Lo importante es lo que no se ve

Archivo para enero, 2017

PARÁBOLAS

Parábola de la fiesta de bodas

1. Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:

2. El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;

3. y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.

4. Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.

5. Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;

6. y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.

7. Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.

8. Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos.

9. Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.

10. Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.

11. Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.

12. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.

13. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

14. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Parábola del sembrador

1  Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.

2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.

3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.

4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;

6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

9 El que tiene oídos para oír, oiga.

Parábola del trigo y la cizaña

24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;

25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.

26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.

27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?

28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?

29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.

30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Parábola de la semilla de mostaza

31 Otra parábola les refirió, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo;

32 el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.

Parábola de la levadura

33 Otra parábola les dijo: El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado.

El tesoro escondido

44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

La perla de gran precio

45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas,

46 que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

La red

47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que echada en el mar, recoge de toda clase de peces;

48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera.

49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos,

50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Tesoros nuevos y viejos

51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.

52 El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.

Nota del Administrador

Creo que no es necesario explicar estas parábolas del mayor Amasterdamo, a la vista está que reflejan fielmente muchas situaciones actuales que hemos vivido y seguiremos viviendo mientras el propósito y la misión de este colectivo de DDLA siga vigente. 卐✞卐

Fuente: http://detrasdeloaparente.blogspot.com.es/2016/10/parabolas.html

Anuncios

El Proyecto Kronos

port_md

A principios de la década de 1940, Alemania, empezó un audaz proyecto calificado como ultra-secreto, la maquinaria alemana, entrego enormes esfuerzos tanto en instalaciones como en recursos humanos, su objetivo era construir una máquina del tiempo, algo que muchos podrían pensar que solo puede suceder en la ciencia ficción, parece ser que fue absolutamente real.

Para hablar de ello, tenemos al Dr. Felipe Botaya, Profesor en ciencias empresariales y gran conocedor de la historia que se esconde detrás de aquellos sorprendentes acontecimientos.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/el-proyecto-kronos.html


¿Que es realmente eso que llamamos Familia?

Consideramos familia a esas personas que llevan nuestra misma sangre, es ese parentesco el que nos enlaza a ellos y nos hace vincularnos de por vida. Vinculo de sangre con grado, y con una capacidad para modelar nuestra conciencia, inculcando en nuestra mente “valores” útiles para desenvolvernos en el mundo real, en nuestra querida sociedad.

Ese parentesco nos agrupa y nos supera tras a muerte, es ese arraigo lo que nos perpetua y nos liga a esta tierra. Nos llevamos con nosotros ese deber no escrito de criar y salvaguardar a nuestra descendencia, no criamos y educamos a personas independientes y seguras de si mismas, sino todo lo contrario. El sistema y el miedo y la cultura de la escasez, se encarga de que inculquemos generación tras generación, esa estúpida necesidad de proteger a nuestros hijos como a infantes durante toda su vida.

Desde que nace entramos en un constante estado de preocupación y alarma que no desaparece ni siquiera con la muerte. Preocupados y temerosos, de que no enfermen, que coman, que se relacionen y se integren, que no tengan conflictos, que no se desvíen, que amistades tienen, que parejas tienen, que trabajos tienen, gana suficiente, pueden valerse por sí mismos…

En la naturaleza, todas las especies cuidan y crían a sus cachorros y sus polluelos, pero cuando están listos, sueltan y les dejan volar, unos vivirán más y otros vivirán menos, pero el trabajo del progenitor ya está hecho, y son las decisiones de ese cachorro ya crecido, las que le llevaran a seguir el ciclo o caer en las fauces de cualquier depredador. Sería injusto responsabilizar a sus padres de caer devorado o de morir sin cumplir con el programa, sin embargo con los humanos pasa todo lo contrario, a pesar de tener más inteligencia, no hemos sido capaces de comprender ese ciclo vital, y el sentimiento posesivo nos lleva a controlar cada una de las etapas que van quemando nuestra descendencia.

A pesar de ser una especie inteligente, somos tremendamente inseguros y temerosos y no permitimos que nadie tome decisiones que los acabe responsabilizando de sus actos, esto quizás, es consecuencia directa del papel que ha jugado la religión, donde un dios padre, severo y observador, nos castigaba a cada error (pecado) con lo cual quien no hierra no aprende, y como consecuencia vivimos y morimos en una constante necesidad de un tutor, que nos guíe y nos salve. El juego de controlarlo todo y a la vez tener alguien superior que nos controle y nos guíe, un juego estúpido en el que aún no hemos sido capaces de superar el primer nivel.

Como especie y como sociedad, vista desde fuera, parecemos un bebe llorón con el pañal perpetuamente sucio. Un bebe constantemente irritado, que no sabe y no quiere saber nada. Una sociedad inmadura e irresponsable, cría y educa, personas inmaduras e irresponsables. Sus creencias y sus ideologías lo serán igual, orientadas a que alguien superior nos diga cómo comportarnos, como ser, como vivir. Este sistema nos da la pauta, para vivir mamando de su pecho de por vida, sin riesgo y sin conciencia. Ese pecho nos mantiene cómodos, y en un perpetuo sopor, no nos alimenta, pero tampoco sentimos la necesidad de despegarnos de ahí.

