Lo importante es lo que no se ve

En los Límites de la Realidad

DESPIERTA: Todo es Mentira

Película-Documental indispensable para todos los buscadores, y por ende… seguidores de este vuestro blog…

Las Tinieblas de la Mente

 


EL ALIMENTO de los dioses

Poco a poco vamos conociendo la realidad en la que nos encontramos. Sin embargo en la medida  que vamos haciéndonos una idea de sus reglas, surgen más y más preguntas.

Hemos hablado de Granja humana, y de que somos alimento de los dioses.

¿Qué comen los dioses?, ¿Puede nuestro ser espiritual ser comido en su tiempo?, ¿De qué se alimenta  nuestro ser espiritual?

Al encontrarse en una dimensión temporal pero no espacial, la materia no forma parte de los seres que habitan junto a nuestro ser espiritual.

La palabra que contesta a todas las preguntas realizadas respecto al sustento de los seres temporales, es la energía. En realidad ya hemos dicho que nuestra comida con base material lo que hace es aportarnos energía. Los seres temporales precisan de la energía directamente.

¿De dónde sale esa energía?  Uno de los principios fundamentales de la física es el principio de conservación de la energía. Hemos visto como el universo es un perfecto reciclador de energía.

Existe un tipo de energía que parece no aprovecharse aquí en nuestro mundo material. Es la energía de los sentimientos.

En más de una ocasión se ha tratado el tema en las películas de ciencia ficción. El personaje malvado carente de sentimientos, obtiene una ventaja sobre los personajes buenos que son víctimas de ellos.

¿Qué son los sentimientos? , si así es,  los sentimientos son una forma de energía y muy poderosa. Una energía que como toda puede emitirse en baja o alta frecuencia. Esa es la clave, la frecuencia de la energía que transmitimos separa nuestros sentimientos.

La ira, la cólera, el odio la rabia son sentimientos de alta frecuencia.

El amor, la paz, la solidaridad, la generosidad..  Son sentimientos de baja frecuencia.

Nuestro ser espiritual se alimenta, si, es lógico…. De nosotros, de nuestros sentimientos. Nuestro ser espiritual tiene una conexión constante con nuestro avatar. En realidad se puede decir que avatar y ser espiritual forman una unidad.

Esa es la razón por la que, tras la muerte,  y después de entregar para su grabación nuestras vivencias de la pasada vida, no permanecemos demasiado tiempo siendo sólo ser espiritual temporal y necesitamos renacer de nuevo en un nuevo avatar en el que nos introduciremos para poder seguir aportando esa energía a nuestro ser espiritual.

Nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestras relaciones con el entorno generan emociones y sentimientos que impregnan los futuros potenciales que nuestro ser debe seleccionar. Nuestros objetivos reales pueden no ser, éticamente los mejores o incluso ser lo opuesto a lo éticamente recomendable.

En el transcurso de nuestras vidas, la suma de las doce partes que forman el círculo o la totalidad, dan como resultado un karma y ese karma es la programación que nuestro ser espiritual tiene para tomar los futuros que después vivimos.

Esa es la razón por la que se dice que cualquier pensamiento o deseo es importante para el total del universo. Incluso sabemos que una pequeña cantidad, equivalente a un pensamiento puede formar un atractor que genere una nueva tendencia, estos son conceptos fundamentales de Física cuántica y perfectamente válidos, en los espacios temporales y materiales.

Muy bien, cada ser espiritual recibe la energía de su avatar pero ¿Cómo la reciben los otros seres  que conviven en las dimensiones temporales con nuestro avatar? ¿Tienen ellos también avatares que les surten de energía?

Los seres que normalmente son clasificados de dioses pueden pertenecer a densidades superiores. Las densidades superiores no precisan de un aporte constante de energía para poder seguir existiendo, esa energía la toman directamente.

La Tierra tiene unos centros de energía equivalentes a los Chacras de nuestros cuerpos.

La geometría sagrada que a menudo escuchamos a autores como Nassin Haramein, y la numerología  tiene mucho que ver con esto.

Cualquier historiador sabe que desde el principio de la historia, han existido unos lugares, elegidos por los dioses, para construir edificios singulares. Las religiones a lo largo de la historia se han empeñado en construir sus centros de oración en los mismos lugares sobre las ruinas de otros ya existentes. ¿Por  qué?

En la página anterior ¿De dónde venimos? Hablamos en uno de los artículos  de “Las catedrales y los talismanes”. En él hacíamos referencia a la orientación de estos centros de culto. En este blog hemos hablado mucho de la orientación de todos los monumentos antiguos. De su alineamiento con las estrellas. Este alineamiento. Estimados lectores para explicarlo de una manera explícita, sería como la alineación que nuestro antenista realiza cuando quiere recibir adecuadamente nuestra señal de televisión.

Así pues tanto las pirámides como por ejemplo las catedrales góticas, sobre todo son en realidad concentradores de energía, una energía que des pues es enviada en vez de recibida como nuestras antenas.

Pirámides muchas de las cuales estamos ahora empezando a percibir ¿Pirámides de cristal sumergidas en el Triángulo de las Bermudas?
17 NUEVAS PIRAMIDES DESCUBIERTAS POR SATELITE

Esto suena un poco de locos. Sin embargo hace algunos días, dábamos una noticia en el blog a este respecto:

Este rayo de luz o energía se encuentra en la pirámide bosnia del sol, según físicos es de 4,5 metros en frecuencia de 28 khz.

El 24 de junio de 2009, rayo de luz en la pirámide de Chichén Itza. Solo se podía ver en fotos no a plena vista.

Esto suena un poco de locos. Sin embargo hace algunos días, dábamos una noticia en el blog a este respecto:

Así pues, los puntos energéticos de la Tierra estarían  ocupados con monumentos que recogerían energía de dos clases:

Por una parte tenemos una energía emitida en los centros  de culto, esta energía es canalizada por los pilares de estos monumentos y enviada hasta las cúpulas, que son las que emiten la energía concentrada, ¿A dónde? Como estos centros están colocados y orientados en los centros energéticos, la energía recorrería estas autopistas de luz hasta llegar a las pirámides, las pirámides son las que recogerían la energía de todos los centros energéticos de la Tierra  para mandarla concentrada en una dirección.

¿Qué dirección?

Desde este blog hemos estado diciendo que antes de que nos crearan, visitaron la Tierra una raza extraterrestre, los nefilim, esta raza creó al hombre actual a partir de homínidos existentes. Esta raza manipuló también los centros de energía del planeta y construyó pirámides para que la energía de la tierra no fuera a parar al universo y el universo no pudiera a su vez mandar energía a este planeta como en un principio era.

Las pirámides tienen entonces dos cometidos, por una parte impiden que la energía del universo llegue a la Tierra y por otra canalizan esa energía hacía un lugar determinado para alimentar a estos seres, que evolucionaron aunque en el lado oscuro, gracias a los atlantes tal y como la historia alternativa del blog anuncia.

Esta sería la esencia de lo que Salvador Freixedo llama “La granja Humana”. Esa granja estaría gestionada para mantenernos en un constante sentimiento de terror, de angustia de miedo que son las frecuencias de honda favoritas.

Las iglesias y los monumentos de culto se llenan de personas que rezan y expresan sus deseos y su fe para mejorar la crisis, la guerra el incierto futuro.

Con la entrada de los medios de comunicación, los chemtrails, el HAARP, se ha conseguido además condicionar y potenciar todos esos sentimientos.

A lo mejor ahora comprendemos mejor esas llamadas al fin del mundo, a las megadesastres, que mantienen a la población en vilo o a la crisis que día tras día nos mantienen pendientes de la prima, que nos produce sobresaltos.

Todos los sentimientos, son energía, esa es nuestra razón de existir para ellos.

Pero ademas, en la medida que nuestros seres espirituales van recibiendo nuestras vidas, materialistas y vacías va cambiando el Karma, y en las nuevas vidas nuestro karma nos induce cada vez más hacia unos sentimientos y una existencia, de signo negativo. Ese sería el gran objetivo de esta raza para convertirnos en un ganado que ya no pueda volver a la pradera original.

Al igual que nosotros hacemos, nos han desconectado de mundo (cómo a las vacas encerradas en apenas unos metros de una nave), nos han conectado unos cables que nos ordeñan, y nos facilitan el pienso adulterado necesario para que la dependencia de ese pienso y la incapacidad para alimentarse de la hierba natural sean un hecho.

En el siguiente artículo hablaré de cómo debería ser esto en realidad.

maestroviejo

Fuente: http://maestroviejo.wordpress.com/2012/07/23/el-alimento-de-los-dioses/


Todos somos extensiones del campo universal de energía. Eliminando la Raíz del Problema y Desprogramándonos de Matrix.

No somos seres físicos. Somos seres de luz (energía electromagnética) que experimentan la ilusión holográfica del ser físico. Creamos todo con nuestra conciencia. Sin “el observador” no hay nada que “observar”. La respuesta a la vieja pregunta, si un árbol cae en medio del desierto y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido? La respuesta es NO. Como cuestión de hecho, sin “el observador” no hay ningún árbol para ser observado, porque somos nosotros los que creamos, literalmente, nuestro propio universo. Creamos TODO. NADA “físico” existe hasta que es observado, cuando no se observa es onda de energía. Sólo cuando se observa es que se convierta en “materia”.

Todos somos extensiones del campo universal de energía


Todos somos extensiones del campo universal de energía, distintos puntos de vista de una única entidad. Esto implica ver todas las cosas del mundo, a todas las personas del mundo, y darnos cuenta de que estamos mirando otra versión de nosotros mismos. Tú y yo somos lo mismo. Todo es lo mismo.

Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. A través del espejo de una relación, descubro mi yo no circunscrito. Por esta razón, el desarrollo de las relaciones es la actividad más importante de mi vida. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión de mí mismo.

Las relaciones son una herramienta para la evolución espiritual cuya meta última es la unidad en la conciencia. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia, porque siempre estamos envueltos en relaciones. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. Todas son, en esencia, experiencias espirituales. Cuando estás enamorado, romántica y profundamente enamorado, tienes una sensación de intemporalidad. En ese momento, estás en paz con la incertidumbre. Te sientes de maravilla, pero vulnerable; sientes cercanía pero también desprotección. Estás transformándote, cambiando, pero sin miedo. Te sientes maravillado. Ésa es una experiencia espiritual.

A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia. Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. ¿Hacia quiénes nos sentimos atraídos? Hacia las personas que tienen características similares a las nuestras, pero eso no es todo. Queremos estar en su compañía porque subconscientemente sentimos que al hacerlo, nosotros podemos manifestar más de esas características. Del mismo modo, sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tienen características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. Gracias a esta evolución experimentamos estados extendidos de conciencia.

La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Si prestas atención a esos sentimientos podrás iniciar el proceso de convertirte en ti más plenamente.

Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo. Al adoptar más plenamente tu verdadero yo, debes comprender y aceptar tus características menos atractivas. La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad.

Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean. ¿Has conocido personas que atraigan sistemáticamente a su vida a los sujetos equivocados? Normalmente, aquéllas no comprenden por qué les sucede esto una y otra vez, año tras año. No es que atraigan esa oscuridad; es que no están dispuestas a aprobarlas en sus propias vidas.

Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad para aceptar la paradoja de la coexistencia de los opuestos; de descubrir una nueva faceta de ti. Es otro paso a favor del desarrollo de tu ser espiritual. Las personas más esclarecidas del mundo aceptan todo su potencial de luz y oscuridad. Cuando estás con alguien que reconoce y aprueba sus rasgos negativos, nunca te sientes juzgado. Esto sólo ocurre cuando las personas ven el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, como características externas.

Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Todos somos multidimensionales, omnidimensionales. Todo lo que existe en algún lugar del mundo también existe en nosotros. Cuando aceptamos esos distintos aspectos de nuestro ser, reconocemos nuestra conexión con la conciencia universal y expandimos nuestra conciencia personal.

Las características que distinguimos más claramente en los demás están presentes en nosotros. Cuando seamos capaces de ver en el espejo de las relaciones, podremos empezar a ver nuestro ser completo. Para esto es necesario estar en paz con nuestra ambigüedad, aceptar todos los aspectos de nosotros. Necesitamos reconocer, en un nivel profundo, que tener características negativas no significa que seamos imperfectos. Nadie tiene exclusivamente características positivas. La presencia de características negativas sólo significa que estamos completos; gracias a esa totalidad, podemos acceder más fácilmente a nuestro ser universal, no circunscrito.

Una vez que puedas verte en los demás, será mucho más fácil establecer contacto con ellos y, a través de esa conexión, descubrir la conciencia de la unidad. Éste es el poder del espejo de las relaciones.

Por Deepak Chopra

FUENTES:  Alcyone Masa Crítica el sendero del mago mystickll

http://universo-espiritual.ning.com

http://djxhemary.wordpress.com/2012/07/17/todos-somos-extensiones-del-campo-universal-de-energia-eliminando-la-raiz-del-problema-y-desprogramandonos-de-matrix/


¿Somos el alimento de los dioses?

¿Existen entidades más evolucionadas que se alimentan de nosotros, de la misma forma que nosotros lo hacemos con los animales y las plantas, sin que éstos tengan plena conciencia de nuestra existencia? Tal vez sea este el gran misterio de la ciencia esotérica humana y allende.

La revolución de los brujos es que se rehúsan a honrar acuerdos en los que no participaron. Nadie me preguntó si consentiría en ser devorado por seres de otro tipo de conciencia.  Mis padres sólo me trajeron a este mundo para ser comida, como ellos, y ese es el fin de la historia.

Carlos Castaneda, El Lado Activo del Infinito

No puedo imaginar nada más aterrador que ser el alimento de un depredador invisible. Que incluso en este preciso momento, imposible de percibir para el estado actual de mi conciencia, esté siendo devorado lentamente por una entidad evolutivamente más elevada, que, de igual manera que nosotros nos alimentamos de seres que concebimos como evolutivamente inferiores, encuentre en mí el alimento necesario para sobrevivir y posiblemente seguir escalando en la pirámide de la conciencia universal.

Pienso en aquellas películas de terror que uno ve para sentir una sensación muy particular, un rush existencial, en las que generalmente había un asesino o entidad maligna que acechaba a los protagonistas (de los cuales nosotros éramos sucedáneo). Este rol antagónico era más efectivo, generaba más miedo, en la medida en la que era más indefinido, más abstracto y metafísico. Es el horror cósmico de Lovecraft o los poderes supernaturales de los personajes de Stephen King. Pienso que tal vez este ascenso del terror en proporción a lo incognoscible, al misterio de lo paranormal,  tiene una profunda ancla en la mente colectiva de la humanidad. Tal vez es un vestigio del mirífico atisbo de los dioses y demonios que habitan el mundo –o al menos habitan la psique que proyecta, sobre la cueva de lo real, una historia del mundo.

Nos gusta pensar que en las dimensiones superiores de la evolución – si es que no somos la cereza en el pastel , la obra maestra de la evolución (o de Dios)— el universo de alguna manera se acomoda a una armonía en la que los seres conscientes conviven pacíficamente, abriendo paso en la escala cósmica sin obstaculizar el impulso ascendente de los que vienen abajo. Dice el investigador esotérico Juán García Atienza:

La realidad para el ser humano, está compuesta como una pirámide escalonada en la que nosotros ocuparíamos la cúspide, abarcando todo cuanto sube hasta nuestros pies y con el convencimiento de que, por encima nuestro, todo el inmenso cielo pertenece a una sola divinidad protectora que nos abarca y nos integra en su infinitud única e indivisible.

Ya sea que imaginemos que somos un epifenómeno exclusivo de la evolución y que no existe vida o conciencia por encima de nosotros en el desierto del espacio; que creamos que arriba de nosotros solo existe más que la legión divina, el cielo en su desnudez rutilante de fusión absoluta; o que pensemos que existen seres más evolucionados –actualmente conjuramos extraterrestres en mundos distantes—nos cuesta trabajo contemplar, con seriedad, la posibilidad de que seamos el alimento, la energía, de una especie íntimamente ligada con nuestra matriz de existencia, si bien imperceptible.  Dejamos esto a la especulación exorbitada de las conspiraciones y de los freaks del new age, pero un análisis minucioso de nuestra experiencia, mirando hacia abajo en la escala evolutiva, al menos hace plausible teóricamente que existan entidades que no percibimos del todo y que se alimentan de nosotros. De no haberlas, algo que también es posible, sería, sin embargo, un caso completamente excepcional.

En este punto quisiera detenerme brevemente para aclarar que mi intención al explorar este tema no es crear una conciencia paranoica ni tampoco revelar una epifanía metafísica. Sinceramente, en lo personal, no tengo ningún tipo de evidencia de que existan estas hipotéticas entidades más evolucionadas que, bajo la elemental lógica de la pirámide alimenticia, podrían usarnos como comida. Mi inquietud nace solamente de una perspectiva teórica, de que dentro de un esquema racional basado en la observación y en la experiencia de lo que conocemos en este planeta es enteramente plausible concebir la existencia de seres por encima de nosotros en la escala evolutiva. Es posible que, de existir, estas entidades hayan evolucionado a un punto en el que no sea necesario alimentarse de aquellas entidades inmediatamente inferiores –de alguna manera como algunos seres humano se rehúsan a alimentarse de los animales. Podrían alimentarse de xenón,  luz ultravioleta, imprimir sus propios alimentos en 5D o algo equivalente a la nanotecnología, por todo lo que sabemos.

Pero también es muy posible que, entre la multiplicidad de seres que podrían haber evolucionado en este planeta o en otros proyectos de vida, existan aquellos para los que los seres humanos somos apetecibles. Incluso podrían existir entidades para los que somos más que una delicatessen en el menú cósmico, somos una indispensable fuente de energía en su dieta, quizás como uno de esos pollos transgénicos de granja, especialmente crecidos para alimentar a poblaciones enteras. Y no necesariamente tendrían que alimentarse de nuestra carne, de la misma forma que nosotros extraemos sustancias de algunas plantas o usamos algunos minerales para alimentar nuestra tecnología, podrían sintetizar a través de nosotros algún tipo de molécula, utilizarnos (como ocurre en Matrix) como una batería o algo aún más arcano.

En una de las pocas entrevistas en las que quiso hablar acerca de la trama subyacente de su película 2001: Odisea en el Espacio, Stanley Kubrick dijo:

Tales inteligencias cósmicas, evolucionando en conocimiento por eones, estarían tan distantes del hombre como nosotros estamos de las hormigas. Podrían estar en comunicación telepática instantánea a lo largo del universo, podrían haber logrado la maestría total sobre la materia y de esta forma se podrían transportar instantáneamente a través de billones de años luz de espacio; en su última fase podrían abandonar la forma física y existir como una consciencia incorpórea inmortal en todo el universo.

Ciertamente estas inteligencias, dioses desde nuestra limitada conciencia, podrían haber trascendido la biología y no necesitar de alimento como lo conocemos. Pero entonces podría ser que se “alimenten”  de una comida mental, de la adoración, de la energía psíquica o de otras formas sutiles de energía que podrían encontrar en nosotros.  Y estas inteligencias cósmicas podrían estar en los lugares que menos esperamos. En su ensayo La Promesa de la Serpiente, Aeolus Kephas, advierte:

En un medio ambiente predatorio, todo es alimento para alguien más, entonces, ¿por qué asumir que esto no se aplica en el campo de la conciencia o a nuestra interacción con esos “espíritus” que residen en los enteógenos que consumimos, deseosos de ser poseídos por Dios?

