Lo importante es lo que no se ve

RMI

21) David Topí • 70 RESPUESTAS

Hola Morfeo, gracias por la oportunidad de nuevo. ¿Sería posible explicarnos cómo funciona la tecnología de inducción mental remota? ¿Desde dónde se suele emitir y como afecta e incide en las esferas mentales/cuerpo mental para que la persona receptora, crea estar recibiendo una comunicación legítima desde planos superiores? ¿Crees posible que exista algún tipo de sensación-señal que permita detectar cuando uno está siendo inducido remotamente? Un fuerte abrazo.

R) Sería posible explicarlo al detalle, pero no en este ejercicio, pues la respuesta es muy extensa y demasiado interesante como para acotarla a unas cuantas líneas. Me comprometo a tratar este tema en futuros artículos.

Tomando la tecnología descubierta en la luna utilizada para la conexión Wi-Fi (rayo Selas), y los conocimientos transmitidos por los grises, después de la ratificación del pacto en el gobierno de Eisenhower, fue desarrollada la RMI, Remote Mental Induction, (inducción mental remota) experimentada inicialmente en las décadas del 50 y 60, y puesta en funcionamiento de forma masiva, a partir de la década del 70 con los contactados y canalizadores de mensajes extraterrestres y llevada a su apogeo en la década del 90, siendo utilizada para inducir comportamientos sociales en masas, como el fenómeno de las redes sociales, la tendencia sexual, alcohol, drogas, violencia, degradación de valores, costumbres e idiosincrasias, etc, etc, etc. En este momento se usan para su transmisión las antenas de telefonía celular y determinada música. Últimamente se está experimentando con lámparas de bajo consumo y chemtrails, para llegar a los lugares que no llegan los anteriores. Anteriormente a esta tecnología se usaba una técnica de telepatía a distancia, estudiada ampliamente en su momento por la KGB y la CIA, llamada psicotrónica.”  EL PRIMER SERVIDOR

“…Todo esto sumado a la tecnología RMI, Remote Mental Induction, (inducción mental remota) que usa frecuencias en el rango de los 425 a 450 MHz como ventana de acceso a la mente de las unidades de carbono, y amplitudes de onda UV (ultra violeta) para la transmisión de datos, logra que vivamos en una realidad virtual, que ni siquiera llega a ser subjetiva…” EL EXPERIMENTO

El cerebro es un órgano tridimensional compuesto por células llamadas neuronas cuya función es controlar todas las funciones del cuerpo. Este órgano o glándula se caracteriza por ser el más complejo e importante del sistema nervioso central del cuerpo humano, cuya información fisiológica pueden encontrar en cualquier texto de medicina o anatomía. Pero aparte de su fisiología el cerebro cumple una función no estudiada por la ciencia tradicional, y es la de ser un radio-receptor-transmisor de ondas electromagnéticas. ¿Qué es esto? Pues cualquier profesional de la medicina sabe que el cerebro trabaja con impulsos bioeléctricos en frecuencia de Hz (hertz), un electroencefalograma muestra esos impulsos y frecuencia de trabajo. En el artículo “Los sueños develados (I)” comenté las distintas frecuencias del cerebro según el estado onírico o de vigilia, cuyo rango se extiende entre los 3 y 30 Hz según se encuentre en los estados más profundos del sueño o en la vigilia. El espectro electromagnético de la luz, el quinto elemento, se clasifica por longitud de onda y por frecuencia, ésta va desde el ultravioleta al infrarrojo pasando por la luz visible acotada entre una longitud de onda de 400 nm (nanómetros) y 700 nm. Fuera de esa longitud no vemos ni percibimos nada, es por eso que no podemos ver las ondas de radio, televisión, microondas, rayos gama, rayos x, etc. En comunicaciones se clasifican las ondas electromagnéticas de la luz en Hz. (Hertz o hercio) desde frecuencias extremadamente bajas entre 3 y 30 Hz, a frecuencias extremadamente altas entre 30 y 300 GHz (Gigahercios). Como ya dije el cerebro trabaja naturalmente en frecuencias que se encuentran en el rango de las extremadamente bajas (3-30 Hz) pero en determinadas circunstancias éste puede aumentar su frecuencia a Kilohercio, Megahercio o Gigahercio teniendo la posibilidad de recibir o transmitir ondas electromagnéticas de más alta frecuencia. Cuando esto sucede usted puede experimentar dos cosas en un estado que llaman algunos parálisis del sueño, que podríamos llamar estado de súper baja frecuencia, entre 30 y 300Hz. SLF de sus siglas en inglés (Super low frequency). Usted puede escuchar música por unos segundos o minutos, como si tuviera puestos unos auriculares de alta fidelidad, o puede escuchar un zumbido que va acrecentando su intensidad dentro de su cabeza. En la primera experiencia su cerebro sintoniza una onda de radio, usted realmente está escuchando música que se está transmitiendo. En el segundo caso su cerebro está aumentando su frecuencia por encima del rango de los MHz (Megahercios) llegando a los GHz (Gigahercios) súper alta frecuencia, (3-30 GHz) pero sin quedarse en un rango de frecuencia fija. Esto es estudiado y experimentado por Rusia y Estados Unidos, como psicotrónica, y es conocido por lo menos desde la guerra fría como arma de manipulación social. El desafío era lograr transmitir en rangos de 14 y 30 Hz o subir la frecuencia del receptor a los rangos correspondientes de transmisión. La tecnología ya existe y está en uso. Pasemos ahora a ver que es la mente. Si el cerebro fuera el procesador de datos de Google donde se procesa y guarda la información, la mente sería la nube de Internet. Energía inteligente y ordenada que se encuentra en un rango cuántico indetectable fuera de su propio entorno. ¿Qué quiero decir con esto? Que como para navegar en Internet usted precisa los instrumentos adecuados, computadora, modem, conexión, para detectar su mente en el plano tridimensional usted necesita su cerebro. Pero si dispone de los instrumentos adecuados, usted puede detectar la mente de cualquier otra persona dentro de millones de otras mentes, porque su código fuente dispone de una dirección, digamos, http:/ única. En eso se basa la telepatía, en sintonizar la dirección http:/ y transmitir en la frecuencia de Hz correspondiente. La mente no es usted, la mente es la información grabada en el disco rígido…” CEREBRO Y MENTE

