Lo importante es lo que no se ve

Misterios de Egipto y sus Pirámides

Un transportador de ángulos en la tumba de un arquitecto egipcio

No sé lo que dirán los egiptólogos, pero este objeto encontrado en la tumba del arquitecto egipcio Kha, supervisor del poblado Deir el-Medina, fundado por Tutmosis I, faraón de la dinastía XVIII, tiene toda la pinta de ser un transportador de ángulos (protractor) para medir el ángulo de planos inclinados. El objeto está expuesto en el museo egipcio de Turín. Este objeto presenta una doble simetría, hexadecaédrica en el interior (16 lóbulos y 32 líneas radiales) y octadecaédrica en el exterior (una línea poligonal quebrada con 18 esquinas y 36 lados). Como 360/36=10º y 360/32=11,25 º, y se sabe que los egipcios eran capaces de operar con fracciones, este transportador de ángulos, junto a una plomada, permitiría medir ángulos tan pequeños como 1,25º, lo que no está nada mal. La propuesta no es mía sino de Amelia Carolina Sparavigna, “The architect Kha’s protractor,” ArXiv, 25 Jul 2011, y “A possible use of the Kha’s protractor,” ArXiv, 28 Jul 2011.

Fuente: http://maestroviejo.wordpress.com/2011/08/04/un-transportador-de-angulos-en-la-tumba-de-un-arquitecto-egipcio/


EL PACTO DE KEOPS

En 1987 el egiptólogo francés Louis Caparat comenzó las negociaciones con el gobierno egipcio con la intención de llevar a cabo una serie de excavaciones en la Gran Pirámide de Keops, decía que aun quedaba algunas estancias por descubrir. Solo él y sus tres ayudantes podrían excavar allí y acceder a los tesoros ocultos. El ministro de educación y el canciller francés de aquel entonces exigieron algún tipo de prueba.
Caparat llevó al estrado una serie de planos y manuscritos en donde se afirmaba que entre los sitios descubiertos desde principios de siglo hasta la década del 80 existían ciertas zonas en gris.En el invierno del 88, Caparat y sus asistentes excavaban ya en Keops. Se le concedió el plazo de cuatro meses con posibilidad de extender el tiempo si se llegaba a encontrar algún indicio. El trabajo fue preciso y llegó a agotar al arqueólogo. No obstante, la tajante persistencia fue su mejor consejero. Día a día avanzaban con rapidez. La excavadora americana, funcionaba con increíble acierto. Llegó a trabarse en algunos tramos, uno de los ayudantes de Caparat – Ernest – comenzó a tener cierto malestar en el pecho. No podía ingerir alimento alguno. Vomitaba de forma extraña, no lograba conciliar el sueño y se quejaba cuando le tocaban.
Una sugerente marca roja le rodeaba el cuello. El arqueólogo le acompañó hasta el hospital más cercano. Para su mala suerte debieron internarle. Los médicos le examinaron. Al parecer sufría de un virus no identificado que atrofiaba los conductos internos de los pulmones. Las fosas nasales emanaban gran cantidad de flemas de un color rojizo.Como precaución, el médico le pidió a Caparat que detuviese las excavaciones. Podría ser algún tipo de trampa creada y desarrollada por los egipcios antiguos.El arqueólogo afrontó una seria decisión.
O abandonar definitivamente la excavación, o continuar por su cuenta. Los otros ayudantes se negaron a prestarle servicios. Temían contagiarse.Caparat atravesó largos túneles y sobrevivió a cualquier inconveniencia tanto climática como física.
Era común que la presión atmosférica fuese baja, lo cual le impedía respirar correctamente. Por esta razón trabajaba desde las 6 de la mañana hasta las 3 de la tarde. A posteriori se dedicaba a analizar los resultados y anotarlos en sus registros.Una semana antes de que se venciese el lapso programado por el gobierno egipcio, Caparat halló lo que aparentaba ser el principio de una entrada. Marcó el borde superior con su instrumental, una pequeña escoba de mano le ayudó a limpiar el terreno. La tierra era espesa. No se dejaba manejar fácilmente.
Caparat descubrió tres jeroglíficos entrelazados por lo que parecía ser un ramo de olivo. Tardó aproximadamente una hora en decodificarlos. Los signos hacían referencia al faraón Keops y a sus condescendientes. El arqueólogo -emocionado- se comunicó con el canciller francés. La excavación recibió apoyo directo del gobierno egipcio.Una centena de hombres y 61 días fueron suficientes para librar de obstáculos la preciada entrada. La puerta yacía en buen estado. Mostraba una cantidad interesante de figuras, representadas en bajorrelieves de fino corte. Con la ayuda de un remolque externo se logró derribar las trabas que impedían abrirla.
Los científicos cubrieron sus rostros con máscaras. Caparat se topó con una gigantesca tumba de cristal macizo. Llamó a sus asistentes -que habían regresado a sus tareas luego de la buena nueva- y les pidió que alumbrasen el objeto a la brevedad. Para el horror de muchos, un cadáver yacía dentro de la tumba. Y no parecía ser humano.El cuerpo fue depositado en una ambulancia especial y fue llevado a un centro de investigaciones donde se practicarían diversos exámenes. La tensión creció cuando Caparat halló entre las piernas del ser un papiro antiquísimo.
Abandonó el lugar y se retiró a sus aposentos en un hotel. El ministro egipcio de relaciones exteriores se hizo presente en la excavación junto con la fuerza policial. Cercó la zona y prohibió el acceso.Cuando Caparat transcribía la traducción con severo cuidado a su cuaderno personal se asombraba con cada nueva decodificación. Los jeroglíficos no poseían la construcción fonética normal. El estilo variaba por signo.
Al parecer, el faraón Keops había firmado un pacto con un alienígena proveniente de un sistema estelar lejano. El ser le brindaba completa protección durante su vida a cambio de refugio. Así mismo, le explicó el devenir de la historia del hombre. La posibilidad de viajes interplanetarios, de intercambiar personas de mundo a mundo. El faraón, maravillado, aceptó la oferta. Firmaron un pacto en donde se explicitaba que el alienígena podría residir en Egipto el tiempo que desease. La criatura vivió en paz el resto de su longeva vida. La tumba se construyó con un diseño que dibujó antes de morir..
Caparat recibió la visita de la policía en el hotel. Le quitaron el papiro y sus cuadernos y se le “invito” a abandonar el país…..

LA ESFINGE…. GUARDIANA DE LA SABIDURÍA

La Esfinge, tallada en roca viva mide unos 20 metros de altura por 14 metros de ancho y unos 70 metros de largo. Cabeza humana y cuerpo de león, mira al este por donde sale el Sol y es Centinela de los Misterios Antiguos. Se sienta con sus patas delanteras extendidas en una cubeta en forma de U. deteriorada a través de los siglos por erosiones naturales . El rostro de la Gran Esfinge, atribuido a Kefrén (sólo por el hecho que se halla cerca de esta Pirámide), no tiene parecido con el que aparece en las estatuas de este Faraón.
Según un análisis hecho por un antiguo oficial forense de la policía de Nueva York en 1991, tanto del frente, como del perfil de ambas figuras, los rostros pertenecen a distintos personajes.La Gran Esfinge, situada sobre el eje este-oeste de la meseta de Giza y mirando hacia el este, está orientada hacia la constelación de Leo de los cielos del año 10500 a.C. Curiosamente en esa misma fecha las 3 Pirámides de Giza estaban alineadas perfectamente con la constelación de Orión, la cual, por cierto, reproducen fielmente en su alineación.
El historiador árabe Al Makrizi (1364 dC – 1442 dC) recopiló todo el material existente hasta la fecha sobre las pirámides. Así habla del soberano egipcio que las erigió, Saurid, para guardar todo el conocimiento ante una gran catástrofe que se avecinaba, el Gran Diluvio. Lo que parece claro es que tanto la Esfinge como el templo que se halla a sus pies se construyeron a la vez, y este templo parece estar orientado al culto solar (su puesta y salida) y de ahí su orientación hacia poniente. La esfinge se ha visto atacada por los elementos desde su construcción, primero por las continuas y regulares crecidas del Nilo a lo largo de los siglos, el viento y los brutales cambios de temperatura entre el día y la noche; todos ellos han ido destruyendo poco a poco el monumento, cebándose sobre todo en la cabeza por permanecer altanera por encima de la superficie.
La primera restauración fue realizada por los propios Egipcios durante el imperio Nuevo y otras más tarde durante la época Ptolemaica. Sin embargo, el grado y tipo de erosión que ha sufrido junto con otras construcciones adyacentes no se corresponde con lo que debería ser lo normal en 4.000 años. De acuerdo con varios estudios, la erosión que soporta la Esfinge es debida al agua más que a cualquier otra causa. Se ha formulado la hipótesis de que esas aguas fueran subterráneas, aunque no se han observado los mismos efectos en monumentos cercanos, salvo en el Templo Funerario ubicado a los pies de la pirámide de Kefrén, pero 46 m. más elevado que la esfinge. Por tanto la única fuente de agua que erosionó ambas construcciones tuvo que ser externa, y para conseguir el efecto que se observa las dos debieron permanecer bajo el agua al menos 600 años. ¿Y cuándo ocurrió una avenida de agua que durase 600 años y alcanzara tal altura?, pues tras la última glaciación, 15.000 años antes de Cristo.
En 1924 el psíquico norteamericano Edgar Cayce comenzó a hacer una serie de predicciones que hablaban del continente perdido de la Atlántida. Según éste, antes del año 2000 se descubriría una cámara secreta bajo la garra derecha de la Esfinge de Giza. En ese recinto, denominado por Cayce como “Sala de los Archivos”, se encontraría depositado todo el saber de los atlantes.El sismólogo Dr. Thomas Dobecki descubre realizando pruebas acústicas alrededor de la Esfinge una gran anomalía de forma rectangular bajo la pata derecha de la Esfinge. Sus dimensiones bastante grandes, de 9 por 12 metros y de unos 5 m de profundidad.Su forma rectangular, descartaba ser una cavidad natural y “pareciera estar hecha por el hombre” en palabras del propio Dr. Dobecki, quien dejó en claro que estaba buscando allí evidencias de “una civilización perdida y una cámara secreta bajo las patas de la Esfinge”.
Años más tarde, las investigaciones continuaban. Numerosos arqueólogos y científicos realizaban diversas investigaciones, algunos de ellos “a escondidas” para el público en general.Entre 1995 y febrero de 1997, usando un sofisticado escáner se confirma la existencia de una “cámara” bajo la pata derecha de la Esfinge.Eran el Dr. Thomas Dobecki junto al Dr. Schor quienes descubrían no sólo esta cámara sino también un túnel que iba directo hacia la segunda pirámide.¿Era esta la Sala de los Archivos?.Lamentablemente el gobierno egipcio no autorizó a excavar en estos lugares como en otros tantos sitios donde se confirmó la presencia de distintas cámaras y túneles…………….