Según Juán García Atienza, un hombre que investigó a fondo temas de lo que llamó “la otra realidad” sin perder del todo la cordura, en los niveles de evolución consciente, ya no se trata solamente de “una dependencia irracional e instintiva” sino de la captación de una esencia que una especie consigue mediando su inteligencia y voluntad, para seguir subsistiendo y finalmente escalar la pirámide evolutiva hacia “los niveles superiores de conciencia universal”.

En este plano escalar de la evolución cósmica no existen las categorías morales del bien y el mal, existe un feroz intercambio de energía. En un universo predatorio donde la energía parece ser lo que define si una entidad puede continuar su existencia y posiblemente seguir ascendiendo hacia un “extraño atractor” (el término usado por Terence Mckenna para describir el magnetismo al final del tiempo que impulsa a la evolución) no es de esperarse que abunde la condescendencia moral. Si es que existen seres más evolucionados que nosotros que actúan de manera que favorece nuestra propia evolución, cual ángeles, seguramente lo hacen porque está conducta favorece su propia evolución al aumentar, bajo un mecanismo de feedback, su nivel energético.

Daniel Pinchbeck explica en su libro Breaking Open the Head las ideas del místico armenio George Gurdjieff:

Este proceso transformador ocurre en etapas, en el tiempo. Creía que todo, incluyendo los procesos psíquicos y los pensamientos, eran una forma material –y todo lo material, era en cierta forma, sensible. “Todo a su manera es inteligente y consciente”, dijo. “El grado de conciencia corresponde a un grado de densidad o de velocidad de vibraciones. Entre más densa la materia, menos consciente es”. En su perspectiva, el universo funcionaba como un sistema de “mantenimiento recíproco”, donde cada nivel de entidad se alimenta de las entidades inferiores. Los seres humanos, las entidades orgánicas más conscientes de la Tierra, eran alimento de los demiurgos por encima de ellos.

La misma idea en La Gran Manipulación Cósmica de Atienza:

Toda la realidad cósmica es una constante acumulación de tensiones, de causas y efectos, un toma y daca en el que cada entidad recibe su esencia de otra y cede su energía para que, a su vez, sea utilizada por otra entidad más evolucionada, la cual procura cuidar y conservar, por su parte, la fuente de su propia supervivencia. Ese cuidado y esa conservación suponen precisamente [una] manipulación.

La pregunta de por qué no percibimos, al menos la mayoría de los humanos, a estas hipotéticas entidades podría explicarse por esta manipulación. En muchos casos es importante para el predador que la presa no sepa que está merodeando en el perímetro. O al menos que no perciba que es una amenaza para que siga haciendo lo que hace sin perturbarse. Un ejemplo de esta manipulación es imaginado por Aeolus Kephas: estas inteligencias, sugiere, pueden llegar incluso a utilizar a las plantas para coaccionar al ser humano:

Los espíritus son inteligencias inorgánicas (que podrían incluir a lo que llamamos las almas de los muertos). Siendo inorgánicos o muertos no tienen acceso a la forma física sensible.  Esta es un área en la cual no estoy seguro al cien por ciento, ya que los espíritus inorgánicos aparentemente pueden vivir en la materia orgánica, de la misma forma que los seres elementales o las hadas, se dice, pueden vivir en las rocas y en las plantas y demás. Puede ser que estos espíritus busquen específicamente experimentar la existencia humana —y hacer que seres humanos encarnados ingieran enteógenos sea una formar para lograr esto. Cualquiera que sea el caso, aparentan desear no solo congreso con sino ingreso a (y a través de) nuestra conciencia, lo cual consiguen no solo accediendo a nuestras neuronas (al tiempo que son “secuestradas” por los químicos psicoactivos) sino a toda la red a la que estas neuronas están vinculadas.

Una de las más detalladas descripciones de estos supuestas entidades que se alimentan del ser humano es la desarrollada por Carlos Castaneda, en un principio crípticamente, bajo el apelativo de los seres inorgánicos y luego, en El Lado Activo del Infinito, más explícitamente con el nombre del “depredador” y “los voladores” (que vinieron ”desde las profundidades del cosmos” a gobernar nuestras vidas) . Algunos consideran que los libros de Castaneda son ficción o que en muchos casos utiliza metáforas cuando muchas personas lo toman literalmente. De cualquier forma es una referencia ineludible en este tema. Castaneda pone en boca de Don Juán Matus:

Ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas y los sueños de éxito o fracaso. Nos han dado la codicia, la avaricia y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y ególatra […] los depredadores nos dieron su mente, que se convirtió en nuestra mente.

Esta última frase tiene ecos de la filosofía gnóstica, donde los seres inorgánicos, voladores o depredadores, son llamados Arcontes (los señores planetarios), que según textos cristianos como los del Nag Hammadi, son una especie de tricksters que crean realidad simuladas, duplicados en los que el ser humano cae ilusoriamente como un pez muerde la carnada de un anzuelo.  En The Three Stigmata of Palmer Eldritch, Phillip K. Dick da voz a un Arconte interplanetario que se infiltra en la mente individual y colectiva de la humanidad:

Lo que quiero decir es que me convertiré en todas las personas del planeta…Seré todos los colonos mientras arriban y empiezan a vivir aquí. Guiare su civilización. Es más seré su civilización.

En reiteradas ocasiones, no sabemos si de manera metafórica, Gurdjieff mencionó que los seres humanos eran “comida de la Luna”, tal vez en una resonancia con el sistema gnóstico en el que los Arcontes son vistos como rectores planetarios, generalmente siete (los siete planetas).

El investigador francés Jacques Vallee, de forma similar, dice en su libro Messengers of Deception que los extraterrestres (o cyborgs) provienen del sistema planetario local y que “el fenómeno OVNI” es “un sistema de control espiritual” que se comporta como “un proceso de condicionamiento” y que estas supuestas entidades, más que utilizar máquinas (naves) estaría alterando nuestra percepción o jugando con las leyes de la física que conocemos.

Esta aparente manipulación de la que seríamos objeto, forjando un sistema de creencias propenso a mantenernos como “carne de cañón”,  podría explicar tal vez la función que ha tenido la religión organizada en la histora del hombre. Pensadores como Marx y Nietzsche advirtieron que la religión funcionaba como una operación de manipulación psicológica destinada a despojar al hombre de su poder personal, induciéndolo a un estado de sopor y sumisión. Pese a esta remoción de la fuerza individual se generaba una adoración de las entidades y mecanismos que propiciaban dicho despojo. Incluso, por mucho tiempo, en numerosas culturas, se sacrificaban animales y seres humanos para saciar el hambre de estas entidades superiores. Pero, de existir estas entidades predatorias, ¿acaso no es justamente lo que les convendría, que pensáramos en ellas como dioses? Y así nos estuviéramos sin sobresaltos en el “humanero” y marcháramos sin resistencia al matadero.

En la Biblia en diversas ocasiones se hace referencia a la divinidad (padre o hijo) como el pastor, y al ser humano como el rebaño o el ganado. Los dioses griegos también obtienen el epíteto, en las épicas homéricas, de “pastores de hombres”. El pastor puede desarrollar cierto afecto por sus ovejas, pero a fin de cuentas lo que hace siempre es manipular a su ganado para obtener un alimento. Esta es la esencia de un pastor y un rebaño.

Ahora bien si es que existen estas entidades, más allá de que presentan un aspecto en primera instancia terrorífico y en segunda, y más importante, representan un obstáculo insoslayable para la continuidad evolutiva del ser humano y la libertad del individuo, esto es de ninguna manera algo que deba tomarse a mal. En cierta forma, en el divino misterio del universo, aquello que está por encima de nosotros, ángel o vampiro, es lo que nos propulsa, nos jalonea hacia arriba, nos motiva a superar el estadio actual de víctimas de la realidad predatoria. Explica Castaneda en palabras de Don Juán:

“Los voladores son una parte esencial del universo… y deben ser tomados como lo que realmente son – increíbles, monstruosos. Son el medio por el cual el universo nos pone a prueba”.

El maestro Gurdjieff hace la arenga:

Las posibilidades de evolucionar existen y se pueden desarrollar en individuos aislados…

Las fuerzas que se oponen a la evolución de las grandes masas humanas también se oponen a la evolución de cada hombre. Toca a cada uno chasquearlas.

En cierta forma, si existen, estas entidades son como los guardianes del Castillo –o del Paraíso: tanto la espada del arcángel como la promesa de la serpiente… Como aquel irritante ujier que impide la entrada a la Ley (divina) a Josef K., son terribles, inmisericordes e insonadables, pero también imprescindibles si queremos acceder a esa realidad superior, a ese misterio que nos llama desde la profundidad de nuestro espíritu, en la que se disuelve el universo y la totalidad de la existencia. Están ahí, al final del nivel, y definen si nos toca Game Over (y volver a empezar en la rueda de las vidas) o  alcanzamos el tálamo de la Princesa (el dote de Gaia-Sophia).

Twitter del autor: alepholo

Fuente: http://pijamasurf.com/2012/07/somos-el-alimento-de-los-dioses/


David Icke – Eliminando la raíz del problema y desprogramándonos de Matrix (subtitulado)


On/Off (sobre paradojas, dualidades, budismo, y senderos bifurcados)

¿Si me obligan a elegir por qué el menú trae solo 2 opciones? Hemos sido programados para ser tomadores de decisiones y, sin embargo, se nos oculta el 99% del menú.

zoom de ojos representando la dualidad

Occidente atrapado en su propia realidad

Históricamente la cultura occidental ha alimentado a un enemigo que, tomando en cuenta la naturaleza de este pulso cultural, se presenta como algo esencialmente ineludible –pues está ligado a lo más profundo de su naturaleza. Me refiero a la bifurcación absoluta, a la franca dualidad como herramienta fundamental para decodificar la realidad: On/Off, Si/No (el dualismo cartesiano).

Más allá de otros muchos vicios que la filosofía de Occidente ha manifestado (por ejemplo el materialismo), parece que esta dualidad absolutista es lo que en realidad le ha llevado a consagrarse como un pensamiento encerrado –como un vertiginoso loop que recuerda a las rondas circulares que hipnóticamente lleva a cabo un felino dentro de una jaula. Algo es o no es, fui o no fui, soy soltero o casado, me gusta o no me gusta la música pop, tienes o no tienes la razón, algo es verdad o es mentira, etc.

Llevando esta premisa un paso más allá, no se puede concebir la existencia de algo si no logro ubicar su opuesto diametral –y aquí podemos remitirnos a la dialéctica de Hegel, toda tesis ‘debe’ tener una antítesis, y esta relación confluye en una síntesis que a la vez representará la tesis de algo más y por ende estará obligada a tener su propia antítesis (y así sucesivamente viviremos loopeados hasta el infinito).

Este modelo de interpretación nos acorrala mediante una bifurcación omnipresente, lo cual nos obliga a estar permanentemente decidiendo (sin importar que la mayoría de nuestras decisiones sean libertades simuladas pues evidentemente hay cartografías culturalmente impuestas, diseñadas para tratar de evitar que nuestras decisiones vayan más allá sobre ellas).

El código binario y la obligación de elegir en Internet

Entendiblemente cuando llegó el momento de desarrollar un código para generar nuevos planos de realidad, esta filosofía dualista fue desdoblada en el código binario (el mismo que ahora rige nuestra vida digital). En lugar de surfear la data sobre una exquisita lasagna de posibilidades desarrollamos, para relacionarnos con ella, un medio fundamentado en 0’s y 1’s –lo cual representa de algún modo la quintaesencia de la filosofía del On/Off.

Pero más allá de ese esqueleto binario, a partir del cual quizá podríamos haber desarrollado un medio esencialmente ‘posibilista’, lo cierto es que las computadoras, y en consecuencia la Red, tienden a predisponernos a estar permanentemente eligiendo. Y aquí me gustaría retomar el tercer capítulo (Choice) del libro Program or Be Programmed, el manual de emancipación digital escrito por Douglas Rushkoff y al cual nos hemos referido durante múltiples ocasiones en Pijama Surf. En este caso el tercer ‘mandamiento’ de este decálogo es “Siempre podrás elegir ninguna de las opciones anteriormente mencionadas”, sobre lo que Rushkoff desarrolla: “En el plano digital todo se resume a decisiones. El medio esta en sí orientado a lo discrecional. Y esto constantemente deja fuera cosas que no elegimos notar o documentar, y nos obliga a decidir incluso cuando no hay necesidad de hacerlo”.   

Para avanzar a cualquier etapa del plano digital, desde prender o apagar una computadora, decidir si quieres o no salvar un archivo, comprar o no un libro, o contestar-declinar una llamada, debes elegir entre el menú binario. Esto refuerza nuestra programación sobre tener que decidir, entre un espectro limitado, y pre-configurado por alguien más (sea un programador, un ley científica, un dios tentativo, etc.), el rumbo de nuestra realidad.

Además,  al enfrentarnos permanentemente a esta bifurcación, eligiendo una de las dos opciones, entonces generamos patrones de comportamiento (intereses, estilos de vida, horarios, ubicaciones geográficas) fácilmente detectables, y que pueden ser procesados por simples algoritmos para hacernos predecibles –y aquí nos remitimos una vez más a la ilusión de la libertad que nos plantea el consumismo, tu crees que eres distinto o que estás forjando una identidad propia al elegir entre una u otra marca, entre este o aquel modelo, pero en realidad se trata del mismo menú.

Entonces, de acuerdo a lo que concluye Rushkoff, hay que estar alerta sobre como influye este modelo digital plagado de decisiones, miles de puntos sucesivos en donde el usuario debe hacer una elección; posteriormente hay que tratar de entenderlo y observar como afecta nuestra forma de vida, e inclusive nuestros mecanismos cognitivos: la tendencia apunta a programarnos para tomar decisiones que simulan una libertad total pero que en realidad es un menú acotado (recordemos que entre el si y el no, existen, literalmente, millones de posibilidades).

Quántica y budismo (con el gato de Shroedinger como mascota favorita) V.S dualismo

Con el surgimiento de la vertiente cuántica en la ciencia, cuyos fundamentos técnicos ignoro pero a la vez creo que con su esencia podemos relacionarnos de una forma casi intuitiva, el viejo sendero de la omnipresencia bifurcada sufre una especie de catártica implosión y revela, como la flor cuando florece, el alma universal como algo sustentado en infinitas posibilidades y no en determinaciones racionales. Es decir, el universo resuena con el ‘tal vez’ y no con el si/no.

De acuerdo con el maestro Robert Anton Wilson (una de las mentes predilectas en la realidad Pijama Surf), nos programamos semánticamente desde hace miles de años a tributar esta bifurcación. Sin embargo, a diferencia de Oriente que hace más de 2500 años fue capaz de liberarse (de la mano del budismo) mediante una especie de relativismo sagrado, en Occidente decidimos rendirle culto al modelo realista/excluyente, adoptando filosofías cuya naturaleza dependen de él. Al cambiar el ‘algo es o no es’ por el ‘algo puede o no ser’ (pero independientemente de ello, la simple posibilidad de que sea ya le hace sagrado), Oriente hackeó el loop.

“En este modelo solo hay dos posibilidades. Por lo tanto tiene que ser derecha o izquierda, verdadero o falso. Y es terriblemente shockeante cuando descubrimos algo que Oriente descubrió hace 2,500 años, y que la ciencia moderna recien descubrió en el siglo XX; me refiero a que una gran porción del universo depende de los ‘quizás’, y que existen muy pocas cosas que podemos definir en términos de si’s y no’s. Puede reducirlo todo si estas sentado discutiendo sobre filosofía abstracta, pero cuando estas lidiando con el mundo real es muy difícil forzarlo a embonar con el Si/No. Los que son muy buenos para esto son los gobiernos totalitarios, y lo ejercitan al disparar a cualquiera que se guíe por los ‘quizás’ […] También encontraremos que la mayoría de las religiones se basan en este modelo y son las que curiosamente han ido a guerra cada vez que tienen la oportunidad.” [1]

Y en alusión a la película Matrix (1999), no puedo dejar de preguntarme por qué Morpheus solo da dos opciones a Neo (la píldora roja o la azul) –y supuestamente la roja es la puerta de salida de la matriz. Pero al igual que la única salida posible de un laberinto no es la entrada (o salida), sino el centro, la única posibilidad de que Neo se liberase en realidad estaba en quedarse callado ante la bifurcación que se le presentaba (el silencio como ángel liberador), o tal vez incluso elegir combinar las dos o, por qué no, devorar una de las manos de Morpheus. En este sentido si bien Matrix me parece una película loable, que introdujo en millones de personas una cierta inquietud por salir de la caverna platónica, también creo que el pulso de su narrativa no logró emanciparse (quizá como el preso que ayuda a otros a saltar la barda pero que al final no logra el consumar su escape).

Actualmente cada vez más físicos apoyan un modelo que plantea la coexistencia entre infinito de universos. De esta interpretación emergen dos posturas. La primera afirma que a partir de un mar de universos posibles, existe uno que se colapsa (siendo precisamente el que percibimos durante un instante determinado) mientras que el resto representa la infinidad de posibilidades que pudieron concretarse. La segunda postura apuesta a que todas las posibilidades se concretan simultáneamente, solo que se manifiestan en distintas regiones del súper-espacio.  Pero cualquiera de estas opciones toma en cuenta a la posibilidad como la unidad máxima de la materia prima universal. Y aquí surge la famosa paradoja del Gato de Schroedinger, quien probó que en el reino de la cuántica puedes afirmar que un gato está vivo y al mismo tiempo está muerto (siendo ambas afirmaciones verdaderas de manera simultánea). Lo cual contradice flagrantemente a la lógica tradicional. 

Por cierto, creo que un aspecto interesante de este fenómeno psicocultural tiene que ver con la comodidad. Y es que si bien el dualismo cartesiano es conflictivo, y esencialmente tajante, también se encuentra amoldado al sistema racional que utilizamos para mediar la realidad. Y por eso en cuanto se comienzan a contemplar infinitas posibilidades en cada pixel de nuestra existencia, el proceso puede ser angustiante: la seguridad del tradicional On/Off nos abandona y esa sensación podría desquiciarnos. Pero por otro lado parece que la única salida de la prisión es utilizando los propios barrotes. Es decir, a través de la razón podemos emanciparnos de la dualidad cartesiana. Y es aquí donde entran en escena unos apasionantes elementos: las paradojas.

Entre koans y paradojas

Dentro del pensamiento occidental existen unos seres maravillosos, o tal vez sean instantes y no entidades, que conocemos como paradojas. Básicamente se trata de espontáneos cortos circuitos que aparecen para interrumpir la linealidad racional –como una suerte de exquisitas micro-pruebas que evidencian los límites de la lógica (por ejemplo la frase ‘todo lo que digo es mentira’). En el momento que logras hacer converger dos líneas de pensamiento que, en lugar de sucederse racionalmente, colisionan y se contradicen, aún siendo ambas validas, entonces estás generando una pequeña grieta en la matriz. 

En cuanto al pensamiento oriental, que en algún momento optó por modelos circulares o cíclicos en lugar de lineales, que hasta cierto punto privilegió la esencia femenina al momento de establecer su estructura, y cuya naturaleza no esta diseñada para perseguir la hegemonía, las paradojas tienen un equivalente mucho menos disruptivo (pues fluyen en forma orgánica con el caudal interpretativo). Un precioso ejemplo de lo anterior son los koans

Técnicamente los koans son afirmaciones o interrogantes diseñadas para, envueltos en una poética estética, generar una ‘gran duda’ que permita al individuo ‘desloopearse’ –en otras palabras alcanzar el centro de su propio laberinto, para de ahí propulsarse a la unidad perfecta (lo que popularmente se conoce como iluminación). Literalmente este término significa ‘caso público’, y en la práctica se emplea por maestros para medir la evolución de sus alumnos (sobre todo entre aquellos dedicados al Zen). 

