Lo importante es lo que no se ve

Reflexiones

El Evento.

Son varias las corrientes (fuentes) las que profetizan un evento de proporciones cósmicas, que provocarían un cambio de conciencia, y una elevación súbita de densidad del cuerpo físico, de todos los seres que habitan el planeta. Una especie de ascensión en la que, empujados por un choque súbito de energía, provoque un cambio de frecuencia vibracional de todo el sistema, incluyéndonos a nosotros en la ecuación. Este evento provocaría que todos los seres que no lograran adaptarse a esa nueva frecuencia no podrían sobrevivir (adaptarse), tras el paso de ese choque energético por nuestra realidad, lo que da como resultado que se abra la puerta a la especulación, sobre el destino de todos los agentes oscuros, negativos y de energía densa que viven con nosotros.

Como pasa con cualquier cosa “extraordinaria” que suceda en nuestra realidad, cada uno arrima el ascua a su sardina y emplean estos sucesos para crear toda una escuela de creyentes crédulos de cualquier trampa vestida de esperanza. Somos cómodos, pasotas y  acomplejados, por eso cualquier excusa nos sirve para que otro haga lo que debería hacer yo. Estos sucesos cósmicos que seguramente responden a ciclos que escapan a nuestra escueta memoria histórica, sirven para agrandar el globo de la estupidez y la esperanza inútil de la salvación. Como sucedía antiguamente con los eclipses o los cometas, cualquier suceso celestial, sirve de excusa para arrimarnos a cualquiera que nos diga que vamos hacia un futuro hiperdimensional, de paz y amor, sin necesidad de hacer el más mínimo esfuerzo o proceso de cambio en nosotros. Algo vendrá de fuera si o si, que hará que todo se transforme y no necesites ni apagar la tele siquiera, pasaremos a la quinta dimensión, mientras se hacen las palomitas en el microondas, todo a punto, para cuando queramos darnos cuenta, Jesús este llamándonos a timbre para que accedamos al paraíso.

Esperar a que llegue ese "Evento" y todo se arregle solo, es lo que todo despierto desea.

Podemos encontrar en Internet mucha información sobre ese evento, desde literatura Maya, profecías de todo tipo, hipótesis quánticas, tesis pseudo religiosas y canalizaciones como para llenar el Smithsonian. Todo medido para que la mayoría se estanque en esa espera milagrosa en la que la salvación llegara y todos la veremos…

No digo que no vaya a suceder ese evento, tenemos una total ignorancia sobre los ciclos cósmicos, nuestro conocimiento sobre nuestro sistema solar es escaso, así que no es mesurable por nuestros medios el prever algo que sobrepase la frontera de nuestro propio Sol, por mucho que a priori parezca un cuento para niños, no podemos obviar la posibilidad. Igual que nuestro planeta es un ser vivo con conciencia, es de suponer que todo el universo o universos (multiversos) lo son, y que cuando en un ser vivo hay una reacción cíclica, estas se suceden (como nos sucede a nosotros) de forma adecuada al crecimiento de ese Ser. Por lo tanto podemos pensar que ese evento no es más que una respuesta cíclica más, y que no hay que teñirlo de ese halo angelical o dimensional que predican las canalizaciones de turno.

Por contra, si tenemos en cuenta que nuestro sistema esta intervenido y que nuestro planeta está en “cuarentena” o es una prisión, como pensamos muchos, se podría llegar a pensar que alguien ha querido atrapar ciertas energías (llámalo almas) en un entorno artificial, para poder disponer de ellas y sacarles un provecho. Alguien que además ha puesto a disposición de otros seres el usufructo de esa producción y que ha creado un entorno irreal en el que esas energías están en una constante inducción (producción) con lo cual este entorno seria para ellos un “All can you eat” aislado de las leyes naturales, que rigen el resto de las realidades reales que imperan más allá de lo que conocemos.

Este coto privado que construyeron para sí, esos ángeles caídos de las escrituras, estarían provocando una reacción que ni ellos mismos creían. Al atrapar tanta energía densa (sufrimiento y miedo) en un único punto, este acaba contaminando el resto y por lo tanto provocando una concatenación de respuestas sistémicas, como hay dentro de todo ser vivo, que provocarían una reacción de como mínimo igual proporción. Como nos sucedería a nosotros, si un elemento extraño entra en nuestro organismo, nuestro sistema inmune reacciona combatiendo eso que lo contamina o supone un elemento extraño. Esta realidad holográfica, estaría enquistando la energía provocando que se convierta en una especie de tumor. Este quiste o tumor, está inflamando por contacto ciertas partes de este ser vivo llamado Galaxia, con lo cual es lógico pensar que reaccione y provoque un choque que permita diluir ese tumor, y combatirlo hasta que no quede nada.