La Mente en cambio, es la energía cuántica consciente y está formada por un tipo de energía que llamaré plasma, por no encontrar un mejor nombre, con las siguientes características:

1. Siete Quantas cúbicos de materia  plasmática heptocúbica forman cada burbuja mental.

2. Los Quantas son partículas cuánticas que trabajan como Fotones.

3. La energía utilizada en el proceso mental es igual al espacio-tiempo de la realidad subjetiva donde se desarrolla.

4. Las Alfas y Analfas son partículas de energía subcuántica producidas por las neuronas.

La mente se conforma por la unión de ocho Quantas, que a su vez se unen con retenes energéticos (como la unión de los átomos en las moléculas) formando un Quanta cúbico de seis caras o lados (planos dimensionales) uno por cada esfera mental (1ª-preconciente, 2ª-subconciente, 3ª-conciente, 4ª-conciente-continuo, 5ª-supraconciente y 6ª-subliminal). Los Quantas cúbicos a su vez se unen en grupos de siete para conformar la forma heptocúbica de la burbuja mental (ver imagen superior), un Quanta cúbico por cada nota de la octava. La unión o enlace de varias formas heptocúbicas da origen a la mente o esferas mentales, éstas son insertadas en las unidades de carbono al nacer y sin ellas no seríamos seres pensantes, pues la consciencia artificial no tendría forma de existir. Estas esferas se interconectan con nuestro encéfalo, con un vórtice (arco de círculo) hacia afuera. Las mentes, por lo tanto, son formas heptocúbicas plasmáticas agrupadas entre sí, que tienen en su parte externa una estructura físico plasmática, y en cuyo interior se alojan las analfas pensantes (partículas de energía subcuántica). En el trabajo energético y metabólico de las neuronas del cerebro, se liberan partículas de energía subcuántica llamadas "alfas", que rápidamente se convierten en "analfas", que funcionan como materia prima virgen para que la primera fase del proceso mental se lleve a cabo por interacción de los sentidos con la realidad.ETD

Ahora armemos el rompecabezas. La inducción mental remota o RMI es una tecnología de implante de pensamientos que no son nuestros, que también es utilizada para transmitir mensajes “telepáticos” o canalizaciones de supuestos “Seres de luz o hermanos mayores”. El proceso se lleva a cabo transmitiendo la información en una frecuencia acorde a la frecuencia del cerebro del receptor entre 14 y 30 Hz. (ciclos por segundo) y modulada entre los 425 y 450 MHz como ventana de acceso a la mente, más precisamente a la esfera subliminal que es una subcapa del subconsciente. El receptor recibe en la esfera mental subliminal un paquete de datos que automáticamente pasa al subconsciente como pensamientos, estos son decodificados por las Alfas de las neuronas y transmitidos como Analfas a la esfera del consciente donde usted cree que “piensa” esto o aquello o que un tercero se comunica con usted mentalmente. Este proceso se puede llevar a cabo por distintos medios, el más habitual son a través de las antenas de telefonía celular transmitiendo continuamente a la población, una serie de conductas sociales repetitivas que no son cuestionadas en lo más mínimo. Estas conductas logran que la masa sea obediente a toda norma por más ridícula que sea.

Otra forma más particular es mediante el “imei”  o código individual de identificación (resonancia) CIR. Este código es su estado original y particular de vibración energética, un identificador que su ADN contiene, su frecuencia personal correspondiente a su serie y modelo que lo diferencia e identifica entre todos. Conociendo el CIR de su ADN, se puede transmitir en su frecuencia particular para que nadie más que usted reciba la RMI. Esta es la forma utilizada en las canalizaciones, cuya transmisión pueden decodificar solamente el canalizador, caso de El Ser Uno, El Libro de Urantia, Un Curso de Milagros, etc. lo demás es ingeniería social y neurolingüística. Ahora la pregunta del millón ¿Cómo se consigue el ADN del canalizador? Bueno, si bien hay ciento de maneras de obtenerlo, lo más sencillo es en el banco de ADN mundial, pues con la primera gota de sangre que le sacan al bebé al nacer, ya se obtiene entre otras cosas su ADN. Otra forma de obtención es a través de los mosquitos, pero esto es otra historia mucho más increíble que contaré en algún otro momento.

Cierro este artículo con una frase de un querido tío mío, gnóstico y sabio, que día a día libraba una batalla intentando dominar su mente. Mi querido tío Héctor (poseedor) siempre me decía: “la batalla más grande es con tu propia mente, porque por ahí ingresa el enemigo y te maneja con pensamientos que no son tuyos”. Hector luchó hasta su partida intentando dominar esos pensamientos que lo desviaban del camino, pensamientos que logró identificar como ajenos cuando nada se sabia aun del RMI y la manipulación de las masas. Hoy conociendo lo que conocemos, identificar esa Inducción Mental Remota es mucho mas fácil, basta con observar si lo que pensamos, decimos y hacemos tiene coherencia de principio a fin, de lo contrario, muy posiblemente, sus pensamientos no sean suyos.

Fuente: http://detrasdeloaparente.blogspot.com.es/2015/01/rmi.html

PINCHA EN LA SIGUIENTE IMAGEN SI QUIERES COLABORAR

Formulario

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s