Con un dios (padre) su hijo (hermano mayor) y ese hipotético espíritu, que ni entendemos ni concebimos, tenemos bastante. No tenemos libre albedrio, pero ¿para que lo queremos? se nos dice que lo tenemos y eso es real, es verdad, lo tenemos y siempre está ahí esperando a que lo agarremos, pero  ¿para qué? No lo necesitamos, el modo en el que nos educan y educamos, lo demuestra. No tomaremos decisiones más allá, de elegir un color, una pareja, un medio de transporte y el ataúd, poco más. Tus estudios están condicionados, primero, a las necesidades que quiera cubrir el sistema y segundo, las que quiera cubrir tus tutores y su orgullo de estirpe. El trabajo tampoco lo elijes, ya que es la empresa la que te contrata, y para todo lo demás, siempre hay clausulas y letra pequeña. Así que esa inmadurez nos deja de tal modo, que a la hora de criar a unos hijos, lo hagamos como niños con un juguete nuevo, son míos, y solo míos…

Solo cuando te sales de la pauta y tú conciencia te hace ver la realidad, se acaba esa necesidad de tutor y pierdes interés por cualquier teta que el sistema te dé a mamar. Esto te hace replantearte incluso ese ciclo sagrado que da la sangre y te das cuenta que un pariente nos es necesariamente familia y que hay familia por ahí fuera que ni siquiera conocemos aun.

Nuestra escasez de referencias, es la que nos hace agarrarnos a un clavo ardiendo, se llame familia o se llame orgullo. Es esa amnesia la que nos hace perder toda referencia en memoria de los seres con los cuales si tenemos un vínculo real y duradero.

Tu vista, tu mente y tu educación engañan a tu conciencia, pero ese sentimiento que te liga a alguien que el sistema o la sangre te dicen, que no te une a ellos ningún parentesco, pero sin embargo hay algo que chilla dentro de ti y te dice que ese Ser tiene más que ver contigo que toda tu familia junta, y como con él, hay muchos más que a los largo del camino vas encontrando y que sin saber cómo se cruzan en tu vida y dejan un rastro que si eres consciente es difícil de obviar.

Es tu familia real, son esos seres a los que te une un vínculo que traspasa todas las fronteras físicas y espirituales, y de los cuales os separan océanos en el peor de los casos, pero que dejaron una profunda huella en ti en un pasado remoto, que hace que aflore todo cuando estamos con ellos. Es difícil de explicar, pero seguro que a muchos de vosotros os ha pasado que tenéis algo tan fuerte con alguien que supera esa trillada etiqueta llamada “amistad”, o la más manoseada aun, y típica tópica relación de pareja. Nadie os da pruebas, pero sentís y percibís que hay algo más, ni vuestros sentidos, ni vuestra memoria, os permiten encajar y relacionar adecuadamente ese vínculo. Cualquier gurú te metería en el patetismo de las almas gemelas, pero no se trata de algo romántico y no es una simple amistad, ni siquiera podrían ser considerados familia, porque ese vínculo trasciende toda etiqueta y todo programa.

Nos han movido como a peones en un grandísimo tablero, nos han colocado de tal forma que es difícil reconocernos ni siquiera a nosotros mismos, peleamos en el bando en el que aterrizamos sin tener siquiera unas mínimas nociones. Nos dan una identidad, una nacionalidad, nos dan cuerda y a correr, como pequeños soldaditos de plomo, en una maqueta en el que la muerte y la sangre derramada son reales.

¿Quién puede llamar familia a otra persona, sin ese lazo genético? En realidad aquí, nadie conoce a nadie, nadie sabe nada de nadie, y nos ofuscamos por salvar una identidad y una vida que ni siquiera es nuestra. La realidad es que estamos aquí de alquiler, y vida tras vida nos renuevan este precario arrendamiento.

A falta de más referencias, mi familia es aquella que me acepta, me apoya, me comprende y me ama, aquella que abre los brazos de par en par cuando les regalo todo mi Ser, cuando mi energía y mi esfuerzo les motiva y les ayuda a dar su siguiente paso, y cuando sus sacrificios no son en vano, y me ayudan a levantarme cuando me caigo. Sin más guía que su ánimo y su aliento, para seguir levantando la vista y tener el valor de avanzar en este sin sentido.

Algún día todo este caos será reordenado y recuperaremos esas referencias, que nos hagan saber con quién tratamos y que vinculo nos unen a ellos, encontraremos a nuestra verdadera familia y recuperaremos ese amor que no necesita pasaporte, ni conoce las distancias. Reconectar esos hilos, supondrá reconectar más aun nuestro Ser, supondrá recuperar nuestro estado natural y sobretodo supondrá, reescribir la definición que tenemos de Familia.