EL ORIGEN EGIPCIO DE EL ARCA DE LA ALIANZA…….

 

Los antiguos egipcios fabricaban artefactos sagrados con maderas preciosas revestidas de láminas de oro. El Arca de la Alianza es, quizás, el mas famoso de esos artefactos. Era una caja de madera de acacia revestida de láminas de oro fino.
Las urnas sagradas destinadas a la protección de los objetos sagrados que ahí se almacenaban eran construidas como condensadores que luego se cargaban eléctricamente. Cuando el Arca estaba así cargada podía ser letal si se le tocaba. El voltaje necesario para cargar el Arca lo provee la diferencia de potencial eléctrico atmosférico existente entre el cielo y la tierra. La gradiente eléctrica sobre la tierra es de unos 60 a 100 voltios por metro en buen tiempo y aumenta de 6.000 a 12.000 voltios por metro en un régimen de tormenta. El Arca se instalaba usualmente en lugares altos naturales o artificiales (pirámides) para aprovechar este efecto.Las arcas de diseño y estilo descritas en Éxodo fueron históricamente egipcias, no israelitas o hebreas. Un buen ejemplo de esto es el arca de Anubis descubierta en 1922 por Howard Carter en la entrada de la tumba de Tutankhamon. Los querubines del santuario dorado de Tutankhamon son similares a aquellos del arca de la alianza.
El Arca de la Alianza poseía unas características electromagnéticas que la hicieron peligrosa ante cualquier manejo erróneo. Solo los sacerdotes especialistas podían manipularla. Lo que apreciamos en Dendera es similar. Si ciertas naves aterrizaron en el techo del templo, o los sacerdotes imitaran con esa liturgia contactos producidos en tiempos más remotos, sería lógico suponer que los dioses aportarían a los mortales su sabiduría y su tecnología. Pero no es así, los dioses bajaron en sus naves para hacerse cargo de una pila cargada en el sancta sanctorum del templo, por unas energías que desconocemos pero que muchos sensitivos han logrado captar. Los dioses habían obtenido su ofrenda en forma de electricidad. Dioses que recorrían el cielo de Egipto y que descendían precisamente en el templo dedicado a la Dama del Cielo, tal y como fue descrito por Berosso o por Demetrio de Falera, director de la Biblioteca de Alejandría y autor de la obra titulada “Acerca de las luces que se ven en el cielo, puntos luminosos que se ven ocasionalmente en el cielo y que nada tiene que ver con las estrellas”.
Volviendo al Viejo Testamento, la descripción de un capacitor eléctrico es precisamente la misma que la descripción del arca de la alianza.
Un arco de corriente eléctrica es precisamente el proceso usado en los laboratorios científicos de hoy para producir oro monoatómico, antiguamente llamado mfkzt o sheem-an-na: el místico polvo blanco de la piedra de fuego.
En el repositorio secreto de la Cámara del Rey dentro de la gran pirámide, el primer explorador, el Califa Al-Mamun encontró como único mobiliario el cofre de granito, conteniendo no un cuerpo sino una capa de un polvo misterioso.
La conexión entre el Arca y Egipto no ofrece dudas..

LAS PIRAMIDES DE GIZEH : CONEXIÓN ESTELAR CON EL CINTURON DE ORION

En 1983 el escritor y egiptólogo Ing. Robert Bauval (coautor junto a Adrian Gilbert y Graham Hancock de El Misterio de Orión y Guardián del Génesis respectivamente, y autor del libro La Cámara Secreta) informaba sobre la Teoría de la Correlación de Orión y la Pirámide de Kheops. Ya los Drs Virginia Trimble y Alexander Badawi habían demostrado que el canal Sur de la Cámara del Rey había sido orientado hacia el Cinturón de Orión, el alma de Osiris. En 1986 R. Bauval descubre que el Canal Sur de la Cámara de la Reina estaba orientado hacia la estrella Sirio, identificada como la hermana y esposa de Osiris, la diosa Isis, quien hizo su aparición en los cielos de este lugar hacia el 10.500 a C, según los estudios astronómicos.

La relación entre las estrellas del Cinturón de Orión (Zeta, Epsilon y Delta Orionis) era evidente. Una conexión astronómica y estelar existía. Bauval encontró además características similares entre las tres estrellas del Cinturón de Orión y las tres Pirámides. Ateniéndonos a la correlación existente entre la Constelación de Orión (Celestial Handbook, Robert Burnham Jr., Dover Publications.) y la vista aérea de las Pirámides de Gizeh, el Ing. Robert Bauval insiste en la existencia de una relación de alineación astronómica entre ambas, entre la imagen del cielo y la imagen de la Tierra en Gizeh durante el año 10.500 a C. En detalle:

  • Las tres estrellas están alineadas en dirección sudoeste mientras cruzan el meridiano.
  • Las tres Pirámides están alineadas en direcciones sudoestes orientadas al meridión.
  • La estrella más alta Delta Orionis, está ligeramente desviada hacia el este de la diagonal que proyectan las otras dos estrellas.
  • La Pirámide del Sur, Micerinos está ligeramente separada hacia el este con respecto a la línea diagonal proyectado por las otras dos pirámides.
  • Delta Orionis es también mucho menos brillante que las otras dos estrellas, las cuales son de una magnitud muy similar (magn. 2.20, comparado con 1.70 y 1.79).
  • La Pirámide de Micerinos es también mucho más pequeña que las otras dos pirámides las cuales son de una altura muy parecida (65 metros comparado con 147 y 143 metros).
  • La estrella del centro, Epsilon se encuentra casi equidistante a las otras dos estrellas.
  • La Pirámide del medio, la de Kefrén, es casi equidistante a las otras dos pirámides.

En los Textos de las Pirámides la Vía de Agua Sinuosa era visto como el homólogo Celeste del Nilo. La sinuosidad del Río Nilo describe perfectamente los movimientos de la Vía Láctea con respecto a la Tierra. Más aún, la alineación sudoeste de las tres estrellas relativas al eje de la Vía Láctea cuadra con el alineamiento sudoeste de las tres Pirámides relativo al eje del Nilo. También es sorprendente que la distancia de las estrellas con respecto al eje de la Vía Láctea cuadra -en igual escala- con la distancia de las pirámides con respecto al eje del Nilo. Para Robert Bauval estos son elementos sólidos que indican una relación directa entre el Cinturón de Orión y las Pirámides de Gizeh. La posición de estas estrellas con los canales de la Gran Pirámide apuntan directamente al año 10.500 a C, la misma fecha estimada de edad para la Esfinge, en la Era del León. La relación existe, no puede negarse que hay una correlación entre la imagen del cielo y la imagen de la Tierra en Gizeh para la época del 10.500 a C, fecha dada a través del software especialmente diseñado para el movimiento de las estrellas denominado SkyGlobe.

Diversos factores se interrelacionan en esa fecha para conmemorar el tiempo primigenio. En el 2.500 a C el canal Sur de la Cámara del Rey apuntaba a Zeta Orionis, la estrella más baja del Cinturón de Orión. Utilizando el software citado se comprobó que el punto bajo se alcanzó hacia el 10.500 a C cuando el Cinturón de Orión se encontraba a unos 10 grados por encima del horizonte. En el 2.500 a C el ángulo de las tres estrellas del Cinturón de Orión eran de unos 73 grados con el meridiano, sin embargo el ángulo de las tres pirámides era de 45 grados. Para el año 10.500 a C el ángulo de las estrellas de Orión eran muy próximos a los 45 grados. La relación se repetía. También en la Esfinge se comprobaba la relación de alineación astronómica. Entre sus patas existe una inscripción que dice el lugar del tiempo primigenio. La Esfinge mira al Este, lugar donde el Sol se levanta cada mañana.

La estrella Zeta Orionis del Cinturón de Orión cruzó el meridiano en el 10.500 a C, lo que significa que el punto vernal (lugar que ocupa el Sol en el cielo en los equinoccios) estaba sobre el horizonte justo en el Este, en perfecta alineación con la Esfinge. Asimismo, la constelación zodiacal de Leo estaba localizado hacia el este. Sin duda alguna, la Esfinge estaba apuntando hacia el Cinturón de Orión en el año 10.500 a C cuando se encontraba en su punto más bajo en el meridiano sur en plena Era del León. Para el escritor y egiptólogo Robert Bauval todos estos datos no pueden ser atribuidos a la casualidad. Son demasiados los factores que se interrelacionan entre sí. Nos dice en La Cámara Secreta: existe y sigo convencido de que los antiguos que diseñaron Gizeh intentaron fijar una fecha para conmemorar el tiempo primigenio o la Edad de Osiris y que esta fecha fue alrededor del 10.500 a C.