Siendo occidentales un koan nos obliga a ubicarnos en una perspectiva relativista, o mejor dicho cuántica, ya que están configurados para no depender de una sola respuesta o interpretación. Cuando un koan expresa una pregunta esta tiene tiene infinitas respuestas (pues dependen de las circunstancias que definen la realidad del alumno o de aquel que intenta responderla). Esto nos remite nuevamente a la esencia de tradiciones como el budismo o el taoismo, en las que la realidad se define simplemente como el aquí y el ahora de la persona en cuestión. En síntesis, la respuesta a un koan debe florecer a partir del contexto específico en el que te encuentras pues no existe una respuesta ‘cierta’ de manera general.

“Cuando dos manos aplauden se produce un sonido. ¿Cuál es el sonido de una sola mano?”

“¿Tiene también un perro naturaleza búdica?”

Conclusión

Plantear una conclusión exclusiva para este texto equivaldría a aceptar que no entendí nada de lo que acabo de escribir (lo cual tampoco descarto). Pero evidentemente no puede haber solo una conclusión, ni dos, ni seis, sino que cada quien extraerá de él lo que más beneficie su propia secuencia de universos colapsados (para emplear un poco-ortodoxo slang cuántico).

En cambio, lo que puedo compartirte desde mi experiencia personal es que el haber destapado la posibilidad de que el universo este entretejido a partir de posibilidades, ha sido una de las experiencias más estimulantes con las que me he encontrado: el mapa no es el territorio. Por lo tanto la única brújula posible para nevar el multiverso es la congruencia (pues a través de ella nosotros mismos generamos una continuidad narrativa y no dejamos esa labor, la más maravillosa que nos fue dada, a un sistema particular de pensamiento. 

Y si bien por momentos llega también me resulta un tanto angustiante no tener un par de cómodas muletas (si/no) para transitar el camino universal, lo cierto es que también me ha dado una enorme tranquilidad el confirmar que jamás ha existido una respuesta exclusiva a cualquiera de las interrogantes existenciales que me he planteado, que jamás he cometido un error o un acierto, y que no soy algo o alguien (pero que tampoco por ello dejo de serlo).

Bienvenidos seamos todos al infinito reino del ‘quizá’.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune

Fuente: http://pijamasurf.com/2012/07/onoff-sobre-paradojas-dualidades-budismo-y-senderos-bifurcados/


Nuestro mundo real es irreal


El cerebro nos engaña

En el artículo anterior   ¿PERCIBIMOS REALMENTE LA REALIDAD?

Hemos visto como aunque toquemos, veamos, oigamos un objeto lo que percibimos no se corresponde a la realidad.

Nuestra percepción del mundo, del  tiempo  de la realidad la llevamos a cabo a través de nuestro cerebro.

El nos dice como son las cosas, que suponen para nosotros y que actitudes debemos tener ante ellas.

¿Nos podemos fiar de nuestro cerebro?

Analicemos el siguiente artículo sobre una investigación demostrada y aceptada por la ciencia.

El cerebro anticipa el futuro y reacciona en consecuencia

El cerebro se adelanta un instante a lo que percibimos para reaccionar en consecuencia, señalan los resultados de una reciente investigación del Caltech. Es decir, que nuestras reacciones motoras ante lo que nos rodea se producen antes de que nuestros sentidos nos sitúen en nuestro entorno. Este “adelanto” neuronal en el tiempo, nos permite reaccionar con mayor rapidez y control. Los científicos han conseguido localizar el área del cerebro en que se produce: la corteza parietal posterior. La señal neuronal que lo permite podría, en un futuro, aprovecharse para mover correctamente extremidades artificiales sin que el que las lleva se dé cuenta, de la misma manera que movemos un brazo original, sin tener que pensarlo primero

http://www.tendencias21.net/El-cerebro-anticipa-el-futuro-y-reacciona-en-consecuencia_a2357.html

Esta investigación y descubrimiento ha sido crucial para darnos cuenta de que el cerebro no sólo nos engaña en la percepción de nuestros sentidos, sino que incluso nos muestra un tiempo real que no se corresponde al presente.

Antes de que nuestro cerebro haga consciente la decisión de mover un brazo, los músculos de ese brazo ya lo saben y se preparan, advertidos por el cerebro.

Es decir, parodiando un poco a esa serie de dibujos animados Erase una vez el cerebro…, el cerebro recibe la orden de levantar un brazo y se lo dice al brazo, luego cuando el brazo está preparado, lo hace consciente y nosotros, decimos ahora voy a mover un brazo.

Piénselo un momento porque esto tiene una gran trascendencia

Seguro que enseguida le vienen una serie de preguntas al respecto:

  • ¿Quien le dice al cerebro que hay que levantar el brazo en primer lugar? Esta pregunta la dejaremos para el próximo apartado de esta página ¿Quiénes somos?
  • ¿Vivimos el presente en un tiempo pasado realmente? Así es, y no lo digo yo lo dice la ciencia que lo ha comprobado muchas veces.

Es decir lo que nosotros llamamos presente en realidad ya ha ocurrido (son sólo una porción de tiempo muy pequeña pero medible y real).

Así pues, nuestro cerebro nos engaña:

En lo que percibimos y en el tiempo que vivimos.

Les invito a ver un vídeo de la serie redes que nos habla sobre los engaños del cerebro. En él se puede advertir hasta donde la ciencia está dispuesta a admitir.

De momento vamos por el mismo camino y todo lo dicho hasta ahora está admitido por la ciencia.

No haré como su cerebro,y les avisaré cuando esto no sea así.

Haciendo un poco de resumen de lo que henos visto

1)      Vimos que lo que percibimos está fabricado por el cerebro y no se corresponde necesariamente con la realidad.

2)      Vimos que ni siquiera el tiempo en el que creemos vivir es real, nuestra consciencia está retrasad con respecto a la realidad temporal.

Si el espacio y el tiempo que creemos vivir no son reales y han sido fabricados, entonces realmente estamos viviendo en una MATRIX, es decir un entorno virtual creado para nosotros y donde actuamos.

Este es el límite de la ciencia. A partir de ahora entramos en un mundo diferente donde se podrá conocer ¿Cómo es la autentica realidad? , sin embargo la percepción de esa realidad puede traer demasiados problemas.

Por eso le ofrezco dos posibilidades:

 

Fuente: maestroviejo.wordpress.com/2012/07/08/el-cerebro-nos-engana/


EL NECRONOMICÓN….SEGÚN LOVECRAFT

El Necronomicón, cuya auténtica denominación sería Al-Azif, palabra que en árabe, según Lovecraft, designa el ruido nocturno de los insectos atribuidos en otro tiempo a los demonios describe unas horribles entidades que ya existían antes de que naciera este mundo y a las que, siguiendo sus instrucciones, se puede ayudar a volver. Son los Antiguos, los Dioses Primigenios o Primordiales, seres de pesadilla, la quintaesencia de todo mal. Los Antiguos habrían llegado a la Tierra antes de todo tiempo conocido, e instauraron un reinado tiránico asistidos «por otras razas que, por practicar la magia negra, fueron expulsados, pero viven aún en el Exterior, dispuestas en todo momento a volver a apoderarse de la Tierra».Una de estas formas de vida especialmente inteligente, anterior a la humana, a la que el Necronomicón daría el nombre de Gran Raza de Yith, se alzó contra sus creadores.

Los seres de la Gran Raza no tienen forma, parasitan los cuerpos de otras especies y pueden moverse a través del tiempo. De hecho, cada vez que se encuentran en peligro huyen hacia algún espacio-tiempo más favorable donde se apoderan de

los cuerpos de alguna forma de vida adaptada a sus necesidades. Cuando fueron derrotados, huyeron a un tiempo por delante del nuestro, donde, según el libro, se habrían apoderado de los cuerpos de unos escarabajos que sucederán al hombre en el dominio de la Tierra.Los dioses primigenios entraron a su vez en conflicto con otra categoría de divinidades estelares, los Arquetípicos, originarios de la estrella Betelgeuse. Más que de benévolos habría que calificarles de indiferentes respecto de la suerte de la humanidad, a la que consideran una de las muchas formas de vida mortales e insignificantes que pueblan nuestro continuo espacio-tiempo. La rebelión, encabezada por Azathoth, acabó, tras una larga y denodada lucha, con la derrota de los dioses primigenios hace ya incontables eones.

El más famoso de ellos, el horrible Cthulhu, fue condenado en nuestro mundo a permanecer en la ciudad sumergida de R’lyeh, donde, aunque muerto, permanece soñando y esperando el día de su despertar. La ciudad de R’lyeh estaría situada en algún punto cerca de Pónape, en las Islas Carolinas, zona donde se encuentran las ciclópeas ruinas semisumergidas de Nan Madol (foto abajo derecha).El jefe de la rebelión, Azathoth, el Caos Idiota, fue privado de inteligencia y de voluntad. Su horrorosa forma, culmen de la angustia y esencia de una locura devoradora de conciencias, fue arrojada junto a Yog-Sothoth, una de cuyas manifestaciones más conocidas es una infinidad de globos iridiscentes que consumen y queman el espíritu, fuera de nuestro espacio-tiempo. Cthugha fue apresado en la estrella Fomolhaut. Ithaqua, al que llaman El Que Camina En El Viento, está atrapado bajo un poderoso sello entre los hielos árticos.

El inefable Hastur fue confinado en un paraje cerca de la ciudad de Carcosa, en el cúmulo estelar de las Híadas. La fortaleza negra sobre la ciudad de Kadath, en el Desierto de Hielo, una región en la zona fronteriza entre el mundo de la vigilia y el del sueño, es la prisión de muchos Primigenios menores. Otros primigenios, mayores y menores, como Dagon o Ghatanothoa, el Dios-Demonio, permanecen atrapados en una u otra forma en diferentes universos y dimensiones. Tan sólo el malvado Nyarlathotep, El Que No Tiene Rostro, parece haber escapado a la prisión o al exilio.«Algo» entrará en nuestro espacio-tiempoLas revelaciones del Necronomicón serían aún más inquietantes, pues aunque los Primigenios están atrapados en diferentes cárceles dimensionales, toda una multitud de híbridos y razas que los adoraron en su momento perviven en el Universo. Los individuos de esas especies, muchas de las cuales son formas de vida degenerada, perciben los ecos de sus dioses y tratan de violentar los sellos que los aprisionan para liberar a los Antiguos. Algunas de las láminas ilustradas del Necronomicón mostrarían a esos seres de aspecto aterrador que el artista Giger ha recreado magistralmente.

En nuestro propio mundo, bajo uno de cuyos océanos permanece aletargado el Gran Cthulhu, existiría una forma de vida híbrida, los Profundos, en cuyos sueños penetra la voz del Dios. Tales seres tienen aspecto humano durante sus primeros años de vida, aunque con rasgos de batracio. Según transcurre su desarrollo, sus características de anfibio van pasando a un primer plano hasta que se transforman por fin en una especie marina de rasgos levemente antropoides. Todos sus cultos y ceremonias van encaminadas a dar a Cthulhu la fuerza necesaria para ser despertado y para prepararle de nuevo nuestro mundo. Algunos seres humanos son receptivos a las voces y pueden ser dirigidos en una suerte de posesión. Según algunos investigadores, éste sería el caso de Lovecraft, al que se ha llamado el profeta de providence, su ciudad natal. Para ellos, Lovercraft presentaba rasgos de obsesión demoníaca. Odiaba la luz del Sol y durante el día escribía con las cortinas echadas. Por las noches, se dedicaba a pasear por las callejuelas solitarias y los cementerios de su ciudad. Su temperatura corporal era anormalmente baja, signo, para la mayoría de los ocultistas, de la presencia de entidades vampíricas que absorben el calor orgánico para nutrirse y que le habrían asaltado en las horribles pesadillas de las que era presa prácticamente a diario.

La fuente de su inspiración eran precisamente sus sueños, en los que visitaba extrañas ciudades de exóticas arquitecturas, aberrantes paisajes cósmicos y formas de vida no humanas. De su ciclo onírico, conectado con el de los Mitos, se desprende que Lovecraft tenia una rara facilidad para moverse en lo que el llamaba “las tierras del sueño”, un universo separado del de la vigilia por una región fronteriza a través de la cual sus habitantes podían acceder a nuestro mundo mismo de modo que ciertos soñadores experimentados podían alcanzar el otro lado. La clave estaría en lo que él denominaba la llave de plata, que adeptos de ciertas sociedades afirman poseer y que les daría acceso a realidades diferentes.Lovecraft se autocalificaba de materialista. Un ateo extraño, si tenemos en cuenta que, como él mismo declara, desde niño levantaba altares en los bosques a los dioses antiguos y estaba familiarizado con las obras de magos, teósofos y ocultistas como Eliphas Levi, uno de cuyos libros es empleado en sus relatos por practicantes de la antigua magia. Para algunos, su materialismo era una forma de no enfrentarse a la evidencia. Como dice Kenneth Grant, parece que Lovecraft “empleó su vida en un vano intento de negar los poderosos Entes que le movían”, seres que, supuestamente, terminarían por destruirle en 1937, a sus 47 años, aquejado de un cáncer intestinal y de insuficiencia renal.

http://veritas-boss.blogspot.com.es/2012/07/el-necronomiconsegun-lovecraft.html


¿PERCIBIMOS REALMENTE LA REALIDAD?

URL de la imagen http://maestroviejo.files.wordpress.com/2012/07/sideirisagain.jpg?w=300

Todos nosotros desarrollamos a lo largo del día una serie de tareas que nos llevan constantemente a interaccionar con la realidad.

Despertamos, caminamos, conducimos, hablamos, sentimos y sobre todo vemos.

En nuestra cultura le damos un gran valor a la visión de las cosas.

En realidad para constatar si algo existe o no, la primera prueba que realizamos es comprobar si la podemos ver, luego intentaremos tocarla y finalmente podremos olerla y palparla para sentir la temperatura, la rugosidad….

Después de todas estas comprobaciones no tendremos ninguna duda en afirmar que el objeto en cuestión existe.

Sin embargo estamos ignorando que todas esas pruebas realizadas no son concluyentes.

Digo esto porque hoy en día podíamos ver, escuchar e incluso sentir el tacto el calor y la rugosidad de un objeto que no existe.

Estoy hablando de objetos virtuales y realidad virtual.

Aplicándonos unos sensores en manos, vista y oídos podremos percibir objetos como si fueran reales.

Dispositivos Hápticos para Tacto Virtual

Tema_0-Realidad_Virtual.pdf

Tema_1-Dispositivos_Hpticos.pdf

Tema_2-Clasificacion_de_DH.pdf

Tema_3-Conceptos_Tericos.pdf

Tema_4-Tacto Virtual.pdf

Tema_5-Percepción_Háptica.pdf

Tema_6-Navegación_Háptica.pdf

Tema_7-Aplicaciones_de_los_DH.pdf

http://dac.escet.urjc.es/rvmaster/asignaturas/DHTV

Imagino que ustedes estarán pensando, que saben perfectamente cuando se ponen o no estos dispositivos  y saben diferenciar la realidad de lo virtual.

¿Sabían ustedes que el mundo que percibimos (y por “el mundo” me refiero a todo en nuestro Universo) no tiene  colores , y que tales colores son generados puramente por el cerebro humano?

Pues sí. Desde el  punto  de vista de los colores, el mundo fuera de nuestros ojos no es más que una infinidad de ondas electromagnéticas que viajan por el espacio hasta llegar a nuestros ojos. Y tales ondas no tienen ningún “color” tal cual lo percibimos. Más asombroso aun, es el hecho de que el concepto mismo de “color” es inexistente y es en realidad una creación 100% cerebral (no solo de nosotros, sino que de otros seres en el planeta).

Un ejemplo real de este fenómeno lo pueden ver personas que sufren de efectos de migraña crónica, en donde el cerebro experimenta un cambio tan radical durante los dolores de cabeza que las áreas de procesamiento visual de este se ven tan afectadas que cambian el comportamiento de las neuronas encargadas de procesar las ondas electromagnéticas y convertirlas en colores, teniendo como resultado que muchas de estas personas perciben colores diferentes durante tales dolorosas sesiones.

Una pregunta que surge en relación a estos temas es ¿vemos todos los humanos los colores iguales? La respuesta es que en la gran mayoría de los casos casi todas las personas percibimos los colores de manera muy similar ya que compartimos un patrón genético del ojo casi idéntico, pero eso no quita la posibilidad de que personas que tengan ciertas anomalías en su genoma o en su cerebro perciban colores de una manera totalmente diferente al resto de las personas.

Se sabe de casos por ejemplo de personas llamadas tetracromáticas, que perciben una mucho más grande gama de colores, a tal nivel que aunque para una persona normal dos colores son idénticos, para estas personas son dos colores tan diferentes como el azul y el rojo. Esto hasta donde se entiende ocurre solo en mujeres humanas, y se estima que cerca del 3% de las mujeres tienen esta capacidad. Esta anomalía sucede ya que estas mujeres tienen 4 foto-pigmentos por foto-detector, en vez de 3 como es lo usual en el resto de los humanos.

Así mismo es posible que personas vean una misma cantidad de colores que los demás, pero los vean de manera diferente. Es decir, lo que para ti es azul esa persona lo ve con otro tono de color, pero lo sigue llamando azul, razón por la cual es difícil saber si alguien ve “diferente” que el resto de los demás.

Otra cosa interesante es que algunos otros animales e insectos pueden ver no solo diferentes colores, sino que diferentes parte del espectro electromagnético, pudiendo por ejemplo ver luz infrarroja que para el ser humano es simplemente invisible. Sin embargo, se estima que la mayoría de animales mamíferos tienen solo dos foto-pigmentos por foto-detector (con la diferencia de algunos primates con los cuales compartimos una buena parte del genoma), por lo que ven muchos menos colores que nosotros los humanos (de ahí el viejo dicho que dice que los perros y gatos solo ven en “blanco y negro”, lo que es técnicamente incorrecto).

Lo importante de todo esto sin embargo es el hecho de que el concepto de colores es un concepto de alto nivel creado por nuestros cerebros para manejar mejor el flujo de datos electromagnéticos que le llegan a través del ojo. Lo mismo ocurre con el sonido, el cual no es nada más que átomos siendo empujados, comprimidos y descomprimidos en el espacio, pero para cuyo efecto el cerebro inventó el concepto del sonido. Y lo mismo ocurre con el olfato y el gusto (ambos son simplemente detectores de patrones moleculares).

Este tipo de fenómenos es lo que hace un puente entre la psicología, la ciencia y la filosofía, pues piensen en el sentido del tacto, ¿cuándo sentimos una mesa, está verdaderamente esa mesa ahí o es simplemente que lo que percibimos no es nada más que una ilusión matemática creada por el cerebro para crear una “vista” del mundo exterior en nuestras mentes y nosotros poder manipularlo mejor?

Estos pensamientos llevan con nosotros muchos años. Les invito ahora a recordar e incluso releer El mito de La caverna de Plantón. Sin duda una pieza maestra de un genio evocador como pocos y que ahora en pleno siglo XXI re descubrimos.

“El mito de la caverna”: Platón, República, VII, 514a–521b

–Y a continuación –seguí–, compara con la siguiente escena el estado en que, con respecto a la educación o a la falta de ella, se halla nuestra naturaleza. Imagina una especie vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende a lo ancho de toda la caverna, y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza; detrás de ellos, a la luz de un fuego que arde algo lejos y en plano superior, y entre el fuego y los encadenados, un camino situado en alto, a lo largo del cual suponte que ha sido construido un tabique parecido a las mamparas que se alzan entre los titiriteros y el público, por encima de las cuales exhiben aquéllos sus maravillas.

