo de lo que me he ido dando cuenta desde que me dedique a exponerme y exponer mis ideas públicamente. He tenido la fortuna de conocer gente de todo tipo y con todo tipo de experiencias, que me han ayudado a tener una idea más global de lo que piensa, siente y cree la gente real de la calle, personas como yo, con los mismos problemas que yo. Para mi es y será una fortuna y me siento muy agradecido por como esas personas han compartido con un desconocido como yo, esas cosas que sentimos todos, que nos ocurren a todos o que se nos pasa por la cabeza a todos, pero qué no todos estamos dispuestos a admitir públicamente. Esas dudas, esas incertezas y esas imprecisiones que al final nadie resuelve y que te ves empujado a buscarte la vida, y aventurarte a abrirte a un desconocido, en un blog o en una red social, con el riesgo que esto conlleva ya que al aparecer en público y a la vista de todos, te arriesgas a que te juzguen sin conocerte, te tachen o te etiqueten de cualquier cosa y se te sentencie porque si, cuando en realidad solo buscas respuestas o tratas de responderlas con las pocas conjeturas que has logrado amontonar en tu camino.

Algo que siempre tuve claro es que era uno más, siempre rechace protagonismos, figurar demasiado o creerme algo que no era. Es algo que siempre he tenido claro, soy como tú, ni más ni menos y desde ese punto de partida he tratado de lograr mi propia meta, para mí la humildad, la honestidad y la honradez debe primar sobre cualquier otra cosa, razón o argumento, por eso me he apartado de todos aquellos que han tratado de regalarme el oído o me han etiquetado con títulos que me hacían elevarme a un pedestal que no me correspondía o me diferenciaba de las personas que formamos la masa y somos el barro que pisan las clases y las élites.

Maestro, índigo, sensitivo, contactado, médium, sabio, e incluso en una ocasión me dijeron que Jesús en persona me conocía y seguía mi labor, jamás creí nada, ni me sentí tentado por nada de esto, no soy distinto ni diferente de nadie y no soy más que nadie, muchos al rechazar estos titulillos se apartaban decepcionados, quizá porque tenían asumido su rol de discípulo, creyente o vasallo, pero para mí todos estamos en el mismo barco y somos todos lo mismo. No pretendo ponerme medallas, pero si pienso que todos tenemos que tener claro lo que no somos, para poder hallar lo que somos en realidad. No creo que creerme maestro o sabio, me ayude ni a mí ni a nadie, de hecho creo que es una losa, por eso hay tanto perdido como hay.

Jamás serás libre si solo te dedicas a mudarte de un cercado a otro.

Esto viene a cuento porque en estos dos breves pero intensos años, me he encontrado con trabajadores de la luz, guerreros de la luz, semillas estelares y cosas por el estilo, etiquetas que hacían a esas personas con vidas más o menos comunes, que se creyeran distintos, diferentes al resto, interiormente eran tal o cual cosa y eso los hacia especiales. Jamás me tope, con alguien que me dijera que logro recordar su origen estelar o cósmico, que no fuera un guerrero o un enviado en una misión especial… Soy consciente de que en este planeta somos muchos y que nuestro origen estará muy, muy repartido, pero lo que si tengo claro es que hasta que no sepa por mí mismo mi propio origen y mi propia identidad real, la esencia de lo que soy, rechazare todos esos títulos nobiliarios que se ponen aquellos que ansían destacar.

Demasiados guerreros, demasiados trabajadores de luz, demasiadas semillas estelares, todo esto me escama y me hace replantearme muchas cosas. Acaso no hay nadie que haya venido aquí solo por curiosidad, o empujado por motivos menos heroicos o simplemente engañado ¿acaso todos somos esos superhéroes que llevan su traje y su capa bajo su ropa? Esos guerreros de luz cuentan alegremente sus gestas en las que combaten contra todo tipo de entes en el astral, y yo no puedo más que sonrojarme ante algo que es evidente que por muy real que les parezca y por muy vivida que sea la experiencia, no es más que una ilusión. Dudo que ayuden a nadie, dudo que nadie sepa más o tenga algo más claro que cualquiera porque se proyecte, canalice, maneje energías o vea cosas.

Muchos de los que han tenido la oportunidad de recordar experiencias o vidas pasadas, no relatan más que vidas comunes iguales a las que tienen ahora, con más o menos drama, pero iguales, y eso es lo que les da crédito, porque ninguno de nosotros fuimos Napoleón, Cleopatra o Carlo Magno, siempre fuimos masa y nos iremos de aquí siendo eso, ojala me equivoque, pero no me imagino un planeta con siete mil millones de guerreros de luz trabajando de 7 a 15, comprando el pan y calentando la sopa en el microondas. Me alegro por ti si eres un guerrero de la luz y tienes una flota estelar que viene de Alfa Centauri esperando con sus naves a que tú acabes tu misión, pero seamos un poquito serios y bajémonos de estos pedestales que puede que la caída duela y mucho.

