Lo importante es lo que no se ve

La Agenda del Perdón.

Parece que vienen tiempos de cambio, esto es algo que nadie puede negar. Algo se esta cocinando, pero poco podemos prever, si acaso especular, sobre el como y el cuando. Estos cambios serán decisivos, pero cómo siempre, los mismos de siempre, trataran de desvirtuar y confundir, este proceso que esta sujeto a un orden natural, para arrimar el ascua a su sardina, y llevarse su tajada. Para que no caigamos en sus redes, tendremos que estar atentos a todos sus movimientos. Despacio, poco a poco vamos averiguando quiénes están de parte de ese sistema, en el que se dedican a fabricar creencias o nuevos paradigmas, como les gustan a algunos, para confundir a las masas con sus falsas apariencias de despiertos, divulgadores, conscientes u holisticos, detrás de todo ese escaparate, solo hay un adoctrinado, instalando un programa.

Uno de los factores a tener en cuenta es el modo en que funcionan sus agendas. Este poder oculto y cobarde que desea zancadillearnos nuevamente de forma indirecta, no tienen un plan A y un plan B, como únicas opciones. Para que los resultados que persiguen se materialicen, en realidad lo que tienen es una gran multitarea, donde una gran cantidad de agendas se solapan e incluso se combaten. Tenemos que tener en cuenta, que desde sus posiciones se liberan todas las corrientes mayoritarias que existen, para lograr salirse con la suya, ellos ocupan ambos lados de la dualidad. Son los malos y los buenos, pero ademas son los disidentes de estas posturas. También controlan la insurgencia, y de ellos nacen esos múltiples planes de liberación y redención. Todo esta monopolizado, para que cualquier intención que nazca de nosotros, sea ya patrimonio de ellos y no haya otra opción posible. Procuran estar de vuelta antes de que logremos dar siquiera el primer paso.

Los planes se estructuran en varios estratos, para que todos estén tan compartimentados, que nadie estorbe a nadie, y todas las opciones posibles den como resultado lo que dicta su voluntad. Así ha sido siempre, antes era mas sencillo, con la religión y los feudos, solo debían crear un mal necesario, y un bien al que aferrarse, así mantuvieron la voluntad humana entre rejas durante milenios. Ahora que estamos traspasando esta frontera que nos limitaba, tenemos mas conocimiento y somos mas conscientes, sus propósitos se complican y sus objetivos se ralentizan. Son tantas las operativas que mantienen activas que la gestión de todo esto, provoca que su mastodontica agenda vaya muy despacio, pero con paso firme.

Una de las cosas que nos resta poder, es nuestra inmadurez consciente, ya que solemos ir hacia las informaciones que mas se viralizan, que mas resuenan o que mas popularidad recibe, sin percatarnos que esa información sobrevive en el sistema básicamente, porque lo genera el propio sistema y esta diseñado por y para la programación de los conscientes.

Uno de los planes mas ambiciosos que tienen en marcha, es la agenda del perdón. Se ha iniciado desde hace relativamente poco, y se ha inyectado en los medios masivos, los popes de la fe, ya lo están lanzando desde hace un tiempo de forma casi cansina y repetitiva, la música y el cine, también están incidiendo en la necesidad de perdonar. El perdón, y la necesidad de perdonar a nuestros semejantes, se esta empezando a gestionar de forma acelerada, quizás aun no seas consciente de este hecho, pero inconscientemente ya estas programado en la forzosa necesidad de perdonar. Un perdón unilateral sin cuestión, ni proceso, algo inmediato y premeditado, sin opción a juicio.

¿Qué hay detrás de todo esto?

Una cosa has de tener clara desde el principio, vamos a empezar a manejar información muy incomoda, vamos a comenzar a saber cosas muy desagradables, va a quedar expuesto todo y todo lo que salga va a clamar venganza. De momento, solo unos pocos están logrando desentrañar y gestionar una gran cantidad de información áspera y dañina, todo esto al final vera la luz del día y todos han de tener la responsabilidad de gestionar esta gran cantidad de información. La ansiada verdad empezara a dejarse ver y sus primeros rayos iluminaran toda la miseria que estuvo oculta a nuestros ojos.