–Ya lo veo –dijo.

–Pues bien, imagínate ahora, a lo largo de esa pared, unos hombres que transportan toda clase de objetos, cuya altura sobrepasa la de la pared, y estatuas de hombres o animales hechas de piedra y de madera y de toda clase de materias; entre estos portadores habrá, como es natural, unos que vayan hablando y otros que estén callados.

–¡Qué extraña escena describes –dijo– y que extraños prisioneros!

–Iguales que nosotros –dije–, porque en primer lugar, ¿crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos?

–¿Cómo –dijo–, si durante toda su vida han sido obligados a mantener inmóviles las cabezas?

–¿Y de los objetos transportados? ¿No habrán visto lo mismo?

–¿Qué otra cosa van a ver?

–¿Y si pudieran hablar los unos con los otros, ¿no piensas que creerían estar refiriéndose a aquellas sombras que veían pasar ante ellos?

–Forzosamente.

–¿Y si la prisión tuviese un eco que viniera de la parte de enfrente? ¿Piensas que, cada vez que hablara alguno de los que pasaban, creerían ellos que lo que hablaba era otra cosa sino la sombra que veían pasar?

–No, ¡por Zeus! –dijo.

–Entonces no hay duda –dije yo– de que los tales no tendrán por real ninguna otra cosa más que las sombras de los objetos fabricados.

–Es enteramente forzoso –dijo.

–Examina, pues –dije–, qué pasaría si fueran liberados de sus cadenas y curados de su ignorancia, y si, conforme a la naturaleza, les ocurriera lo siguiente. Cuando uno de ellos fuera desatado y obligado a levantarse súbitamente y a volver el cuello y a andar y a mirar a la luz, y cuando, al hacer todo esto, sintiera dolor y, por quedarse deslumbrado, no fuera capaz de ver aquellos objetos cuyas sombras veía antes, ¿qué crees que contestaría si le dijera alguien que antes no veía más que sombras inanes y que es ahora cuando, hallándose más cerca de la realidad y vuelto de cara a objetos más reales, goza de una visión más verdadera, y si fuera mostrándole los objetos que pasan y obligándole a contestar a sus preguntas acerca de qué es cada uno de ellos? ¿No crees que estaría perplejo y que lo que antes había contemplado le parecería más verdadero que lo que entonces se le mostraba?

–Mucho más –dijo.

–Y si se le obligara a fijar su vista en la misma, ¿no crees que le dolerían los ojos y que escaparía, volviéndose hacia aquellos objetos que puede contemplar, y que consideraría que éstos son real- mente más claros que los que le muestra.

–Así es –dijo.”

http://boj.pntic.mec.es/jgomez46/documentos/hfia/texto-caverna.pdf

Les invito a continuación a leer los pensamientos de los que, podrán ser estupendos filósofos, un ejemplo de una educación que invita a pensar y que estimula a cada uno a buscar respuestas.

Creo que sus disquisiciones nos pueden servir de estímulo para las nuestras, podemos aprender de sus mentes libres de condicionamientos y tremendamente creativas.

Para una mejor lectura aconsejo verlo a pantalla completa, botón con flechas en forma de cuadrado

” quality=Medium bgcolor=#000000 width=”100%” height=”100%” name=”My Flash Object” align=Middle type=”application/x-shockwave-flash” pluginspace=”http://www.macromedia.com/go/getflashplayer”/>

Fuente: maestroviejo.wordpress.com/2012/07/07/percibimos-realmente-la-realidad/


Científico brasileño sostiene que HAARP podría estar manipulando el tiempo

Según el físico brasileño, Fran de Aquino, el proyecto militar HAARP cuenta con la capacidad no sólo de generar terremotos o huracanes sino de alterar la dimensión temporal para viajar a futuros alternativos.

El proyecto HAARP (High Frequency Active Auroral Research Program)  del ejército desde Estados Unidos es sin duda uno de los blancos favoritos de las teorías de conspiración. Con un enorme y un tanto misterioso presupuesto y una poderosa panoplia de antenas capaces de disparar ondas electromagnéticas de alta y baja frecuencia a la ionósfera, posiblemente modificando el clima, HAARP ha sido acusado de todo tipo de actos bélicos secretos –casi contranatura– como generar terremotos, huracanes y provocar el calentamiento global. Hay que decir que más allá de tener la capacidad de modificar el clima, no se tienen pruebas contundentes de que HAARP esté siendo utilizada como un arma militar; sus instalaciones en la nieve de Alaska constituyen un nuevo mito moderno, tierra fértil para la especulación científica y, también, para la ciencia ficción.

Recientemente el sitio Before Its News, uno de los menos confiables y consistentemente desinformativo de Internet, publicó un artículo sobre el trabajo de un científico brasileño, Fran de Aquino, quien en su investigación High-power ELF radiation generated by modulated HF heating of the ionosphere can cause earthquakes, cyclones and localized heating, sostiene que HAARP no sólo es capaz de provocar una serie de desastres naturales lanzando ondas electromagnéticas de baja frecuencia, sino que teóricamente podría alterar la dimensión temporal, permitiendo que, por ejemplo, una nave viaje hacia una línea de tiempo alternativa.

De Aquino de la Universidad de Maranhao tiene un trabajo publicado en el sitio de la Universidad de Cornell Arvix, donde planeta un nuevo tipo de nave espacial, una nave gravitacional, que podría viajar por los recovecos del tiempo canalizando la correlación entre la masa gravitacional y la masa inercial y un factor electromagnético. Esta misma correlación, la afectación de un campo electromagnético uniforme de alta frecuencia sobre la gravedad –a su vez vinculada con la estructura del tiempo-espacio según la relatividad de Einstein– es  lo que según  De Aquino podría propiciar que una aeronave volando por la ionósfera atravesará el espejo dimensional del cielo hacia otra secuencia temporal, una especie de universo paralelo doblado en el telar del espacio.

Es importante notar que el campo electromagnético, además de ser uniforme,  debe de permanecer con la nave durante el tiempo de transición. Si no es uniforme cada parte de la nave realizará transiciones hacia distintos tiempos en el futuro… Personas dentro de la nave realizarían transiciones a distintos tiempos en el futuro porque su conductividad y su densidad serían distintas.

HAARP. CBC Informe. Subtítulos en español. Parte 1/2]

De Aquino considera que HAARP podría disparar una onda electromagnética de alta frecuencia uniforme capaz de hacer que un avión cruzara a otro tiempo en el futuro. ¿Debemos de tomar en serio esta teoría?  Primero sería importante comprenderla cabalmente, algo que supera personalmente la capacidad del autor de este post –dilucidar una supuesta conciliación de la relatividad con la teoría cuántica en medio de un lenguaje que evoca la ciencia ficción de Thomas Pynchon. Mostrándole este paper a un asesor con estudios en física su respuesta fue que dicha teoría carece de sustento sólido para tan extraordinaria proposición, y que sería necesario investigar los trabajos a los que hace referencia este físico especializado en el estudio de la gravedad cuántica.

Más apropiado parece tomar esta teoría como un cautivador ensayo de ciencia ficción –y no por eso menos o más real.  Seamos o no capaces ya de hacerlo, una civilización suficientemente avanzada seguramente desarrollaría tecnología para manipular el tiempo (ya no solo el clima).  Nuestra imaginación empieza a desbaratarse como un bólido que se acerca a la velocidad de la luz de solo pensar en las posibilidades de manipular el espacio-tiempo, de habitar todos los jardines de los senderos que se bifurcan. Tiempos que se entrelazan, se superponen y se desanudan. Las clausulas del infinito.

Antes que la  popular serie Fringe empezará a hacer excursiones imaginarias a otros universos, Phillip K. Dick, en su novela Wait for Last Year, elucubró una droga, JJ-180, desarrollada por una civilización extraterrestre que permitía de manera adictiva y espeluznante a un usuario viajar a universos alternos. El dictador planetario Molinari incluso utilizaba esta droga para obtener información sobre futuros posibles en otras líneas de tiempo, para así manipular  el conjunto de los tiempos hacia una concrescencia en la que se salvara a la humanidad de la más abyecta esclavización.

La tecnología para manipular el tiempo evidentemente tiene el potencial de crear una vertiginosa concatenación de alucinaciones y simulacros, hasta el punto de que ninguna realidad primaria sería distinguible o afirmable.

Sería fascinante hablar con Phillip K. Dick sobre HAARP, un aparato conjurado por la imaginación (o la alucinación) humana para englobar muchas de sus más temibles y hermosas paranoias. Hay cierta poesía en disparar un rayo de luz invisible (una onda electromagnética uniforme) a la bóveda celeste y alterar el flujo del tiempo, descubriendo, como de una nube cuántica, un nuevo universo en el que somos otros, siendo los mismos. Aunque esto igualmente podría ser la sustancia de una atroz pesadilla (con reptiles indterdimensionales, sociedades secretas, vampiros energéticos y tecnología de la Atlántida). De cualquier forma resulta estimulante  meditar sobre la posibilidad de encontrar, parafraseando a Paul Eluard, otros mundos dentro de este.

 

http://ahoraesltiempo.blogspot.com.es/2012/06/cientifico-brasileno-sostiene-que-haarp.html


La Matrix (Segunda Parte)

En el siguiente vídeo, seguimos hablando sobre la Matrix, os mostramos elementos humanos que evolutivamente y como modelo hacen pensar que formamos parte de una realidad virtual, simulaciones humanas que indican la posibilidad de simular formas de vida y comunidades de células, hablamos de la evolución del universo, de nuestro extraño diseño así como de las experiencias que relatan varias de aquellas personas que han podido ver La Matrix.

Del mismo modo, deciros que en la web de MD hemos incorporado una animación del llamado "el juego de la vida" donde se puede ver simples modelos matemáticos computerizados y creados en los años 70 donde se simulan formas de vida en 2D.


La Matrix

¿Es real el mundo que nos rodea? o quizás todo sea una ilusión, estas ideas popularizadas por la película Matrix en 1999 no son nuevas, se remontan a 3000 años de antigüedad, vamos ha hablar sobre la posibilidad de que todos estemos integrados en una especie de simulación.
Os animamos a visionar esta interesante teoría, si os gusta, podemos ampliar el tema con experiencias y testimonios y mas datos.


El cerebro es holográfico y la realidad inexistente – La ciencia en la encrucijada

El Cerebro es Holográfico y la Realidad Inexistente – La Ciencia en la Encrucijada

LA CIENCIA EN LA ENCRUCIJADA

Introducción

Los avances de las neurociencias los últimos 20 años, son tan asombrosos, que todo lo que creíamos saber del ser humano, de su funcionamiento y del universo hasta hoy, ya no es como lo pensamos.

También está claro que esos avances son difíciles de comprender ya que de los conceptos originales del cerebro, nos enseñaron bastante poco, tal vez por que se tenía muy poca información acerca de él o por que no existe el hábito de transformarlas investigaciones en información clara y sencilla, para que la gente común vaya comprendiendo cada vez más sus funciones cerebrales y en general su mundo.

Este libro entonces pretende dar un esbozo de las convicciones originales que la ciencia ha tenido acerca de la realidad fisiológica del cuerpo y de las funciones cerebrales, de la forma más simple posible, para luego desarrollar las diferencias conceptuales que se han introducido en la biología a partir de los últimos descubrimientos sobre el cerebro holográfico, explicamos de esa manera que dice la física cuántica del universo y como nos da eso una nueva perspectiva del cerebro.

Una concepción del universo basada en frecuencias, receptores de frecuencias, creaciones holográficas de una realidad inexistente, hologramas de un ser único llamado humanidad que nos constituye, explicando así fabulosamente la condición no sólo de los niños Indigo y de sus talentos que, en un universo concebido bajo las viejas explicaciones, no se llega a comprender, Si no de todas aquellas personas con talentos extraordinarios a nivel perceptivo, capacidades extraordinarias de nivel intuitivo y creativo y con una extraña comprensión del mundo que hace que ese ser se sienta como si vieran las cosas con otro prisma, o fuera otra realidad.

En este libro consideramos sobretodo, a esos seres que desde siempre han tenido la extraña sensación de poseer un alma, un alma que actúa como un constante y silencioso espectador, llevándolos a comprender su existencia desde la certeza que esos estados no ordinarios de conciencia en los cuales se trasciende a toda noción del espacio y del tiempo, estados contemplativos que nos dejan vislumbrar la eternidad, son lo único que vale la pena llamar real.

De esa eternidad trata este libro, y esa eternidad desde la ciencia, una eternidad que se ha infiltrado lentamente en los laboratorios de la ciencia, asombrando al ojo que mira el microscopio, es una nueva ciencia que nos hace saber que hay un universo en total orden que nos contiene, que todo transcurre según un orden establecido y esta todo bien, que la evolución de la humanidad es inminente que la evolución del universo transcurre inexorablemente, sin que podamos hacer nada, por que no la alcanzamos

Algunos seres, nacen con la cualidad de mirar por una ventana, donde esta realidad se muestra patente, como los Budas en meditación, eso los hace estar ausentes, aparentemente sin concentración o con déficit atencional; Seres mirando al otro lado casi todo el tiempo, comprendiendo la vida, en su concepto de totalidad, percibiéndola de la forma mas completa y verdadera.

El cerebro

Hubo un tiempo que el cerebro humano se diferenciaba del de las otras especies específicamente por la presencia de una zona que hacía que, además de conciencia individual, el hombre tuviera conciencia social o al menos eso parecía.

Se sabía que el ser humano tenía la capacidad superior de tener esta condición gracias a que se desarrolló en forma independiente su encéfalo, no como los otros mamíferos que lo tenían unido al cerebro. Eso, se estimó, nos hacía humanos, estas características físicas que nos permitían tener conciencia del otro.

Dentro de este desarrollo del cerebro se creyó específicamente que gracias al córtex cerebral, que es que es la parte externa del encéfalo que tiene una textura rugosa de color blanco ligeramente grisácea, parecida al aspecto de la mitad de una nuez, existía en nosotros el pensamiento abstracto, creencias y capacidad de previsión de futuro entre otras cosas. Lo confirmaba también el lenguaje, esa facultad presente únicamente en el hombre que estaría controlado por una serie de centros distribuidos en las periferias del lóbulo temporal del córtex, por eso entonces estaba claro que era precisamente ese cortex cerebral lo que diferenciaría a la especie humana del resto.

Nuestro cerebro funciona además con destellos, pequeños impulsos de corriente eléctrica de una potencia muy baja. La potencia de la electricidad que manejan nuestras neuronas (se mide en milivoltios) sin embargo esa es la potencia necesaria y suficiente para procesar, manejar, distribuir y usar cantidades inmensas de información y generar multiplicidad de respuestas (casi infinitas en posibilidades).

Este cerebro, que es una es una máquina de bajas frecuencias, que además de lo que ya sabemos tiene conciencia de sí mismo y del entorno, cambia sus frecuencias de funcionamiento según la actividad que necesite realizar. Cada potencial eléctrico es un diferente estado de conciencia.

Para cada actividad que necesitamos realizar, podríamos decir que el cerebro transforma su actividad convirtiéndose en un cerebro nuevo.

Un cerebro que en cada ocasión liberará distintos químicos ya sean neuro-transmisores u otras hormonas, en fin, una configuración orgánica nueva.

Estas ondas eléctricas de distinta frecuencia, producto de su actividad electroquímica y según la ocasión, pueden ser registradas mediante el electroencefalograma (EEG).

Las ondas Beta (cuyo ritmo oscila entre 14 y 25 ciclos por segundo),se hallan presentes en el estado de vigilia, es decir, cuando nos encontramos realizando alguna actividad como trabajar, leer, caminar, etc.

Las ondas Alfa (de 8 a 13 c/sg.), están relacionadas con los estados de relajación y meditación profunda y lúcida.

Las ondas Theta (de 4 a 7 c/sg.), se relacionan con los estados emocionales y creativos.

Las ondas Delta (de 0,5 a 3 c/sg.), que se activan especialmente durante el sueño profundo.

A mediados de los setenta se detectaron en nuestro cerebro unas sustancias neuroreguladoras que fueron bautizadas con el nombre de “endorfinas”, éstas cumplen un papel similar al de algunos alcaloides derivados del opio, produciendo así mismo una sensación placentera. Esta droga bioquímica es liberada por el cerebro para aliviarnos un dolor o provocarnos una sensación de agrado, en realidad es la reguladora del estado de conciencia y de la sensación o percepción de ese estado.

Eso en otras palabras, significa que las endorfinas, son la forma que tiene el cuerpo de dar una respuesta acorde a la situación que experimentamos, si nos herimos, las libera para apaciguar el dolor y si nuestros ojos asombrados ven la belleza de una puesta de sol, también las produce para mostrar la satisfacción, con todos sus síntomas: elevar la presión sanguínea, subir la temperatura, estimular la sonrisa, y hacer brillan los ojos.

Los primeros tipos de frecuencia de las que tuvimos conocimiento en el cerebro fueron las ondas “Alpha” y “Theta”.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que estas ondas cerebrales son captadas por un amplificador y no pueden ser registradas directamente, lo que hizo necesario establecer divisiones standard, divisiones que son irreales, fueron consideradas solo en función de la medición, pero están en constante variación y en la realidad no existe un estado en que funcione solo un tipo de onda, lo que nos debe dejar claro que no hay división estricta de los estados de conciencia, estamos semi- despiertos, semi – dormidos, fluctuamos entre un estado y otro influidos por los ruidos del medio, por la luz, por la música

Es el caso de la música de supermercado, que genera inducción hipnótica llevándonos a un estado donde deja de primar la lógica, y accionamos por impulso, somos mucho más receptivos entonces a la publicidad.

La publicidad nos muestra, determinados colores que son mas atractivos, la ubicación estratégica de los productos y todos aquellos elementos que se usan para manipular nuestra decisión de compra, como nosotros estamos hipnotizados con la música, nos influyen de mejor manera esos factores.

Dicho en otras palabras compramos en trance, ayudados por los químicos de nuestro cerebro que nos tienen las ondas cerebrales fluctuando entre theta y delta, produciendo una sensación de agrado en la compra.

Cada tipo de onda se traduce entonces, en un estado psiconeuro-fisiológico diferente, nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestra actividad física y fisiológica es completamente diferente en cada uno de estos estados o frecuencias, justamente por el tipo de substancias neuro-químicas y hormonas vertidas al flujo sanguíneo que se distribuyen en nuestro organismo, para cada ocasión.

Tanto la presencia y cantidad de dichas substancias, el entorno, los estimulantes sensoriales, internos y externos; como la música, el silencio, la luz o la falta de ella, el estado de ánimo y el estado de percepción interna o sentido propioceptivo que tengamos, interactúan entre sí para producir un estado físico-fisiológico-mental y de comportamiento, diferente.

Estos estados que podríamos considerar como de una respuesta eléctrica del cerebro, son también una respuesta fisiológica de las hormonas que comienzan a segregarse en cada uno, como asimismo, una respuesta en estados de sueño o vigilia que producen esos cambios.

Estos estados han sido investigados ampliamente por la medicina para encontrar las implicancias de esas variaciones de potenciales eléctricos y su influencia en el estado de conciencia. Aunque tenemos que tener en cuenta que la ciencia desde el inicio de sus investigaciones, profundizó su interés en los estados de vigilia, o estado consciente que habían sido considerados por la sicología emergente en la época de pos- guerra, estado de normalidad, todo lo que trascendiera a ese estado de vigilia, entraba dentro de la patología.