Hoy sabemos que todo lo que existe en la meseta de Gizeh, Pirámides y Esfinge nos describe el Universo tal y como lo vieron sus constructores. El año 10.500 a C y más atrás aún según otros estudios científicos, nos marcan el inicio de una civilización perdida que nos dejaron sus huellas a través de sus monumentos y escritos, certificando la relación estelar con el Hombre de aquellas épocas, verdaderos profesionales en Arquitectura, Astronomía y Tecnología. Protagonistas vivas, la Esfinge, las Pirámides de Kheops, Kefrén y Micerinos (o Khufu, Khafre y Menkaure) son testigos de varias civilizaciones, una perdida en la noche de los tiempos, junto a la faraónica, la griega, la romana y quizás también puedan ver la nuestra… Hoy sabemos que todo lo que existe en la meseta de Gizeh, Pirámides y Esfinge nos describe el Universo tal y como lo vieron sus constructores.

Fuente: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm


LAS PIRAMIDES DE GIZEH : INVESTIGACIONES CIENTIFICAS Y ULTIMOS DESCUBRIMIENTOS

Para muchos esto es quizá una novedad ya que a pesar de lo importante que
resulta no tuvo la difusión acorde a los grandes acontecimientos científicos.
Ya desde el 1.500 a C, según algunos registros, se hablaba de Cámaras Secretas
debajo de la Esfinge y en la Gran Pirámide. Los egiptólogos del siglo XIX
habiendo estudiado varias tablas y libros nos hablaban de Cámaras Secretas y de
la Sala de los Archivos, remontándonos a una edad mucho más antigua de
lo que se cree. Corría el año 1991 y dos científicos luego de arduos estudios e
investigaciones concluyeron que la edad de la Esfinge era superior a los 10.000
años. El Dr. Robert Schoch (Profesor de Geología de la Universidad de Boston,
EE.UU.) y el egiptólogo John West concluyeron que las profundas fisuras que se
pueden observar hoy mismo no son producto de la erosión de arena y viento, sino
de agua de lluvia y remontan una edad de 10.500 a C para esta estructura.

Dos científicos derribarían por completo los principios de la cronología
egipcia y los orígenes de la civilización. Gran revuelo se armó al difundir
esta noticia, que la Esfinge era anterior a la era dinástica. Sin embargo, la
profundidad de las grietas y fisuras producidas por el fluir del agua, nos
remontan en base a evidencias climáticas y geológicas, aportadas por rigurosos
estudios científicos, a esa fecha que más tarde se repetiría también para la
Gran Pirámide. Ese mismo año, el sismógrafo Dr. Thomas Dobecki descubre
realizando pruebas acústicas alrededor de la Esfinge una gran anomalía de forma
rectangular bajo la pata derecha de la Esfinge. Sus dimensiones bastante
grandes, de 9 metros por 12 y de unos 5 metros de profundidad. Su forma
rectangular, descartaba ser una cavidad natural sino pareciera estar hecha
por el hombre
en palabras del propio Dr. Dobecki, quien dejó en claro que
estaba buscando allí evidencias de una civilización perdida y una Cámara
Secreta bajo las patas de la Esfinge
.

Años más tarde, las investigaciones continuaban. Numerosos arqueólogos y
científicos realizaban diversas investigaciones, algunos de ellos a
escondidas
para el público en general. Entre 1995 y febrero de 1997, usando
un sofisticado escáner se confirma la existencia de una cámara bajo la
pata derecha de la Esfinge. Era el Dr. Thomas Dobecki junto al Dr. Schor
quienes descubrían no sólo esta cámara sino también un túnel que iba directo
hacia la segunda Pirámide. ¿Era éste la Sala de los Archivos? Lamentablemente
el gobierno egipcio no autorizó a excavar en estos lugares como en otros tantos
sitios donde se confirmó la presencia de distintas cámaras y túneles.

Otras expediciones científicas llevadas a cabo por la Universidad de
Waseda, Japón, empleando técnicas microgravimétricas en el interior de la Gran
Pirámide, donde se hacía una especie de radiografía, indicaron la presencia de
corredores y cámaras aún no descubiertas en la misma. Asimismo detectaron
haciendo una exploración electromagnética, reflexiones anormales en la Pirámide
(en el interior y en las propias rocas).

Estas eran algunas de las muchas expediciones en el siglo XX que se hacían
descubriendo distintos túneles y cámaras. El 22 de marzo de 1993 el Dr. Rudolf
Gantenbrick, ingeniero y especialista en robots y análisis computarizados, bajo
los auspicios del Instituto Arqueológico Alemán de El Cairo y con la
cooperación de la Organización para las Antigüedades Egipcias, logra penetrar
por primera vez con su robot especialmente diseñado para tal fin, equipado con
luces y una cámara de vídeo, al Canal Sur de la Cámara de la Reina en la
Pirámide de Kheops. Su recorrido de 65 metros va cambiando de forma, el canal
pasa de paredes abruptas a extremadamente lisas, casi pulidas, se vio detenido
al divisar sobre el suelo una pequeña pieza de cobre. El primer metal hallado
en la Gran Pirámide. Se observa una misteriosa puerta pequeña con 2
pomos de cobre en sus extremos. Se observa además un pequeño hueco en el muro
en la esquina inferior derecha.

El robot provisto de sistema de guía láser y un sensor capaz de medir el
ángulo de inclinación había ingresado por el estrecho canal que mide 20×20 cms.
A las 11.05 horas de la mañana de aquel 22 de marzo, el robot bajo el Proyecto
Upuaut se detenía a los 65 metros luego de dominar la pendiente. Allí estaba
esta puerta que no sabemos a dónde va. Las investigaciones se
interrumpieron hasta que en el 2002, creando una expectación internacional, la
incursión del robot topó con una nueva puerta que bloqueaba el corredor. El
Gobierno egipcio sumió en un nuevo mutismo la investigación. ¿Por qué tanto
misterio?, ¿sabremos algún día que hay detrás de esto? ¿Autorizará el gobierno
egipcio a abrir esta puerta? ó … ¿ya la han abierto?.

En 1872 los hermanos Dixon exploraron el Canal Norte colocando en su
interior una vara de metal que quedó atascada. El Dr. Gantenbrick fue incapaz
de llevar su robot hasta el final del camino, ya que quedó allí atascado la
vara de los Dixon. ¿Existirá otra puerta en este Canal?, ¿adónde nos
conducirá?. Llevar a cabo una buena investigación resolvería este asunto,
investigación que supuestamente no se ha realizado aún. Algunos consideran que
durante el año 1998 cuando se cerró el ingreso a la Gran Pirámide para su
limpieza supuestamente, el gobierno egipcio echó un vistazo para ver que había
detrás de la famosa puerta. Igualmente recién en julio del 2.001 se
abrió nuevamente las puertas a la Pirámide de Kefrén luego de 2 años de
mantenerla cerrada al público. La conspiración, sumada de silencios y
negaciones a futuras investigaciones, continuaba.

Fuente: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm


LAS PIRAMIDES DE GIZEH : LA ESFINGE Y LAS PIRAMIDES

Egipto está situado al Norte del continente africano, contando con una superficie de 994.000 km2 de los que solamente 36.000 de ellos son cultivables. Su longitud es de 1.025 kms de Norte a Sur y se divide en tres zonas naturales: el Bajo Egipto formado por el delta del Nilo desde el Mediterráneo al Cairo, el Alto Egipto desde El Cairo hasta Assuán, y Nubia, desde el Sur de Assuán hasta el Sudán. El Nilo es el Río más largo del mundo, tiene 6.671 km de longitud. Nace en el Lago Victoria en el centro de África para desembocar en el Mar Mediterráneo formando un gran delta de 23.000 km2.

La amabilidad de los egipcios es sorprendente. La mayoría de ellos hablan muy bien el español. El traslado desde El Cairo hasta la necrópolis de Gizeh, cuna de las famosas tres Pirámides y la Esfinge, dura aproximadamente 1/2 hora. Nos separan sólo 17 km desde el oeste de El Cairo. Allí ya advertíamos la majestuosidad de estas obras milenarias, ubicadas en esta elevada meseta rocosa. ¿Quiénes las construyeron?, ¿cómo?, ¿para qué?, ¿qué edad tienen?, estos son sólo algunos interrogantes principales que rodean a las mismas. Pero últimas investigaciones científicas descubrirían misteriosas cámaras en éstas, como así también confirmarían una edad mucho más antigua de lo que oficialmente se cree. Estos descubrimientos llamaron la atención a toda la comunidad científica mundial sumando así nuevos misterios a los ya existentes.

La Pirámide de Kheops, la Gran Pirámide, ubicada a casi 460 metros de la segunda Pirámide, es la más grande del mundo entero. Tiene una altura de 147 metros y un peso de 6 millones de toneladas. A esta le falta el piramidión, supuestamente de oro y en su vértice superior. Su construcción perfecta ya lineada a los 4 puntos cardinales. Su interior está armado con un complejo sistema de cámaras, túneles, pasillos y galerías. Existen en ésta 3 Cámaras, una subterránea y dos en la superestructura, la Cámara del Rey (cuyo sarcófago se encontró vacío cuando los árabes la abrieron por primera vez en el 820 d.C.) y la Cámara de la Reina. El sarcófago es mucho más grande que la entrada a la cámara, por tal motivo se supone que se colocó allí antes de que se cerrara el techo. La unión de los bloques y vigas es tan perfecta, están tan unidos que no se puede pasar una hoja de afeitar entre ellos. De las paredes Sur y Norte de estas cámaras salen dos canales estrechos de 20 x 20cms. Los de la Cámara del Rey van directo al exterior, mientras que la de la Cámara de la Reina termina en su interior. Se pensó en un momento que eran canales de ventilación, pero ahora se sabe que se utilizarían con fines rituales y fueron alineados con los sistemas estelares como ya veremos más adelante. Junto a ésta Pirámide existen otras 3 pequeñas pertenecientes a las esposas del Faraón y 5 fosos de barcos.