Publicado por Rubén Torres

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2016/10/que-es-realmente-eso-que-llamamos.html


Algo Extraño Sucede en el Sol

sol_md

Desde hace unas semanas, están apareciendo una serie de noticias extrañas que parecen indicar que algo está sucediendo en el Sol, extraños efectos climáticos, nubes “raras”, desaparición de enormes masas de hielo, visitas extrañas a la Antártida y un montón de datos adicionales parecen indicar que puede que estemos a las puertas de una posible tormenta solar.

En el siguiente vídeo, hablamos de ello.

Link al SDO:

http://sdo.gsfc.nasa.gov/gallery/potw/item/760

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/algo-extrano-sucede-en-el-sol.html


MERCADO Y CABALA

Hoy quiero desmontar una de las mayores mentiras de la cábala, la del mercado y su imposibilidad de ser justo para todos. Este artículo será sumamente corto, pues es solo para demostrar que poder se puede y es muy sencillo llevarlo a cabo, lo que sucede es que no se quiere, porque los que nos gobiernan son demonios y su intención y propósito es que nunca suceda.  Para que un mercado de consumo funcione, debe haber consumidores con poder de consumo y un mercado con capacidad de cubrir las necesidades del consumidor como también los costos de lo producido. Si alguno de estos términos no cumple su función, el mercado consumista se transforma en un mercado elitista con una ecuación sumamente desbalanceada, donde el mercado (sistema) gana mucho sin producir, y el consumista gasta mucho sin consumir.

Me explico, hay una ley muy simple que nadie desconoce, tanto en bienes como en energía, no se puede gastar más de lo que se produce. Hablando en términos cabalistas, si usted gana $100 mensuales (producción), no puede gastar más que esa producción, pues estaría por un lado adquiriendo deuda de producción (dinero), y por otro desbalanceando la ecuación entrada/salida a favor del mercado. Por consiguiente, el que ganaría seria este, pues no solo gastaría toda su producción (dinero), sino que compraría deuda (más dinero) para cubrir el consumo mínimo que necesita. Ahora bien, si todos ganaran lo suficiente para cubrir necesidades y gastos, y además les quedara un extra para cualquier eventualidad, el mercado estaría balanceado pero su ganancia sería mínima.

Para que esto suceda, equilibrar la ecuación del consumo, el sueldo mínimo (producción) debe subir para equilibrar el mercado, o el mercado debe bajar para equilibrar el sueldo mínimo. La sumatoria de necesidades, gastos y reserva da como resultado el valor mínimo necesario para que el consumo se mantenga balanceado. De esta manera los precios del mercado deben regirse por la entrada (producción) del consumidor y no por el mercado consumista. La sumatoria de las partes hacen al todo, nunca es al revés. Si usted tiene para gastar $100, el mercado debe adaptarse a esa suma como mínimo.

Las necesidades Humanas no son un término que se pueda cuantificar o cualificar, no son negociables, son un derecho de existencia, y que estas necesidades estén cubiertas es una obligación del Humano como sociedad, o sea del sistema. Si la entrada económica no alcanza para cubrir esos derechos, pues hay que modificar el mercado, bajando las ganancias del sistema y subiendo la Humanidad del mismo. Nadie puede existir en equilibrio mientras otro no pueda cubrir sus necesidades mínimas, pues usted puede ser él mañana. La comida es un derecho, los servicios son un derecho, la salud es un derecho, la verdadera educación es un derecho, la vivienda es un derecho, todo es un derecho mientras no sea en demasía, pues somos Humanos, no números y estadísticas de demonios, demonios que, sentados en sus escritorios desde el poder, hablan de nosotros como si fuéramos una producción de granos, un valor de mercado, un bono al portador, o una bolsa de abono para su cultivo de billetes, poder y deshumanización.

Mientras el valor esté puesto en el dinero y no en la Humanidad, el mercado no se equilibrará jamás, y a la vista está, que si los que lo rigen no son Humanos, entonces tienen por propia decisión la ecuación continuamente desequilibrada a su favor. No soy político, tampoco economista ni nada relacionado al estudio de las finanzas y el mercado, pero les aseguro que, si tuviera el poder, en 49 días el mundo sería otro, pues bastaría ver al prójimo como lo que verdaderamente es, un Humano verdadero, libre y justo con el mismo y los demás, para que esta realidad cambie, sacándoles a los demonios el control y el poder para siempre. ¿Cómo lo haría? Muy simple, reemplazando el dinero por Humanidad. ¿Cuánto compra su Humanidad? pues mucho si la tiene y nada si no la tiene, en este nuevo mercado los demonios serían indigentes y los Humanos vivirían en abundancia, cosa que ahora es exactamente al revés, y el que le diga que esto es inviable o imposible, le miente, pues debe ser un demonio que no le conviene que así sea.

En el artículo Resurrección dije: “…¡Denme doce valientes guerreros, y tomaré Constantinopla, denme al pueblo de Constantinopla, y liberaré a la humanidad!!!…” Esto no es una utopía ni una frase más, es una realidad, pues el Humano unido, jamás será vencido. DDLA en RCA.

Fuente: http://detrasdeloaparente.blogspot.com.es/2016/10/mercado-y-cabala.html