Los estados relacionados con ondas delta y theta fueron simplemente considerados estados del sueño, y si se encontraba este tipo de ondas durante la vigilia, se estimaba que había un trastorno funcional, o su sinónimo, una disfunción cerebral.

“Disifunción cerebral mínima” le dicen a la aterrada mamá, los neurólogos, como diagnóstico del niño que esta absorto en la ventana durante la clase, y lo medican con un sicotrópico que bloquea, la actividad de los neurotransmisores, para que no sienta el medio, y así pueda concentrarse.

Solo las últimas décadas, la Sicología Transpersonal se ha dedicado a estudiar los estados no ordinarios de conciencia y con eso ha dado énfasis al estudio de frecuencias cerebrales desde otra perspectiva que sirve como precedente para la comprensión del cerebro holográfico y los estados, de meditación, éxtasis y experiencias cumbre.

Ondas Tetha y niños índigo

Como decíamos el patrón que rige al cerebro humano es una actividad de ondas cerebrales de distinta frecuencia: Delta, Theta, Alpha y Beta.

Las ondas Delta son de oscilaciones lentas y generan en las personas un estado de sueño profundo, deberían estar sí y sólo si en estado de sueño profundo intercalándose con ondas theta.

En relación con el fenómeno de los Niños Indigo y su supuesto déficit atencional, o déficit en la focalización y retención de la atención, podemos decir que ese estado que parecería ser de “aparente falta de concentración” es un estado parecido al estado de meditación o mas específicamente, un estado de abstracción; en este estado de abstracción fluctúan en el cerebro, ondas Delta y ondas Theta.

A este estado lo llamaremos “percepción global de la realidad”, ya que nos da una visión global de las cosas, un aprendizaje abstracto, rápido y preciso, y además es un estado de gran genialidad en las ideas, de un aprendizaje acelerado de conceptos en su contexto, asociado a comprensión de estados internos de la gente que le rodea.

Este estado generalmente se acompaña de un movimiento repetitivo de las manos o de los pies, movimiento que hasta hoy no tenía lógica alguna, este movimiento generalmente hace un ruido repetitivo, (este ruido repetitivo que su hijo hace con el pie, seguramente es un inductor de trance) y es un movimiento oscilante que disocia la mente lógica, para poder estar en ese bendito estado que se encuentra.

En cierta práctica de artes marciales chino, una técnica de meditación en movimiento llamado tai-Chi. El objetivo primario de la práctica es lograr a través del tiempo, lograr ese estado de abstracción profunda que nos hace llegar a un punto de fusión perfecta con el medio.

El tai-Chi, usa el movimiento del cuerpo para disociar la mente lógica del estado de abstracción; poner en sintonía los dos hemisferios cerebrales, y algunas funciones hologómicas, para producir y potenciar la permanencia de ese estado de integración perceptiva, que a nosotros nos preocupa tanto, como si fuera una enfermedad y que solíamos llamar déficit atencional.

Las artes marciales tienen a exacerbar ese estado y desarrollarlo, en primer término por que genera unidad, las emociones y la mente se subordina a un estado de unificación con el alma y su percepción y en segundo término por que en ese estado se produce toda una transformación bioquímica en nuestro cuerpo es un estado de regeneración celular que produce progresivos y positivos cambios en el estado de salud.

Meditación y trance

Las ondas theta tienen una oscilación mediana y están asociadas a estados de meditación profunda y creatividad, esos estados de creatividad, se producen por que la comprensión de la realidad es más completa, salimos del más puro estado de análisis lógico, y entramos en un estado más completo de percepción de las cosas, con los dos hemisferios trabajando en coordinación, podemos percibir las cosas desde un punto de vista mucho más completo, nos hacemos parte de esa realidad, entramos en ella.

Soltamos la mente que controla todo el tiempo, un estado perceptivo limitado que se subordina a la lógica y nos dejamos ir. Nos dejamos llevar por la sensación del universo que nos rodea, que nos conforma y apenas nos dejamos ir, comenzamos a palpitar en el océano del universo, lo percibimos, percibimos sus pulsos, entramos en una dimensión donde no hay tiempo ni espacio.

Para evocar ese estado hay que recordar aquellas veces que mientras hablamos por teléfono, nos ponemos a hacer un dibujo, entonces, podemos percibirnos abstraídos, no estamos ni aquí ni allá, nos parece que estamos aquí y allá al mismo tiempo, en ese tiempo estamos haciendo una comprensión de la cosas, que no es exactamente un análisis, estamos sintiendo la realidad, y asociándola con las palabras que nos dicen. “Estamos estimando la realidad”.

En la estimulación de ese estado influyeron: la voz de nuestro interlocutor, la emisión de ondas eléctricas de baja intensidad en el aparato, y sobretodo una disposición hacia el otro, que nos permite, literalmente abarcarlo.

Teniendo la capacidad entonces de registrar esa circunstancia en forma vívida, como si estuviésemos de cuerpo presente en el lugar donde está el interlocutor.

La descripción fehaciente de los sucesos, que ocurren en estas frecuencias cerebrales, justifica plenamente las características de los niños índigos.

En el caso de estos chicos, no es necesaria ningún tipo de inducción al estado por que se da en forma espontánea, el ritmo preponderante de sus cerebros, no es Beta, como en la mayoría de las personas, en que predomina el área lógica y la actividad concentrada en una tarea de primacía del hemisferio izquierdo, o pensamiento lineal.

También los fenómenos paranormales descritos en ellos tiene que ver con esto, ya que son decodificadores de frecuencias holográficas de mejor calidad.

Ellos no tienen la capacidad de cerrarse a las sensaciones de su entorno y a concentrarse y dejar de sentir la influencia del medio.

Ellos perciben, todo el tiempo su medio, ellos no pueden abstraerse, de esa realidad e ignorar ciertos sucesos, esa capacidad sólo se tiene desde la lógica. Nosotros aprendemos con el tiempo, ese procedimiento de no percibir para no hacernos cargo de lo que les sucede a los otros o de la respuesta que genera el medio ambiente a nuestro proceder.

Ellos decodifican la vibración que reciben y reciben una imagen general de la realidad, un holograma completo que solo se puede entender cuando se ha tenido la experiencia directa del estado de meditación o de estados de experiencias cumbres.

“LAS COSAS SE SABEN, EN ESTOS ESTADOS NO SE SABE BIEN PORQUÉ…SOLO SE SABEN”

Las ondas Alpha presentan una oscilación rápida y que da un nivel de atención, creativa. El estado alpha es bastante conocido, por los métodos que lo estimulan; Este estado hace que nos relajemos y nos sintamos menos tensos.

En esa búsqueda constante de sensaciones de bienestar y de desarrollo de habilidades extraordinarias es que se ha intentado con ahínco encontrar medios efectivos para lograr este estado, medios que son conocidos como métodos de inducción Alpha, como el “método Silva” y otros métodos logran una inducción bastante eficiente, como también lo hace el biofeedback que detallaremos mas adelante.

Es en ese estado de ondas lentas Theta y Delta, se estimula bastante la creatividad, creemos nosotros que esto es debido a que en ese estado la intervención emocional y acción del inconsciente están restringidas y entonces se libera la acción de los bloqueos sicológicos usuales, que son los que no permiten cierto nivel de creación, desechando gran parte de las ideas generadas por el cerebro calificándolas de aberrantes y con esa sanción las bloquean y les impiden llegar al consciente, esa es una barrera regular que impide la creatividad por que la mente lógica tiene miedo al caos.

En el sistema de lluvia de ideas, que se utiliza en las agencias de publicidad, se utilizan personas cuyo hemisferio derecho es preponderante y regularmente, personas que tienen un alto nivel de déficit atencional muchos Indigos, con su visión global, que tiene facilidad para estimular la llegada a ese estado; tienen una gran capacidad de abstraerse a la lógica lineal y tener una percepción global de las cosas, ellos pueden asociar cosas en sistemas que no tienen una lógica regular por que se encuentran normalmente sin los reguladores de ritmo beta tan frecuentes.

Neuroterapia

La Neuroterapia o Biofeedback, creada en Estados unidos Es una técnica computarizada que permite monitorear y autoregular la actividad eléctrica del cerebro, mediante la obtención de un equilibrio regular en la actividad de las ondas cerebrales delta, theta, alpha y beta.

Con los instrumentos de Neuroterapia se puede obtener un registro de la actividad alpha, la cual es reforzada a través de un tono acompañado de un sonido de olas de mar y caída de agua, cada vez que alpha alcanza la amplitud deseada. Esto se emplea con la finalidad de incrementar los niveles de relajación.

Las ondas beta, las más rápidas que ya sabemos que son comunes en los estados de vigilia, se ha probado que al estimularlas, las personas mejoran su capacidad de atención y concentración. Cuando las ondas Beta tienen mucha amplitud están asociadas con los estados de angustia y ansiedad, de ahí que en el tratamiento de Neuroterapia se concentra en reestructurar la amplitud de estas ondas.

Este entrenamiento es preciso y muy oportuno para los Indigos por las habilidades de autorregulación neurofisiológica que produce, especialmente en las áreas de la impulsividad y emoción.

El tratamiento es interactivo y trabaja con recompensas ante la aparición de la onda cerebral que esperamos, es un entrenamiento progresivo mediante recompensas que sirve para modificar la onda cerebral según nuestra necesidad.

La persona se sienta frente a la pantalla de una computadora y escoge uno de varios juegos posibles: pac-man, highway, island, etc.

Entonces se le colocan electrodos en el cuero cabelludo, para recoger los impulsos eléctricos de las neuronas y enviarlos a la computadora, obteniendo así el registro de sus ondas cerebrales a medida que se desarrolla el juego.

El programa capta los impulsos de las neuronas y los traduce en un sonido que acompaña un puntaje que va apareciendo en pantalla, mientras la persona va jugando.

Puntaje y sonido indican cuando las ondas cerebrales funcionan a un nivel óptimo, entonces naturalmente la persona busca la recompensa óptima durante el juego y para eso modifica sus ondas cerebrales para recibir la recompensa.

Mediante la práctica de la Neuroterapia, el cerebro aprende a reconocer ese nivel óptimo y a autoregularse para alcanzarlo y mantenerlo constantemente.

El cerebro forma redes neuronales con patrones de acción

Nuestro cerebro actúa como un sofisticado computador holográfico que, a través de un lento y progresivo proceso evolutivo, se ha ido perfeccionando en sus funciones hasta el punto de diferenciarnos cualitativamente del resto de los seres vivos, esta masa de tejido gelatinoso de color gris de unos 1.300 gramos de peso, que además de todo lo que no vemos, contiene alrededor de 100.000 millones de células conocidas con el nombre de “neuronas” y que constituyen las unidades básicas del sistema nervioso, que son células, conectadas entre sí a través de millones de ramificaciones (“dendritas” y “axones”) formando una gran red que cumple una misión muy específica, la de procesar la información sensorial, tanto la que llega del mundo exterior como del propio cuerpo.

En un solo segundo, estas células son capaces de procesar hasta 200.000 millones de bits de información. Para ello usan sus casi 100 trillones de interconexiones.

Aunque las neuronas no se conectan entre sí por una red continua formada por sus prolongaciones, sino que lo hacen por contactos separados por unos estrechos espacios denominados sinapsis”.

Neurotransmisores

Los neuro-transmisores serían los encargados de difundir esas señales a través de las conexiones sinápticas. Cuando hablamos de neuro-transmisores, estamos hablando de químicos que tienen la capacidad de trasmitir corriente eléctrica.

Una emoción viaja a 320 Km por hora en forma de neurotransmisor, modificando a su paso la estructura del cerebro, de manera que cuando llega al fin de su recorrido, la estructura del cerebro de esa persona, le hace percibir la realidad de otra manera.

El cerebro está constituido por dos mitades simétricas, divididas por un profundo surco longitudinal, con funciones muy diferentes, aunque interrelacionadas, sin saberse claramente hasta el día de hoy el patrón de interrelación entre ambos, Aunque se sabe que la unión de ambos hemisferios, el cuerpo calloso; contiene especie de preceptos que lo hacen inferir que cuando debe hacer conexiones inter-hemisferios.

Clásico es el ejemplo de un cerebro dividido mediante una operación, que al estimular el lado izquierdo del cerebro se le preguntaba al lado derecho que había sucedido y el cerebro derecho sabía que no tenía la información suficiente para contestar esa pregunta.

Pero cuando se realizaba el experimento inverso, se estimulaba el cerebro derecho, el hemisferio izquierdo contestaba con un supuesto, daba siempre una respuesta, lo que hizo inferir a los científicos que el nivel de los prejuicios y pre-conceptos de las cosas esta alojado en la función cerebral izquierda.

Entonces tenemos un área que basa sus respuestas al medio, en juicios y otra que asocia los sucesos y si no puede asociar, no puede pensar.

Se sabe que el hemisferio izquierdo rige el pensamiento lógico, verbal y analítico; el hemisferio derecho, por el contrario, se ocupa de la parte subjetiva, emocional y creativa.

Los niños índigos según estudios de autopsia, tienen preponderantemente, el cuerpo calloso más grueso que el común de la gente, y una cantidad de conexiones neuronales mayor.

La actividad electromagnética del cerebro en el cuerpo calloso es impresionantemente abundante, durante las pruebas de laboratorio, el niño esta asociando información inter-hemisferios para procesar, jamas infiere por pre-concepto, siempre por asociación con conocimientos previos. Es decir siempre fabrica su aprendizaje a partir de la inferencia de lo nuevo y como eso se integra en el contexto de lo ya conocido.

Se suponía hasta hoy que, los hemisferios cerebrales están divididos en cuatro lóbulos: frontal, relacionado con el conocimiento y la inteligencia; temporal, con el área auditiva; parietal, con el área sensorial; y occipital, con el área visual. Aunque tenemos que tener e cuenta que son referentes relativos para ubicarnos esquemáticamente, por que ocurren cosas como que en investigaciones se ha descubierto que el sentido del oído es 75 % percepción y 25 % de origen físico, sin comprenderse aún su interrelación profunda y mucho menos el lugar físico donde se interrelaciona percepción y sentido.

Se ha comprobado también que en estados Alfa y Theta, los hemisferios cerebrales funcionan en sincronía y se integran uniendo pensamiento concreto y analítico (lóbulo izquierdo del cerebro), con pensamiento abstracto y creativo (lóbulo derecho).

Existen ejercicios de sicomotricidad que estimulan la interacción de las funciones de ambos hemisferios. Como tejer, ejercicio que se utiliza junto a otros ejercicios de coordinación cerebral, en las escuelas waldorff.

También unen pensamiento racional y discriminatorio (el que distingue unas cosas de otras, analizando lo concreto y la parte del todo) propio del cortex cerebral, con el pensamiento filosófico e intuitivo (que unifica las partes en un todo y que tiene visión de perspectiva amplia de las cosas) Como una visión Global de la realidad. Esta es una visión mucho más completa de la realidad, con estados perceptivos e intuitivos que completan el marco de la visión que se tiene de la realidad.

En su interior, el cerebro posee además dos núcleos, el tálamo y el hipotálamo, centros del sistema nervioso autónomo. Otras partes esenciales son: el cerebelo, ubicado en la parte posterior del cráneo, que rige el equilibrio y los movimientos musculares; y el bulbo raquídeo, del que parte la médula espinal, que controla la función respiratoria.

El lenguaje, una facultad presente únicamente en el hombre, como ya habíamos mencionado, estaría controlado por una serie de centros distribuidos en las periferias del lóbulo temporal del córtex cerebral.

Y completaríamos estos conocimientos de la biología del cerebro con una historia relacionada con las técnicas respiratorias que usan distintas culturas como proceso de cambio de conciencia, y la estimulación que ella genera sobre la hipófisis que esta detrás de la nariz, al medio del cerebro.

También la estimulación que se hace sobre la glándula pineal con el movimiento de los ojos logrando, así que el nervio óptico estimule esta glándula y genere una descarga de neuro químicos que provocan cambios en las funciones vitales a una actividad de reposo bajando la frecuencia de onda cerebral y entrando en trance.

Estas son las funciones que dieron curiosidad a los neurofisiólogos, en la asociación alma, biología.

La memoria

En cuanto a la memoria, los neurocientíficos consideran que no se localiza en una zona concreta, sino que estaría distribuida por todo el cerebro esto ha sido un descubrimiento muy importante, ya que no se comprendían varias cosas de la memoria… y con ello del universo cerebral.

Se había estimulado con electricidad todas las áreas del cerebro y aún no se podía comprender, cuál era el área de la memoria; por que los recuerdos aparecían en distintas zonas y en forma aleatoria, sin poder encontrarse un patrón.

Tampoco se sabía como el cerebro era capaz de guardar millones de bits de información en tan poco espacio.

Hasta que se descubrió EL HOLOGRAMA.

La anatomía y la fisiología del cerebro son aspectos muy importantes para conocer la estática o la dinámica del funcionamiento cerebral, sin embargo, estos datos no nos revelan el misterio de las señales que circulan por las neuronas, ni su sistema de codificación, y mucho menos su significado.

En resumen, creemos conocer muy bien la organización anatómica y estructural del cerebro, pero con eso sabríamos muy poco sobre la verdadera fisiología del hombre

Influencia de la física cuántica en el concepto cerebral

Hace unos años, bastantes por cierto, mas de 20, un físico llamado Aspect descubrió que los electrones también se “comunican” instantáneamente unos con otros a mil millones de Km de distancia.

Otro físico, Bohm, sostuvo, (por suerte para nosotros) que esa asociación de los electrones del experimento de Aspect, es debido al hecho de que la separación es una ilusión, y que en realidad cada cosa estaría conectada a otra existente ya que conforman parte de un mismo “organismo.”

En 1982. El físico Aspect, que trabajaba en la universidad de París] descubrió que sometiendo a determinadas condiciones a las partículas sub-atómicas como a los electrones, ellas son capaces de comunicarse instantáneamente unas con otras independientemente de la distancia que las separa, sea 10 metros o 10 mil millones de kilómetros. Es como si cada individual partícula supiera exactamente que cosa están haciendo todas las demás.

Esto hasta la llegada de la física cuántica era un imposible que Einstein se había encargado de recalcar, estimando que nada, puede viajar más rápido que la velocidad de la luz, por que contravendría la ley del espacio tiempo. Entonces dos partículas que están a miles de kilómetros no puede influir una sobre la otra por que no puede viajar la energía entre ambas. (Esta energía, disminuiría mientras viaja y quedaría en 0.)

De pronto, entonces la física cuántica nos dio la respuesta a semejante pregunta, o quizás nos dio una nueva pregunta:

¿Y si las dos partículas fueran parte de una misma entidad llamada humanidad?

David Bohm, es un importante físico de la universidad de Londres, recientemente fallecido, que fue discípulo de Einstein y luego se diferenció hacia la física cuántica, en aspectos que Einstein solo vislumbró, y de hecho negó.

Bohm opinó, que los descubrimientos de Aspect implican que la realidad objetiva no existe. , Dijo que pesar de su aparente solidez, el universo es en realidad un fantasma, un holograma gigantesco y espléndidamente detallado.

Un holograma es una fotografía tridimensional producida con la ayuda de un láser. Para crear un holograma el objeto a fotografiar está sumergido en la luz de un rayo láser, luego a un segundo rayo láser se lo hace rebotar sobre la luz refleja del primero y el esquema resultante de la zona de interferencia (una especie de sombra), (una parte donde no llega la luz por que está el objeto entremedio) entonces, el punto donde los dos rayos se encuentran es impreso sobre la película fotográfica. Cuando la película es revelada resulta visible sólo un enredo de líneas claras y oscuras, pero, al iluminar con otro rayo láser aparece el sujeto original.