Cuando seres como nosotros, células de energía, dentro de una energía mayor, lo cual podría ser por ejemplo, un órgano, nos comportamos como egoístas y solo buscamos nuestro propio bien sin medir las consecuencias, obviando el bien común del organismo en el que vivimos (así se comportan las células cancerosas), este reaccionara químicamente y energéticamente contra nosotros, con lógica trataría de eliminar aquello que lo perjudica. Las conciencias que atraparon la luz aquí, creyéndose más listos, comportándose como bacterias parásitas, han enfermado (por llamarlo de algún modo) nuestro entorno y salvo que quieran huir para contaminar otra zona, aquí tarde o temprano llegara la reacción, que provoque la disolución de ese quiste, llamado realidad terrenal para unos, Matrix para otros.

Podemos seguir especulando con que una jerarquía celestial comandada por el Arcángel “fulanito” va a arrasar con el mal que asola la Tierra, o que unas confederaciones galácticas van a bajar y nos van a llevar algún lugar en el que estemos a salvo mientras todo esto se desarrolla, en esto ni entro ni salgo, eres libre de creer cualquier cosa, pero ten en cuenta que nadie regala nada y que si no pones de tu parte, si no cambias, no habrá cambio para ti, porque eres tú el que debes hacer el esfuerzo, el trabajo de cambio, de lo contrario quizás serás considerado un parásito más. Esperar solo genera quietud y nada que permanece quieto sintoniza jamás con un cambio. Puede que esto suceda mañana o no lo llegues a ver jamás, muchos lo esperaron hace unos años y no llego, los que esperaron fueron los que se decepcionaron, los que siguieron su camino sin esperar nada son los que han logrado crecer.

Que esto suceda o no es lo de menos, ya que alimentar cualquier tipo de esperanza supone un inmovilismo, tu conciencia no puede permitirse el lujo, de permanecer quieta, esperando, alimentando el parasitismo inútil, delegando en otros tu responsabilidad. Si quieres un cambio crea el cambio, ese es el evento que yo esperaría del ser humano, lo demás seria, pan para hoy, hambre para mañana.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/06/el-evento.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


La gran maquinaria Universal. . Ra Station Club

 

http://www.tendencias21.net/Nuestra-galaxia-se-enhebra-con-estructuras-filamentosas-a-todas-las-escalas_a40542.html

El artículo nos habla de canalizaciones  o estructuras estelares que comunican y crean estrellas. Un gran embrión que protege y ofrece las condiciones adecuadas para crear vida o donde la energía se transforma en materia. Una especie de gran incubadora. Y, observando el cerebro encontramos las mismas estructuras. la gran maquinaria en la que vivimos es un fractal del que no vemos ni su principio ni su final.  Y lo más curioso es que lo más grande nos parece infinito y lo más pequeño de la misma manera . ¿Qué habrá detrás de todo lo que observamos?.

Fuente: http://www.rastationclub.blogspot.com.ar/2015/06/lean-este-articulo-mas-tarde.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


Reflexiones Ra Station Club. 3 de junio, 2015.

Día tras día leemos y observamos medias verdades, mentiras y velos que esconden guerras galácticas, propulsores increíbles más allá de la ciencia ficción, naturalezas escondidas en el Sistema Solar y lo que ya sabemos pero que nunca dirán; la verdadera historia de la Tierra, los Humanos y el Sistema Solar en definitiva. Esperamos y deseamos todos los lectores habituales sean felices, proyecten su consciencia y caminen….., el que no camina no vive.  .Olmo

Fuente: http://www.rastationclub.blogspot.com.ar/2015/06/reflexiones-ra-station-club-3-de-junio.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


La Enfermedad NO existe.

Puede parecer una sentencia excesivamente categórica y premeditada, pero si apelamos a la razón simple, se puede llegar a exponer esta sentencia de forma que no se te cortocircuite ninguna neurona. Si nos ponemos en el peor de los supuestos que puedes llegar a afrontar en tu vida, seguramente la muerte sea el peor de todos. Morir es para muchos (quizás todos) el mayor temor al que se puede uno enfrentar, es la causa de miedo más extendida, más incluso que el miedo a la guerra o al cáncer, ya que está muy extendido el razonamiento que después de esta vida, no hay nada. Evidentemente que si eres de los que piensas esto, cualquier cosa que te diga a continuación te sonara elucubrativa e insostenible, pero si la ciencia está demostrando que la muerte no existe, ¿Por qué habría de existir la enfermedad?

Quizás estés pensando, la muerte no existe, pero morimos y la enfermedad no existe, pero enfermamos. En realidad no, lo que llamamos muerte es el fruto de la ignorancia de lo que somos, al tener como única referencia la vida física, perdemos toda referencia de las posibilidades que ofrece la transición llamada muerte, cuando naces tomas el cuerpo y cuando mueres lo sueltas, no hay mucho más que rascar, el dolor, el sufrimiento y el drama es solo consecuencia de la negación de esa otra realidad, es la concentración de todos nuestros sentidos únicamente en lo físico y palpable. Con la enfermedad sucede un poco igual, según está estructurado socialmente nuestro “modus vivendi” lo raro seria que no enfermásemos, pero a pesar de todo esto, somos capaces de sobrevivir y no enfermar si no queremos. Todos conocemos algún caso en el que alguien está completamente sano (o al menos en apariencia) y al finalizar su vida laboral, le aparecen los típicos achaques, y enfermedades de todo tipo. Seguramente el trabajo y la preocupación de sostener la estabilidad económica de su hogar, le ocupaba tanto espacio mental y emocional, que no quedaba sitio para la enfermedad, ni siquiera se otorgó la posibilidad de caer enfermo por lo tanto estuvo blindado, una vez que la responsabilidad desapareció, su sistema se deprimió, su atención se diluyo y abrió la puerta a la enfermedad.