Todos estos elementos que estuvieron al servicio del mal puro, oscuro y lleno de perversión, querrán irse de rositas, apelar a nuestro “espíritu de luz y amor” para irse de este mundo por la puerta de atrás sin saldar sus cuentas, por eso se esta implementando una agenda de perdón universal. Nuestro primer impulso va a ser el de resarcir el dolor y el sufrimiento, que hemos sufrido durante tanto tiempo, muchos van a querer venganza, la mayoría ni siquiera va a querer un juicio, ya que nunca existió la justicia en este sistema. Nos tocara un papel decisivo e individual, ya que cada uno deberá someter a juicio toda esta información y deberá elegir, porque una vez se vaya sabiendo toda la verdad, nos tocara aceptar la responsabilidad de dar un paso hacia la justicia o hacia el perdón.

Como veis, de nuevo un entorno dual en el que ambas decisiones quizás no sean las correctas, por eso, en esos precisos instantes, son los que nuestro pensamiento, nuestras emociones y nuestras acciones, deben estar bien dirigidas para no caer en lo que ellos tienen ya agendado. Ellos ya cuentan con la opción sangrienta, con la opción del odio, la venganza y la sangre. Esta opción les beneficia, porque supondría que no estamos listos, no somos conscientes y no podemos asumir la responsabilidad y la libertad que exigimos, seria perfecto para señalarnos como seres inconscientes e inmaduros, y seria como pedir a gritos la necesidad de continuar tutelados y sin libre albedrío, regidos por la voluntad de otros y en un nuevo ciclo de cuarentena.

¿Qué tiene de malo el perdón?

El perdón podría ser tomado como la única opción correcta, seria una forma de drenar toda la mala energía que se fue acumulando (ojo nada de karma) todo ese sufrimiento, dolor e ira, que generamos durante siglos y que se fue enquistando en nuestra conciencia colectiva, pero es algo, que debería ser tomado como una opción, en el que se tomara conciencia, de quien, como y cuando se genero todo ese sufrimiento, las consecuencias que acarreo y como nos afecto directa o indirectamente, y cada uno en libertad y responsabilidad, decidir si perdonar o reclamar justicia, o incluso ambas opciones, pero si desde el sistema se pretende adelantar posiciones y programar las mentes para que perdonemos porque si, sin ahondar en la causa, sin trascender el dolor y la ira, sin aportar la información que permita que la verdad llegue a nosotros sin filtros. Esto es, que no tienen intención de confiarnos el poder de decidir en libertad y responsabilidad, no nos quieren libres, maduros espiritualmente y conscientes a la verdadera realidad.

Pretenden monopolizar nuevamente las opciones que se nos puedan plantear, dándonos unos lideres, unos salvadores o unos gestores del bien y la fe, que de entrada están manipulados por el sistema y forman parte de la maquinaria del sistema, con lo que si decidiéramos aceptar esta opción maniquea, se nos castraría de nuevo y se nos amputaría el libre albedrío justo cuando se nos ponía a tiro estrenarlo.

El perdón no tiene sentido y no sirve de nada, si el que lo pide, no muestra un mínimo signo de arrepentimiento, si el que clama a nuestro espíritu, esa luz hacedora de bien eterno, no tiene intención de emendar el daño causado, no se debería ejercer el perdón y se debería reclamar justicia y ejecutar esa misma justicia. Siempre se debe dar la opción del arrepentimiento, la compasión no esta reñida con la justicia y tampoco impide llevar a cabo el perdón, pero debe quedar expuesta su voluntad de enmendar todo el mal y realizar dicha acción ante los ojos de todos, para poder apelar a la compasión humana.