La Pirámide de Kefrén, construida supuestamente por el Faraón Kefrén hacia el 2500 a C, es la única que conserva parte del revestimiento original en su vértice. Está ubicada en el extremo occidental de la calzada y tiene una altura de 143 metros. Haber ingresado a la misma nos resultó algo mágico y sorprendente. La majestuosidad de su construcción y sus cámaras es algo imponente. La unión de sus bloques y vigas es perfecta. Su descenso y ascenso resulta un poco incómodo y tedioso debido a su ángulo de inclinación y el excesivo calor reinante resultaba ser irrespirable. Junto a ésta existen 5 fosos de barcos. A su izquierda, aproximadamente a unos 410 metros se halla la tercera Pirámide, la más pequeña de todas. Su altura, 65 metros del suelo y se denomina Micerinos, atribuido su construcción al Faraón Micerinos, un hijo de Kefrén. Junto a ésta existen otras 3 pequeñas Pirámides pertenecientes a Reinas.

La Esfinge, tallada en roca viva mide unos 20 metros de altura por 14metros de ancho y unos 70 metros de largo. Se sienta con sus patas delanteras extendidas en una cubeta en forma de U. Desde su parte de atrás hasta sus patas delanteras se pueden juntar cuatro canchas de tenis de tamaño normal. Cabeza humana y cuerpo de león, mira al este por donde sale el Sol, es Centinela de los Misterios Antiguos, deteriorada a través de los siglos por erosiones naturales y maltratada por vándalos y ladrones, es testigo del paso de varias civilizaciones. Al Sur de la Esfinge se encuentra el Templo del Valle, una gran estructura rectangular construida con columnas y dinteles. Se puede observar en éste anchos canalones en la parte superior de los bloques lo que demuestra que su construcción se realizó en un momento de grandes lluvias. En este Templo no existe ninguna inscripción o datos. Justo enfrente de la Esfinge existe otro Templo mucho más antiguo que el anterior, es el denominado Templo de la Esfinge. Hay allí 24 columnas y el hecho de que el eje este-oeste esté alineado con la Esfinge, indica una función astronómica relacionada con la salida y puesta del Sol en los equinoccios. Al igual que las anteriores nadie sabe la fecha exacta de su construcción.

Fuente: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm


Las pirámides de GIZEH : El secreto de las pirámides y Napoleón

La frase se pronunció el 21 de julio de 1798. Durante la batalla que enfrentaría a las tropas francesas y a los mamelucos, Napoleón exhortó a sus soldados con aquel mítico ¡cuarenta siglos os contemplan!. El general se refería, naturalmente, a la edad de la más grande de las tres pirámides de la meseta de Giza, a las afueras de El Cairo. La única de las siete maravillas del mundo antiguo que aún sigue en pie… Más de doscientos años después, los egiptólogos están casi convencidos de que la fecha dada por Napoleón en su conocida arenga es fundamentalmente correcta.

En efecto, la Gran Pirámide de Giza, un monumento que originalmente superó los 146 metros de altura -el equivalente a un edificio moderno de 40 plantas-, fue levantado en tiempos del faraón Keops, de la IV Dinastía, hacia el 2500 a C. Pero no todos están de acuerdo en esa cronología. En el siglo 25 antes de nuestra Era, sin ruedas ni poleas, ni grúas o máquinas de ninguna clase, un grupo indeterminado de obreros movió la friolera de más de dos millones de bloques, de pesos comprendidos entre las 2,5 y las 60 toneladas. Y no sólo eso: sin brújula -no existía- orientaron sus cuatro paredes a los cuatro puntos cardinales con una precisión pasmosa; sin hierro practicaron agujeros que parecen hechos con un taladro en los que al examinar las muescas se ve que cada vuelta de torno profundizaban en el granito hasta doscientas veces más que lo que lograríamos nosotros hoy con un taladro de punta de diamante; y sin instrumentos ópticos orientaron algunos canales internos hacia la posición que ocupaban estrellas como Sirio, Zeta Orión o Alfa del Dragón, muy importantes dentro del contexto religioso egipcio.

Esos y otros detalles evidencian que los constructores de la Gran Pirámide poseían unos conocimientos científicos que los expertos dudan en conceder a los primeros egipcios. ¿Y entonces a quién? La falta de pruebas concretas sobre la autoría de este monumento, en el que no se han encontrado grandes inscripciones con el nombre del faraón que las levantó, han dejado el terreno abierto a la especulación. A atlantes, extraterrestres y hasta al mismísimo patriarca José de la Biblia se les ha atribuido la construcción de este edificio… sin pruebas. En realidad, tratándose de la Gran Pirámide, casi no hay pruebas de nada. Casi, por ejemplo, por raro que parezca, nunca se ha encontrado la momia de un faraón dentro de una pirámide.

Es más, cuando se ha encontrado el ajuar funerario -los tesoros-, no había cuerpo, e incluso cuando se ha localizado alguna cámara sepulcral intacta en una pirámide, el sarcófago ¡siempre estaba vacío! ¿Por qué? Algunos expertos creen que las pirámides nunca sirvieron como tumbas, sino como templos iniciáticos. Se apoyan en anomalías tales como que el faraón Snefru -padre de Keops- se construyó tres pirámides (¿para qué querría tres tumbas?), o que el simple hecho de levantar un monumento tan llamativo como una pirámide era un reclamo irresistible para los ladrones de tumbas. En 1994, un ingeniero angloegipcio, Robert Bauval, propuso una idea genial. Se dio cuenta que las tres grandes pirámides de la meseta de Giza estaban distribuidas sobre el desierto de manera idéntica a como estaban las tres estrellas del cinturón de la constelación de Orión.

Estudiando los llamados Textos de las pirámides, Bauval descubrió, además, que para los antiguos egipcios Orión era el equivalente celestial del dios Osiris, y su cinturón era lo que los egipcios llamaban el Duat, una especie de puerta por la que el alma del faraón debía pasar para llegar al Amenti, al más allá. ¿Era tan ilógico creer que quien levantó las pirámides lo hizo pensando en construir sobre la tierra una réplica gigante de la puerta al más allá para el faraón?

Los últimos estudios demuestran que, en efecto, las pirámides eran una especie de máquinas astronómicas, lo que convierte el enigma en más irritante si cabe. ¿De dónde obtuvieron los egipcios esa precisión astronómica? ¿Y matemática? No olvidemos descubrimientos como el que hizo en el siglo pasado John Taylor, al demostrar que el perímetro de la pirámide dividido entre el doble de su altura equivale a 3,1416… el número pi. Pero, según nos enseñaron en el colegio, pi ¡lo descubrieron los griegos siglos más tarde!

El último enigma de la Gran Pirámide saltó en 1993 cuando un pequeño robot diseñado para explorar un angosto pasadizo de 20 x 20 cms que atraviesa todo el monumento desde la llamada cámara de la reina, descubrió algo sorprendente. Una puerta con sendos pomos de cobre derretidos por el tiempo parecía impedir el paso a una cámara secreta. De confirmarse las sospechas, y dado que 60 metros de galería minúscula separan esa cámara de la de la reina, esa habitación sería el único recinto intacto que podría existir en la pirámide. Qué contiene, para qué se diseñó y cuándo se abrirá esa portezuela es algo que decidirán un día de estos las autoridades egipcias. Ojalá sea pronto.

Las pirámides se construyeron en Egipto sólo durante un corto periodo de su historia, entre la III y la XII dinastía aproximadamente. Pues bien, según cálculos de Joseph Davidovits, durante el Imperio Antiguo (apenas de siglo y medio de duración) se utilizaron sólo en la Gran Pirámide casi dos millones de metros cúbicos, en las tres pirámides de Snefru 4 millones, y en la de Kefrén otros dos. En el resto de la historia de Egipto, combinando el Imperio Nuevo, el tardío y el ptolemaico, apenas se alcanzó una cifra de metros cúbicos de 4 millones. ¿Hay o no hay un misterio en esa efervescencia constructora del periodo de las pirámides? ¿Qué pasó después para que se abandonara tanta actividad?

Fuente: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm


Las Pirámides de GIZEH : ¿Instrumento Astrológico?

Si por un momento dejamos de lado a los planteamientos de trabajo y potencial humano para la construcción de la Gran Pirámide y nos situamos en el periodo de reinado del faraón Keops, las cifras que nos proporcionan los arqueólogos oscilan entre los veintitrés años identificados en el Papiro de Turín y los sesenta y tres de Manetón. Si Manetón recogió todos los nombres de los faraones por encargo Ptolomeo IV (205-181 a C), con el fin de alargar la duración de su estirpe y se considera igualmente válido el papiro de Turín, la Gran Pirámide no pudo ser comenzada y acabada por Keops. Otra cosa es plantear que este faraón pudiera terminar la pirámide o adaptarla para su descanso terrenal. Los egiptólogos como sustento de esta hipótesis, han encontrado serias diferencias en los procesos de construcción de la pirámide, lo que se consideraría como base, y las diferentes cámaras que se encuentran presentan un aspecto de construcción perfecto. Pero en las últimas zonas de construcción, las terminaciones eran más burdas y en ocasiones menos perfectas. Con lo cual tenemos un importante aspecto para diferenciar la época.

La cosa se complica, cuando comenzamos a pensar en algunos detalles curiosos que comprendían la gran pirámide. Un equipo de investigación español, encontró en el fondo del pasadizo de la verdadera entrada a la pirámide un fragmento cilíndrico de madera que se demostró científicamente que pertenecía a un bloque de granito que se encuentra en la entrada y sirvió como sistema de cierre. Un dato muy curioso, es que cuando llevaron a una Universidad americana a analizar este pequeño cilindro de madera, los científicos se asombraron cuando el veredicto del C-14, dató del 2016 después de Cristo, este hallazgo. ¿Quiere decir esto que viene del futuro? Analicemos ahora, el propio sistema de cierre de la entrada a la pirámide, que se encuentra in situ y cualquiera puede verlo. Se trata de un bloque de granito, con seis orificios que corresponderían a seis cilindros de madera como el que se encontró en el fondo del pasadizo que nos conduce hasta el mismísimo punto central, donde bascula el enorme monumento.