Existen muchas causas para enfermar, son muchos los focos que están abiertos y muchas las formas de somatizar los síntomas en nuestro sistema. Vivimos en un entorno netamente enfermo así que acabar contaminado es solo una consecuencia puramente ambiental. Todo lo que nos rodea nos enferma, todo pensado y diseñado para que enfermes, desde el mismo instante en el que la primera bocanada de aire llene tus pulmones. El cuerpo avanza y crece en una constante lucha por la supervivencia, un gasto de energía y recursos ingente que provoca que eludir la enfermedad sea una tarea complicada.

Existen varios focos básicos por los cuales llegamos a enfermar, tocare las que creo las principales causas, de las cuales derivan muchas más, pero no voy a profundizar tanto y os voy a enumerar estos modos en los que permitimos que la enfermedad entre en nuestras vidas, sin que nos percatemos de ello.

Causa Emocional: Una de las causas más comunes de enfermedad es la acumulación de emociones negativas. Tras acumular durante años múltiples emociones en nuestro organismo, estas se enquistaron y se indigestaron provocando que el cuerpo reaccione ante tanta acumulación de energía emocional densa. Según sea esta emoción enquistada, así será su reflejo en nuestro cuerpo, lo más común son tensiones musculares, trastornos del sistema digestivo, circulatorio, nervioso y óseo, además de la desregulación de las glándulas como la tiroides e incluso llegar al temido cáncer. Las relaciones emocionales de tipo toxico derivan en patologías a largo plazo, la relaciones conflictivas ya sea con familia, parejas o amistades, con procesos en el que las situaciones de chantaje son frecuentes, acaban transformando esas emociones en quistes energéticos difíciles de extirpar. Evidentemente lo normal es que la causa emocional vaya acompañada de cualquier otra de las causas restantes, pero el vivir en una contante confrontación emocional, provoca que nuestro sistema se deprima y abra la puerta a la enfermedad.

Causa Mental: Lo común en el modo de vida actual es que seamos inducidos a ponernos siempre en lo peor, pensamos de forma negativa casi por defecto, es muy común que ante un dolor de cabeza repetitivo, la primera causa que nos venga a la cabeza sea el desarrollo tumoral, en lugar de una causa por situación de estrés o nervios, por ejemplo. La mayoría de la gente son hipocondríacos en potencia, y su mente siempre le está poniendo la zancadilla, provocando que ante cualquier síntoma por mínimo que sea, se auto diagnostiquen siempre lo peor. Esa mala costumbre de ponerse siempre en lo malo, crea una tendencia que a la larga acaba por materializarse físicamente en nuestro cuerpo, estamos prácticamente ordenando a nuestro sistema que se revele y luche contra sí mismo, por lo que a la larga comenzaremos acumular múltiples cuadros que se manifiestan directamente por orden nuestra. Es una auto programación de la que detrás no existe enfermedad, pero que vamos a manifestar los síntomas tal cual se generarían de existir una enfermedad real.

Causa Verbal: Esta perfectamente va en sintonía con la anterior, ya que a un pensamiento negativo, le acompaña un lenguaje igualmente polarizado. Ya aparecía en el evangelio aquella sentencia que decía, “Una palabra tuya bastara para sanarme…” Pero esa misma palabra, sirve también para enfermarte, eso debes tenerlo claro. El poder del verbo es inmenso y según decretemos así concretaremos, es muy habitual hablar de la enfermedad a la ligera, muchos son los que parecen regocijarse en el dolor ajeno y mantiene en su boca un verbo completamente enfermo, el dolor, el sufrimiento y la depresión, son también producida por causas verbales, es muy común oír, estoy fatal, estoy ploff, estoy para el arrastre, me explota la cabeza, me quiero morir, etc… Pensamos que esas expresiones no van a ningún lado, maldiciones de burro las llaman, pero al final todo es un suma y sigue.

Causa Ambiental: El ambiente en el que vivimos evidentemente también influye a la hora de desarrollar una patología, es un enemigo pasivo que actúa las 24 horas. Las prisas, el estrés o la anticipación, van haciendo que comencemos a somatizar poco a poco causas, que si bien, no las generamos nosotros, finalmente acaban influyéndonos. Un modo de vida competitivo y estresante, donde el trabajo, la familia, las facturas y el horario priman sobre nuestra salud, provoca que abramos de par en par nuestro organismo. A todo esto hay que sumarle la contaminación electromagnética y la constante radiación de todo tipo de aparataje que emite en distintas frecuencias de radio y de micro-ondas, que perturban en gran medida nuestro equilibrio energetico.