Siempre he pensado que la mejor forma de venderle un producto a alguien que no lo necesita es hacerle creer que tiene esa necesidad, de eso viven las empresas y de eso tratan los anuncios. Está claro que este mundo necesita héroes y en todas las películas el paria es al final el elegido para salvar al mundo, esto es una idea que compramos todos, todos nos identificamos con el pringao y todos deseamos ser el prota, el héroe. Si todo esto lo extrapolas a todos esos trabajadores de la luz, guerreros de la luz, semillas estelares, niños índigo… (y no se cuantas cosas mas) tendrás la misma fórmula que compras al ir al cine a ver esas pelis.

Antes de creerte algo que no eres, duda, antes de sentirte superior o diferente a otros como tú, duda, antes de meterte en un jardín en el que quizás te cueste mucho esfuerzo y energía salir, piensa y luego duda, porque es cierto que tienes que salvar el mundo, pero no con espadas de luz, ni con capas, ni superpoderes, sino arrimando el hombro, cambiando tu forma de pensar y cambiando tu forma de Ser, así se salva el mundo, eso sí, no hay vítores, ni aplausos, ni fama, es lo que tiene ser uno.

Antes de morder la manzana del conocimiento, mira quien te la ofrece y sus intenciones, porque tú ya tienes tu propia manzana, no compres lo que no necesitas.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/02/somos-todos-heroes.html


Conciencia y Consciencia: El Ser y su estado.

No son pocas las ocasiones en las que me encuentro con confusiones en las que la conciencia y la consciencia son usadas como sinónimos o incluso como una única definición para ambas, y por supuesto no solo no significan lo mismo sino que son cosas distintas y como mínimo deberíamos tener claro que es que en estos temas, porque si no diferenciamos entre consciencia y conciencia no sabremos que somos y en que estado estamos.

Es sencillo caer en el error y seguramente sean pocas las personas las que encuentren la diferencia, o siquiera se han planteado dedicarle un momento a este pensamiento, en principio entre ambas palabras solo existe una “S” intercalada que las diferencia, por lo tanto puede llegar a ser comprensible la confusión, y la tendencia a la celeridad hacen el resto.

Habitualmente usamos la conSciencia, para definir el estado consciente, de alerta o despierto, esas horas de vigilia en la que estamos conScientes son los momentos en el que operamos y vivimos conscientes de nuestro entorno y la interacción con el  y el resto de seres que lo pueblan. La conSciencia no es más que la definición de nuestro estado, sabemos qué somos, que existimos, que vivimos, es por defecto cuando el Ser es conSciente de lo que es. Según nos enseñaron las ciencias y la Fe, el Ser humano se diferencia de los animales (bestias) porque uno es conSciente de su existencia y el otro no, por  supuesto esto es una falacia, pero sirva como ejemplo, de como habitualmente se distingue un ser conSciente de otro, que no lo es.

El despertar, ese movimiento global, se definió así erróneamente o con una intención sesgada, ya que no se trata de despertar de ningún letargo, sino que se trata de ganar conSciencia, ser conScientes de quien somos, de dónde venimos y hacia dónde queremos ir, si hacerlo juntos o continuar en ese perpetuo estado InconSciente que es la sinrazón del enfrentamiento, la diferencia y la disociación cognitiva en la que vivimos. Hoy por hoy no somos conScientes de lo que somos, ni de dónde venimos y menos aún adonde queremos ir a parar, no poseemos identidad y asumimos el rol que nos dan, por eso no estaremos realmente despiertos hasta que no seamos realmente conScientes.

Como siempre nos persigue el perpetuo error de creer, ese error nos obliga a tropezar una y otra vez en el mismo lugar, la ignorancia. Nos hicieron creer que despertamos, nos metieron en esa ilusión de hacernos partícipes de un conocimiento inútil que para nada nos hacía conScientes de nosotros mismos, mentiras y más mentiras, que se fueron sumando a otras mentiras aún mayores y aún más viejas, mentiras que nos empujaron a creer, en un estado conSciente al que nunca llegamos, nunca tuvimos y nadie jamás tendrá si seguimos por este camino, es una ilusión mas, creer que somos más que nadie porque mi estado de creencia es distinto, esos paradigmas que solo son juegos de malabares de un prestidigitador que juega con nuestras creencias y esconde hábilmente nuestro consciente.

Por lo tanto una vez tenemos claro que no se trata de estar despierto sino de estar conScientes, es cuándo podremos comenzar nuestro proceso de búsqueda de nuestra conciencia, que es donde se encuentran todas las respuestas y nuestra resolución existencial. Por lo tanto tener claro que Saber (no creer, sino Saber) que estar conScientes es saber quién eres, saber que existes, y saber de dónde vienes. Culturalmente se nos incoa a no mirar atrás, a no recordar, a no tener memoria, hay millones de canciones que te dicen eso de “no mirar atrás”, pero ningún pueblo puede avanzar sin conocer su pasado, nadie puede dar un paso firme hacia delante, si saber dónde se apoyan sus pies, no se puede más que errar una y otra vez, como así ha sucedido desde hace milenios, por no tener memoria, por no saber y no Ser conScientes de nada. Despiertos habrá muchos, conScientes ninguno, nadie sabe quién es y nadie sabe nada de sí mismo más de lo que le etiquetaron al nacer y pone en su documento de identidad.