No hay perdón sin haber justicia para todos.

Es probable que todo esto aun suene a chino, aun es pronto para que nos hagamos a la idea, de momento es muy poca la verdad truculenta que esta saliendo a flote y la mayoría prefiere obviarla, a fin y al  cabo, aun no son conscientes de lo mucho que aman a este sistema. Los próximos movimientos agendados son la creación de mas caos, contrariedad, desazón y confusión. La primera opción siempre será el mantenernos bajos, en estados de perpetua indignación, odio, rabia e ira, crear miedo y sufrimiento, y con ello eludir y tapar cualquier fuga de información. Hay cosas que no pueden controlar, la ley natural acaba por cumplirse, el río vuelve a su cauce, y ellos solo son meros observadores. Al final sea en unos meses o en unos años, esto acabara por tomar forma, y no podrán hacer absolutamente nada, porque ni tienen el poder, ni tienen la capacidad para evitarlo. Solo pueden usar estos vericuetos para que el palo no rompa sus costillas, programarnos para facilitar su huida, nada mas, pero al final depende de nosotros que los dejemos o no, hacer.

Solo os pido que estéis atentos, y veréis como la palabra que mas vais a oír estos próximos meses o incluso años, va a ser Perdón. El sistema ha lanzado este programa, para esquivar la que se le viene encima, nos van a exigir el perdón antes de que lleguemos a descubrir a fondo toda la verdad, antes de ser plenamente conscientes de todas sus obras, antes incluso de que podamos hacernos una idea del alcance que va a tomar todo.

Ellos conocen los plazos, saben cuales son sus limites, saben desde hace mucho, mucho tiempo, como y cuando van a tener que soltar las riendas, por eso, ya están en marcha las agendas para generar caos, para recolectar creyentes y súbditos al sistema, para programarnos para el perdón, y para regalarnos paradigmas de todas las formas y colores, para que nos quedemos perdidos y enganchados a esos estúpidos argumentos, sin fondo, ni forma.

Al final cada uno deberá decidir si quiere seguir siendo un vasallo o un ser libre y soberano, esa es la primera decisión que deberá tomar, si seguir el orden natural o continuar en este estado vicioso y corrupto. No va a ser un juego de estados, no habrá bandos, simplemente cada uno ejercerá su derecho desde su propia memoria, de ejercer libre y responsablemente Ser, y juzgar en consecuencia. Ese sera el verdadero juicio final, en el que una especie tome su libertad y juzgue libremente desde el odio o desde el amor, si escoge la segunda opción, se permitirá elegir entre arrepentimiento o condena a todos aquellos que generaron y vivieron para el odio. Si por contra nos permitimos el lujo de seguir guiados, el sistema nos tragara y nos defecara si miramiento, podemos ser carne de cañon o Ser verdaderamente lo que interiormente intuimos que somos, no podemos sentarnos en una esterilla poner la mente en blanco y esperar que todo cambie sin tener que mover un musculo. Se acabo el tiempo para la inmadurez y la ingenuidad, no se cambia  el orden de las coas si crear una acción desde nuestra propia parcela de realidad.
Tu decides, siempre eres tú el que eliges, llevas toda una vida siendo un conformista, tus mejillas están curtidas de tanto presentarla al sistema y dejar que te siga abofeteando candorosa y sibilinamente. Justicia, esta  debe ser la palabra que se instale en nuestra mente y una  vez tengamos justicia, sera el momento de apelar a nuestra clemencia y posterior perdón, dado de forma responsable y meditada a quien lo merezca.

Fuente: http://lacosechadealmas.blogspot.com.es/2015/10/la-agenda-del-perdon.html

Anuncios

Una respuesta

  1. fredy paz

    Amigos les recomiendo ver la pelicula Los Agentes del Destino muy buena y le va muy bien a este tema que tan cordialmente nos presento hoy el autor.

    12 noviembre, 2015 en 20:35

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s