Causa Química: Esta causa es la que a priori parece más evidente, a diario y cada vez más, estamos expuestos a sustancias que alteran y contaminan nuestros sistemas, provocando un lento e irreparable daño. Desde la contaminación ambiental en la que estamos expuestos a gases y metales pesados, los procesados de agua y alimentos, así como las altas dosis medicamentosas a las que nos exponemos inconscientemente, provocan que vivamos perpetuamente resentidos en nuestra salud. Este es un factor que podríamos ubicar en nuestro entorno por defecto, que está ahí presente de forma constante quieras o no, minando lentamente nuestro sistema, sobre todo en grandes núcleos urbanos donde la contaminación es aún mayor, una causa que se suele pasar por alto y que arrastra más patologías de las que pensamos.

Causa Karmica: Esta es una causa inducida también, ya que traemos de otras vidas patologías que acaban aflorando en nuestro presente. Esta causa que podríamos llamar karmica para entendernos, pero qué no es causada por karma real, que trae oculto la aceptación previa de acuerdos, pactos y contratos, en la que nos comprometemos a pasar por ciertos procesos de dolor y merma, con el fin de purgar causas pendientes de ciclos anteriores. Estas causas pendientes son inducidas y expuestas mediante un proceso de chantaje emocional al que somos sometidos en el proceso entrevidas, con lo cual ya venimos condicionados a sufrir ciertos patrones de dolor impuestos. Esos patrones pre-acordados afloran sin tener recuerdo o consciencia de ello, lo que provoca que suframos un vía crucis de la forma más estúpida posible, casi por capricho, ya que no impusimos nuestra voluntad y nuestra intención fue laxa.

Causa de Control: Todos tenemos algún mecanismo de control implantado en nuestros cuerpos energéticos. Estos implantes suelen cumplir diferentes funciones, una de ellas es activar la causa anterior, pero básicamente son elementos que controlaran al individuo e inducirán cierta causas físicas que someterán al cuerpo en forma de dolores reflejo, hasta patologías severas. El abanico es ciertamente amplio y en cierta forma potencia todas las causas anteriores. Esta causa jamás es tomada en cuenta y no es reconocida por casi nadie como causa latente de sintomatología. Esta causa de enfermedad en teoría aún no existe, así que es improbable que las causas que derivan de esta intervención puedan mínimamente ser tomadas en cuenta, es a día de hoy imposible. Esta causa está íntimamente relacionada con la anterior, no se puede separar ni entender una sin la otra, es algo que tenemos que tener en cuenta, para que se activen los preacuerdos.

Causa espiritual: Esta causa es también bastante habitual y poco tomada en cuenta, ya que como seres vivos, somos una fuente energética constante y ciertos entes espirituales se pegan a nuestro cuerpo energético por razones distintas, las cuales provocan que somaticemos por contacto aquellas emociones y energías que porten esos espíritus que se nos pegan. Por lo general, suelen ser difuntos que creen guiarnos o protegernos, pero qué en la totalidad de los casos son elementos contaminantes pasivos de los cuáles no somos conscientes y acarrean serios problemas físicos, que por lo general la medicina no consigue identificar y paliar de ningún modo. También hay que añadir a esta causa todos los parásitos astrales que pululan en nuestro entorno y que aprovechan una guardia baja para pegarse a nosotros y drenar nuestra energía provocando cansancios casi crónicos.

Ya sea por emociones indigestas, pensamientos negativos, decretos autoboicoteantes, influencias ambientales, componentes químicos, contratos preencarnados, implantes de control o infección espiritual, la enfermedad se manifiesta en la mayoría de los casos por pura convicción de que la posibilidad de que exista, y se exprese en nosotros existe. Manifestamos una posibilidad convirtiéndola en probabilidad, lo que crea un desarrollo que finaliza con la exposición sistémica de ella. Finalmente abrimos voluntariamente la puerta a la enfermedad para que viva en nosotros, la acomodamos y le colocamos las zapatillas, para que se sienta como en casa viviendo en nosotros.

La medicina convencional, contempla la enfermedad como una contaminación biológica, casi como la única causa, la mayoría de las investigaciones acaban buscando un bichito en un microscopio o una ilusoria causa genética heredada. La ciencia médica no pone sobre la mesa la causa, por la cual el bichito acabo encontrando el ecosistema propicio, y solo trata de buscar el insecticida adecuado en forma de pastillita milagrosa. Mientras la medicina arrastre el ancla farmacéutica no podrá curar a nadie, ni encontrar la causa real de la enfermedad, una enfermedad que existe porque nosotros queremos que exista y nos inducen a creer en ella.

