Lo importante es lo que no se ve

SUEÑOS LÚCIDOS (y… III)

lu

Para colofón de las dos partes anteriores, hoy le traigo esta. Que no por postrera, carece de interés.

Le he hablado un poco de sueños lúcidos. De lo medianamente sensato con respecto de ellos. Dejando de lado la apofenia generalizada con respecto al tema.

Ahora le contaré que, por ejemplo, las pesadillas recurrentes que se producen especialmente en el transtorno de estrés postraumático, podrían modificarse a voluntad si las personas afectadas fueran conscientes de que están soñando, cambiando así el a menudo trágico desenlace por uno menos doloroso. Tanto es así que existe una teoría que esgrime que el sujeto supera las pesadillas propias de la niñez mediante esta forma. Yo mismo, hace más de 20 años que no he tenido un mal sueño.

Así mismo, las pesadillas recurrentes son otro síntoma usual en la narcolepsia[1]. Y es el hecho de adquirir consciencia de que se sueña el que ha demostrado ser de valor terapéutico en controlarlas. Algunos estudios[2] se han interesado por la frecuencia en que las personas con narcolepsia experimentan sueños lúcidos. Muchas de ellas reportan del impacto positivo que tiene sobre la angustia que sufren en sus pesadillas.

l4 Urusula Voss, ya conocida por usted, quiere probar su efectividad contra la esquizofrenia, donde al parecer, el lóbulo frontal está menos activo y piensa que entrenando la onírica lucidez podría ayudar a distinguir entre las alucinaciones y realidad. Para ello, se basa en que la actividad de las áreas corticales durante un sueño lúcido se solapa con la actividad de otras regiones deterioradas del cerebro que no son conscientes de su enfermedad[3].

Por otra parte, dado que los sueños lúcidos tienen que ver con el pensamiento abstracto hay quienes barajan la posibilidad de enseñar esta técnica a infantes de niveles académicos bajos, porque quizá les eche un capote para llegar a un nivel de abstracción superior. Cosa que, como de costumbre, creo más difícil que enseñarles sólo a pensar sobre sus actos y consecuencias (autorreflexión/metacognición).

Y para concluir, exponer el caso aparecido en la revista “Medical Hypotheses” en el que un paciente que acusaba un dolor crónico desde hacía 22 años sufrió una remisión completa del mismo después de un sueño lúcido. Los autores proponen la hipótesis de la reorganización del sistema nervioso central (la plasticidad neural) como un posible mecanismo para explicar el beneficio terapéutico ya no de los sueños lúcidos sino de los tratamientos multidisciplinares, ya que podría establecer un elenco para la reparación de los nervios dañados que producen dolor resistente al tratamiento.

A lo que yo he de añadir, por si no se ha dado cuenta, que si tal hipótesis resulta acertada estaríamos hablando de la impronta y consecuencias de los sueños lúcidos en nuestro cerebro.

[1] La narcolepsia es un trastorno del sueño que causa somnolencia excesiva y ataques de sueño irreprimibles, incontrolados y frecuentes durante el día y pesadillas que producen pánico durante la noche.

[2] Increased Lucid Dreaming Frequency in Narcolepsy.

[3] Neural correlates of insight in dreaming and psychosis.

Fuente: http://www.mundodesconocido.es/suenos-lucidos-y-iii.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario

Una respuesta

  1. jumanper

    Pues a soñar despierto, lúcido; contrariamente a lo que nos han adoctrinado. Soñar responsablemente, se sobre entiende.

    14 febrero, 2015 en 21:39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s