Un científico inglés, examinó los orificios donde supuestamente se insertarían esos seis cilindros, y encontró las marcas de un broca algo extrañas. En primer lugar, la broca tendría que tener una dureza 500, para poder haber trepanado de la forma en que lo hizo este bloque de granito. Tengamos en cuenta que el material más duro que se conoce es la vidia, que es el diamante sintético y tiene dureza 11 y se utiliza en los talleres para cortar precisamente el granito. En seccionar un bloque de granito de un metro, se invierten horas con nuestra técnica actual. Según los cálculos de este científico inglés, en base a la medida de separación de las marcas dejadas por la broca, el proceso de perforación con el que se trataron los orificios del bloque de cierre, fue tres veces más rápido que como hoy en día lo hubiéramos conseguido con nuestro sistema. Sólo con observar el obelisco inacabado de las canteras de granito rosa que se encuentran en Aswan, nos damos cuenta que la forma acucharada con la que esta esculpido, encierra un misterio superior al que simplemente nos explican los arqueólogos.

A cierta distancia del nacimiento del Nilo, se encuentra una tribu, los Dogones, anclada en la prehistoria, que afirma que hace diez mil años, una extraña arca de luz vino del cielo. De ella salieron unos seres mitad pez, mitad hombre llamados instructores y decían venir de una estrella llamada Potoolo (Sirio B). Contaban que en ese sistema estelar, había una estrella de gran magnitud llamada Digitaria (Sirio A) y que Potoolo rotaba al rededor de Digitaria en un tiempo de 50 años. También decían que una simple cucharada de la estrella Potoolo, pesaba más que todo nuestro planeta. Según las comprobaciones científicas que se hicieron al respecto, Los Dogones, conocían exactamente el sistema estelar binario de Sirio, cuando este se descubrió por primera vez en el año 1824 y se pudo observar en el 1864 con un telescopio. Por otro lado, en el 1972, se comprobó que en efecto, la estrella Sirio B, tiene un periodo de 50 años alrededor de Sirio A. Y para mayor asombro, hace tan solo cinco años, se pudo analizar mediante un sistema espectral, la densidad que tendría la estrella Sirio B, dando casualmente una dureza 500. ¿No les parece algo extraño, que una tribu anclada en el pasado conozca detalles que hoy en día la ciencia está descubriendo con su moderna tecnología?

Si pensamos que la raza egipcia, originariamente pudiera venir de centroafrica, y más concretamente de una región cercana a las tierras de los Dogones, e intentamos dar una explicación coherente a la construcción de las pirámides, posiblemente encontremos alguna solución cuando comparemos la dureza de un material como el que pudiera haber sido traído por una raza extraterrestre, en la visita realizada a esta tribu y que casualmente coincide con el que la ciencia dice que tiene la estrella de donde estos venían, con el material de la dureza necesaria para realizar las trepanaciones del bloque de granito que supuestamente sirvió de sistema de cierre. Pero claro, es una utopía pensar que una raza extraterrestre pudiera haber venido a la Tierra, ¿no creen?…

Enlace: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm


Las Pirámides de GIZEH : El cinturón de ORION

¿Una construcción funeraria o ritualistica? La constante pi de sus proporciones… sus 2.800.000 bloques, de hasta 80 toneladas cada uno, 27.000 de ellos pulidos con una precisión telescópica… constatan el empleo de una tecnología imposible para la época. Una datación que oscila entre los 2.500 años aC de la Gran Pirámide, en tiempos de Keops, de la IV Dinastía, según los arqueólogos, y los 10.000 años de antigüedad que muestran los análisis geológicos. Curiosamente, la reciente hipótesis sobre el alineamiento astrológico de las Pirámides de Gizeh con las estrellas de la constelación de Orión, abogan en favor de la datación más disparatada.

Siempre que pensamos en las pirámides, nos viene a la mente una ineludible cultura que tuvo sentamiento en el continente africano, más concretamente en Egipto. Pero la verdad es que no hay muchas pruebas para catalogar quién fue el constructor originario y cuál fue el verdadero sentido de la construcción del grandioso monumento que caracteriza la séptima maravilla del mundo antiguo y que es la Gran Pirámide de Keops.

Para comenzar a plantearnos este problema, tendremos que admitir que los faraones nunca accedían a ser enterrados en tumbas que ellos mismos no hubieran mandado construir. Si por cualquier causa fallecía sin estar el monumento terminado, el sucesor tenía la obligación de hacerlo y así rendir culto al faraón muerto. Como excepción muy entrecomillada, tenemos la tumba del faraón Tutankamón.

Esta tumba fue hallada en el valle de los reyes el 4 de Noviembre de 1922 por Howard Carter y contenía los innumerables tesoros del joven faraón Tutankatón que posteriormente se cambió el nombre a Tutankamón restableciendo el antiguo culto a Amón Ra cosa que le honró entre los suyos. Y como hecho anecdótico hay que resaltar que un pequeño grabado que había en la entrada a la tumba del faraón advertía que una terrible maldición caería sobre aquellos que osaran perturbar el sueño eterno del faraón. Al poco del maravilloso hallazgo, todos los que participaron en la excavación murieron por causas extrañas, excepto su propio descubridor, Carter.

Volviendo al hecho que nos ocupa, la causa de que la tumba de Tutankamón fuera hallada intacta, fue porque falleció a muy temprana edad y todavía no habían comenzado su monumento funerario, teniendo así que adaptar a toda prisa la tumba de un sacerdote de la época que fue la que sirvió de eterno reposo para este niño faraón. Muy recientemente, unos arqueólogos americanos han hallado en la región de Saqara, cerca de la pirámide más antigua (la pirámide escalonada), la tumba de una de las posibles reinas que Tutankamón iba a tener. Esta tumba se destaca por el magnífico estado de conservación en el que se encuentra.

Pero el problema surge con la trascripción del jeroglífico de la conocida Estela del Inventario, que daba a conocer que la Gran Pirámide ya estaba construida en tiempos de Keops, y era llamado el Templo de Isis. Lo peor de todo, fue la gran pérdida que todos sufrimos cuando su revestimiento en granito rosado, que constaba con unos 27.000 bloques completamente grabados con signos jeroglíficos y que situaban el verdadero origen y utilidad de esta pirámide, fueron expoliados por un emir que los utilizó para construir muchos de los antiguos edificios que hoy en día se levantan en El Cairo.

Así pues, la única prueba que hoy existe para aceptar que la Gran Pirámide fue construida para el reposo de dicho faraón, es la de un sello grabado encontrado en el interior de la Cámara de Descarga del cual se duda incluso y se atribuye a una posible falsificación del coronel Vyse, que fue el que descubrió las últimas cuatro cámaras, pues la primera la descubrió Nelson.

Aceptando las teorías de los arqueólogos, en la construcción de la gran pirámide, se tardaron unos 20 años con más de cien mil hombres trabajando en ella. Y en la construcción de la calzada o vía por la que iban a transportar los enormes bloques de piedra calcárea desde la cantera, se tardaron más de diez años.

Las preguntas son obvias: ¿cómo harían más de cien mil hombres durante veinte años para trabajar en un mismo lugar, sin molestarse unos a otros?, ¿cómo transportaban esos inmensos bloques de piedra que pesan de 2 a 80 toneladas cada uno, desde las canteras de Aswan que están a unos 1.000 kilómetros de distancia?, ¿cómo cortaban los bloques de granito, con sus simples útiles de cobre, ya que no conocían el hierro? ¿cómo subían a la cima de la pirámide (148 metros) estos bloques de 80 toneladas, cosa que hoy es imposible?

Podríamos seguir planteando preguntas, pero primero vamos a sugerir algunas hipótesis que, por descabelladas que parezcan, quizás sea la base de sustento para pensar que la cultura egipcia pudo tener otras raíces.

Según los datos arqueológicos, con cien mil hombres trabajando constantemente en la construcción de la pirámide, que consta de 2.800.000 bloques que pesan de 2 a 80 toneladas, para poder terminarla en veinte años tendrían que haber colocado, situado, orientado, pulido y grabado uno de esos pesados bloques cada 3 minutos y sin utilizar poleas ya que en aquel entonces no las conocían.

Para complicar más la dura tarea, decir que no se han encontrado vestigios de amarres de cuerdas y nada por el estilo, así pues no nos olvidemos del transporte que en ocasiones no era nada sencillo. Además como dato curioso, para el fijado de los bloques utilizaban un yeso de fraguado rápido, cosa que una vez fijado el bloque era imposible moverlo para su orientación. Para la construcción de cada uno de los bloques de granito que recubrían la pirámide que tenían unos 20 metros cuadrados de superficie cada uno, se emplearía la misma tarea que para el pulido del espejo del observatorio del Monte Palomar.

Así pues, lo que hoy en día conseguimos con la moderna tecnología en varios meses de pulido, ellos, supuestamente lo harían con los 27.000 bloques utilizados. De esta forma, para conseguir pulir todos los bloques de granito en 20 años, deberían de haber pulido unos 3´6 bloques por día, ¿no les parece a ustedes algo exagerado? Según los arqueólogos, para el pulido simplemente se utilizaba arena y un ladrillo.

Fuente: http://www.espinoso.org/biblioteca/lagranpiramide.htm

 


Keops: el misterio de las pirámides egipcias

En Egipto, en la Meseta de Giza se alza la Gran Pirámide de Keops, la única de las 7 maravillas del Mundo Antiguo que aún hoy permanece en pie. De acuerdo con los libros de historia, la Gran Pirámide fue construida por el Faraón Keops en la IV dinastía, hacia el año 2.400 antes de Cristo, como tumba para su cuerpo ya en forma de momia.

Pero si se analiza sólo un poco veremos cómo esta hipótesis no cuadra con los datos que este inmenso monumento nos da aún hoy, y es que Keops entraña más de un misterio sin resolver, nuestra ciencia y tecnología actual no consiguen desvelar ninguna de las dudas, es más, generan nuevas incógnitas y reafirman las ya generadas.