¿Cómo hacer entender a alguien enfermo que no lo está? Esto es casi una tarea titánica, ya que detrás de la enfermedad subyacen ciertos intereses victimistas. Muchos aun queriendo estar sanos, internamente piensan que no lo merecen, así que impiden que acaben con su cuadro particular de enfermedad. Básicamente la enfermedad es una creencia más, una programación más, una condición más de lo que es considerado normal en el hecho de estar vivo. Poco a poco veremos como el amplio catálogo de enfermedades se sustentaba en  meros intereses mercantiles y la mayoría de las patologías, o no existieron o no son siquiera posibles. Un sector psicópata como el de la salud, vive gracias a la posibilidad de caer enfermo, pero esa posibilidad la acabamos palpando por propia convicción, no por causa la real de la misma. Somos enfermos mediáticos, que compramos la psicosis de soma, que nos venden en los anuncios de la tele.

Quizá el caso más conocido sea el de Anita Moorjani que tras afrontar una ECM, entendió la causa emocional de su enfermedad y esta remitió “milagrosamente”. La gente tiene asumida la enfermedad como algo más que acompaña al hecho de estar vivo, es raro encontrar a alguien que no vea la enfermedad como un componente esencial en su propio acervo cultural, para muchos venimos aquí a sufrir y la enfermedad es un componente esencial en esa expiación particular de cada uno. Nadie concibe el vivir sano e invulnerable como un estado habitual en el día a día, dentro sus propias vidas. Hemos pasado del nacer, crecer, multiplicarnos y morir, al nacer, crecer, enfermar y morir, y no debería ser así.

Los más osados buscan alternativas efectivas para paliar y luchar contra la enfermedad, rebotando entre técnicas ancestrales, tradicionales, chamánicas, naturales, homeopáticas u holísticas, todo esto no son más que ganas de perder el tiempo buscando los tres pies al gato, buscan el modo de sanar, cuando deberían buscar la causa de la enfermedad, que es la creencia en  ella. Para curarnos no necesitamos métodos, técnicas, plantas o lo que quieran, cuando lo que se debería es hacer es un examen identificar la causa que nos enferma y evitar su exposición, como primera medida, y por último auto curarnos desde la propia voluntad de querer estar sanos, ya que la mayoría se auto engaña y esconde causas que rara vez expone al terapeuta de turno, o sea miente. La enfermedad es también un vehículo por el cual sacar rédito a una situación que nos parezca provechosa, el victimismo y el pobreteo de la pena, impide que queramos curar nuestra enfermedad, enfermedad que existe porque a mí me conviene que exista, me quejare y sufriré, pero me conviene que siga ahí, para que mi chantaje emocional sobre otros sea efectivo.

Como el sistema fabrica enfermos, el enfermo señala al que denuncia al sistema, en vez de tratar de luchar contra la verdadera enfermedad que es el propio sistema. Enfermos que mueren de enfermedades que no existen, que mueren por culpa del tratamiento o que mueren por culpa del protocolo médico, son las principales causas de muerte, estadísticamente los efectos secundarios de los medicamentos matan más gente que el tabaco y los accidentes de tráfico juntos. Hasta que el juramento hipocrático no vuelva a tomar sentido, la medicina será solo una fábrica de enfermos, una profesión prostituida por el dinero y los intereses mercantiles, que programan mediaticamente nuestras mentes para aceptarnos como enfermos y no como seres saludables. Mientras sigamos creyendo en la enfermedad, seguiremos siendo devotos fieles de esa forma de entender la vida. Mientras el dinero prime sobre la salud, nadie podrá revertir ningún proceso doloso.

Está claro que convencerte que puedes auto sanarte no genera beneficios ni a médicos, ni a farmacéuticos, ni a homeópatas, ni a timadores holísticos, así que   tampoco albergo esperanzas en los enfermos que son creyentes de esos buitres que se alimentan de la enfermedad. No he conocido jamás un médico que ante un paciente piense en la posible cura, solo piensa en el tratamiento, el fármaco que seguramente le recomendó un prestigioso laboratorio avalado por la Organización Mundial de la Salud, que es patrocinada por el prestigioso laboratorio que recomienda al médico su paliativo.

Este tema es profundo y difícil, porque si es difícil creer que la muerte no existe, mas difícil es creer que la enfermedad tampoco. Tememos que si seguimos quitando pétalos a la flor de nuestras creencias al final quedara solo un capullo, y lo que no concebimos es que al final queda una copa rebosante de vida, el polen, semilla de esa flor, un grial, que nos hace inmortales.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/06/la-enfermedad-no-existe.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


La investigación del cáncer es casi siempre un Fraude

pau

Bueno… no lo digo yo, fue el más galardonado químico del Mundo y posiblemente el más importante de la historia según algunas fuentes, ni mas, ni menos que el bioquímico Linus Pauling, dos veces premio nobel quién ha afirmado lo siguiente.

“Todo el Mundo debe saber que la investigación del cáncer es en su mayor parte un fraude y que las principales organizaciones en la investigación del cáncer, abandonan su deber para con la gente que les apoya”

Claro y contundente, este hombre, llegó a estar a cargo de las investigaciones químicas del proyecto manhattan y suponemos que cuando efectúa unas afirmaciones de este tipo, sabe perfectamente lo que está diciendo.