La conciencia no es un estado sino la esencia de lo que somos, es nuestro Ser primigenio, lo que fuimos y lo que seremos, sin tiempo, sin vida y sin muerte, somos conciencia por encima de todo, y la finalidad de nuestra existencia hoy aquí es lograr hacer conSciente tu conciencia, esa es la esencia del despertar, no buscar iluminatis en Youtube.

Todos tenemos conciencia o eso me gustaría creer, algo que en la práctica, se puede demostrar casi empíricamente que no. Muchos al no ser conScientes de nada, nacen y mueren con la conciencia sin usar, y es precisamente cuando mueren, cuando la descubren, quizá demasiado tarde, quizá demasiado precipitado, el caso es que para muchos la conciencia es un estorbo, ya que es esa vocecita que te guía por los retorcidos senderos de la corrección, la ética y el bien en estado puro, pero en una sociedad como la nuestra en el que todo está invertido, y lo correcto es lo incorrecto, la conciencia se torna en un copiloto incomodo y demasiado cascarrabias.

Tienes conciencia, búscatela, por algún lado la tienes, si tienes un mínimo interés en saber, tienes que encontrarla necesariamente, si quieres respuestas tienes que localizar tu conciencia, porque tu conciencia eres Tú, es lo que eres realmente, no eres un nombre y un número, eres primero y ante todo conciencia. No eres cristiano o musulmán, no eres europeo o americano, no eres blanco o negro, ni siquiera eres hombre o mujer, eres conciencia y esa esencia es lo que nos une a todos los seres, en todos los lugares y en todos los planos de este, y todos los universos. Ese es el primer todo que has de encontrar. De qué sirve buscar a Dios sino encontraste el vínculo que te une a esa idílica figura paternal, si no sabes si tienes conciencia, solo acabaras por creer lo que cualquiera te diga, no tendrás esa brújula que te guíe por el buen camino, no encontraras un sentido a tu existencia, solo serás un organismo pluricelular más, vivirás en el más completo y absoluto vacío existencial y en la total y absoluta ignorancia.

Si encuentras tantas diferencias entre los que te rodean, si para ti hay argumentos sobrados para enfrentarte y rebatir hasta lograr el trofeo inútil de la razón, si los otros solo son actores secundarios de tu película, es porque no eres conSciente de tu conciencia, o quizás ni la tengas. Es por ese error de no encontrar y escuchar a su conciencia que muchos acaban cayendo en manos de guías, gurús, almas gemelas o cualquier otra patraña que este sistema perverso se saque de la manga, solo hay una cosa que existe, es real y es verdad, es tú conciencia, lo demás solo es marear la perdiz, comeduras de coco, lavadoras de cerebros, azúcar para una mente en blanco ansiosa por abrazar cualquier cosa que calme el ruido que su conciencia hace.

Si haces un poco de memoria y repasas la historia y las religiones con las que nos han ido entreteniendo, esas historias de héroes y dioses a los cuales debíamos adorar, te darás cuenta que solo fueron la escusa y el recurso que unos pocos emplearon para someter a muchos, hasta ahí nada nuevo, pero no conozco ningún texto “sagrado” en el que la conciencia reciba la importancia que se merece, no conozco ningún mesías, ningún mito, dios o heredero directo de él, que mencionara jamás la conciencia ya sea o no, terrenal. Si hilamos un poco más fino, nos podremos dar cuenta que lo único que nos une entre nosotros, lo único que da sentido, crea y mueve el universo, lo único que se puede ligar a esa inteligencia divina a la cual llamamos Dios, es la conciencia y siempre se nos ha negado el conocimiento o la existencia de ella, solo se nos dan teorías y más teorías, argumentos de ciencia, filosofías, metafísica, quántica, Fe, espiritualidad, teosofías, técnicas, ritos, cultura, razones y más razones, mentiras y más mentiras, solo para que creas y no sepas que eres conciencia y que esa conciencia es lo que forma parte de todo lo que es y será, lo que eres y serás siempre, eternamente.

Eres conciencia y tu estado ha de ser conSciente, es así de sencillo y complejo, por eso no me canso de decir que no hay trucos, ni atajos, ni técnicas, solo trabajo, trabajo, trabajo. No hay despertar de la conciencia, sino una conciencia conSciente, esa es la única meta, ese es el único estado verdadero del Ser.

P.D. La “S” en consciencia aparece en mayúscula solo para que aprecies la diferencia de ambos términos, y así te sea más sencillo diferenciarlos y apreciar los distintos matices que diferencian ambos términos.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/01/conciencia-y-consciencia-el-ser-y-su.html