La mayor incógnita de todas es quién construyó realmente la Pirámide, ya que parece imposible que los más de 100.000 trabajadores que supuestamente construyeron la Pirámide en 20 años fuesen capaces de desplazar bloques de entre 2 y 60 toneladas a lo largo de 1000 Km. desde las canteras de Aswan sin vehículos ni ruedas, sencillamente con unos esquís para deslizarse por la arena. Igualmente parece imposible elevar estos bloques a una altura de 150 metros sin la ayuda de ninguna clase de poleas, teóricamente se crearon rampas de arena, aunque no se explica cómo. Y el colmo de esta ilógica teoría es la necesidad de colocar un bloque de piedra cada 3 minutos y medio durante 20 años para terminar la Pirámide. Además nunca se encontró la momia de Keops dentro de la Pirámide.

Existen 2 explicaciones esotéricas para la construcción de semejante monumento, ambas se apoyan en curiosidades inexplicables, como la perfecta orientación geográfica de sus lados, Norte, Sur, Este y Oeste, así como la orientación de sus pasadizos a diversas estrellas descubiertas en la era contemporánea, o a los increíbles cálculos matemáticos de sus longitudes que permiten hallar el número pi, o calcular la distancia al sol, la densidad de la tierra, su forma y distancias hasta los polos y el centro de la Tierra. ¿De dónde extrajeron los egipcios este conocimiento tan preciso?

La primera teoría está basada en la creación por parte de los sabios de la Atlántida de dichas construcciones, así como de las pirámides incas y mayas. En teoría el planeta goza de ciclos vitales de casi 26000 años, y en su punto medio (Año 13000) se logra la máxima sabiduría, en éste momento se produce un cataclismo y todas las razas de la Tierra se extinguen. Este cataclismo provocó la destrucción de la Atlántida, pero sus habitantes, conscientes de la realidad que se avecinaba decidieron salvar la raza humana, creando así campos magnéticos especiales que protegieran al ser humano del cataclismo, las Pirámides serían las construcciones necesarias, y todos los conocimientos que adquirieron las culturas egipcia, inca y maya fueron transmitidos por los padres de la Atlántida a las tribus de dichas zonas, que en lugares extremadamente separados obtuvieron ideas, concepciones y conocimientos muy similares, de forma casi inmediata, sin haber sido precedidas por importantes culturas. Estas teorías afirman que en el año 2012 llegaremos al final de este ciclo vital de la Tierra, y pasaremos a la 4ª Dimensión.

Por otro lado la teoría extraterrestre es la que más seguidores tiene y la que se basa en teorías más lógicas o prácticas, un fragmento cilíndrico de madera que se demostró científicamente que pertenecía a un bloque de granito que se encuentra en la entrada y sirvió como sistema de cierre fue encontrado en uno de los pasadizos de la pirámide, tras ser sometido a la prueba del Carbono 14 se descubrió que el fragmento pertenecía al año 2016 después de Cristo… ¿Quiere decir eso que viene del futuro? El propio sistema de cierre de la entrada ha sido analizado y parece que los agujeros para introducir los cilindros de madera han sido hechos con extrañas brocas que deberían tener un nivel de Dureza 500, el material más duro conocido es la vidia, o diamante sintético, y su nivel de dureza es 11. Una tribu situada al nacimiento del Nilo, y anclada en la prehistoria llamada Dogones afirma que hace diez mil años, una extraña "arca" de luz vino del cielo. De ella salieron unos seres mitad pez, mitad hombre llamados "instructores" y decían venir de una estrella llamada Potoolo (Sirio B). Contaban que en ese sistema estelar, había una estrella de gran magnitud llamada Digitaría (Sirio A) y que Potoolo rotaba al rededor de Digitaría en un tiempo de 50 años. También decían que una simple cucharada de la estrella Potoolo, pesaba más que todo nuestro planeta.

Según las comprobaciones científicas que se hicieron al respecto, los Dogones, conocían exactamente el sistema estelar binario de Sirio, cuando este se descubrió por primera vez en el año 1824 y se pudo observar en 1864 con un telescopio. Por otro lado, en 1972, se comprobó que en efecto, la estrella Sirio B, tiene un periodo de 50 años alrededor de Sirio A. Y para mayor asombro, hace tan solo cinco años, se pudo analizar mediante un sistema espectral, la densidad que tendría la estrella Sirio B, dando casualmente una "dureza 500". Por otro lado, en los años cincuenta se descifraron tablillas de arcilla descubiertas en la ciudad Sumeria de Niniveh (hacia el 2550 a J. C.); hablan de las pirámides como construcciones 6.000 años más antiguas que los Egipcios. Según ellos eran balizas para lo que hoy llamaríamos ovnis. Estos textos vienen avalados al hablar también de la Tierra como del séptimo planeta, contando hacia el Sol, lo que tiene su mérito si tenemos en cuenta que Urano se descubrió en 1781, Neptuno en 1846 y Plutón en 1930.

Fuente: http://funversion.universia.es/curiosidades/xfiles/piramides.jsp


Las pirámides de Egipto: Misterio REVELADO

¿Las pirámides de Egipto fueron construidas por una civilización más antigua? No.

¿Fueron construidas por seres de otras dimensiones con un propósito específico relacionado con el planeta? Sí.

Para que entiendas bien el propósito de la creación de las pirámides, es importante que conozcas las razones por las que fueron creadas para posteriormente, explicarte como fueron construidas y su significado para nosotros el día de hoy.

Así como la vida humana tiene un ciclo de vida, que coincide en todos los humanos, la vida en el planeta obedece a ciclos de vida cósmicos ya establecidos.

A este ciclo de vida cósmico se le conoce como precesión de equinoccios, también conocido como “gran año”.

¿Qué es eso?

En la astrología, hay 12 signos del zodiaco. A cada año, corresponde un periodo de 2, 160 años en la vida del planeta.

Por lo que, si multiplicas 12 x 2,160 te da 25, 920 años

A este período de 25,920 años se le conoce como precesión de equinoccios o “Gran año”.

Y el planeta recorre los 12 signos del zodiaco.

Durante la primera mitad de este ciclo de 25, 920 años es cuando el nivel de conciencia se expande al máximo.

Y en la segunda parte de este ciclo, la conciencia va a decreciendo gradualmente, hasta llegar a su punto máximo de oscuridad, para después pasar a otro nivel de conciencia u otra dimensión.

Hay dos puntos clave durante el “El Gran Año”, en los cuales se dan cambios profundos y trascendentales en el planeta, y que afectan los valores humanos y la historia de manera espectacular.

Estos dos puntos están situados justo antes del punto medio, y poco antes del inicio de un nuevo ciclo o “Gran Año”.

Si divides el periodo de 25,920 años entre 2, te da 13,000 años aproximadamente, verdad?

¿De que te sirve saber esto?

La Atlántida se hundió hace 13, 000 años. La causa de su hundimiento, fue llegar al punto medio del “Gran Año”. En este punto, se alcanzó el punto máximo de la conciencia.

Llegar a este punto clave dentro del ciclo, ocasionó cataclismos y ocasionaron cambios en el planeta que afectaron la vida.

Alguien sabía que esto iba a suceder en la Atlántida antes de que pasara? Sí.

Los Maestros Ascendidos de ese continente, seres que habían alcanzado la conciencia crística y la inmortalidad, lo sabían, y se prepararon 200 años antes, para recibir el cataclismo.

¿Qué hicieron?

Para empezar, la memoria humana y su existencia como especie está ligada al campo magnético del planeta.

De hecho, cada especie animal tiene su propio campo magnético planetario que se relaciona con ellos.

Es una especie de red electromagnética que se extiende por toda la Tierra.

Cuando una especie desaparece, lo hace automáticamente el campo magnético que se relaciona con ellos.

Cuando se llega al punto medio dentro del “Gran Año”, el campo magnético del planeta llega al punto cero y se destruyen los campos magnéticos.

Con ello, se destruye la memoria también y se desaparece como especie.

Los Maestros Ascendidos de la Atlántida lo sabían. Necesitaban hacer algo, para que la raza humana no despareciera.

Solicitaron permiso a las Jerarquías superiores para construir un nuevo entramado crístico.

Así, cuando pasara el hundimiento de la Atlántida y se destruyera el campo magnético relacionado con los humanos, el nuevo entramado crístico tomaría el lugar inmediatamente ¡y los humanos podrían seguir existiendo como especie!

Aunque la memoria sí desaparecería. Los atlantes que sobrevivieran ya no recordarían quienes eran y empezarían de cero.

Eso no pasaría con los Maestros Ascendidos. Ellos sabían como crear campos magnéticos internamente, para conservar su memoria.

Bien, ahora empezamos a ver el propósito de la creación de las pirámides de Egipto.
Los Maestros Ascendidos Toth, Ra y Araamagot decidieron construir las pirámides, para construir esa nueva red electromagnética.
Eligieron a Egipto, porque justo debajo de la zona en que están construidas, estaba el eje del entramado de conciencia crística, que en esos momentos todavía existía.

Por lo que las pirámides tienen una antigüedad aproximada de 13,000 años.

Las pirámides, según Toth le platica a Drunvalo Melquisedec, fueron construidas con la mente y el corazón, en un período de 3 días de la cuarta dimensión. Debo aclarar que nosotros nos encontramos actualmente en la tercera dimensión. Por lo que el equivalente en tiempo en nuestra dimensión debió de ser mucho mayor.

Los Maestros Ascendidos, también construyeron una nave espacial, de 3 a 5 átomos de grosor, plana en su base y techo. Con una longitud equivalente a dos edificios de extremo a extremo.

Dicha nave tenía forma circular. Fue colocada kilómetro y medio debajo de la Esfinge, en un supertono electromagnético más alto que le permitía no ser vista y atravesar la Tierra sin problema alguno.

Regresando a la precesión de los equinoccios, los cambios en cualquiera de los dos puntos clave de “El Gran Año” ocasionan grandes cambios en el eje gravitacional de la tierra y pueden dar lugar a glaciaciones, hundimiento de continentes, terremotos, etc.

Eso es lo que iba a sucederle a la Atlántida.

Y entonces sucedió el cataclismo.

Toth tomó la nave donde se encontraba debajo de la Tierra y se dirigió a la Atlántida, para salvar a los Maestros Ascendidos.