La fuente… claro aquí está, La Fundación Nacional de Prensa (EE.UU.), y es que pese a que el modelo geopolítico norteamericano no es digno de alabanza, en ese país se pueden decir todavía muchas cosas más que por ejemplo Europa, no obstante y debido a la avanzada edad de Pauling, ya se “la trae al pairo” decir “las verdades del barquero”, algo que no escucharíamos de algún pope de la ciencia oficial que instantáneamente se quedaría sin subvenciones, congresos, viajes, honores o reconocimiento (en suma $$$).

También, otro de los “grandes”, el Dr. Marcia Angell, quién durante mucho tiempo fue redactor jefe de la revista New England Medical Journal (NEMJ), que está considerada como una de las más prestigiosas revistas médicas del mundo, dijo lo siguiente.

“… Simplemente ya no es posible creer que gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de los médicos de confianza o directrices médicas autorizadas. No me resultó grato llegar a esta conclusión, fue un proceso lento y de mala gana como descubrí esto durante mis dos décadas como un editor de la New England Journal of Medicine “

Pero… no se vayan todavía, aún hay más…

Screenshot_13La lista sigue y sigue. Dr. John Bailer, quien pasó 20 años como personal del Instituto Nacional del Cáncer y fue también editor de su propia revista, declaró públicamente en una reunión de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia que:

“Mi evaluación general, es que el programa nacional de cáncer debe ser juzgado  calificándolo como fallido. Nuestra investigación del cáncer en los últimos 20 años ha sido un fracaso total”.

Un dato curioso es que la mayoría del dinero donado en la investigación del cáncer, se gasta en la investigación animal, algo que ha sido considerado inútil por muchos, como por ejemplo declaró en 1981 el Dr. Irwin Bross, ex director del Instituto de Investigación de Cáncer Memorial Sloan-Kettering (mayor instituto de investigación del cáncer en el mundo).

Asimismo, se hace el vacío o peor aún, se condenan las investigaciones y descubrimientos sobre el cáncer como las efectuadas por el médico alemán Ryke Hamer, quién afirma que el cáncer es fruto de la psique y los conflictos emocionales que se somatizan en el cuerpo.

¿Por qué sucede todo esto?… en serio… ¿no lo sabe?

En 2012, las 10 primeras empresas farmacéuticas del mundo, facturaron un total de 335.000 millones de dólares, casi un 30% más que en 2011 con una ganancia del 20%, superando ampliamente a la banca que está en el 15,8%.

Las cifras son la respuesta.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/la-investigacion-del-cancer-es-casi-siempre-un-fraude.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


Disposición al cambio.

Nuestro estilo de vida nos empuja a estancarnos en las rutinas y cuando nos enfrentamos a un mínimo cambio en estas, nos supone un auténtico quebradero mental y moral, nos venimos abajo y nos encontramos con una multitud de sentimientos encontrados. Estamos tan acomodados que al enfrentarnos a un sistema de crisis o cambio de paradigma obligatorio, nos derrumbamos y nos quedamos estáticos como un conejo ante los faros de un coche. Ese rechazo al cambio hace que las circunstancias que no controlamos acaben por atropellarnos, pero esto ocurre solo porque creemos que hay un orden que opera desde fuera y es superior a nuestro propio orden.

No solo nos supone un problema cambiar nuestra rutina, también nos plantea un drama cambiarnos a nosotros, nos quedamos dándole vueltas al coco pensando en el cómo o el por qué, sin llegar a ningún lado. Para el resto del mundo, somos algo que no somos, mostramos orgullosos esa pantalla de alta resolución, para esconder nuestras miserias, escondidos en la apariencia vivimos acomodados en un personaje que al final a la mínima zozobra no aguanta y se derrumba. Tememos el juicio al morir porque no somos capaces de juzgarnos en vida, la hipocresía nos delata y preferimos mirar el defecto ajeno que empezar a pulir los propios. Pero no es cuestión de ser perfectos, solo de ser mejores, conocernos un poco más y saber cuáles son nuestras posibles “taras”, pecados si eres religioso, errores si eres del lado de la razón.

No todo es moral o emocional, también tenemos que estar dispuestos a cambiar nuestra mentalidad. Poner en constante tela de juicio todo aquello que creemos asentado y damos por cierto, dudar de lo más sagrado, de lo más inamovible, poner bajo el microscopio absolutamente todo, para ir quitándonos capas y capas de creencias, que sin querer o queriendo, nos limiten.

Lo institucional, lo sistemático, lo recurrente, lo mental y lo espiritual. Hemos sido el fruto de múltiples programaciones y debemos ponerlas absolutamente todas en crisis, apartarlas e intentar vivir sin ellas. Si después de despojarte de unas cuantas te sientes mejor, con la mente más receptiva y abierta a nuevas posibilidades, estarás en el camino de tener el control sobre tus propios dogmas. Es importante que seamos capaces de poder ser impermeables, que cuando nos llegue el conocimiento, este no nos coarte y nos convierta en siervos creyentes.