Estas imágenes tridimensionales resultantes son ciertamente interesantes, pero más interesante resulta, que en una imagen holográfica, el todo está en cada parte, ese es el tema que nos asombra. El universo entero contenido en cada partícula.

Tomemos como ejemplo, el holograma de una casa, si lo cortamos a la mitad y luego lo iluminamos con un rayo láser, se descubrirá que cada mitad todavía contiene la entera imagen de la casa.

Si seguimos dividiendo las dos mitades, veremos que cada minúsculo fragmento de película siempre contendrá una versión más pequeña, pero intacta, de toda la imagen.

Una fotografía normal solo contiene una parte por cada pedazo, el holograma contiene millones de imágenes iguales (pequeñitas) y si las iluminamos con 2 rayos cada una, se convertirán en hologramas tridimensionales de la imagen.

Esta característica de los hologramas nos muestra una manera totalmente nueva de comprender los conceptos de organización y orden del universo, una visón unificada del universo, como dice Bohm, el universo no lo podemos ver tal cual es, por que tiene una dimensión implicada, solo podemos ver una parte que es la que se despliega ante nuestros ojos, como si fuese un holograma que lo podemos ver por que lo dos rayos láser están iluminando la imagen.

En su evolución, siempre la ciencia ha actuado bajo el prejuicio de que el modo mejor de entender un fenómeno físico, se trate de un animal o de un átomo, fue cortarlo, reducirlo a la más mínima expresión y estudiar sus partes.

Los hologramas nos enseñan que algunos fenómenos pueden exceder a este tipo de aproximación. La intuición de Bohm nos muestra una percepción global de la realidad que nos permite comprender el descubrimiento Aspect, ya no desde esa visión reduccionista de la realidad, sino una visión completa, global que hace un análisis del fenómeno del que somos parte.

Él se convenció de que el motivo por el cual las partículas subatómicas quedan en contacto, independientemente de la distancia que las separa, reside en el hecho de que su separación es una ilusión. En un cierto nivel de realidad más profunda, tales partículas no son entidades individuales sino extensiones de un mismo “organismo” fundamental.

Para explicar su teoría Bohm, propuso que imagináramos un acuario, que contiene un pez y también nos dice que imaginemos que el acuario no lo podemos ver directamente. Sólo podemos verlo por dos cámaras de video, una esta al frente del acuario y la otra al costado, una nos da una visión frontal y la otra una imagen lateral.

Al mirar cada monitor veríamos dos peces y podríamos pensar que son dos seres separados, individuales, los pensaríamos seres diferentes pero de pronto comenzamos advertir que sus movimientos son los mismos y que hay una aparente unión entre ellos, cuando uno se vuelve, también el otro se volverá; cuando uno mira frente a sí, el otro mirará lateralmente.

Si nos quedáramos completamente en la oscuridad con el objetivo real del experimento, podríamos llegar a creer que los dos peces se estén comunicando entre sí, instantánea y misteriosamente.

Cuando decimos que las partículas subatómicas se comunican entre sí, es por que solo podemos ver una parte de la realidad (como ver por cámara de video) Esas partículas son parte de una unidad, el universo, una realidad mas profunda que no podemos observar desde afuera, por que somos parte de ella, una sola realidad profunda y básica llamada humanidad.

Es como la imagen holográfica de la casa, en cada parte esta la totalidad, nada esta afuera, todo está en la misma imagen, entonces ya que cada cosa en la realidad física es constituida por estas “imágenes”, se comprueba que el universo mismo es una proyección, un holograma.

Si la separación entre las partículas subatómicas es solo aparente, eso significa que, a un nivel más profundo, todas las cosas están infinitamente conectadas. Los electrones de un átomo de carbono del cerebro humano están conectados a las partículas subatómicas de todas las cosas de la humanidad.

Un solo todo, entonces ya no podemos considerar las cosas divididas, ni al ser humano en partes, cada subdivisión necesariamente resulta artificial y toda la naturaleza no es otra cosa que una inmensa red un infinito sistema.

En un universo holográfico el tiempo y el espacio no serían más que principios teóricos ya que conceptos como la localidad (ubicación) es quebrantada en un universo donde nada está realmente separado del resto, no hay aquí o allá porque también el tiempo y el espacio tridimensionales como así también las imágenes del pez sobre las cámaras de video, deben ser interpretados como simples proyecciones de un sistema mucho más complejo. A un nivel más profundo, la realidad no es otra que un tipo de holograma gigante, dónde el pasado, el presente y el futuro coexisten simultáneamente.

Si el universo está organizado según principios holográficos, cada partícula existente contendría en sí misma la imagen entera, como ya habíamos mencionado y eso al neurofisiólogo Karl Pribram le dio la explicación clara de lo que tanto buscó el verdadero funcionamiento del proceso de la memoria y la respuesta estaba en la naturaleza holográfica de la realidad, ésta que hace que los recuerdos sean las imágenes pequeñitas de las cosas que están en todas partes de este gigante súper-holograma.

Memoria holográfica

Los recuerdos no son almacenados en las neuronas, o en pequeños grupos de neuronas, como se solía suponer, sino en los esquemas de los impulsos nerviosos que se entrecruzan por todo el cerebro. Por lo tanto, el cerebro mismo funciona como un holograma.

La teoría de Pribram también explica de qué manera este órgano logra contener tantos recuerdos, en un espacio tan limitado. Ha sido calculado que el cerebro de nuestra especie tiene la capacidad de almacenar cerca de 10 mil millones de informaciones, durante el transcurso de la vida media, más o menos el equivalente a cinco ediciones de la enciclopedia más grande que conocemos.

Se ha descubierto que también los hologramas poseen una inmensa capacidad de memorización, así es que sencillamente cambiando el ángulo de los dos rayos láser que golpean una película fotográfica, se puede acumular mil millones de informaciones en un centímetro cúbico de espacio. Y también correlacionar ideas y descodificar frecuencias de distinto tipo.

Tenemos una asombrosa capacidad de recobrar muy rápidamente cualquier información de nuestro cerebro esto se explica más fácilmente, si se supone funciona según principios holográficos porque entonces no es necesario hojear el gigantesco archivo alfabético cerebral, ya que cada fragmento de información contiene imágenes pequeñitas de todo, recuerden que esta era la particularidad típica de los hologramas.

El universo entonces está compuesto de infinitos universos.

Otra característica del cerebro, explicable hasta hoy y con base gracias a la hipótesis de Pribram, es la habilidad cerebral de traducir el alud de frecuencias luminosas, sonoras, etcétera, que recibe por los sentidos, en el mundo concreto de nuestras percepciones. codificar y descodificar frecuencias eso hace el cerebro, que es precisamente lo que un holograma hace.

Un holograma con sus rayos, es capaz de traducir frecuencias y convertirlas en una imagen, es capaz de convertir un montón de frecuencias faltas de sentido en una imagen coherente, así el cerebro usa los principios holográficos para matemáticamente convertir las frecuencias recibidas en percepciones interiores.

Scheider en 1905, sugirió que la percepción es forma, y la forma percepción, de la misma manera como nuestro cuerpo es formado según la génesis del embrión, luego Karl Lashley, planteó que las líneas de fuerza según las que se desarrolla el embrión pueden formar patrones de interferencia.

En realidad lo que dicen estas investigaciones es que el embrión se desarrolla como se forma un holograma, de la misma forma.

… SI EL MUNDO CONCRETO NO ES OTRO QUE UNA REALIDAD SECUNDARIA Y, LO QUE EXISTE NO ES OTRA COSA QUE UN TORBELLINO HOLOGRÁFICO DE FRECUENCIAS Y, SI EL CEREBRO SÓLO ES UN HOLOGRAMA QUE SELECCIONA ALGUNAS DE ESTAS FRECUENCIAS,TRANSFORMÁNDOLAS EN PERCEPCIONES SENSORIALES…

¿QUÉ ES LA REALIDAD, ENTONCES?

ESO QUE CREÍMOS REALIDAD, EN VERDAD NO EXISTE.

EL MUNDO MATERIAL ES UNA ILUSIÓN.

Nosotros mismos creemos ser seres físicos, individuales, independientes que nos movemos en un mundo físico; pero todo es parte de una ilusión, es la proyección holográfica del universo que no podemos percibir en su realidad objetiva.

En realidad somos un tipo de “receptores” que flotan en un mar de distintos tipos de frecuencias, y lo que comprendemos del universo lo transformamos en realidad física.

La realidad es una ilusión

Este impresionante nuevo concepto de la realidad ha sido bautizado “paradigma holográfico” y básicamente nos da la posibilidad de comprender los fenómenos que antes se podían decir estados alterados de conciencia, o fenómenos paranormales o experiencias cumbres.

Desde la ciencia entonces, los estados que no comprendemos son un paso a un nivel holográfico más elevado, que no podemos visualizar en su totalidad.

También la medicina la psicología la neurofisiología y sobretodo nuestra comprensión de lo que son los estados de salud o enfermedad y los procesos de cambio de la materia, serían transformados por el paradigma holográfico.

En efecto, si la estructura física, mental y sicológica del cuerpo es una proyección holográfica de la conciencia, está en esa conciencia nuestra salud, y lo que antes podía parecer curaciones milagrosas hoy se explican como un cambio en el estado de esa conciencia que provoca cambios en el holograma corpóreo. Sin embargo la existencia de esa enfermedad, también se relaciona con la conciencia de una manera que podemos comprender solo en el concepto de la realidad implicada del universo.

Del mismo modo, se explica la efectividad de técnicas de visualización porque en el dominio holográfico del pensamiento las imágenes son reales. El mundo concreto es una tela blanca que espera ser pintada. .. Quizás estemos todos de acuerdo que, exista o no exista, lo que consideramos ” la realidad” ha sido formulada y ratificada a un nivel de conciencia humana en el que todas las mentes están ilimitadamente unidas entre sí.

Viejos conceptos en nuestra mente

Aunque no queramos reconocerlo somos producto de una forma de ver las cosas eminentemente regida por la visión de la ciencia de occidente, donde priman las conceptualizaciones de un universo, concreto, medible y regido por ciertas reglas inequívocas que rigen el micro cosmos y macrocosmos con impresionante exactitud.

Hemos aprendido a ver el universo desde un punto de vista material, y esa visión está en el trasfondo de nuestra conciencia; nos es muy difícil estar ajenos a esa tendencia natural de pensar que las cosas son como las vemos y funcionan exactamente por las reglas de la física newtoniana con que nos educamos.

El método científico quedó en nuestro inconsciente, como el concepto que separa la certeza de un hecho de una simple teoría, En nuestras mentes todo suceso mensurable según las leyes de newton, es verdadero, todas las cosas que han sido testeadas en un laboratorio, nos dan confianza.

(Esa es una regla del premio Nobel, y la razón por la cual a Einstein no se le pudo dar el premio, por la teoría de la relatividad, por que no podía reproducirse en un laboratorio).

El resto, de las cosas que no pasa la prueba de ser científico, son sólo teorías, no certezas.

Se nos enseñó que algo es verdadero si concuerdan los experimentos y las mediciones, si no es así, las teorías se irán sucediendo una a una hasta que coincidan los experimentos y esas mediciones puedan probarse.

Eso nos da mucha tranquilidad, de que los avances de la ciencia, son… sin lugar a dudas y nos muestra fehacientemente que este universo esta formado por objetos sólidos, denominados átomos, a la vez formados por otros objetos sólidos llamados protones, electrones y neutrones, girando como los planetas alrededor del sol, tal como lo aprendimos en la escuela.

Así aprendimos a creer que la realidad es un enorme sistema mecánico que funciona con las leyes básicas de la naturaleza y que gracias a las leyes de newton no había fenómeno que no pudiéramos describir objetivamente.

Se consideraba que todas las reacciones físicas de la naturaleza, tenían una causa física, es importante decir que en nuestro inconsciente aun esto esta vigente, no hay relación alguna entre energía y materia dentro de esta visión mecanicista de nuestro inconsciente colectivo.

Por eso cuando comenzaron a llegar las religiones orientales, con nuevas propuestas acerca de lo que no veíamos, pero que sin embargo era verdadero; tuvimos que abrir una sección en nuestras mentes que se llamo: “conocimientos alternativos”, una mezcla entre conocimientos improbables y conocimientos poco serios, porque las reglas de la sociedad científica que nos definía lo verdadero de lo falso, nos hacía sentir cándidos cuando estimábamos la posibilidad que fuesen ciertos.

La perspectiva newtoniana resulta muy buena para quienes prefieren considerar el mundo como algo sólido y en gran medida inmutable, con una serie de reglas bien definidas que regulan su funcionamiento. Gran parte de nuestras vidas se siguen rigiendo por la mecánica newtoniana y probablemente continuarán así durante bastante tiempo en el futuro, por que aunque no queramos estamos regidos por el espacio tiempo y nuestra vida cotidiana se desarrolla de acuerdo a esos patrones que nos dan, predictibilidad y una sensación de certeza.

Sentimos nuestros cuerpos de modo mecánico. Definimos la mayoría de nuestra experiencia en términos de espacio tridimensional y tiempo lineal. Todos tenemos relojes. Los necesitamos para seguir con nuestras vidas tal como las hemos estructurado: de forma esencialmente lineal.

Si debemos correr cada mañana esforzándonos por llegar “a tiempo”, es lógico que nos consideremos a nosotros mismos como elementos mecánicos e ignorar la experiencia humana interna, más profunda.

Si le preguntamos a alguien ¿De qué está hecho el universo?

Lo más probable es que nos describa el modelo newtoniano del átomo (los electrones girando alrededor de un núcleo de protones y neutrones).

Seres sobrenaturales

Toda la descripción que hemos hecho del universo holográfico, demuestra que el punto de vista científico de la realidad apoya la idea de que estamos compuestos por campos energéticos y va, de hecho, mucho más allá, hasta alcanzar reinos que justamente estamos empezando a experimentar, es decir, nos conduce a una visión holográfica del universo.

En este universo, todas las cosas están interconectadas, correspondiendo a una experiencia holística de la realidad. La maravilla que ha ocurrido con estas nuevas teorías es que van explicando que lo que antes se consideraba sobrenatural hoy forma parte de la naturaleza

La teoría, resumida, viene a decir esto: nuestros cerebros construyen matemáticamente la realidad «concreta» al interpretar frecuencias de otra dimensión, una esfera de realidad primaria significativa, pautada, que trasciende el espacio y el tiempo. El cerebro es un holograma que interpreta un universo holográfico.

Los distintos estados de la conciencia (que reflejan estados modificados del cerebro) pueden deberse a una armonización literal con la matriz invisible que genera la realidad «concreta».

El cuerpo y nuestra realidad física responden plásticamente al estado en que nos encontramos inmersos en este todo, según el estado de la conciencia se conforma y funciona nuestro organismo como si fuera un espejo que muestra lo que no podemos ver, traduciéndose en una nube de químicos que comienzan a circular por muestro cuerpo, armando un cuerpo nuevo, en una actitud diferente, minuto a minuto.

Somos un tipo de “receptores” que flotan en un mar de distintos tipos de frecuencias, y lo que comprendemos del universo lo transformamos en realidad física.

Esta magnífica danza con el universo, permite que la realidad interactúe entre sí a un nivel primario, generándose la precognición, el efecto que el tiempo se ha acelerado o distorsión temporal, el aprendizaje rápido… y la experiencia de la «unidad con el universo»

Entonces la realidad nace físicamente, a partir de sucesos no físicos, no sabemos como funciona el proceso y por eso nuestra resistencia salir de la concepción dualista de una causa próxima y un efecto inmediato.

No somos capaces de renunciar a ese preconcepto por que sino sería como aceptar que existe un universo de orden aleatorio y sobretodo, que no podemos controlar, con nuestra lógica el orden de los sucesos y sus consecuencias.

Es extraño, pero cuando aparece la muerte repentina o un cáncer fulminante si podemos salir del paradigma y atribuirlo a acción del universo o acción divina.

Solo propongo que lleguemos mas allá, que seamos capaces de atisbar la relación que existe entre el ejercicio de nuestra conciencia, y la respuesta del medio, en que nos desenvolvemos.

Causalidad de múltiples opciones

La realidad del mundo actual constituye una gran red unificada de actividades, ordenes, sucesos, y relaciones que vienen a ser como un polígono, de muchas caras y que no es fácil de comprender para nuestra mente, hay mucha influencia de un suceso sobre otro que no podemos claramente focalizar, pues no existe una relación lineal en el tiempo que permita inferir causa, y efecto inmediato.

Nosotros queremos para cada suceso, encontrar una causa una causa “física” y cuando decimos física, decimos que podamos ver con los ojos, y que nos quede claro que esta concatenada lógicamente al hecho que tratamos de comprender.

Sin embargo no es así; la visión holográfica del universo nos dice que para cada circunstancia existen en el universo al mismo tiempo , todas las posibilidades, y es nuestra conciencia, guiada por nuestras experiencias pasadas y patrones de recuerdos que han construido un preconcepto de lo que “debe” suceder.

Construimos nos solo las circunstancias, de nuestra vida, como cosechándola del universo según nuestras razones sino que construimos un cuerpo con determinados químicos, y ondas cerebrales y sensaciones y emociones, para cada hecho.

Para comprender esto, debemos hacer un claro esfuerzo para cambiar el aparato conceptual para comprender las nuevas reglas de del conocimiento y la actitud común de las personas frente a grandes desafíos como éste,

La humanidad tiene el hábito de negar los hechos, ignorarlos y si los hechos son persistentes, y no pueden hacer mas caso omiso, entonces intentan ponerlos dentro de un molde, que se ajuste a los parámetros conocidos.

Como decir que la física cuántica es sólo teorías. que expresa el pensamiento de algunos, acerca de una realidad, mas que vulnerable, una realidad múltiple

Desgraciadamente, lo único conocido es causa y efecto lineal dentro de un espacio tiempo, inexistente con leyes aprendidas que no son verdaderas.

Sin embargo la realidad del universo con diferentes parámetros se nos esta viniendo encima, esta realidad se ha estado presentando desde mediados de los años sesenta, se nos ha venido introduciendo en todos los ámbitos del conocimiento se nos ha sobrevenido este cambio de parámetros, de una manera tan radical, que aunque en un principio solo los locos y los soñadores, en un principio han podido hacerse cargo, es una realidad que ya no la podemos evadir.

Un cerebro que crea

Un cerebro que crea, que extraño suena decirlo,. pues si se ha establecido que el cerebro al pensar, trabaja sobre la base de patrones de acción, cada aprendizaje especializa una cantidad de neuronas par determinada acción.

En este proceso, el cerebro sigue un procedimiento secuencial de administración de las redes neuronales involucradas, toma un grupo de neuronas y las especializa en una función psico-motriz y va agregando neuronas a medida que va necesitando,en función de la complejidad de la tarea, llegando al equilibrio justo entre la cantidad de neuronas que se usarán y la complejidad del ejercicio motriz.

Formándose un grupo de neuronas especiales para el ejercicio, (neuronas que se saben el ejercicio) a este grupo de neuronas le llamamos RED HEBBIANA, en honor a su descubridor, Hebb.

Si practicamos el ejercicio aprendido durante 20 días 20 minutos diarios llega a un nivel profundo de integración en nuestro organismo, como una función continua y permanente, el organismo asume que es tarea diaria entonces consolida la función neuronal, fijándola, como un hábito y habilitando las funciones para que se pueda seguir ejerciendo esa actividad, rápidamente cada vez que se necesite.

Pero, la formación de una red neuronal especial robó otra función, generalmente lo primero que se ocupa para un ejercicio motriz son neuronas de sensibilidad, perdimos sensibilidad en algún lugar perdimos sensibilidad al tacto.