Casi inmediatamente después de haber despegado unos cientos de metros de la superficie con los Maestros Ascendidos, se hundió la última isla de la Atlántida, Undal.
Se dirigieron a una pista de aterrizaje situada en la punta de la Gran Pirámide.

Los Maestros Ascendidos conservaron su memoria, al crear su propio campo electromagnético.

Después de tres días y medio, se llegó al punto cero en el campo magnético y se emergió en el mundo de la tercera dimensión, en el que nos encontramos ahora.

Pasado esto, los Maestros Ascendidos penetraron en la Gran Pirámide por un tunel circular que los conducía a la ciudad subterránea.

Ra y un tercio de los Maestros Ascendidos se quedaron en esa ciudad subterránea. Entre esos maestros se encontraba Tat, el hijo de Toth.

En esa ciudad subterránea se formó la hermandad de Tat.

Después, volaron al lago Titicaca. Toth y otro tercio de los Maestros fundaron el imperio de los incas.

Finalmente, la nave viajó al Himalaya y desembarcó Araamagot.

El resto de los Maestros regresaron a la Esfinge.

La razón de que se escogieran la ciudad subterránea, la Isla del Sol y el Himalaya, fue para establecer la red de circuitos energéticos de una conciencia crística sintética de la Tierra.

Egipto es el punto masculino de la red, los Mayas-Incas el femenino y el Himalaya el punto neutral.

En términos científicos, esta red de conciencia crística, es un campo electromagnético que se extiende por toda la tierra y tiene formas geométricas.

Posteriormente, los Maestros hicieron miles de pirámides en la cuarta dimensión, que no son visibles para nosotros.

También, esta vez con la ayuda de los humanos, construyeron pirámides y catedrales para ayudar a la red de conciencia crística.

En el complejo religioso de Teothiuhacán, México, hay dos grandes pirámides, la del Sol y de la Luna.

¿Que crees?

La pirámide del Sol, que es la mayor, tiene lados de 215 metros, por lo que su base es semejante… ¡a la de la Gran Pirámide de Egipto!

Esta coincidencia se explica, por ser los Maestros ascendidos de la Atlántida los creadores de estas pirámides, ya sea físicamente o intelectualmente con la ayuda de los humanos de las culturas locales.

Así como en Egipto, que la historia oficial dice que las Pirámides y la Esfinge fueron construidas de repente, sin ningún conocimiento importante de las culturas anteriores…
¿Que crees? La historia oficial dice que en Teotihuacán pasó EXACTAMENTE LO MISMO.

Y en un pueblo, que no conocía herramientas de metal, ni utilizaba maquinas simples para la construcción…

Y así como Toth parece ser la persona histórica concreta que enseñó a los egipcios todo lo que aprendieron en aquellas lejanas épocas, en Teotihuacán existe la historia de que Quetzalcóatl llegó con esta cultura, y fue un Dios civilizador que dio a los hombres cultura y sabiduría.

Te hago notar que, antes del hundimiento de la Atlántida, se había llegado a una conciencia de la unidad con el universo y del valor del amor, por haber llegado al punto máximo de despertar de la conciencia, en el punto medio del "Gran año".

Los atlantes eran extremadamente intuitivos y desarrollados del lado derecho de su cerebro, el lado femenino.

Por eso, los Maestros ascendidos tenían valores muy diferentes y sabiduría desconocida por los pobladores locales a los que llegaron.

Y su función, repito, fue insertar nuevamente algunos conocimientos de la Atlántida, así como construir con la ayuda de los humanos, Pirámides y lugares energéticos, para ayudar a la nueva red de conciencia crística del planeta.

En los Mayas, se habla de Pakal, un Dios que tenía una apariencia blanca, alta… muy parecida a la de Quetzalcóatl.

Y en los Incas, está la leyenda de Manco Capac.

Hay una enorme coincidencia la apariencia física de estos personajes: blancos, altos, en algunos casos barbados y con unos conocimientos astronómicos y sabiduría infinitamente superior… y que lo enseñaron a los pobladores locales.

¿Conclusión lógica? Estos seres: Toth, Quetzalcóatl, Pakal, Manco Capac, fueron…

LOS MAESTROS ASCENDIDOS DE LA ATLANTIDA.

Se nota que la construcción de pirámides y lugares místicos, tiene lugar principalmente en una franja a lo ancho del trópico de cáncer.

Su función, es ser una especie de batería que almacena la energía del cosmos y alimenta a la red de conciencia crística, cuyo eje está debajo de la Gran Pirámide de Egipto.

Se sabe que, en esa franja, es más fácil captar la energía que viene del Cosmos. También, se ha descubierto que la terminación en punta de las pirámides facilita la absorción de dicha energía.

Y como la red de conciencia crística es una red de energía electromagnética, entenderás porqué se ubicaron las pirámides y catedrales en esta franja.

He hablado de que hay una ciudad subterránea debajo de la Gran Pirámide ¿Hay pruebas?

Sí.

En 1996, Larry Hunter y otros investigadores descubrieron una red de túneles bajo el complejo de Gizeh.

Hunter afirma que esta red lleva a una enorme ciudad subterránea, 13 metros de superficie y 12 pisos de profundidad, que abarca un área de 10.5 x 12 km.

Cómo la ves?

Regresando al hundimiento de la Atlántida, se originó por entrar al punto medio en “El Gran Año”, y esto se vio acompañado de una enorme inundación, y un cambio en los campos magnéticos y eje gravitacional de la tierra, que ocasionó cambios geológicos importantes e inundaciones.

West afirma que la erosión que hay en la Esfinge fue provocada por agua, no por el viento, como afirman los egiptólogos tradicionales.

Dice que esta erosión por agua, se dio al final de la última era glacial, hace 12,000 años aproximadamente.

¿Es una coincidencia que casi cuadre con el periodo del hundimiento de la Atlántida y construcción de las pirámides hace casi 13,000 años?

Recuerda que la Esfinge fue construida hace unos 13,000 años antes del cataclismo de la Atlántida.

Es lógico suponer que sufrió por un periodo fuerte de lluvias que la erosionaron durante el desastre. De hecho, en el diluvio de Noé, se dice que las lluvias no cesaron durante varios días.

¿Qué significa todo esto para nosotros, hoy en día?

Te recuerdo que el “Gran año”, que es la precesión de equinoccios, comprende 25,920 años y hay dos puntos clave en el ciclo: el que le pasó a la Atlántida… y el que está a punto de sucedernos.

Los puntos se dan, uno, poco antes de la mitad del periodo de 25,920 años (cuando se hundió la Atlántida) y el otro, poco antes de finalizarlo.

Y nos estamos acercando… al segundo punto. Estamos cerca de finalizar el período de 25,920 años.

En los últimos 2,000 años hemos estado en el signo de Piscis. Y estamos a punto de pasar a la Era de Acuario. Los cambios de signo significan cambios culturales y de valores muy profundos.

El cambio de signo… coincide con la finalización del Período del “Gran Año”.

Estamos acercándonos al punto más bajo de conciencia. Y a punto de pasar a otra dimensión, la cuarta.

¿Cómo se refleja esto actualmente? En las guerras, terremotos, suicidios, etc.

Eso tiene que ver con el campo magnético de la Tierra. El sistema nervioso humano está íntimamente ligado al campo magnético.

Y éste se está desestabilizando, como debe ser por su acercamiento al fin del “Gran Año”.
Gradualmente, el campo magnético se está acercando a cero… como le pasó a la Atlántida.

Es por eso, que los seres humanos nos volvemos un poco desmemoriados y desequilibrados emocionalmente en esta época.

Y es por eso que gradualmente hay más terremotos, por estar siendo desequilibrado el campo magnético y el eje gravitacional del planeta.

Al acercarnos más al punto cero… la memoria se vuelve más volátil.

Porque cuando se llega al punto cero, se pierde la memoria por completo.

Y emergeremos… a la cuarta dimensión. En esta dimensión, los pensamientos se vuelven realidad al instante.

Y es importante que aprendas a activar tu campo magnético, conocido esotéricamente como campo merkaba, para que conserves tu memoria, como hicieron los Maestros Ascendidos en la Atlántida.

Por eso hay tantos seres de otros mundos y otras dimensiones en estos momentos en el planeta para guiarnos.

Por eso has estado escuchando de OVNIS, Pleyadianos, Arturianos, Saint Germain, Sirios, etc. abruptamente en este siglo, cuando en los anteriores se había dado con menor intensidad.

Algunos seres de otras dimensiones están como simples espectadores, porque saben lo que va a venir al planeta y quieren presenciar tan notable acontecimiento.

Otros, saben que está a punto de suceder un acontecimiento de carácter universal al planeta, y desean ayudarnos a pasar sin mucho dolor, de la tercera a la cuarta dimensión.

Por eso, tienes que ser impecable con tus palabras y con tus pensamientos. Por eso estos amigos cósmicos insisten tanto en la pureza de pensamientos y la fuerza del amor.

No hay cabida para sentimientos no positivos en la cuarta dimensión.

Aparte de que, por el acercamiento al punto cero, el campo magnético te está afectando en tus emociones, y fácilmente puede hacer que te desesperes por pequeñas cosas y pienses negativamente.

Los terremotos tienen que seguir y las guerras también. Pero el gran cambio de dimensión está muy cercano. Parece que se daría en el 2,012 según las profecías mayas, que como afirma el Dr. Ronald Bonewitz, no son mayas ni son profecías.

Este investigador menciona que los mayas heredaron estos conocimientos de otra cultura.

Hay un códice maya, el códice Madrid, que habla del continente Mu.
Como su destrucción es casi idéntica a la de la Atlántida, se presume que Mu… era la Atlántida.

Y es probable que estas “profecías” son heredadas de los atlantes. Se dice que los mayas fueron sobrevivientes del cataclismo de la Atlántida.

Y no son profecías.

Es como si nosotros sabemos que una mujer, a determinada edad empieza a menstruar, a determinada edad desarrollarsele las caderas, los senos, etc.