El conocimiento mal asimilado, te convierte en un ignorante, ya que lo que admitas como cierto, indudablemente te hará crédulo, y como consecuencia rechazaras cualquier nueva opción, y por consiguiente, te convertirás en un Ser estático, integrado en un nuevo sistema, paradigma, rebaño. Es esencial que el conocimiento no tenga más poder que tú, que no transformes el saber en creencia, en dogma, porque acabaras atrapado y te será difícil salir de ahí.

Desconozco las creencias que aun puedas albergar, todos tenemos alguna, es inevitable ser presos de alguna creencia, pero esto debe ser una etapa a quemar, debemos adaptarnos a los tiempos que llegan, se acabó el tiempo de creer, se acabó estar agazapado temiendo a dios, esperando a Jesús o a los extraterrestres. Se acabó el buscar, se acabó el dar tumbos entre textos, técnicas y meditaciones. Llego el tiempo de saber, de conocer, de experimentar, de poner a prueba todo, de tomar las riendas, de tener el control. Esta es la disposición que debes asumir para aceptar el cambio, un cambio que puede llegar a ti y no estar preparado para reconocerlo.

Quizás al principio no sepas como ponerlo en práctica, o te cueste, porque has vivido con el piloto automático puesto demasiado tiempo, tratando de ser normal, de seguir la tendencia, de ser un ciudadano más insertado en el sistema, un trabajador, un votante, un consumidor. Intentar no ser señalado es lo que ha causado también tu inmovilismo y es lo que ha hecho que fabriques mascaras. El miedo es lo que te convierte en miembro “Honoris Causa” del rebaño, si temes a las críticas, al que dirán, al que pensaran, al cómo me miran o como me señalan, seguirás siendo un producto listo para ser cosechado. Todas esas críticas son halagos, esas son las señales que indican que estas saliendo del sistema, que no eres uno más, que tu voluntad está recuperando su autoridad, eres un ser soberano de sí mismo. Solo te queda saberlo y experimentarlo.

Podrás ver los ríos de tendencias, modas, ideas y doctrinas, y no ser salpicado por ninguna. Si te critican ríe, porque vas por buen camino, has tomado la determinación de no ser producto y eso te da el pasaporte a tu propio paraíso mental, libre de ataduras y abierto a pequeñas revoluciones. No trates de salvar a nadie, de despertar o desenchufar de forma prematura a alguien, porque lo que conseguirás es que sienta añoranza y vuelva al redil, vuelva a creer, tampoco te creas despierto, solo estas empezando a darte cuenta que duermes. Todo aquel que quiera escapar del sistema tiene que estar dispuesto a hacerlo, no basta con un “haber que pasa” porque lo que pasa, es que vuelves. Despertar requiere el compromiso de querer estar despierto, no basta con creer que algo es así, porque alguien me lo contó o lo leí, sino que hay que saber, para reconocer y entender que se está saliendo del sopor eterno.

Tampoco se trata de meterse en una cueva, ni ser un eremita, se trata de tener la capacidad de entrar y salir a voluntad, sin contaminarse, sin pervertirse, ni perderse. Aun vivimos esclavos, eso es inapelable, este sistema es capaz de exprimirnos y sacar lo peor de nosotros, pero podemos liberarnos de las cadenas que colocaron a nuestra mente y permitirnos la elección libre de tomar lo que queramos de él.

Cambiar, todos queremos cambiar, todos queremos un cambio, pero pocos son los que realmente acometen esta tarea. Por desgracia lo “normal” es esperar que alguien lo haga, que alguien de las pautas, que alguien nos guíe. Esa esperanza es la que impide que el progreso marque el paso del cambio, podemos desplegar la vela y esperar vientos favorables, eso es lo que hicimos como pueblo hasta ahora, y mira lo que hemos conseguido con ello, mira en qué estado nos dejó esa esperanza. Mañana tiene que ser ese día, y cuando llegue mañana, debemos pensar que mañana aún no ha llegado, esa disposición es la que provoca el cambio, el inicio de la acción de hoy, creara el cambio en el mañana.

Publicado por Ruben Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/05/disposicion-al-cambio.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


Expira lo que sabes.

Muchos dentro de sus procesos de transformación de la conciencia, dudan del conocimiento que les llega, creen que canalizan o que son “inspirados”. Toda inspiración supone que algo externo entra en ti, te nutre y te permite o te ayuda a vivir, como pueda ser el oxígeno que constantemente inspiras, en cambio la expiración se relacionó convenientemente con el mal, la muerte, con el fin… algo malo que expulsas o un ciclo que termina. La expiración es en realidad sacar de dentro algo que tienes, y eso que tienes, no tiene que ser necesariamente malo. Sacar fuera eso que vive oculto en tu interior es precisamente lo que siempre te han hecho creer que era inspirado, cuando en realidad es todo lo contrario. Por lo tanto desde ahora yo planteo la duda ¿realmente somos inspirados? Yo creo sinceramente que no, eso es lo que nos quieren hacer creer con sus programaciones, que nuestras obras literarias, nuestra ingeniería, nuestro avance, es inspirado, y es en realidad obra y merito de unas “musas” que nos concedieron esos conocimientos.