¿Por que?

Por que las neuronas no se fabrican para cada aprendizaje, se produce lo que se ha llamado por la ciencia, robo hebbiano, es decir que para este ejercicio fueron utilizadas las neuronas de la sensibilidad de otro lugar, neuronas de tacto se volvieron neuronas sicomotrices.

Leyendo el código de barras del universo

Este funcionamiento de redes hebbianas, nos es particularmente interesante por que es la forma en que el cerebro manifiesta lo que percibe del universo, es como si tomara apuntes taquigráficos de la matriz invisible que percibe en su totalidad y que no tiene como describir, entonces toma posiciones dentro de esta matriz, y las anota en el cerebro formando un patrón, se lo enseña al cerebro y entonces el cuerpo responde a ese nuevo patrón formando los químicos necesarios para que el humano sienta, determinados estados, de placer, displacer, movimientos, contracciones musculares, dilataciones de la pupila, regulación de la temperatura, o de la presión sanguínea.

Ahora nos sentimos y percibimos de determinada manera, en un marco situacional concreto, ahora concretamente estamos percibiendo una realidad.

El cerebro fue a buscar ondas electromagnéticas al universo y las decodificó, fabricando a partir de ese patrón una realidad “Física” en el cuerpo, precisa para nuestros sentidos, una realidad tangible.

Un maravilloso aparato lector de frecuencias y un creador de realidad. Eso es el cerebro, como en la Ciencia ficción, o en nuestros juegos de la niñez donde imaginábamos que tal vez todo fuera una obra de teatro a nuestro alrededor. ¿Quién no, tuvo alguna vez esa sensación?

Poetas como Calderón de la Barca, con su ” vida es sueño”, cineastas con su Matrix o Truman Show, y gente común, que atisba de pronto esa percepción de la realidad, como un supuesto interesante aunque absurdo.

Pues resulto ser exactamente así, como lo soñamos.

La investigación de estos fenómenos que relacionan la actividad electroquímica del cerebro con una interpretación de la realidad, nos sitúa frente afrente con una re concepción de la EDUCACION DE NUESTRA CONCIENCIA. Más que desde un punto de vista lógico de un punto de vista relacionado con el menor valor de los contenidos y la revalorización del contexto en que se enseña.

Establecemos una Educación cuyo único sentido son los contextos.

Hacen mas sentido, el tono de voz, el estado emocional del profesor, el color de la sala, el olor del colegio, y la música ambiental, como componentes de un estado en que está inmerso el ser.

Por que al educarlo estamos realizando sus memorias, memorias que harán encuadre a su interpretación de la realidad, según la forma en que se inserte en sus estados contemplativos y comprenda así el universo. De esa manera se conformará su realidad futura, toda su vida.

Entonces lo único que en verdad importa es que tenga un estado de contacto consigo mismo de mucho agrado, para que las percepciones internas sean serenas, sin angustias, sin esquemas demasiado rígidos, con una buena aceptación de sí mismo.

Con buena estima de los seres que le rodean y de su inserción en este medio común. que los contiene, llamado universo.

Debe aprender de la forma más armoniosa posible, ya que de ello dependerá su conformación física, sus estados de salud, su carácter, su estado emocional y su vida.

Así se confirma el desarrollo de un ser que no choca con los demás componentes de su realidad, que tiene plena conciencia del sentido de unidad de la humanidad y de ser uno solo con los demás.

Ese es el verdadero sentido de tanta investigación científica, que termino por concluir una de las verdades milenarias de la religión.

Somos uno, con nuestro hermano.

Conclusión

Educación entonces es saber quienes somos, qué somos, cual es el sentido de nuestra vida, que es el universo, que es una galaxia, o un sistema solar, un planeta y sus características.

Las concepciones sociológicas de los seres de la tierra y sus agrupamientos, convicciones, destinos. La historia de la humanidad, desde una perspectiva de sentido unitario.

Debemos enseñar con sentido de cual es la concepción actual del universo y sus funciones holográficas, solamente sabiendo que el verdadero sentido de nuestra existencia es en función de un silencioso y divino espectador, que podemos llamar Alma

Trascendencia, filosofía, realidades ontológicas del ser que justifiquen nuestro paso por esta realidad tridimensional en cada segundo de nuestra vida.

Quienes somos dentro de este universo cuántico, somos uno y nos configuramos como una realidad sólo ejerciendo el respeto por el resto constituyente de este único ser llamado humanidad.

Las virtudes en formación. nos dan sentido de vida, la práctica de la caridad, compasión y el aprendizaje de las virtudes del alma…

NOS HACEN EXISTIR.

Fuentes de Referencia:

MARIA ELENA TORRES
EL CEREBRO MATRIZ DE APRENDIZAJE DE LAURA CEJAS

Tomado de: http://www.leycosmica.org/profiles/blogs/el-cerebro-es-holografico-…

http://nuevodesordenmundial.blogspot.com.es/2012/06/el-cerebro-es-holografico-y-la-realidad.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+blogspot/IRcfo+(NUEVO+DESORDEN+MUNDIAL)


Redes 108: El cerebro construye la realidad – neurociencia

Solemos pensar que nuestra percepción del mundo es mucho más completa de lo que es en realidad. Sentimos que registramos lo que pasa en nuestro entorno al igual que una cámara de vídeo, pero lo que sucede es muy distinto.

Eduard Punset viajó a Mallorca para entrevistar a algunos de los neurocientíficos más destacados del mundo que se habían reunido en el undécimo Congreso Internacional de Neurociencia Cognitiva. En este capítulo de Redes, Kia Nobre, neurocientífica de la Universidad de Oxford, nos explica algunos de los recursos que utiliza el cerebro para hacerse una idea de lo que sucede en su entorno.


Síntomas de una época: La ilusión de la voluntad consciente

Nuestro colaborador Fausto Alzati continúa explorando los “sintomas de una época”, esta vez enfocándose en “la ilusión de la voluntad consciente”, la simulación en que está sumido nuestro albedrío y la cual nos negamos a reconocer.


El hubiera no existe. No hay manera de saber, en retrospectiva, si pudimos tomar decisiones distintas a las que hemos tomado en nuestras vidas. Establecer si en verdad tuvimos una opción, o si estábamos ya determinados a hacer las cosas tal como las hicimos, es imposible. Para probar lo contrario, sería necesario viajar al pasado y tomar una decisión distinta a la que tomamos en dado momento. (Como en la serie Family Guy, cuando Stewie viaja en el tiempo para evitar que Kurt Cobain se mate ofreciéndole helado Hagen Das a cambio de su escopeta [temporada 10, episodio22]). Suponiendo que pudiésemos, por algún tipo de variación cuántica, modificar las reglas de viajar en el tiempo (ya que al alterar una decisión en el pasado dejaríamos de ser quienes fuimos y por ende no habríamos viajado al pasado), aún habría problemas. Aunque viajásemos al pasado, tal momento pasado sería, para nosotros, un momento posterior dentro de la secuencia de eventos en nuestra conciencia; en otras palabras: no hay manera de saber si tenemos voluntad consciente o no.

La sensación de tener una voluntad consciente es algo infranqueable. Pero es eso, una sensación, como la sensación que tenemos al ver un color o beber un refresco. En cierto sentido, la idea de una voluntad consciente, raya en lo que llamamos pensamiento mágico: pensar que tenemos más efecto sobre el mundo del que realmente tenemos. Cómo dicen por ahí: una sobre-estimación de la influencia personal. Recordemos, pues, las tres heridas al narcicismo de la humanidad: 1) Copérnico nos desmiente sobre ser el centro del universo, ya que la Tierra gira alrededor del Sol y no viceversa; 2) Darwin nos sitúa como una especie más entre tantas, en un enredado proceso evolutivo, y no como una especie divina, aparte; 3) Freud demuestra que no somos tan dueños de nuestros actos (o nuestra psique) como pensábamos, ya que nuestras motivaciones suelen ser manifestaciones inconscientes de fuerzas que nos rebasan por mucho.

La hipnosis fue un factor importante en las investigaciones de Freud. Fue uno de los métodos que lo alentaron a intuir que había procesos inconscientes movilizando la conducta. Consideremos, en este tenor, un fenómeno conocido como racionalización post-hipnótica. La racionalización se define como un mecanismo de defensa, donde se ofrecen razones convincentes pero falsas sobre una acción. La racionalización post-hipnótica, refiere a cuando un sujeto hipnotizado es sugestionado a realizar ciertos actos después del trance hipnótico. Usualmente se confiere alguna señal; por ejemplo, cuando suene una campana el sujeto se rascará las pelotas. Después, al escuchar la señal (la campana), el sujeto lleva a cabo la acción pre-establecida (se rasca la pelotas); pero cuando se le pregunta porqué lo hizo, dará una “razón”, ignorando el hecho de la sugestión post-hipnótica (me dio comezón).

En otra línea de experimentos, torno a los procesos cerebrales involucrados en la toma de una decisión, se llegó a una conclusión similar. Al utilizar scanners cerebrales, Benjamin Libet, de la UCSF, y su equipo, notaron que el impulso para llevar a cabo una acción surge, como una carga eléctrica en el cerebro unos 300 milisegundos antes de que ocurra un registro consciente de la decisión. En otras palabras, las decisiones que reconocemos a nivel consciente derivan de procesos cerebrales ya elaborados anteriormente, y no viceversa. ¿Será que luego, parecido al sujeto del experimento post-hipnótico, solo inventamos excusas?

El Dr. Daniel Wegner, profesor de psicología en la universidad de Harvard, propone algunos elementos a considerar en la construcción de lo que él llama La Ilusión de la Voluntad Consciente [The Illusion of Conscious Will, MIT, 2002]. Son tres factores centrales: Consistencia, Exclusividad y Prioridad.  La Consistencia indica que parte de esta ilusión se produce debido a que hay temas afines a la acción en el pensamiento, antes de llevarla a cabo; sumado a que el Yo –como figura gramatical- recurre en esta línea de pensamientos. Por ejemplo: vas a la tienda y compras un cigarro; antes de hacerlo en tu mente hubo pensamientos del tipo: “Se me antoja un cigarro” o “Ya no debería de fumar tanto”. Segundo, la Exclusividad, refiere a que para llegar a la ilusión de la voluntad consciente es necesario ignorar los efectos de otros factores u otras causas para la acción. En este caso: el clima, la adicción a la nicotina, una asociación de un olor con el recuerdo de alguien que conocías que fumaba, la publicidad, etc. Finalmente, Prioridad se refiere a que los pensamientos relacionados a la acción aparecen en la mente poco antes de llevar ésta a cabo. Es decir, que poco antes de ir por un cigarro a la tienda, pasa por tu mente la idea de que fumas o dejas de fumar un cigarro, haciéndote suponer que la acción deriva del pensamiento.

Lo interesante no es si tenemos o no voluntad consciente —las pruebas indican que no—, sino preguntarse ¿por qué tenemos la ilusión de ello? Es decir, ¿para qué sirve esta ilusión? ¿Sería insoportable la vida de otro modo? ¿Ayuda a nuestros procesos de aprendizaje? Poco importa que sea o no una ilusión, de todos modos es parte de nuestra vivencia; si viviésemos en un videojuego, no es tan importante si es o no un videojuego, sino de qué trata y cuáles las reglas del juego. De cualquier forma estamos dentro del juego y no fuera de él: qué más da si es una simulación. Aunque nuestra voluntad consciente sea una ilusión, no por ello dejamos, o dejaremos, de evaluar nuestras (supuestas) opciones en pos de mejores decisiones: aquellas con consecuencias medibles más favorables —ilusorias o no.

Blog del autor: Fausto Alzati Fernández / Ataraxia Múltiple

Fuente: http://pijamasurf.com/2012/05/sintomas-de-una-epoca-la-ilusion-de-la-voluntad-consciente/


Matriz holográfica I (Por Ular)

¿Y si la realidad (todo lo que, en primera instancia, ves, palpas y hueles) fuera un gigantesco holograma?

Para la física cuántica, la inverosímil conjetura comienza a ser una realidad que podría revolucionar las fronteras de la ciencia. Según una opinión difundida en el mundo científico, existiría evidencia suficiente como para sugerir que nuestro planeta (así como todo lo que existe en el Universo) es un entramado de imágenes fantasmas, proyecciones provenientes de un nivel ubicado más allá de la realidad, el tiempo y el espacio tal como los concebimos.

En un holograma, cada parte está en el todo y el todo está en cada parte. Sin embargo, lo más importante reside en que la parte tiene acceso al todo. Si el cerebro funcionase como un holograma, podríamos conjeturar, tendría acceso a un todo mayor, a una esfera de frecuencia holística que trascendería los límites del espacio-tiempo. El ser humano poseería un potencial mental inmenso en relación al que se cree que posee. Prueba de ello son las condiciones llamadas paranormales.

Otra hipótesis es que el súper holograma del que formamos parte habría sido creado por una superconciencia de la que también formamos parte. Es decir, que las mentes de todas las entidades universales formarían una superconciencia que, tanto individual como colectivamente, actuarían recíprocamente como creadoras del entramado absoluto de este súper holograma. Como una gran mente que da forma a todo lo que piensa, este Universo Material, sería la idealización, la materialización de una Conciencia Suprema. Los estratos o dimensiones que subdividirían el espectro holográfico total, estaría conformado por las distintas frecuencias que envuelven a los distintos Universos, dentro los cuales se manifestaría la existencia de los seres cuyas mentes crean su propia realidad.
Es decir, que todo lo que sucede en nuestro mundo sería en gran medida la consecuencia de nuestro nivel de conciencia planetaria. El mundo que vemos y percibimos no sería otra cosa que una ilusión creada parcialmente por nuestras mentes. Debido a que nosotros, como individuos, estaríamos conformados por una matriz holográfica, y esa matriz holográfica abarca teóricamente todo lo que existe, entonces nuestro ser se extendería verdaderamente a lo largo del espacio completo de este universo en cada momento. Según esta construcción teórica, somos la creación entera en sí misma. Tanto el océano de fluidez cuántica, como la vasta matriz holográfica geométrica en nuestro interior, serían elementos esenciales que nos proporcionarían un camino para mantenernos conectados con el infinito y con los seres espirituales ilimitados de principio puro que realmente somos.

¿Visto hasta aquí? Pues ahora veamos qué dice. Al respecto, Emilio Carrillo en su magistral conferencia en 2011 en Lérida, España.

 

http://www.exoperiodismo.com/2/post/2012/05/matriz-hologrfica-i-por-ular.html


“DAVID ICKE Y LOS REPTILIANOS” (I), por Gabriel Wüldenmar Ortiz

He querido publicar este artículo que es una colaboración, para plantear lo difícil que resulta a veces distinguir la información verdadera, de la que no lo es.

Sobre David Icke se ha dicho de todo. Es uno de los hombres más ridiculizados del mundo. La razón, para cualquiera que haya leído sus libros es obvia.

Es de los pocos que se ha atrevido a decir, a voces, lo que esta pasando, a pesar de que la realidad supere cualquier fantasía que nos podamos imaginar.

Al leer sus libros, en especial aquellos donde demuestra, generación a generación, la genealogía de las familias que han dominado este planeta desde el origen del hombre, cualquiera se puede dar cuenta de que algo está pasando.

Las cosas que dice David Icke son muy fuertes, pero las entrevistas y las razones que da no son de un demente.

En este blog se le ha seguido más de una vez, en sus conferencias, en sus libros en sus entrevistas. Se puede buscar todo en el apartado autores del menú del blog.

Al igual que Z. Sitchin, sobre el que se han lanzado campañas de desprestigio, para David Icke, esto forma parte de su vida diaria.

Se puede decir muchas cosas de David Icke, pero lo que está claro es que es un hombre valiente.

En este blog no se está totalmente de acuerdo con todo lo que dice David Icke, sobre todo lo relacionado con Jesús.

Sin embargo, el estudio de los linajes de la élite, de los reptilianos y su presencia en el planeta, de sus maquinaciones, son también argumentos de este blog.

Al final como siempre, quiero ofrecer a los lectores todos los puntos de vista. Por encima de mi opinión.

Maestroviejo

No, no hablamos de un grupo musical extravagante. Nos referimos al escritor David Icke, que pretende, con bastante éxito, hacer creer a la opinión pública que estamos dominados, desde hace milenios, por una raza alienígena o extra-dimensional de reptiles inteligentes (los reptilianos, chitauri o annunaki) capaces de tomar la apariencia humana a voluntad. Estos seres, malignos y necesitados de sacrificios sanguinarios, serían los reyes, presidentes, políticos, etc. que, disfrazados de humanos, controlan desde siempre el mundo.

Asombrosamente, ha logrado publicar sus libros en todo el mundo, su web es muy visitada y dicta conferencias en muchos países. La extravagancia y el absurdo tienen buena acogida en un público acostumbrado a tragarse cualquier bobada, mientras que no quiere saber nada de los verdaderos problemas del planeta ni de las verdades profundas de la existencia. Mucha gente cree a pie juntillas estas locuras, mientras que califica de fantasías increíbles hechos bien establecidos, como la existencia de Jesucristo, que Icke niega (odia al cristianismo). Sus libros están llenos de “deducciones” y relaciones arbitrarias y forzadas, de testigos siempre anónimos y de pruebas inverificables. No resisten el mínimo sentido crítico, y, sin embargo, señala hechos auténticos sobre los poderes (muy terrestres en realidad) que controlan este mundo y abusan de la humanidad.

Si está loco, es espeluznante que consiga movilizar a cientos de miles de personas en todo el mundo. En vez de ser dejado de lado como un demente que delira o como un activista que denuncia lo que no interesa que se sepa, es entrevistado por medios públicos y privados de que le dan credibilidad sin cuestionarse su salud mental. ¿Por qué esos medios de comunicación, propiedad de los poderosos que él mismo considera “lagartos alienígenas”, le dan audiencia? Muy sospechoso.

Además, parece gozar de una asombrosa inmunidad mundial: constantemente y por escrito puede llamar “satanistas”, “asesinos”, “pederastas en serie”, “abusadores”, “envenenadores” y una larga serie de insultos a toda clase de personas públicas poderosas y sus familias (reyes, presidentes, políticos, empresarios, etc). Pues bien, no le ocurre nada, ni una denuncia, ni un cierre de su página, ni una vulgar paliza o algo peor. Por mucho menos que eso, muchos activistas han sido denunciados, maltratados y asesinados. Y, desde luego, han sido completamente ignorados por los medios de comunicación del sistema. Pero Icke, no. Repito: muy sospechoso.

Evidentemente, David Icke es un agente intoxicador-desinformador al servicio del sistema. Presenta hechos reales que perjudican al poder (porque tarde o temprano otro investigador los sacará a la luz) mezclados, para desacreditarlos, con fantasías absurdas. La próxima vez que algún investigador serio saque a relucir algunos de esos datos verdaderos, estos quedan, por asociación mental, inmediatamente ridiculizados. Es como vacunar a la gente contra la verdad, mezclándola previamente con mentiras. Cuando salga a relucir la verdad que no conviene al poder, nadie va a creerla ya, porque la recordarán salpicada de estupideces delirantes. De esta manera, el que discrepe de la versiones oficiales será considerado un loco.