No es una profecía de la mujer, verdad?

Simplemente, se conocen los ciclos naturales de la vida de una mujer, por lo que se puede saber con cierta anticipación cuando va a tener sus cambios físicos.

De la misma forma, el conocimiento de los mayas, corresponde al conocimiento de este ciclo natural de la vida del planeta, conocimiento heredado de los atlantes.

Tenemos el destino en nuestras manos. Con nuestros pensamientos positivos de amor hacia los demás, podemos crear nuestro futuro y nuestra ascensión sin dolor.

Hay muchas opiniones encontradas entre los esotéricos, seres de otros planetas y aún entre los Maestros Ascendidos, en que la transición a la cuarta dimensión se puede dar sin tantos cataclismos, como es usual.

Lo que sea, lo único que puedes hacer es:

Se impecable con tus pensamientos.
Se impecable con tus palabras.
Se impecable en tu amor hacia ti y hacia los demás.

Aaaahhh… se me olvidaba algo. Las pirámides también son lugares de iniciación, en los que en la época del Rey Akenatón, se enseñaba a las personas como obtener la conciencia crística y ser inmortales.

Akenatón era un ser que provenía de la estrella de Sirio y vino a cumplir una misión específica. No era humano.

El gran sarcófago que hay en la Gran Pirámide, no era para sepultar a nadie. Era el lugar en el que los iniciados en los conocimientos perdidos descansaban por tres días, después de “morir” y resucitar nuevamente, pero ya con la conciencia crística, después de pasar por todo el proceso de iniciación dentro de la Gran Pirámide.

Estos seres que adquirieron la conciencia crística convivieron muy de cerca con la hermandad de Tat y vivieron en la ciudad subterránea por un tiempo.

Posteriormente, éstos seres inmortales salieron a la superficie y se fueron a Masada, donde se les conoció como los esenios.

Se dice que María, la madre de Jesús, fue uno de éstos seres inmortales.

Bueno, me despido, estos temas son apasionantes, y probablemente he dicho cosas que no son correctas y he cometido algunas imprecisiones.

Pero también se que muchas cosas aquí expuestas sí son ciertas.

Encajan perfectamente como piezas de un rompecabezas que explican muchas cosas del planeta y del universo mismo.

También explican porque hay pirámides con funciones tan parecidas en culturas y lugares tan distantes.

Explica porque en varias culturas hay huellas de "dioses" de constitución física diferente a la población promedio de las regiones a las que llegaron.

Y explica porque hay un conjunto complejo de conocimientos astronómicos y científicos muy parecidos… en lugares totalmente alejados.

Y explica porque, abruptamente, culturas con ningún antecedente cultural importante, empezaron a mostrar conocimientos muy difíciles de alcanzar para nosotros en nuestra época.

El Dr. Ronald Bonewitz dice, que pareciera que culturas como Egipto, Sumer, Mayas, etc, hubieran heredado un conjunto similar de conocimentos de una cultura anterior a ellos… y que las pequeñas diferencias que hay, se deben a las diferencias culturales locales.

¡Creo que Bonewitz a dado en el clavo!

Yo apoyo rotundamente esta teoría.

¡Suerte!
 
Bibliografía:
Frisell, Bob, La Cuarta Dimensión, Ediciones Robin Book, Barcelona.
Frisell, Bob, La Cuarta Dimensión 2, Ediciones Robin Book, Barcelona.
Perala, Robert, El Proyecto Divino, Grupo Editorial Tomo, México.
Bonewitz, Ronald, Profecía Maya, Editorial Diana, México.
Bigliano, Marcelo, Misterios Egipcios, Grupo Editorial Tomo, México.

Fuente: http://www.tubreveespacio.com/remar-piramides%20de%20egipto.htm


El misterio de los misterios: La gran pirámide

 "El hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides"
(Proverbio árabe)

La frase se pronunció el 21 de julio de 1798. Durante la batalla que enfrentaría a las tropas francesas y a los mamelucos, Napoleón exhortó a sus soldados con aquel mítico "¡cuarenta siglos os contemplan!".

El general se refería, naturalmente, a la edad de la más grande de las tres pirámides de la meseta de Giza, a las afueras de El Cairo. La única de las siete maravillas del mundo antiguo que aún sigue en pie… Más de doscientos años después, los egiptólogos están casi convencidos de que la fecha dada por Napoleón en su conocida arenga es fundamentalmente correcta. En efecto, la Gran Pirámide de Giza, un monumento que originalmente superó los 146 metros de altura -el equivalente a un edificio moderno de 40 plantas-, fue levantado en tiempos del faraón Keops, de la IV Dinastía, hacia el 2500 a.C. Pero no todos están de acuerdo en esa cronología.

En el siglo 25 antes de nuestra Era, sin ruedas ni poleas, ni grúas o máquinas de ninguna clase, un grupo indeterminado de obreros movió la friolera de más de dos millones de bloques, de pesos comprendidos entre las 2,5 y las 60 toneladas. Y no sólo eso: sin brújula -no existía-, orientaron sus cuatro paredes a los cuatro puntos cardinales con una precisión pasmosa; sin hierro practicaron agujeros que parecen hechos con un taladro en los que al examinar las muescas se ve que cada vuelta de torno profundizaban en el granito hasta doscientas veces más que lo que lograríamos nosotros hoy con un taladro de punta de diamante; y sin instrumentos ópticos orientaron algunos canales internos hacia la posición que ocupaban estrellas como Sirio, Zeta Orión o Alfa del Dragón, muy importantes dentro del contexto religioso egipcio.

Esos y otros detalles evidencian que los constructores de la Gran Pirámide poseían unos conocimientos científicos que los expertos dudan en conceder a los primeros egipcios. ¿Y entonces a quién? La falta de pruebas concretas sobre la autoría de este monumento, en el que no se han encontrado grandes inscripciones con el nombre del faraón que las levantó, han dejado el terreno abierto a la especulación. A atlantes, extraterrestres y hasta al mismísimo patriarca José de la Biblia se les ha atribuido la construcción de este edificio… sin pruebas. En realidad, tratándose de la Gran Pirámide, casi no hay pruebas de nada. Casi…

¿Apuntan los canales de la Gran Pirámide hacia lejanas
estrellas?

Por ejemplo, por raro que parezca, nunca se ha encontrado la momia de un faraón dentro de una pirámide. Es más, cuando se ha encontrado el ajuar funerario -los tesoros-, no había cuerpo, e incluso cuando se la localizado alguna cámara sepulcral intacta en una pirámide, el sarcófago ¡siempre estaba vacío! ¿Por qué? Algunos expertos creen que las pirámides nunca sirvieron como tumbas, sino como templos iniciáticos.

Se apoyan en anomalías tales como que el faraón Snefru (el padre de Keops) se construyó tres pirámides (¿para qué querría tres "tumbas"?), o que el simple hecho de levantar un monumento tan llamativo como una pirámide era un reclamo irresistible para los ladrones de tumbas. En 1994, un ingeniero angloegipcio, Robert Bauval, propuso una idea genial. Se dio cuenta que las tres grandes pirámides de la meseta de Giza estaban distribuidas sobre el desierto de manera idéntica a como estaban las tres estrellas del "cinturón" de la constelación de Orión.

Estudiando los llamados Textos de las pirámides, Bauval descubrió, además, que para los antiguos egipcios Orión era el equivalente celestial del dios Osiris, y su "cinturón" era lo que los egipcios llamaban el Duat, una especie de "puerta" por la que el alma del faraón debía pasar para llegar al Amenti, al más allá. ¿Era tan ilógico creer que quien levantó las pirámides lo hizo pensando en construir sobre la tierra una réplica gigante de la "puerta" al más allá para el faraón?
Los últimos estudios demuestran que, en efecto, las pirámides eran una especie de "máquinas astronómicas", lo que convierte el enigma en más irritante si cabe. ¿De dónde obtuvieron los egipcios esa precisión astronómica? ¿Y matemática? No olvidemos descubrimientos como el que hizo en el siglo pasado John Taylor, al demostrar que el perímetro de la pirámide dividido entre el doble de su altura equivale a 3,1416… el número pi. Pero, según nos enseñaron en el colegio, pi ¡lo descubrieron los griegos siglos más tarde!


Imagen que tomó el robot. Pueden apreciarse dos pomos de cobre y la mancha que éstos iban produciendo en la puerta con el paso de los siglos. ¿Qué misterios se esconden detrás de esta puerta?

El último enigma de la Gran Pirámide saltó en 1993 cuando un pequeño robot diseñado para explorar un angosto pasadizo de 20 x 20 cms. que atraviesa todo el monumento desde la llamada "cámara de la reina", descubrió algo sorprendente. Una puerta con sendos pomos de cobre derretidos por el tiempo parecía impedir el paso a una cámara secreta. De confirmarse las sospechas, y dado que 60 metros de galería minúscula separan esa cámara de la "de la reina", esa habitación sería el único recinto intacto que podría existir en la pirámide. Qué contiene, para qué se diseñó y cuándo se abrirá esa portezuela es algo que decidirán un día de estos las autoridades egipcias. Ojalá sea pronto.

Las pirámides se construyeron en Egipto sólo durante un corto periodo de su historia, entre la III y la XII dinastía aproximadamente. Pues bien, según cálculos de Joseph Davidovits, durante el Imperio Antiguo (apenas de siglo y medio de duración) se utilizaron sólo en la Gran Pirámide casi dos millones de metros cúbicos, en las tres pirámides de Snefru 4 millones, y en la de Kefrén otros dos. En el resto de la historia de Egipto, combinando el Imperio Nuevo, el tardío y el ptolemaico, apenas se alcanzó una cifra de metros cúbicos de 4 millones. ¿Hay o no hay un misterio en esa efervescencia constructora del periodo de las pirámides? ¿Qué pasó después para que se abandonara tanta actividad?

Fuente: http://www.portalmix.com/misterios/monograficos/piramides/index.shtml


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.319 seguidores