Como siempre, dando valor a todo lo ajeno, restándole vida a lo que aporta nuestro saber interno. Todos los clásicos, la filosofía, el pensamiento o el humanismo, todo inspirado, guiones, novelas, miles de canciones, de poemas, todos inspirados… Entonces si todo es inspirado e inducido, para que seguir pensando ¿no? Somos tontos, cerebros planos, maquinas biológicas, que tienen que ser guiadas o inspiradas, para ser útiles y creativas, que deben esperar a que un operador externo expire su “duende” para que nosotros recibamos esa inspiración por obra y gracia de esas musas.

¿Hasta cuándo vamos a seguir comprando esto? Tan tontos somos para creernos inspirados por algo o alguien constantemente, es que nuestro cerebro solo ocupa espacio, o se limita a las funciones básicas. Nos quieren hacer creer que somos meros autómatas, constantemente se afanan en recordarnos lo poco que valemos y se apropian todos nuestros méritos. De hecho, cualquier idea que parte de nosotros, idea que puede elevar o cambiar  el  estado de conciencia del ser humano, acaba  retorcida y deformada en sus sucias zarpas. Mientras sigamos creyendo cualquier cosa, mientras pensemos que todo es canalizado, o inspirado por alguien o algo, seguiremos llamándonos tontos, incapaces, borregos, seres amorfos, que solo respiran, comen, cagan y copulan, sin alma, sin conciencia.

Las Musas no inspiraron nada en el Ser creativo, es una falacia que hay que empezar a desterrar.

Cuantas creencias y programaciones tenemos que purgar aun, cuan profunda es la estupidez que nos señala y nos dice que nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestra alma, no es nuestra. Tan reducida es nuestra capacidad que necesitamos perpetuamente esas fuentes “inspiradoras” para saber algo que ya sonaba en nuestro interior desde hace eones. Mientras busquemos resonares como un delfín en una piscina, no podremos escuchar lo que realmente suena en nuestro interior. La información, el arte, la literatura, la gracia y el salero, son expirados desde lo más profundo de ti, salen porque la gracia no se puede contener y hay que regalarla, tus pensamientos son tuyos, tu arte es tuyo, tu gracia y tu salero, son tuyos y nadie te los inspiro, al contrario, lo expeles de lo más profundo de tu Ser, es tu alma la que grita desde lo más profundo, la grandeza que vive en ti.

No hay inspiración, sino expiración. Expiras información constante, conectamos alma con alma, corazón con corazón, de un interior a otro interior, conexión pura y autentica. Los resuenes son solo ecos sordos de algo que algún día tuvo la gracia y la luz creadora viviendo dentro, ahora esos que inspiran solo son carcasas sin arte, sin gracia, sin vida y sin luz.

Lo que cantas, lo que interpretas, los que escribes, lo que tocas, sale de ti, tú eres quien lo crea y eres quien lo dona al mundo, porque no sabes, ni eres capaz de contenerlo, porque otros inspiran lo que tu expiras, es tu aliento el que está lleno de vida y todo lo que entre en ti desde fuera, tratara de boicotear tu don.

Vivo expirando, dando, lo que llevo en mi, lo que sale, lo que nace de mi interior y no deja de brotar y brotar, soy la expiración, la muerte de una mala vida, el comienzo de lo que se, o creo que se. Nada me inspira, nada nace desde fuera, la vida comienza en nuestro interior, es la madre de toda creación, esa madre es la que continua pariendo vida y arte en nosotros, la que expira constantemente vida en nuestras creaciones, la que guía nuestras manos, la que suena y luce, la que es todo y nada.

Este muro hay que empezar a tirarlo ya, debemos apropiarnos de lo que es nuestro porque lo creamos nosotros, nació de nosotros y ninguna fuente, musa, o duende, es capaz de igualar la capacidad que ya tenemos para crear lo imposible e infinito. El arte hecho por arte de magia, de la magia llamada espíritu, nuestra energía, un alma infinita, eterna y llena de gracia y salero, que permite crear de forma intrínseca el propio arte y la gracia de vivir.

Puedes seguir creyendo que llega a ti la inspiración, pero te estarás quitando todo el mérito. Yo no busco fuera, porque me vale con lo que tengo, expiro en cada cosa que hago, dejando mi energía y mi amor. No relaciones esa inspiración con algo que no tengas, que en realidad expiras y no te das cuenta, porque guardas tanta gracia en ti, que debes sacarla fuera. No puedes inspirar nada porque estas lleno, esta pleno y completo, nada coge en ti que no sea una repetición de lo que ya tienes.

Te doy las gracias por exhalar lo mejor de ti, por dar aliento a la gracia divina y el arte, que pones en lo que haces, ese amor que inspira y expira amor hacia todos.

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/05/expira-lo-que-sabes.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.678 seguidores