Además, es muy útil para el poder tener a los contestatarios gastando energías persiguiendo conspiraciones alienígenas, en lugar de cuestionando conspiraciones mucho mas reales y terrenales. Se trata de una maniobra de distracción: el mundo está mal porque está controlado por alienígenas malos, no porque haya injusticias, mecanismos de opresión y poderosos que se lucran.

http://larealidadperdida.blogspot.com.es/2012/04/david-icke-y-los-reptilianos-i.html

Fuente: http://maestroviejo.wordpress.com/2012/05/04/david-icke-y-los-reptilianos-i-por-gabriel-wuldenmar-ortiz/


LOS SECRETOS DE LA MATRIX (PERCEPCION DE LA REALIDAD)

"¿Qué es la vida?. Una ilusión, una sombra; una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es un sueño y los sueños, sueños son" … Calderón de la Barca


Viajeros del Tiempo, Casos Reales…

Viajeros del tiempo, casos reales

Historias de viajes en el tiempo han surgido a lo largo de los siglos. Una de las mejores historias de viajes en el tiempo convenció a mucha gente – muchos de ellos parte de la policía de Nueva York – que el viaje en el tiempo no es una teoría, sino real.

El Caso de Rudolf Fenz

Viajeros del tiempo, casos reales

Rudolf Fenz es una persona que ha viajado en el tiempo, su historia fue muy famosa además de documentada. Todo sucedió en Junio de 1950 a las 11:30 en la 5ª Avenida de Nueva York.

Un dia de calor como otro cualquiera, la gente paseaba tranquilamente cuando de pronto, vieron a una extraña persona vagando completamente desconcertada hasta que es atropellada por un coche. Tras este hecho, la policia hace acto de presencia y tras un primer reconocimiento, pudieron ver que se trataba de un hombre de unos 30 años vestido con ropa de hace un siglo. Ésta estaba impecable. Vestia una lebita negra, un amplio sombrero, un pantalón estrecho y unos zapatos con hebilla. Procedieron a registrarle y en sus bolsillos encontraron un puñado de billetes y monedas en perfecto estado, con la particularidad de que estos se encontraban fuera de circulación. También hallaron un puñado de tarjetas de nombre Rudolf Fenz, una carta, en la que figuraba la fecha del año 1876 en el matasellos de la misma y que iba dirigida a Rudolf Fenz y unos recibos que hacian referencia a una suma entregada por la manutención de unos caballos y un carruaje.

Viajeros del tiempo, casos reales

Hubert Rihn agente de la oficina de desaparecidos del Estado de New York fue el encargado de iniciar la investigación para encontrar a los familiares de la victima comenzando su búsqueda por los emigrantes de origen Austriaco, Alemán y Centro europeo que tuviesen el apellido Fenz, llegados a EEUU después de la 2ªGuerra Mundial, pero todos los intentos tuvieron resultados negativos. Cuando ya lo daba todo por perdido se encontró con un número de teléfono en un listin telefónico del año 1939 en el que figuraba un tal Rudolf Fenz Junior. Se puso al habla con esta dirección y se encontró a la viuda de Rudolf Fenz Junior. Se trataba del mismísimo hijo de la persona atropellada. La viuda comentó que el suegro desapareció en 1876 cuando salió a dar una larga caminata por el campo tal y como solía hacer habitualmente, pero desde ese día no han sabido más de él…

Este dato se terminó corroborando cuando encontraron a Rudolf Fenz en la lista del archivo de personas desaparecidas del Estado de Nueva York en el año 1876. Según el informe dió un salto en el futuro de 74 años, desde 1876 hasta 1950.

Ahora vienen las preguntas… ¿Que le sucedió realmente a Rudolf Fenz? ¿como ha conseguido aparecer 74 años después sin haber envejecido nada?¿salio a caminar y pasó por una puerta espacio-temporal?¿Por qué en la 5ª Avenida?

Este es uno de los pocos casos en los que se puede probar que una persona ha viajado en el tiempo. La circunstancia es un enigma, pero que ha viajado en el tiempo es una realidad.

Andrew Carlssin

Viajeros del tiempo, casos reales

Fuentes de la Comisión de Seguridad del Intercambio de Valores confirmaron que un hombre de 44 años, Andrew Carlssin, ofreció una extraña explicación para su increíble éxito en la Bolsa después de ser arrestado el 28 de Enero: “No nos podemos creer la historia de este tipo, o es un lunático o un mentiroso patológico. Pero el hecho es que, con una inversión inicial de tan sólo 800 dólares, al cabo de 2 semanas tenía una cartera de valores estimada en 350 millones de dólares. Cada inversión que hizo sufrió una inesperada e inexplicable subida de valor, lo cual no puede ser simple cuestión de suerte. La única manera de conseguir estos logros es a través de información privilegiada ilegal. Se va a sentar en la celda de la cárcel de Rikers Island hasta que nos confiese sus fuentes.”

Los desastres bursátiles del año pasado dejaron a la mayoría de los inversores desesperados. Así que cuando Carlssin consiguió que todas y cada una de las 126 operaciones de alto riesgo que realizó terminaran en un completo éxito de ganancias, atrajo sobre sí todas las sospechas de los inspectores de Wall Street.

“Si la acción de una empresa sube como la espuma debido a una fusión o a un importantísimo avance tecnológico, esta información, que se supone que debe ser secreta, Mr. Carlssin de alguna manera la sabía con antelación”, dijo una fuente cercana a la investigación.

Cuando los investigadores interrogaron a Carlssin, obtuvieron más de lo que se imaginaban: cuatro horas de una sorprendente confesión que rompió todos los esquemas.

Viajeros del tiempo, casos reales

Carlssin declaró que había viajado al pasado desde más de 200 años en el futuro, cuando es de conocimiento general que en nuestra era se produjo uno de los mayores vaivenes bursátiles de la historia. Por lo que cualquiera armado con el suficiente conocimiento de los valores que subirían como la espuma haría una fortuna.

“Simplemente era demasiado tentador para resistirse”, alegó Carlssin. “Planeé hacerlo de modo que pareciera natural, ya sabes, perder un poco aquí y allá de manera que no pareciera demasiado perfecto. Pero me detuvieron en el momento”.

En una apuesta por su clemencia, Carlssin se ofreció a difundir “hechos históricos”, como la localización de Osama Bin Laden y una cura para el SIDA.

Todo lo que pedía era que se le permitiera volver al futuro en su “máquina del tiempo”.

De cualquier manera, rechaza revelar el lugar donde está la máquina o explicar cómo funciona, supuestamente debido a que la tecnología pueda “caer en las manos equivocadas”.

Los investigadores están bastante seguros de que las afirmaciones del “viajero del tiempo” son falsas, aunque no dejan de admitir que “nadie puede encontrar ningún documento de Andrew Carlssin anterior a Diciembre del 2002.”

Quizás lunático a no, hasta el dia de hoy no se han encontrado documentos de esta persona…

Nuestra conclusión es que realmente viajó en el tiempo, gracias a una tecnología que seguramente tampoco era de su época…

Nostradamus

Viajeros del tiempo, casos reales

La mayoria de las cosas que predijo Nostradamus, se han cumplido y otras no tanto. Nuestra conclusión sobre este personaje, es que por alguna razón fue visitado por un viajero del tiempo que no debia estar muy cuerdo, o por alguna circunstancia tenia algun tipo de problema. Éste le conto las cosas que sucederían en el futuro, de las que posiblemente Nostradamus no le creyo del todo. No obstante estampó por escrito sus mal llamadas “profecías”, muchas de ellas verdaderas pero otras directamente disparatadas por los delirios mentales que podria paceder dicho viajero…La deducción sobre Nostradamus podria no ser cierta, tan sólo es una hipótesis.

Las anteriores historias sí son reales, y se puede buscar información sobre ellas a través de internet que confirmen la aquí expuesta.

http://conspiraciones1040.blogspot.com/2012/01/viajeros-del-tiempo-casos-reales.html


La voz de la conciencia…

En su teoría de la Conciencia Esparcida, Riccardo Manzotti plantea que la conciencia es un proceso en constante flujo entre el mundo y la percepción del mundo, surge de esta relación y no del cerebro.

La conciencia no está en el cerebro, está en el mundo

Aunque la ciencia establecida acepta que la conciencia es un fenómeno que no ha logrado ser explicado cabalmente, generalmente se asume que ésta es el producto de procesos neurales, y como tal se fija en el cerebro. La filosofía oriental por otra parte usualmente considera que la conciencia no puede ubicarse en un sitio, sino que es aquello que soporta la existencia y está diseminada por el universo: la conciencia está en la mente, pero la mente está en todas partes.

Este añejo dilema, actualmente dominado por la visión del racionalismo que separa al mundo de la mente (y el espíritu del cuerpo), tiene un interesante avatar en la teoría de la Conciencia Esparcida (Spread Consciousness) del científico y filósofo italiano Riccardo Manzotti. Manzotti, quien antes se desempeñó en el campo de la robótica, propone algo radical: “Las personas dicen que un robot almacena imágenes del mundo a través de su cámara digital. No lo hace, almacena datos digitales. No tiene imágenes”. Lo mismo ocurre con nosotros: “Nuestra experiencia visual del mundo es un continuum entre el que ve y lo que es visto en un proceso compartido de visión”.

Para ilustrar esto, Manzotti utiliza el ejemplo de un arcoiris. Para que un arcoiris ocurra es necesaria la luz del sol, gotas de lluvia y un espectador. Al menos de que alguien esté presenciando, desde cierto ángulo, este arco de colores no puede aparecer. Uno de los elementos de los que está compuesto el arcoiris es la percepción: nuestros ojos, nuestro cerebro. No existe como algo independiente en el mundo o cómo una imagen separada de lo que es percibido: la conciencia está difundida entre la luz del sol, la lluvia, el neurocórtex… y genera la unidad transitoria de la experiencia del arcoiris. Es decir, el espectador no ve el mundo; es parte del proceso-mundo. Literalmente somos parte del paisaje.

Se podría objetar que de todas maneras tenemos conciencia cuando nos abstraemos del mundo, cerramos los ojos o soñamos y que entonces el cerebro es suficientemente capaz de sostener la conciencia sin el apoyo del mundo exterior. Pero Manzotti argumenta que la conciencia sigue esparcida entre la mente y el mundo. Por una parte existen percepciones inconscientes que luego surgen –así podemos soñar con un lugar del cual no tenemos memoria consciente que vimos, pero que es el resultado de una o un conjunto de percepciones que tuvimos en algún momento. Es la continuación de un proceso que se inicio quizás hace años (una ventana que apenas vimos con el rabillo del ojo donde había un árbol). Manzotti cree que todo lo que ocurre en la mente tiene un origen en el mundo material y por lo tanto nada es del todo inventado. No cree evidentemente que alguien pueda soñar con algo con lo que no ha tenido algún tipo de contacto previamente. Tal vez aquí podamos diferir, y bajo su propa teoría argumentar que es posible, por ejemplo, soñar con símbolos que nunca hemos visto precisamente porque están en el mundo, de alguna manera codificados o integrados a su urdimbre y nos son transmitidos en la conciencia, que es por definición colectiva y que compartimos con las cosas. Por ejemplo las visiones arquetípicas que otorgan ciertas plantas pudieran estar presentes en un campo de información compartida que se entrelaza con nuestra red neural.

El novelista Tim Parks, quien entrevistó a Manzotti para la revista New Yorker, le sugirió que su teoría es similar a lo que sostiene el budismo (posiblemente a lo que se conoce como Prat?tyasamutp?da, un término que hace referencia a que todos los fenómenos emergen conjuntamente en una red interdependiente de causa y efecto) y que la conciencia es la fusión de procesos mentales con los procesos que llamamos objetos en un estado de flujo constante (algo que también recuerda a la obra de Alfred North Whitehead). Manzotti es reacio a estos comparativos, pero la semejanza es notable.

Separar la mente del mundo, al hombre de los procesos de la naturaleza, es una cómoda ilusión, en cierta forma un mecanismo de defensa:

Al localizar la conciencia exclusivamente dentro del cerebro podemos imaginar que el sujeto, yo, en un nivel muy profundo, no está sujeto a la misma ley de cambio constante que evidentemente gobierna los fenómenos a nuestro alrededor. El sujeto asimila y descarta atributos, pero en esencia permanece él mismo. Esto permite la noción de que uno es responsable, incluso de acciones llevadas a cabo años atrás, y por lo tanto genera un universo moral particular; también crea la reconfortante ilusión de que tal vez el ser podría sobrevivir separado del mundo. Detrás de esto yace el deseo de negar los cambios en nosotros, quizás de sobrevivir la muerte. De cualquier forma, ser una entidad afuera del mundo.

Es fascinante y a la vez terrorífico pensar que no somos responsables de nuestros actos porque no estamos separados del mundo y estamos siendo constantemente influenciados por todo lo que ocurre. Algo que, si lo llevamos a última consecuencia, visto de otra manera, significa que en realidad somos responsables de todos los actos que jamás se han realizado ya que más que individuos somos el mundo, el proceso –aunque (aún) no tengamos la conciencia de todas las conciencias en una. Mientras rige el caos, la entropía, el conglomerado de flujos interpenetrados que se suman para generar todo lo particular desde lo universal. Tal vez la métafora muchas veces utilizada del río para describir el pensamiento y la conciencia esté directamente inspirada de ese flujo que es el mundo: el Tao, sin nombrarse, se dice a sí mismo moviendo.

Manzotti no habla de esto, pero me hace pensar en aquella ampliación del adagio hermético “como arriba, es abajo” que dice “como adentro, es afuera”. En realidad porque afuera no existe. Consideramos la piel y el cerebro como una barrera que moldea nuestra unidad independiente, sin embargo las fuerzas físicas no conocen esa barrera: el electromagnetismo o la gravedad lo mismo afectan nuestra epidermis que nuestros órganos y células. Mcluhan dijo alguna vez que en “la era eléctrica usamos a la humanidad entera como nuestra piel”, pero podríamos decir que todo el mundo es nuestra piel, nuestros ojos son el sol y nuestros brazos son el aire. La con-ciencia está en el ser con, en el contacto, en la conexión, es una constelación ubicua de estrellas neurales.

Via : PijamaSurf

Fuente: http://asusta2.com.ar/2012/04/18/la-voz-de-la-conciencia/#more-6434


Emilio Carrillo – Multiversos y Principio Holográfico: Ciencia, Consciencia y Espiritualidad

Más allá de los ficticios dualismos que abundan en Tercera Dimensión, no hay dicotomías entre Ciencia y Espiritualidad, que realmente son como la letra y la música de una misma y hermosa canción. Cada vez son más numerosas las manifestaciones de esta íntima interconexión.
Un bello y potente exponente de ello lo constituye todo lo relacionado con la Consciencia, en general, y con la toma de consciencia, la expansión de ésta y la denominada ecuación de decisión, en particular. Son temas a los que muchas escuelas y corrientes espirituales han prestado secularmente gran atención y a los que la ciencia está dando en la actualidad gran importancia de la mano de la Teoría de los Universos y Multiversos Paralelos, las Realidades Supersimétricas y la Teoría del Principio Holográfico.
Esta ponencia retoma lo recogido por escuelas espirituales de todos los tiempos y culturas y por las últimas innovaciones y aportaciones científicas en los campos reseñados para mostrar que la consciencia se expande ondular y fractalmente en el contexto de un proceso de preguntas y opciones en el que tomar consciencia no es hallar respuestas, sino formular preguntas. Y las preguntas no tienen respuestas, sino que abren opciones que conducen, cada una, a nuevas preguntas.
En la realidad física, que es “cuántica”, todas las opciones acontecen a la vez (Universos y Multiversos Paralelos y Realidades Supersimétricas), pero en la medida que nuestra consciencia se decanta por una concreta, ésta es la que experienciamos consciencialmente (en el “interior”) y moldea holográficamente (“Teoría del Principio Holográfico”) lo que nuestros sentidos físicos perciben como realidad (“exterior”) en Tercera Dimensión.
Esta co-creración de la “realidad” exterior es tanto individual como colectiva (Matriz Holográfica), genera tanto impactos inmediatos como una cadena de causa-efectos a corto, medio y largo plazo (también en la cadena de vidas o reencarnaciones) y provoca una amplia batería de intersecciones conscienciales entre seres humanos y el funcionamiento de la llamada Ley de Atracción.


Y tu que sabes? (dentro de la madriguera)

Hoy en “La Butaca” te traigo la versión extendida -2 horas y media- de la película/documental “Y tu que sabes” en la que por fin se pudieron incluir todos los temas que se no se trataron en la primera versión.

Nuevas animaciones, nuevas entrevistas, nuevos conceptos para añadir, si cabe, más leña al fuego de la física cuántica y sus infinitas posibilidades.
Si en la primera parte se te planteaban las preguntas, ahora es el momento de darle las respuestas. ¿Hasta donde quieres llegar esta vez?

¿Porqué estamos aquí? ¿De que están hechos los pensamientos? ¿Vemos el mundo tal como es? ¿Qué es un cambio de Paradigma? ¿Qué nos dice la Física Cuántica acerca de la naturaleza de la realidad? ¿Cómo podemos crear conscientemente nuestros días? ¿Cuál es el poder de la intención? ¿Cómo experimentamos nuestras conexiones cerebrales? ¿Cómo podemos liberarnos del pasado?

(lo que viene ahora es una introducción, para ver la película, baja al final)

Bases de la Película: Mecánica Cuántica
La mecánica cuántica es la rama de la física que estudia el comportamiento de la materia a escala muy pequeña.  Estos son algunos de sus postulados:

  • Principio de indeterminación de Heisenberg: no podemos medir simultáneamente y con infinita precisión un par de magnitudes conjugadas (posición – momento, energía-tiempo, etcétera)
  • Dualidad onda-partícula: no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas, las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa.
  • Entrelazamiento cuántico: La paradoja ERP que dice que 2 partículas que interactuaron en el pasado quedan entrelazadas de modo que conociendo el estado de una conocemos en el de la otra y operando sobre una de las partículas se puede modificar el estado de la otra a distancia de manera instantánea.
  • Superposición cuántica: un objeto “posee simultáneamente” dos o más valores de una cantidad observable (por ejemplo, la posición o la energía de una partícula).

Cambio de paradigma

Resultado de algunos experimentos de Masaru Emoto

¿A qué hemos venido a este mundo? A ser cocreadores, lo que nos ocurre y cómo nos ocurre es responsabilidad nuestra. La realidad no está predeterminada. Extrapolando la mecánica cuántica es el observador quien con su atención e intención genera cual de las múltiples posibilidades ocurre.
El poder de nuestro pensamiento, aquello que pensamos, nuestras intenciones, ¿tiene algún efecto en nuestro cuerpo? ¿en lo que nos rodea? Aquí se habla de varios experimentos como el del profesor Masaru Emoto y sus “Mensajes del agua“.

Moléculas de las Emociones

(de la Dra. Candace B. Pert)

Un grupo de moléculas denominadas péptidos, son los mensajeros moleculares que facilitan la conversación entre los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico, concluyendo que estos tres en realidad SON UNO SOLO formando una RED. Los péptidos son una familia de sesenta a setenta macromoléculas y fueron estudiados originalmente en otros contextos recibiendo múltiples nombres: hormonas, endorfinas, neurotrasmisores, etc. Y llevó muchos años reconocer que en realidad forman una sola familia de mensajeros moleculares.

Sincronicidad
Carl Gustan Jung  en su principio de sincronicidad intenta dar cuenta de una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de manera a-causal. Hay un tejido conectivo que lo entrelaza todo. Cuando uno cambia en cierta manera toma determinada decisión hay cosas que parecen venir “rodadas”.

…y mucho más que encontrarás dentro de la madriguera…

Y ahora, la película:

http://genteconconciencia.es/blog/?p=6011


Deja de Ser Alimento…

Fuente: http://maestroviejo.wordpress.com/2012/04/03/deja-de-ser-alimento-2/


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.198 seguidores